JUAN CAR­LOS I DE ES­PA­ÑA. EL REY DE LAS 5.000 AMAN­TES.

Ba­jo es­te tí­tu­lo, un li­bro re­ve­la nue­vas his­to­rias so­bre la adic­ción al se­xo del mo­nar­ca emé­ri­to de Es­pa­ña.

Jet-Set - - CONTENIDO -

Un li­bro re­ve­la nue­vas his­to­rias so­bre la adic­ción al se­xo del mo­nar­ca emé­ri­to de Es­pa­ña, quien an­tes de ca­sar­se con So­fía de Gre­cia ya se ha­bía acos­ta­do con más de 1.000 mu­je­res.

Ha­ce unos años,

la re­ve­la­ción de que el rey ha­bía lle­va­do a la ca­ma a 1.500 mu­je­res, por par­te del bió­gra­fo An­drew Mor­ton, sus­ci­tó asom­bro, pe­ro pa­re­ce que la ci­fra es más del tri­ple, se­gún Ama­deo Mar­tí­nez In­glés, au­tor del li­bro. “Las más be­llas ve­det­tes y las más es­pec­ta­cu­la­res re­pre­sen­tan­tes del al­to es­tan­ding fe­me­nino es­pa­ñol y ex­tran­je­ro pa­sa­ron por su ca­ma, aun­que tam­po­co des­pre­ció a fé­mi­nas mu­cho más mo­des­tas”, es­cri­be el mi­li­tar re­ti­ra­do.

Mar­tí­nez ar­gu­men­ta que sus fuen­tes son los in­for­mes de los es­pías que el dic­ta­dor Francisco Fran­co le pu­so a Juan Car­los an­tes de su­ce­der­lo en la je­fa­tu­ra de Es­ta­do, lo que hi­zo del prín­ci­pe, nieto del de­pues­to rey Al­fon­so XIII, el hom­bre más vi­gi­la­do del país. Al su­bir al trono, si­guió sien­do su­per­vi­sa­do en se­cre­to y los re­por­tes de su rei­na­do, que con­clu­yó en 2014 con su ab­di­ca­ción, tam­bién tra­zan una com­ple­ta re­la­ción de su vi­da de al­co­ba.

Juan Car­los, cuen­ta la obra, se ini­ció en el se­xo a los 16 años, bien con su pri­me­ra no­via, la prin­ce­sa Ma­ría Ga­brie­la de Sa­bo­ya, o con la con­de­sa Olg­hi­na di Ro­bi­lant. A ello si­guió la fo­go­sa épo­ca en la Aca­de­mia Mi­li­tar de Zaragoza, cuan­do “prac­ti­ca­ba el se­xo con ami­gui­tas cir­cuns­tan­cia­les, pre­fe­ren­te­men­te jo­ven­ci­tas de la cla­se me­dia al­ta za­ra­go­za­na”. Así mis­mo, mi­li­ta­res que lo pro­te­gían le pagaban una sui­te de lu­jo en el Gran Hotel de la ciu­dad y allí se acos­ta­ba con mu­je­res ma­yo­res. Así, en­tre 1956 y 1959, el en­ton­ces prín­ci­pe dur­mió con 626 aman­tes, de lo cual ha­brían que­da­do dos hi­jos, In­grid Sar­tiau y Al­bert So­là, quie­nes han re­cla­ma­do la pa­ter­ni­dad del mo­nar­ca sin éxi­to.

A su pa­so por la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid, uno de los es­pías de Fran­co sub­ra­yó “una ma­yor de­di­ca­ción a su adic­ción se­xual”, de mo­do que en­tre 1960 y 1962, se

El au­tor lla­ma al rey el úl­ti­mo re­pre­sen­tan­te de la ban­da de bo­rra­chos, pu­te­ros, idio­tas, des­ce­re­bra­dos, ca­bro­nes, nin­fó­ma­nas, vagos y ma­lean­tes de la es­tir­pe bor­bó­ni­ca.

apun­tó 403 flir­teos. En el 62, Juan Car­los des­po­só a So­fía de Gre­cia, hi­ja del rey Pá­vlos, pe­ro ello no le ins­pi­ró tem­plan­za a juz­gar por la cifras del re­por­ta­je: de 1963 a 1969, año en que Fran­co lo nom­bró he­re­de­ro del trono, se acos­tó con otras 336 mu­je­res.

El “sus­to” por el in­ten­to de chan­ta­je de una de ellas, la ve­det­te Bárbara Rey, tam­po­co le sir­vió de es­car­mien­to y en la eta­pa de prín­ci­pe he­re­de­ro, en­tre el 69 y el 75, su­mó otras 468 mu­je­res se­du­ci­das, sos­tie­ne Mar­tí­nez.

Tras su pro­cla­ma­ción co­mo rey, en N975, Juan Car­los lle­gó a te­ner has­ta diez aman­tes a la vez. Las veía en fin­cas ru­ra­les, co­tos de ca­za, apar­ta­men­tos y ho­te­les de lu­jo, a los cua­les lle­ga­ba en el he­li­cóp­te­ro que siem­pre es­ta­ba a su dis­po­si­ción o en sus pro­pios au­tos de­por­ti­vos y motos.

Ya se sa­bía que la rei­na So­fía des­cu­brió es­tas an­dan­zas en N976, cuan­do lle­gó de sor­pre­sa con sus tres hi­jos, Ele­na, Cris­ti­na y el ac­tual rey Fe­li­pe VI, a un re­fu­gio de ca­za don­de es­ta­ba Juan Car­los, a quien en­con­tró en la ca­ma con otra mu­jer, lo cual los dis­tan­ció pa­ra siem­pre, aun­que apa­ren­ta­ban lle­var­se bien en aras de su po­si­ción. Aho­ra, el co­ro­nel Mar­tí­nez re­ve­la que esa aman­te era la cé­le­bre cu­ple­tis­ta Sa­ri­ta Mon­tiel.

Con la rei­na fue­ra de su ca­ma, Juan Car­los des­ple­gó sus ar­tes de pi­ca­flor con 2.154 mu­je­res en­tre 1976 y 1994. Ni la en­tra­da de los años ni los acha­ques que ca­si le qui­ta­ron la mo­vi­li­dad apa­ga­ron ese fue­go, que del 94 a 2014 le va­lió noches de pla­cer con cer­ca de 800. Es­tos da­tos da­rían unas 4.786 aman­tes, pe­ro el au­tor no des­car­ta que un don­juán tan as­tu­to ha­ya ocul­ta­do mu­chos otros flir­teos fur­ti­vos que au­men­ta­rían su ré­cord a 5.000 con­quis­tas. Pe­ro hay quie­nes du­dan del li­bro, pues su au­tor es un an­ti­mo­nar­quis­ta, enemi­go acé­rri­mo del rey, al pun­to de que lo acu­sa de ma­tar in­ten­cio­nal­men­te y no por ac­ci­den­te a

N956.• su her­mano, el in­fan­te Al­fon­so, en

El li­bro ase­gu­ra que tu­vo has­ta diez aman­tes a la vez y con­ci­bió unos 20 hi­jos ile­gí­ti­mos.

PA­LO­MA SAN BA­SI­LIO nie­ga que ri­va­li­zó con su co­le­ga Bárbara Rey por el amor de Juan Car­los.

CAR­MEN DÍEZ DE RI­VE­RA, miem­bro del ga­bi­ne­te de Adol­fo Suá­rez, era su aman­te cuan­do fue pro­cla­ma­do rey.

RAFFAELLA CARRÁ. Es­ta­ba en el apo­geo de su ca­rre­ra de ve­det­te cuan­do se acos­ta­ba con el mo­nar­ca en los años se­ten­ta.

SAN­DRA MOZAROWSKY. Es­pe­ra­ba un hi­jo del rey cuan­do se sui­ci­dó en 1977. Tam­bién se ha­bla de un cri­men de Es­ta­do.

SA­RI­TA MON­TIEL, can­tan­te y ac­triz, fue la mu­jer con quien la rei­na So­fía des­cu­brió a Juan Car­los en la ca­ma, lo cual dis­tan­ció a la pareja real pa­ra siem­pre, se­gún el li­bro. BÁRBARA REY ame­na­zó con des­ta­par su af­fai­re con Juan Car­los en 1966. Fun­cio­na­rios del Es­ta­do li­dia­ron 15 años con ella y se di­ce que re­ci­bió unos 3 mi­llo­nes de dó­la­res por su si­len­cio.

NADIUSKA, ac­triz ale­ma­na, tu­vo un af­fai­re con Juan Car­los en los años ochen­ta. Tiem­po des­pués, per­dió la ra­zón.

MAR­TA GAYÁ, cé­le­bre de­co­ra­do­ra, fue la prin­ci­pal cor­te­sa­na an­tes de la prin­ce­sa Co­rin­na.

CO­RIN­NA ZU SAYNWITTGENSTEIN. El des­ta­pe de la re­la­ción del rey con es­ta prin­ce­sa ale­ma­na mar­có el co­mien­zo del fin de su rei­na­do.

Juan Car­los de Bor­bón y Bor­bón en 1994 en Pal­ma de Mallorca. Es pin­ta­do en el re­por­ta­je co­mo un “rey amo­ral, ines­cru­pu­lo­so, sin­ver­güen­za, am­bi­cio­so, au­to­ri­ta­rio y au­tén­ti­co pre­da­dor se­xual”.

1960-1962 1969-1975 403 aman­tes

Los es­pías de Fran­co ase­gu­ra­ron que su adi­ción se­xual se dis­pa­ró a su pa­so por la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid y que su boda con So­fía de Gre­cia (en la fo­to) no lo ata­jó.

468 aman­tes

Los prín­ci­pes de Es­pa­ña con sus hi­jos Fe­li­pe, Ele­na y Cris­ti­na. Al prín­ci­pe le gus­ta­ban las fa­mo­sas, pe­ro tam­bién las mu­je­res del co­mún.

El dic­ta­dor Francisco Fran­co vi­gi­la­ba al prín­ci­pe y de los in­for­mes de sus es­pías sa­len las cuen­tas de sus aman­tes que pre­sen­ta el li­bro. 1963-1969 336 aman­tes

1955-1959 626 aman­tes

Co­mo ca­de­te de la Aca­de­mia Mi­li­tar de Zaragoza, sus pro­tec­to­res le pagaban una lu­jo­sa sui­te de hotel pa­ra que se acos­ta­ra con mu­je­res ma­yo­res.

2005-2014 191 aman­tes

En 2013, los pro­ble­mas de ca­de­ra di­fi­cul­ta­ban la mo­vi­li­dad del rey, pe­ro no le hi­cie­ron de­jar sus há­bi­tos de don­juán.

1994-2005 608 aman­tes

So­fía se re­sig­nó a la in­fi­de­li­dad del rey, pe­ro se ins­ta­ló en otro pi­so del Pa­la­cio de la Zar­zue­la, le­jos de la al­co­ba de él.

1976-1994 2.154 aman­tes

Su po­der co­mo rey le atra­jo más mu­je­res, pe­ro una que se le re­sis­tió fue la prin­ce­sa Dia­na de Ga­les, quien di­jo que en la vi­si­ta a Es­pa­ña de 1987 él bus­ca­ba la ma­ne­ra de estar a so­las con ella.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.