LOS RE­YES DE ES­PA­ÑA. HIS­TÓ­RI­CA VI­SI­TA REAL A LON­DRES.

Tras dé­ca­das de es­pe­ra, las mo­nar­quías in­gle­sa e his­pa­na vol­vie­ron a re­unir­se ba­jo el signo de la pom­pa y la má­xi­ma ga­lan­te­ría, en es­ta vi­si­ta de Es­ta­do en la que Isa­bel II bri­lló co­mo es­plén­di­da an­fi­trio­na, mien­tras que Le­ti­zia de Es­pa­ña fas­ci­nó con su d

Jet-Set - - CONTENIDO -

Ha­cía 31 años que un mo­nar­ca es­pa­ñol no vi­si­ta­ba el Pa­la­cio de Buc­king­ham en ca­li­dad de in­vi­ta­do de ho­nor. Isa­bel II bri­lló co­mo an­fi­trio­na y Le­ti­zia de Es­pa­ña fas­ci­nó con su donaire.

La ci­ta ha­bía si­do pos­pues­ta en dos oca­sio­nes de­bi­do a los pro­ble­mas políticos de Es­pa­ña y ello au­men­tó la cre­cien­te ex­pec­ta­ti­va por el en­cuen­tro en­tre los dos tronos más so­bre­sa­lien­tes del Vie­jo Mun­do. La pren­sa del co­ra­zó­ni en es­pe­cia­li so­ña­ba con ver por fin lo lin­da que se ve­ría Le­ti­zia de ga­la en el Pa­la­cio de Buc­king­ham y la ilu­sión fi­nal­men­te se hi­zo reali­dad con so­bra­das ra­zo­nes pa­ra de­cir que la es­po­sa del rey Fe­li­pe VI su­peró con cre­ces una prue­ba tan re­ta­do­ra.

La vi­si­tai co­mo lo dic­ta el ce­re­mo­nia­li du­ró tres día­si du­ran­te los cua­les los re­yes de Es­pa­ña se hos­pe­da­ron en la Bel­gian

Sui­te, una de las más lu­jo­sas del Pa­la­cio de Buc­king­ham, re­si­den­cia de Isa­bel en Lon­dres. An­tes de lle­gar allí, el pro­to­co­lo dic­ta­ba una bien­ve­ni­da dig­na de re­yes, co­mo lo fue la im­po­nen­te parada mi­li­tar en Hor­se Guards Pa­ra­de, don­de tu­vo lu­gar el pri­mer en­cuen­tro de los mo­nar­cas con la rei­na y su es­po­so, el prín­ci­pe Fe­li­pe, du­que de Edim­bur­go.

Del an­ti­guo cam­po de jus­tas de Enrique VIII, los mo­nar­cas y sus con­sor­tes par­tie­ron en una os­ten­to­sa pro­ce­sión por el Mall rum­bo a Buc­king­ham, en ca­rrua­jes des­cu­bier­tos, ver­da­de­ras re­li­quias de los Wind­sor, que les per­mi­tie­ron a los hués­pe­des oír las acla­ma­cio­nes de sus com­pa­trio­tas y des­cu­brir có­mo el em­ble­má­ti­co pa­seo se ha­bía en­ga­la­na­do con las ban­de­ras de las dos na­cio­nes, cu­yas re­la­cio­nes siem­pre han os­ci­la­do en­tre la amis­tad y la ri­va­li­dad. Aun hoy tie­nen una dispu­ta por la so­be­ra­nía del pe­ñón de Gi­bral­tar ini­cia­da en el si­glo XVIII y en 1981, por ejem­plo, los Bor­bón no asis­tie­ron a la boda del prín­ci­pe de

Ha­cía 31 años que un mo­nar­ca es­pa­ñol y su con­sor­te no vi­si­ta­ban el Pa­la­cio de Buc­king­ham en ca­li­dad de in­vi­ta­dos de ho­nor.

Ga­les con Dia­na Spen­cer, por­que la lu­na de miel de es­tos in­cluía una es­ca­la en la ro­ca.

Si al­go ha sua­vi­za­do las hos­ti­li­da­des es que las dos ca­sas com­par­ten un hon­do pa­ren­tes­co y se han man­te­ni­do muy cer­ca­nas. Fe­li­pe es bis­nie­to de Ena de Bat­ten­berg, es­po­sa del rey Al­fon­so XIII de Es­pa­ña y nie­ta de la rei­na Vic­to­ria de In­gla­te­rra, ta­ta­ra­bue­la de Isa­bel. Por otro la­do, la ma­dre del mo­nar­ca, la rei­na So­fía, per­te­ne-

Las fa­mi­lias reales de Es­pa­ña e In­gla­te­rra se lle­van de ma­ra­vi­lla, pe­ro sus paí­ses es­tán en­fren­ta­dos por la so­be­ra­nía en Gi­bral­tar.

ce a la ca­sa real de Gre­cia, lo mis­mo que Fe­li­pe, el es­po­so de la rei­na in­gle­sa. Si­glos atrás, in­gle­sas co­mo Cat­he­ri­ne de Lan­cas­ter, abue­la de Isa­bel la Ca­tó­li­ca, em­pa­ren­ta­ron con re­yes ibé­ri­cos, mien­tras que prin­ce­sas es­pa­ño­las co­mo Leonor de Cas­ti­lla, ta­ta­ra­nie­ta de Leonor de Aqui­ta­nia, o Ca­ta­li­na de Ara­gón, hi­ja de los Re­yes Ca­tó­li­cos, des­po­sa­ron a mo­nar­cas in­gle­ses. El rey Fe­li­pe II de Es­pa­ña, por otra par­te, fue el ma­ri­do de la rei­na Mary Tu­dor, la San­gui­na­ria, hi­ja de Ca­ta­li­na.

Así, se tra­ta­ba de un en­cuen­tro di­plo­má­ti­co, pe­ro tam­bién de fa­mi­lia, co­mo se pu­do ver en el beso que Fe­li­pe le es­tam­pó a Isa­bel, a quien él ha co­no­ci­do to­da la vi­da co­mo “la tía Li­li­beth”. Com­par­te igual­men­te una gran fa­mi­lia­ri­dad con sus pri­mos Car­los y An­drés de

En el ban­que­te hu­bo tru­cha sal­món con hi­no­jo y sal­sa de vino blan­co más me­da­llo­nes de res es­co­ce­sa con tru­fas y sal­sa de Ma­dei­ra.

Las es­pa­ño­las Leonor de Cas­ti­lla y Ca­ta­li­na de Ara­gón fue­ron rei­nas de In­gla­te­rra, mien­tras que las in­gle­sas Cat­he­ri­ne de Lan­cas­ter y Ena de Bat­ten­berg, bi­sa­bue­la de Fe­li­pe, lo fue­ron de Es­pa­ña.

Wind­sor, a quie­nes tam­bién sa­lu­da de beso.

No hay una me­jor mues­tra de la hos­pi­ta­li­dad in­gle­sa que la vi­si­ta de Es­ta­do y su mo­men­to más bri­llan­te es el ban­que­te que la rei­na ofre­ce en pa­la­cio pa­ra sus hués­pe­des. Es­ta vez, por tra­tar­se de unos pa­rien­tes tan que­ri­dos, la rei­na qui­so que es­tu­vie­ra la fa­mi­lia real en pleno, in­clu­yen­do a Wi­lliam y Ka­te, los fa­mo­sos du­ques de Cam­brid­ge, y el prín­ci­pe Harry. Eso sí, no fue po­si­ble la an­sia­da fo­to de Le­ti­zia con la du­que­sa Ka­te, quie­nes se dispu­tan la co­ro­na de la be­lle­za y la ele­gan­cia en la pren­sa ro­sa.

El pa­so de los re­yes de Es­pa­ña por Lon­dres tam­bién in­clu­yó un ban­que­te en la Al­cal­día de la ciu­dad, un té con el prín­ci­pe de Ga­les y su es­po­sa Ca­mi­lla en Cla­ren­ce Hou­se, así co­mo vi­si­tas a Ox­ford, el fo­ro Uk-spain Bu­si­ness y al Pa­la­cio y la Aba­día de West­mins­ter.

El prín­ci­pe Fe­li­pe, du­que de Edim­bur­go, la rei­na Le­ti­zia de Es­pa­ña, la rei­na Isa­bel II de In­gla­te­rra y el rey Fe­li­pe VI de Es­pa­ña, mi­nu­tos an­tes del ban­que­te de Es­ta­do. Los con­sor­tes lu­cían la Or­den de Car­los III, de Es­pa­ña, mien­tras que los mo­nar­cas se ador­na­ron con la Muy No­ble Or­den de la Ja­rre­te­ra.

Le­ti­zia ex­hi­bió un por­te ver­da­de­ra­men­te re­gio con la co­ro­na Fleur de lis o La Bue­na, que da­ta de 1906 y per­te­ne­ció a la rei­na Ena, bi­sa­bue­la de Fe­li­pe. Isa­bel lle­vó la tia­ra de Ga­rrard con las agua­ma­ri­nas que le re­ga­ló Bra­sil en 1953.

Por tra­tar­se de una fa­mi­lia real tan cer­ca­na co­mo los Bor­bón, to­dos los Wind­sor acu­die­ron a la ce­na, en­tre ellos el prín­ci­pe Wi­lliam y su es­po­sa Ka­te, con la tia­ra fa­vo­ri­ta de Dia­na de Ga­les.

El brin­dis por dos paí­ses que se dispu­taron la su­pre­ma­cía so­bre el mun­do en el pa­sa­do. El rey y la rei­na tie­nen des­cen­dien­tes co­mu­nes co­mo la rei­na Vic­to­ria de In­gla­te­rra y el rey Christian IX de Di­na­mar­ca.

Los con­sor­tes se des­pla­za­ron en el Sta­te Lan­dau, he­cho es­pe­cial­men­te pa­ra la co­ro­na­ción de Ed­ward VII, en 1902.

El ca­lor del verano per­mi­tió a los mo­nar­cas to­mar par­te en la pro­ce­sión real en un so­ber­bio ca­rrua­je des­cu­bier­to de la co­lec­ción de los Wind­sor.

La elec­ción del ama­ri­llo por par­te de Le­ti­zia pu­do ser un ho­me­na­je a Isa­bel, quien usa mu­cho ese co­lor en oca­sio­nes muy es­pe­cia­les.

Le­ti­zia ha­bía es­ta­do con Isa­bel en la boda del prín­ci­pe Wi­lliam en 2011. La rei­na de In­gla­te­rra ves­tía un abri­go de la­na ma­gen­ta de Ste­wart Par­vin y som­bre­ro de Ra­chel Tre­vor­mor­gan.

Cer­ca de 1.000 sol­da­dos de la Guard of Ho­nour y la Hou­sehold Ca­valry, hon­ra­ron a los re­yes de Es­pa­ña en la vi­si­ta. En la fo­to, la pro­ce­sión real por el Mall de Lon­dres, ador­na­do con las ori­fla­mas na­cio­na­les.

Fe­li­pe de Edim­bur­go hi­zo reír a la rei­na de Es­pa­ña con uno de sus chas­ca­rri­llos. Fue qui­zá la úl­ti­ma vi­si­ta de Es­ta­do del ma­ri­do de Isa­bel an­tes de su re­ti­ro de la vi­da pú­bli­ca.

Pa­ra Fe­li­pe, la rei­na es “la tía Li­li­beth” y ello le dio li­cen­cia pa­ra sal­tar­se la re­gla de no to­car­la con es­te be­si­to de sa­lu­do.

En Guild­hall, los re­yes fue­ron ob­je­to de otro ban­que­te de ho­nor. Con ellos, lady Wendy Parm­ley; Ana, prin­ce­sa real e hi­ja de Isa­bel; el lord ma­yor de Lon­dres, An­drew Parm­ley; y el vi­ceal­mi­ran­te sir Tim Lau­ren­ce, es­po­so de Ana.

Fe­li­pe y su pri­mo Car­los de Ga­les, he­re­de­ro del trono, hi­cie­ron una bue­na ma­ro­ma pa­ra be­sar a la du­que­sa de Cor­nua­lles y la rei­na sin es­tro­pear sus ele­gan­tes som­bre­ros.

El prín­ci­pe Harry con los re­yes en la Aba­día de West­mins­ter, don­de les rin­die­ron tri­bu­to a las tum­bas del Sol­da­do Des­co­no­ci­do y a la rei­na Leonor de Cas­ti­lla.

Los Bor­bón to­ma­ron el té con Car­los y su es­po­sa Ca­mi­lla, du­que­sa de Cor­nua­lles, en Cla­ren­ce Hou­se.

Ana, de 66 años, le hi­zo la re­ve­ren­cia de ri­gor al pri­mo Fe­li­pe, de 49, a su lle­ga­da a Guild­hall.

El to­ca­do pa­ra Hor­se Guards Pa­ra­de es de Ma­ría Nieto. Los are­tes pro­vie­nen del jo­ye­ro de su sue­gra So­fía.

En Guild­hall lle­vó la tia­ra Me­lle­rio, de 1962. Im­pre­sio­nan­tes, los pen­dien­tes de za­fi­ros en cas­ca­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.