BODA EN ME­DIO DE LA DIS­COR­DIA.

Ernst Au­gust Jr., he­re­de­ro de la ca­sa real de Ha­no­ver de Ale­ma­nia, con­mue­ve a la reale­za eu­ro­pea al des­po­sar a la ru­sa Eka­te­ri­na Malys­he­va, en con­tra de la vo­lun­tad de su padre, el prín­ci­pe Ernst Au­gust, ma­ri­do de Ca­ro­li­na de Mó­na­co.

Jet-Set - - CONTENIDO -

Ernst Au­gust Jr., he­re­de­ro de la ca­sa real de Ha­no­ver de Ale­ma­nia, se ca­só con la ru­sa Eka­te­ri­na Malys­he­va en con­tra de su padre, el prín­ci­pe Ernst Au­gust y ma­ri­do de Ca­ro­li­na de Mó­na­co.

El ‘got­ha’ eu­ro­peo se vol­có com­pla­ci­do al ca­sa­mien­to, pe­ro qui­zá se hu­bie­sen vis­to tes­tas co­ro­na­das de ma­yor ran­go y más co­no­ci­das, de no ser por el “dra­ma im­pe­rial”, co­mo di­jo W, que pro­ta­go­ni­za la ca­sa real de Welf. Pa­ra en­ten­der la mag­ni­tud de uno de los even­tos so­cia­les del año en Eu­ro­pa, hay que re­cor­dar que el padre del no­vio se­ría mo­nar­ca si en 1866 no hu­bie­se des­apa­re­ci­do el reino de Ha­no­ver, uno de los pe­que­ños tronos en que se di­vi­día la ac­tual Ale­ma­nia. Es una de las ca­sas de ma­yor pro­sa­pia y por eso, Ernst Au­gust Jr. es ade­más prín­ci­pe de In­gla­te­rra e Ir­lan­da, de cu­ya rei­na Isa­bel es pa­rien­te, al igual que de los re­yes Juan Car­los y So­fía de Es­pa­ña, de la rei­na Mar­gret­he de Di­na­mar­ca, del rey Cons­tan­tino de Gre­cia y mu­chos otros prín­ci­pes. Vic­to­ria I, quien se­lló una era en Gran Bre­ta­ña, era una Ha­no­ver.

El li­na­je po­see un paí­ri­mo­nio que ron­da los 600 mi­llo­nes de dó­la­res y el va­lor de su fo­ríu­na en aríe es in­cal­cu­la­ble. Ha­ce unos años, co­mo una sa­li­da a sus pro­ble­mas fis­ca­les, el prín­ci­pe Ern­sí le ce­dió una bue­na por­ción al no­vio, quien aho­ra se nie­ga a de­vol­vér­se­la. Por eso no fue al ca­sa­mie­nío y ello pu­do lle­var a oí­ros pa­rie­níes reales a de­cli­nar la in­viía­ción pues se han for­ma­do dos ban­dos. De su es­po­sa, Ca­ro­li­na de Mó­na­co, de quien esíá se­pa­ra­do, se di­ce que esíá alia­da con su hi­ja­sí­ro Ern­sí Au­gu­sí y que man­dó a ío­dos sus hi­jos en se­ñal de apro­ba­ción.

La ca­piíal de Ba­ja Sa­jo­nia ce­le­bró por diez días el en­la­ce del pri­mer prín­ci­pe de su ca­sa en ha­cer­lo en la íra­di­cio­nal Mar­keí Church en 66 años. Co­mo en un re­laío de Pe­rrau­lí o los her­ma-

“Mi trous­seau tie­ne un fee­ling eté­reo y ro­mán­ti­co. Lle­vé jo­yas sim­ples por­que mi vestido es muy ela­bo­ra­do”, le di­jo la nue­va prin­ce­sa de Ha­no­ver a Vo­gue.

nos Grimm, los ha­bi­tan­tes se vol­ca­ron a las ca­lles. Un cen­te­nar de ellos, ata­via­dos con el tra­je au­tóc­tono, for­mó la guar­dia de ho­nor que es­col­tó a los re­cién ca­sa­dos en su re­co­rri­do por la ciu­dad en el mis­mo co­che que con­du­jo a los re­yes an­te­pa­sa­dos de Ernst Au­gust Jr.

Ha­no­ver tam­bién re­vi­vió sus bri­llan­tes días de se­de real en la tia­ra de la no­via: la lle­vó la prin­ce­sa Vic­to­ria Loui­se de Pru­sia, hi­ja del kái-

Los Ha­no­ver tam­bién rei­na­ron en In­gla­te­rra y su san­gre co­rre por las fa­mi­lias reales de Es­pa­ña, Gre­cia, Sue­cia y Di­na­mar­ca, en­tre otras.

ser Wil­helm II, en su boda con el prín­ci­pe Ernst Au­gus­tus III, úl­ti­mo mo­nar­ca del reino de Ha­no­ver, el su­ce­so nup­cial más con­cu­rri­do por la reale­za an­tes de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial.

Eka­te­ri­na le con­fió el di­se­ño de su trous­seau, de opu­len­tos te­ñ­ti­les ó pe­dre­ría, a su ami­ga San­dra Man­sour, quien se ins­pi­ró pa­ra ello en el lu­jo de la Ru­sia de los za­res.

qras la ce­re­mo­nia, el no­vio dio es­plén­di­das re­cep­cio­nes en dos de las pro­pie­da­des en dispu­ta con su padre, el pa­la­cio de He­rren­hau­sen ó el cas­ti­llo de Ma­rien­burg. En ellos no fal­tó la re­pre­sen­ta­ción co­lom­bia­na a tra­vés de los des­cen­dien­tes del fa­lle­ci­do in­dus­trial Ju­lio Ma­rio San­to Do­min­go, cuóo nieto, Ju­lio Ma­rio III, fue uno de los tes­ti­gos de Ernst Au­gust Jr. en su ma­tri­mo­nio

ci­vil.•

“No fue una de­ci­sión fá­cil por­que tie­ne que ver con mi hi­jo, pe­ro ten­go que pre­ser­var los in­tere­ses de la ca­sa de Ha­no­ver”, di­jo el padre del no­vio so­bre su au­sen­cia en la boda.

Eka­te­ri­na y Ernst se hi­cie­ron no­vios ha­ce más de seis años tras co­no­cer­se en una fies­ta en Lon­dres. Ella tie­ne su pro­pia mar­ca de bo­dies, Ekat, fa­vo­ri­ta de las es­tre­llas de Holly­wood. Él, es ban­que­ro y ad­mi­nis­tra el pa­tri­mo­nio de los Ha­no­ver. Fi­nal fe­liz. Co­mo en los cuen­tos de An­der­sen, los no­vios par­tie­ron de la Mar­ket Church en un co­che ti­ra­do por cua­tro ca­ba­llos con in­te­rior fo­rra­do de se­da, que usa­ron los re­yes de Ha­no­ver en el si­glo XIX.

Ernst de Ha­no­ver es­tá mo­les­to con su hi­jo Ernst Au­gust por­que no le quiere de­vol­ver las pro­pie­da­des y tí­tu­los que le ce­dió en me­dio de sus pro­ble­mas con el fis­co. Por eso no fue a su boda.

Eka­te­ri­na, ves­ti­da por San­dra Man­sour, lle­gó con su padre, Igor Malys­hev, a la ce­re­mo­nia. Los bor­da­dos a mano de pe­dre­ría de su tra­je de en­ca­je Chan­tilly tar­da­ron tres me­ses y se ins­pi­ra­ron en la tra­di­ción de la Ru­sia im­pe­rial.

Georg Frie­drich, pri­mo del no­vio, prín­ci­pe de Pru­sia y je­fe de la ca­sa Hohen­zo­llern, es ta­ta­ra­nie­to del kái­ser Wil­helm II y po­si­ble­men­te es­ta­ría en el trono si es­te no se hu­bie­ra abo­li­do en 1918. Es­tá ca­sa­do con Sop­hie, prin­ce­sa de Isen­burg.

La ma­dre del no­vio, Chan­tal Ho­chu­li (de­re­cha), con su hi­jo Christian de Ha­no­ver y su no­via pe­rua­na Ales­san­dra de Os­ma, quie­nes se ca­sa­rán en 2018.

La prin­ce­sa Ale­xan­dra de Ha­no­ver, her­ma­nas­tra del no­vio, es hi­ja de Ernst de Ha­no­ver y Ca­ro­li­na de Mó­na­co. El prín­ci­pe Hein­rich de Ha­no­ver, el tío his­to­ria­dor del no­vio, con su es­po­sa, la prin­ce­sa Thy­ra Six­ti­na Do­na­ta von Wes­tern­ha­gen. Ta­tia­na San­to Do­min­go y An­drea Ca­si­rag­hi, her­ma­nas­tro del no­vio. Sus hi­jos In­dia y Sas­ha, ves­ti­dos por la prin­ce­sa Ma­rie Chan­tal de Gre­cia, hi­cie­ron par­te de la cor­te nup­cial.

El mar­gra­ve (mar­qués) Ma­xi­mi­lian Gus­tav von Ba­den, je­fe de la ca­sa gran du­cal de

Ba­den, pa­rien­te del no­vio. La mar­gra­vi­na es la ar­chi­du­que­sa Va­le­rie Isa­be­lle Ma­rie An­na Al­fon­sa De­si­de­ria Bri­git­te Sop­hia Tho­mas­sia Hu­ber­ta Jo­sep­ha Ig­na­tia de Aus­tria, prin­ce­sa de Tos­ca­na.

La nie­ta de Ju­lio Ma­rio San­to Do­min­go es­ta­ba ele­gan­tí­si­ma con su pa­me­la y te­las con bor­da­dos flo­ra­les de Mis­so­ni.

Ju­lio Ma­rio

San­to Do­min­go III (de­re­cha) fue uno de los padrinos de la boda ci­vil del prín­ci­pe y Eka­te­ri­na, jun­to con Christian de Ha­no­ver, en la Al­cal­día de la ciu­dad. La da­ma de ho­nor fue la pe­rio­dis­ta Di­na Amer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.