HÉC­TOR ABAD. RE­POR­TE­RO EN EL TOUR DE FRANCIA.

El columnista de El Es­pec­ta­dor hi­zo par­te del equi­po de No­ti­cias Ca­ra­col que cu­brió la com­pe­ten­cia ci­clís­ti­ca más im­por­tan­te del mun­do. Du­ran­te 20 días si­guió ca­da pe­da­la­zo en las ca­rre­te­ras fran­ce­sas y des­de allá trans­mi­tió en su es­ti­lo de escritor la em

Jet-Set - - CONTENIDO -

El au­tor de El ol­vi­do que se­re­mos hi­zo par­te del equi­po de No­ti­cias Ca­ra­col que cu­brió la com­pe­ten­cia ci­clís­ti­ca. Él trans­for­mó la ca­rre­ra en un via­je a lu­ga­res in­só­li­tos.

Los te­le­vi­den­tes

de No­ti­cias Ca­ra­col se sor­pren­die­ron al ver al au­tor de El ol­vi­do que se­re­mos, en la sec­ción de de­por­tes. Des­de Tro­yes, don­de ex­pre­só la fe­li­ci­dad de estar por pri­me­ra vez en el cu­bri­mien­to de una com­pe­ten­cia ci­clís­ti­ca y pre­ci­sa­men­te en el Tour de Francia. En vi­vo y en di­rec­to, ca­len­tó pa­ra ha­cer su pri­mer in­for­me, igual que ha­cen los de­por­tis­tas. “El tour no es so­lo una ca­rre­ra, es un via­je que nos lle­va a lu­ga­res in­só­li­tos”, di­jo. Si­guió a los 198 com­pe­ti­do­res y se fue a Be­sa­nçon, al orien­te de es­te país. Allí des­cu­brió la ca­lle en la que na­cie­ron los in­ven­to­res del ci­ne y uno de los más gran­des poe­tas y no­ve­lis­tas de Eu­ro­pa: “Los her­ma­nos Lu­miè­re pen­sa­ban que su in­ven­to no ten­dría nin­gún futuro. Víc­tor Hu­go no sa­bía que su idea de la Unión Eu­ro­pea se rea­li­za­ría”, na­rró fren­te a las cá­ma­ras.

A ese in­for­me te­le­vi­si­vo he­cho con pe­da­la­zos de ar­te e his­to­ria le si­guie­ron seis más. Cuan­do qui­so ave­ri­guar so­bre la evo­lu­ción del pe­rio­dis­mo en el tour en­con­tró en­tre los 2.000 co­mu­ni­ca­do­res acre­di­ta­dos a Gian­ni Mu­ra, un cro­nis­ta que ha

es­ta­do en 50 de los 104 tours de Francia. El ita­liano lo sor­pren­dió con la par­ti­cu­la­ri­dad de que si­gue es­cri­bien­do sus in­for­mes en su des­con­ti­nua­da má­qui­na Oli­vet­ti azul. Tam­bién con­tó la his­to­ria de Gino Bar­ta­li, apo­da­do ‘Il Gi­net­tac­cio’, quien fue cé­le­bre no so­lo por sus dos triun­fos en Francia, sino por sal­var a 800 ju­díos ita­lia­nos de ser de­por­ta­dos a cam­pos de con­cen­tra­ción en Ale­ma­nia, du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Ja­vier Her­nán­dez Bon­net, di­rec­tor de de­por­tes de Ca­ra­col Te­le­vi­sión, con­tó que en una reunión, los di­rec­ti­vos del ca­nal, de­ci­die­ron apro­ve­char que el escritor es­ta­ba en Eu­ro­pa, pa­ra pro­po­ner­le que se unie­ra al equi­po: “Siem­pre pen­sé que es­ta ca­rre­ra ci­clís­ti­ca lle­na de le­yen­das ne­ce­si­ta­ba de al­guien que las su­pie­ra con­tar. Un escritor de la ta­lla de Héc­tor Abad le da otra ca­ra al cu­bri­mien­to, ya que su­ma sus co­no­ci­mien­tos his­tó­ri­cos con la go­ma de un afi­cio­na­do”.

Abad, au­tor de no­ve­las tra­du­ci­das al in­glés, por­tu­gués, ita­liano, chino, fran­cés y ale­mán, es un con­fe­so apa­sio­na­do por el ci­clis­mo que re­cuer­da con nos­tal­gia la Vuelta a Co­lom­bia en los años se­sen­ta y se­ten­ta. Siem­pre re­vi­ve la emo­ción que sen­tía en su ca­sa de Medellín cuan­do él, el úni­co hom­bre en­tre seis her­ma­nas, se sen­ta­ba a oír las etapas co­men­ta­das por Ju­lio Arras­tía Bric­ca en la ra­dio. Nun­ca se ol­vi­da­rá de la pu­bli­ci­dad “gri­ta­da con gra­cia” por los lo­cu­to­res, ni de las ha­za­ñas de los es­ca­ra­ba­jos na­cio­na­les en contraste con el fra­ca­so de ca­si to­dos los eu­ro­peos que se­gún él: “Se atre­vían a ve­nir a co­rrer en la hu­me­dad del tró­pi­co y en la al­ti­tud pa­ra­mu­na de nues­tras mon­ta­ñas”. Du­ran­te su pe­ri­plo de 21 etapas por Francia, que in­clu­yó una vi­si­ta al San­tua­rio de Lour­des en don­de re­co­gió agua pa­ra ben­de­cir a los ci­clis­tas, tam­bién le pre­gun­tó a Ri­go­ber­to Urán so­bre las di­fi­cul­ta­des: “Due­len las pa­tas de­ma­sia­do, lle­ga un mo­men­to en el que se su­pera el um­bral de do­lor que uno ya ni ve ni en­tien­de”, res­pon­dió el ciclista. Ese día en su co­lum­na de El Es­pec­ta­dor, con la mis­ma emo­ción con la que na­rra­ría si fue­ra lo­cu­tor, Abad Fa­cio­lin­ce pres­tó su bue­na plu­ma pa­ra con­tar los úl­ti­mos 100 me­tros de la no­ve­na eta­pa de la com­pe­ten­cia, esa que Ri­go­ber­to ga­nó des­pués de que el FOTOFINISH lo acla­ró: “Pa­re­ce que va a ga­nar, pe­ro en el úl­ti­mo ins­tan­te, des­de la de­re­cha, lle­ga su kar­ma, Bar­guill, que ce­le­bra la vic­to­ria. Ri­go pien­sa, y di­ce des­pués: ‘Qué güe­vo­na­da, me vol­vió a ga­nar en el úl­ti­mo cen­tí­me­tro, co­mo en Es­pa­ña’”. El co­lom­biano de Urrao, An­tio­quia, que el escritor di­ce que se pa­re­ce a Mick Jag­ger, aca­ba­ba de ga­nar la eta­pa más du­ra del Tour de Francia.

El escritor siem­pre ha di­cho que el ci­clis­mo es el gran de­por­te de Co­lom­bia. Tam­bién ha fan­ta­sea­do con que si fue­ra al­cal­de de Cóm­bi­ta o Urrao, ha­ría ru­tas pa­ra bi­ci­cle­tas por los si­tios en los que Nai­ro Quintana y Ri­go­ber­to Urán en­tre­na­ron y se hi­cie­ron gran­des. Esa se­rá

eta­pa.• otra

“Co­lom­bia es una po­ten­cia ci­clís­ti­ca mun­dial por­que los ni­ños de ha­ce 30 o 40 años nos emo­cio­ná­ba­mos con Co­chi­se ga­nan­do un mun­dial de pis­ta o una eta­pa del Gi­ro de Ita­lia”, es­cri­bió Abad.

Ca­mino a la me­ta de la sex­ta eta­pa del tour, el escritor co­lom­biano hi­zo su pri­mer in­for­me pa­ra Ca­ra­col des­de las ca­lles de Be­sa­nçon, Francia, don­de na­cie­ron los her­ma­nos Lu­miè­re y Víc­tor Hu­go.

“Un ciclista se fa­bri­ca pa­so a pa­so, co­mo se la­bra una es­cul­tu­ra. Los ni­ños y jó­ve­nes do­ta­dos tie­nen que ir cre­cien­do se­gún un plan de mu­chos años de dis­ci­pli­na”, di­ce Abad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.