JU­LIÁN ARAN­GO Y AN­TO­NIO SANINT. CON SU STAND UP EN NET­FLIX.

Des­pués de pre­sen­tar du­ran­te 18 años Ría­se el show en las ta­blas del país y del ex­te­rior, es­te par de co­me­dian­tes con la mis­ma chis­pa, ex­pe­rien­cia y me­nos pe­lo, ten­drán su stand up co­medy en la pla­ta­for­ma más vis­ta de strea­ming.

Jet-Set - - CONTENIDO -

Des­pués de pre­sen­tar du­ran­te 18 años Ría­se el show, los co­me­dian­tes ha­rán reír con su stand up co­medy a los usua­rios de la pla­ta­for­ma más vis­ta de strea­ming.

El show pa­ra Net­flix lo gra­ba­rán el pró­xi­mo 8 de agos­to en el Tea­tro Mu­ni­ci­pal de Ca­li, don­de siem­pre los aco­gen con ca­ri­ño. Aho­ra es­tán en el pro­ce­so de in­ter­na­cio­na­li­zar el li­bre­to e in­cluir a Do­nald Trump, Pe­pe Mu­ji­ca y Ni­co­lás Ma­du­ro. Re­vi­vi­rán a Don Qui­jo­te, al taxista atra­ve­sa­do y al Po­te y el Pe­ta­co, dos vie­jos ca­cha­cos de pu­ra ce­pa a los que to­do les pa­re­ce “lo­bí­si­mo”, que son los fa­vo­ri­tos del pú­bli­co. “Des­de chi­qui­tos fui­mos ba­ña­dos de esa in­for­ma­ción ca­cha­ca. Mi ma­má fue muy ami­ga de Al­fre­do Iriarte, un ro­lo chi­rria­do que ha­bla­ba del ver­ga­jo y la gua­ri­cha. Nos en­can­tan los ca­cha­cos por­que tie­nen una par­ti­cu­lar for­ma de ves­tir­se y unos ri­tua­les que es im­por­tan­te mos­trar. Por ejem­plo, bo­go­tano que se res­pe­te no

sa­lé mu­cho dé su ca­sa, lé gus­ta an­dar Én ba­ta y en pan­tu­flas co­mo Lu­cas Ca­ba­lle­ro, un pen­sa­dor y És­ta­dis­ta”, cuén­ta Ju­lián.

DÉ rééén­té sé trans­for­man Én sus éér­so­na­jés. El Po­té Aran­go di­cé qué lé Én­can­ta la mú­si­ca dé Tchai­kovsky y los bo­lé­ros. “Soy un bai­la­rín dél ca­ra­jo. Mi can­ción éré­fé­ri­da És San Fer­nan­do. To­do lo de Lu­cho Ber­mú­dez es ge­nial. Él era cos­te­ño pe­ro se arro­ló, igual que Gar­cía Már­quez. Si él no hu­bie­ra lle­ga­do a Bogotá se ha­bría que­da­do vén­dién­do co­cos o man­gos, y no sé ha­bría ga­na­do Él No­bél”. Por su éar­té, al Pé­ta­co Sanint lé gus­ta Él ré­gué­tón: “Si té gus­ta Él ré­gué­tón da­lé, ma­mi da­lé” o “Dé­séa­ci­to, sua­vé­ci­to, éor­qué así És más ri­co”, em­pie­za a can­tar. Es­te par de vie­jos dicen que nun­ca ha­cen fi­la, que el afán es de la cla­sé mé­dia y qué no lés érés­tan éla­ta a sus ami­gos por­que la pier­den. Pien­san que a Bogotá le ha­ce fal­ta un go­bér­nan­té co­mo Tru­mé éa­ra qué sa­qué to­dos los “amé­rin­dios” y qué mién­tras más frio ha­ga Én la ciu­dad mé­jor éa­ra qué la gén­té sé va­ya y qué­dén éo­cos. No lés gus­tan los vé­ci­nos. “Mi ca­sa És mi ca­sa y su ca­sa És su ca­sa. Na­da dé qué si le pue­do dar una ta­ci­ta de azú­car, si no tie­ne pa­ra co­mé­rar­la éués sé jo­dió”, di­cé Él Pé­ta­co. Y ré­séon­dé los in­sul­tos con la fra­sé: “En­can­ta­do dé no sér tu ma­má”.

En el show que ha­rán el 8 de agos­to en Ca­li ha­bla­rán de Pe­pe Mu­ji­ca, Do­nald Trump y Ni­co­lás Ma­du­ro. Y sacaron del li­bre­to a Pe­ña­lo­sa y a Pe­tro por­que son muy lo­ca­les.

Ha­blar con ellos es un chis­te y la gen­te que los oye no pue­de pa­rar de reír­se, co­mo pa­só en la pla­zo­le­ta del Rosario en Bogotá, don­de po­sa­ron pa­ra Jet-set. “Siem­pre nos ha gus­ta­do mu­cho el cen­tro. Des­de chi­qui­tos, co­mo nues­tras fa­mi­lias no te­nían pla­ta pa­ra dar­nos un ca­rro nos ca­mi­ná­ba­mos Bogotá de arri­ba aba­jo y alu­ci­ná­ba­mos cuan­do en­con­trá­ba­mos un di­no­sau­rio co­mo esos”, bro­mea Ju­lián, se­ña­lan­do a un se­ñor que ven pa­sar con som­bre­ro, bas­tón y su tra­je con do­blez y bien plan­cha­do.

Ju­lián y An­to­nio lle­van 34 años ‘ma­man­do ga­llo’ jun­tos. Em­pe­za­ron cuan­do es­tu­dia­ban en el co­le­gio Jo­sé Joa­quín Ca­sas y crea­ban per­so­na­jes pa­ra es­con­der su ti­mi­dez y con­quis­tar a las ni­ñas en las fies­tas. “No hay me­jor afro­di­sia­co que el hu­mor”, di­ce Ju­lián. Afor­tu­na­da­men­te en cues­tión de mu­je­res tie­nen gus­tos muy dis­tin­tos: “Yo soy más ro­que­ro o sea que me gus­tan las hip­pie chic; las de Ju­lián son más tra­di­cio­na­les”, com­ple­men­ta An­to­nio. Hoy su hu­mor ha evo­lu­cio­na­do y ya no lo ha­cen pa­ra “le­van­tar vie­jas” por­que los dos tie­nen pareja, sino pa­ra dis­traer a sus ami­gos y fa­mi­lia­res en los pa­seos, avio­nes y rum­bas. “Siem­pre nos dicen: ‘cuén­te­se ahí un chis­te o ven­ga, ha­ga co­mo fu­la­ni­to’. Y cuan­do uno em­pie­za los hi­jos le dicen a uno: ‘Ya pa­pi, no más, era so­lo un chis­te, eso ya lo con­tas­te”, se ríen los dos.

Se­gún ellos, los se­res hu­ma­nos tie­nen so­lo tres cuen­tos bue­nos en la vi­da que re­pi­ten una y otra vez. El me­jor de es­te par es cuan­do fue­ron a cu­brir pa­ra CM& el Rei­na­do de Be­lle­za de Car­ta­ge­na ha­ce mu­chos años y se dis­fra­za­ron de me­se­ros pa­ra po­der en­trar al cuarto de las can­di­da­tas de Vi­cha­da y Gua­nía, que es­ta­ban cus­to­dia­das por las cha­pe­ro­nas. Su ac­tua­ción fue tan creí­ble que lo­gra­ron su­pe­rar la ba­rre­ra y en­trar es­con­di­da una bo­te­lla de tra­go que se to­ma­ron con las rei­nas y al día si­guien­te se le­van­ta­ron en­gua­ya­ba­dos a se­guir ha­cien­do sus di­ver­ti­dos in­for­mes pa­ra el no­ti­cie­ro.

Anéc­do­tas co­mo es­ta tie­nen mi­llo­nes que ali­men­tan sus li­bre­tos. Ellos se reúnen, apun­tan sus pri­me­ras ideas en post-it, im­pro­vi­san y fi­nal­men­te lo que más les gus­ta lo es­cri­ben. Apar­te del show que ha­cen jun­tos, ca­da uno tie­ne su pro­pio stand-up: el de Ju­lián se lla­ma Ni idea y el de An­to­nio, ¿Quién pi­dió po­llo?

Ellos fue­ron los pio­ne­ros de es­te gé­ne­ro en Co­lom­bia y cuan­do em­pe­za­ron a pre­sen­tar­se en los años no­ven­ta en ba­res bo­go­ta­nos te­nían co­mo te­lo­ne­ro al fa­mo­so An­drés Ló­pez de La pe­lo­ta de letras. Ellos les abrie­ron el ca­mino a otros co­mo Ale­jan­dro Ria­ño y Ricardo Que­ve­do, quie­nes tam­bién ha­rán par­te de la pa­rri­lla de Net­flix. Gra­cias a Ju­lián y An­to­nio, mu­chos en Co­lom­bia quie­ren ser co­me­dian­tes y la pro­gra­ma­ción de los tea­tros es­tá lle­na de stand-up, por­que es lo que es­tá de mo­da.•

Lle­van 18 años ha­cien­do Ría­se el show, se han pre­sen­ta­do en ca­si to­da Co­lom­bia y dos ve­ces en Nue­vayork. Su sue­ño era lle­var­lo a vi­deo pa­ra que más gen­te los pu­die­ra ver.

Los dos son ex­per­tos bai­la­ri­nes de reguetón, pues sa­ben que es el úni­co chan­ce que tie­nen pa­ra que las jo­ven­ci­tas de aho­ra les pa­ren bo­las. El Po­te y el Pe­ta­co to­man ca­fé en las tar­des y lo acom­pa­ñan con un aguar­dien­te. “Son las on­ces, por­que aguar­dien­te tie­ne on­ce letras”, bro­mean.

Es­te par de chi­fla­mi­cas pa­ra­ron el trá­fi­co en la pla­zo­le­ta de la Uni­ver­si­dad del Rosario, don­de po­sa­ron pa­ra Jet-set. En cues­tión de amo­res, a ellos no los de­jó el tren sino el bus.

Ellos tam­bién ha­rán par­te de la nó­ni­ma de Co­me­dia a la car­ta, vo­lu­men 2, que se rea­li­za­rá los vier­nes y sá­ba­dos de agos­to en el res­tau­ran­te El Pór­ti­co, en Bogotá, jun­to a Die­go Tru­ji­llo, Ale­jan­dra Az­cá­ra­te, Ya­neth Wald­man y otros más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.