LA GUÍA TU­RÍS­TI­CA DE JEAN CLAU­DE BESSUDO.

A pro­pó­si­to de los 60 años del Gru­po Avia­tur, su pre­si­den­te com­par­tió las ex­pe­rien­cias de sus me­jo­res via­jes por el mun­do. La bús­que­da de aven­tu­ras lo ha lle­va­do a te­rri­to­rios de tri­bus ca­ní­ba­les, is­las des­ha­bi­ta­das y otra don­de ca­si to­das las per­so­nas es

Jet-Set - - CONTENIDO -

A pro­pó­si­to de los 60 años del Gru­po Avia­tur, su pre­si­den­te Jean Clau­de Bessudo com­par­tió las ex­pe­rien­cias de sus me­jo­res via­jes por el mun­do.

Juan Pa­blo Cal­vás, el imi­ta­dor de Jean Clau­de Bessudo en La W, creía que el em­pre­sa­rio de ori­gen fran­cés via­ja­ba úni­ca­men­te en pri­me­ra cla­se y que du­ran­te las va­ca­cio­nes so­lo se hos­pe­da­ba en los ho­te­les más fas­tuo­sos de las gran­des ca­pi­ta­les del mun­do. Cal­vás, co­mo lo di­jo en una oca­sión, creó ese con­cep­to de­bi­do a la con­ti­nua ex­po­si­ción de Bessudo en to­do ti­po de fies­tas, con­gre­sos y coc­te­les de em­ba­ja­das que pu­bli­can las re­vis­tas de so­cie­dad.

“La gen­te cree mu­chas co­sas de mí. Cuan­do es­toy fue­ra de Bogotá duer­mo en ha­ma­cas, ca­tres, en el pi­so y si se pue­de en la sui­te más ex­clu­si­va de los ho­te­les cin­co es­tre­llas”, di­jo el eje­cu­ti­vo que ma­ne­ja los des­ti­nos del Gru­po Avia­tur, que fun­dó su tío Víc­tor Bessudo en 1957. Jean Clau­de lle­gó a es­ta em­pre­sa ha­ce 50 años, por los días en que sus­pen­dió sus es­tu­dios de In­ge­nie­ría Co­mer­cial en Bél­gi­ca, an­te la de­ci­sión de ca­sar­se con Da­nie­lle Lion. La pareja se mu­dó a Bogotá con el de­seo de dic­tar cla­ses en el Li­ceo Fran­cés, pe­ro el tío Víc­tor les sa­có de la ca­be­za el in­te­rés por la vi­da aca­dé­mi­ca.

En ese en­ton­ces, Jean Clau­de Bessudo ya se per­fi­la­ba co­mo un via­je­ro con­su­ma­do y dis­pues­to a echar raí­ces le­jos de su Francia na­tal. Hoy pue­de de­cir que co­no­ce ca­si la to­ta­li­dad del mun­do: des­de ciu­da­des que da­tan del an­ti­guo tes­ta­men­to has­ta urbes nue­vas, con po­cas his­to­rias que con­tar. Pe­ro nin­gu­na lo ha mar­ca­do tan­to co­mo el via­je al is­lo­te de Clip­per­ton, un pe­que­ño te­rri­to­rio de 6.000 me­tros cua­dra­dos en aguas del Pa­cí­fi­co, que ha si­do te­ma de dispu­ta te­rri­to­rial en­tre Mé­xi­co, Es­ta­dos Uni­dos y Francia des­de la épo­ca de Na­po­léon. Has­ta es­ta ‘tie­rra de na­die’, to­tal­men­te des­ha­bi­ta­da y don­de on­dea la ban­de­ra fran­ce­sa, Jean Clau­de lle­gó co­mo in­te­gran­te de una mi­sión cien­tí­fi­ca que vi­si­ta­ba el pe­que­ño te­rri­to­rio en bus­ca de es­pe­cies na­ti­vas y car­dú­me­nes de atún que se en­cuen­tran en vía de ex­tin­ción.

El pre­si­den­te de Avia­tur y su mu­jer pa­ga­ron 10.000 eu­ros dia­rios por dor­mir en una ca­ma-li­te­ra y con­tem­plar uno de los po­cos bas­tio­nes vír­ge­nes que aún que­dan en el pla­ne­ta Tie­rra. “Nos sen­tá­ba­mos con la mi­ra­da per­di­da en el horizonte. No ha­bía na­da que ofen­die­ra la vis­ta. No es­cu­cha­mos rui­dos”, re­cor­dó Bessudo, quien se de­mo­ró cin­co días, des­de Aca­pul­co, pa­ra di­vi­sar es­te te­rri­to­rio co­ra­lino.

Ese Jean Clau­de que de vez en cuan­do se des­po­ja del sa­co y cor­ba­ta de al­to eje­cu­ti­vo tam­bién ha lle­ga­do a las fron­te­ras de Ne­pal, Bu­tán e In­dia, que pa­re­cen un so­lo país de­bi­do a la mo­no­to­nía de las nie­ves per­pe­tuas del Hi­ma­la­ya. Du­ran­te seis días, y en com­pa­ñía de su fa­mi­lia, re­co­rrió a pie una se­rie de po­bla­cio­nes que han vi­vi­do al mar­gen de los avan­ces tec­no­ló­gi­cos, ca­si en­si­mis­ma­das an­te la di­fi­cul­tad de co­mu­ni­car­se con el mun­do ex­te­rior de­bi­do a la fal­ta de ca­rre­te­ras. En la re­gión ti­be­ta­na no ha­bía luz, ni ra­dio y tam­po­co te­le­vi­sión. Na­da sor­pre­si­vo has­ta que co­no­ció a los más vie­jos de los po­bla­dos, quie­nes de­fen­dían la

Jean Clau­de Bessudo co­no­ce los cua­tro pun­tos car­di­na­les de Co­lom­bia. “Ado­ro Ca­yo Bo­lí­var, en San An­drés”, di­jo.

creen­cia de que la Tie­rra era pla­na. Du­ran­te va­rias se­ma­nas los Bessudo-lion atra­ve­sa­ron ríos y unos cuan­tos pa­ra­jes que es­ta­ban pe­ga­dos a pre­ci­pi­cios de más de 2.000 me­tros de al­tu­ra. An­te la fal­ta de ho­te­les dur­mie­ron en el sue­lo so­bre col­cho­nes im­pro­vi­sa­dos de pa­ja.

Otro de sus via­jes pa­ra en­mar­car fue a los te­rri­to­rios bri­tá­ni­cos en Ocea­nía, don­de co­no­ció que mu­chos de sus ha­bi­tan­tes es­ta­ban ago­bia­dos por una si­tua­ción in­fer­nal. La mi­tad de los hom­bres pa­ga­ba con­de­nas por el de­li­to de pe­de­ras­tia. Es­ta par­te de la geo­gra­fía lo cau­ti­vó has­ta lle­gar a Pa­púa, Nue­va Gui­nea, don­de con­vi­vió con una tri­bu de ca­ní­ba­les, co­mo par­te de una ex­pe­rien­cia que creían le­ja­na, pro­pia de las pe­lí­cu­las, có­mics y se­ries de te­le­vi­sión.

En es­te rosario de des­ti­nos exó­ti­cos, Bessudo se ha da­do mu­chas li­cen­cias pa­ra vi­vir a sus an­chas los pri­vi­le­gios de ser el pre­si­den­te de Avia­tur, por su­pues­to en­tre có­mo­dos ca­ta­ma­ra­nes, ho­te­les cin­co es­tre­llas, y re­fu­gios del jet set eu­ro­peo. En va­rias oca­sio­nes ha si­do hués­ped de la ca­de­na Aman Re­sorts, la más ex­clu­si­va del pla­ne­ta, se­gún los crí­ti­cos de pe­rió­di­cos co­mo El País, de Es­pa­ña. Las ha­bi­ta­cio­nes son sui­tes con pis­ci­na y los tu­ris­tas cuen­tan con guías per­so­na­li­za­das en los si­tios de in­te­rés. “Es el san­to

grial de los ho­te­le­ros”, pu­bli­có el pres­ti­gio­so dia­rio ibé­ri­co.

El hotel que Jean Clau­de Bessudo re­co­mien­da a ojos ce­rra­dos se en­cuen­tra le­jos del mun­da­nal rui­do. Se lla­ma Pe­ter Is­land y es­tá en­cla­va­do en las are­nas blan­cas de las Is­las Vír­ge­nes Bri­tá­ni­cas. “El le­ma del com­ple­jo tu­rís­ti­co es ‘aquí no su­ce­de na­da’, tra­du­ci­do al buen co­lom­biano es “aquí no pa­sa un cu­lo”, di­jo el des­par­pa­ja­do em­pre­sa­rio. Pre­ci­sa­men­te es­te con­cep­to en el que pri­ma la tran­qui­li­dad y so­fis­ti­ca­ción ins­pi­ró el Hotel Las Is­las de Avia­tur, en Ba­rú, que ope­ra­rá ha­cia fi­na­les de es­te año.

Por más que re­co­rra el mun­do, Bessudo siem­pre re­gre­sa­rá a es­ta par­te de la cos­ta Atlán­ti­ca. Ha­ce po­co to­mó un ca­ta­ma­rán con pa­ra­das lar­gas y con­tem­pla­ti­vas en San Ber­nar­do, Isla Fuer­te, Tor­tu­gui­lla, Tur­bo, y Ca­pur­ga­ná, en Co­lom­bia. Tam­bién es­tu­vo en Puer­to Obal­día y San Blas, en la pla­ta­for­ma ma­ri­na de Pa­na­má. “Es­tos des­ti­nos don­de hay un li­bro, mú­si­ca ba­rro­ca y ami­gos se con­vier­ten en via­jes in­ter­nos. No ne­ce­si­to del yoga pa­ra te­ner la men­te en blan­co y estar en paz”, di­jo el in­ver­sio­nis­ta fran­co-co­lom­biano. En sus aven­tu­ras por el mun­do no to­ma ca­si fo­tos. Pre­fie­re las imá­ge­nes que

me­mo­ria.• ate­so­ra en la

“He te­ni­do el pri­vi­le­gio de ir por to­do el mun­do. Me fal­ta co­no­cer las is­las de­sér­ti­cas de Francia cer­ca de Su­dá­fri­ca”, ase­gu­ró.

Ana Mi­le­na Mu­ñoz de Ga­vi­ria ha si­do com­pa­ñe­ra de via­jes en paí­ses co­mo Bir­ma­nia y Mé­xi­co. En Isla de Pascua, con su nieto Sua­ni Le­fe­vre, el hi­jo de San­dra Bessudo.

En la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar de China, don­de pro­bó con des­agra­do al­gu­nos pla­tos co­mo agua­ma­las fri­tas.

Los es­po­sos Da­nie­lle y Jean Clau­de Bessudo co­lec­cio­nan los tra­jes tí­pi­cos de los paí­ses que vi­si­tan.

En Nue­va Gui­nea, él y su es­po­sa Da­nie­lle co­no­cie­ron una de las po­cas tri­bus ca­ní­ba­les que que­dan en la tie­rra.

No sue­le vi­si­tar paí­ses en con­flic­to, pe­ro lo ha he­cho con Si­ria y Lí­bano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.