LOS DU­QUES DE CAM­BRID­GE HECHIZARON A EU­RO­PA.

Enar­de­ci­das mul­ti­tu­des acla­ma­ron a los fu­tu­ros re­yes de In­gla­te­rra a su pa­so por Po­lo­nia y Ale­ma­nia, a don­de lle­ga­ron acom­pa­ña­dos por sus hi­jos, Geor­ge y Char­lot­te, prín­ci­pes de Cam­brid­ge.

Jet-Set - - CONTENIDO -

Los fu­tu­ros re­yes de In­gla­te­rra fue­ron aclamados a su pa­so por Po­lo­nia y Ale­ma­nia, a don­de lle­ga­ron acom­pa­ña­dos por sus hi­jos, Geor­ge y Char­lot­te.

De­fi­ni­ti­va­men­te,

a los du­ques se les vol­váó co­síum­bre lle­var a sus ná­ños a sus via­jes ofi­cia­les fue­ra del Reino Uni­do y ello le aña­de un plus a esías má­sáo­nes que les en­car­ga la reána fsa­bel ff, abue­la de Wá­lláam. Fue no so­lo un fo­gueo pa­ra los du­ques, sino tam­bién pa­ra sus pe­que­ños, en cu­yas es­pal­das re­po­sa­rá al­gún día la pre­ser­va­ción de la mo­nar­quía. Los fu­tu­ros re­yes quie­ren que sus hi­jos se fa­mi­lia­ri­cen des­de ya con los avio­nes, los sa­lu­dos y to­da la pa­ra­fer­na­lia in­he­ren­te a su ran­go, pe­ro por mu­cha san­gre real que lle­ven, ellos aún ac­túan con­for­me a su edad, se­gún lo in­di­có la vi­si­ble re­nuen­cia de Geor­ge, prín­ci­pe de Cam­brid­ge y ter­ce­ro en la lí­nea de su­ce­sión al trono, a cum­plir con for­ma­li­da­des del pro­to­co­lo. Mal­hu­mo­ra­do co­mo lo sue­len estar mu­chos ni­ños al des­per­tar, el nieto de Dia­na de Ga­les se

res­tre­ga­ba los ojos o se afe­rra­ba a las fal­das de su ma­dre, mien­tras que su padre lo ex­hor­ta­ba a dar­les la mano a los dig­na­ta­rios que los re­ci­bie­ron en Po­lo­nia.

Char­lot­te, en cam­bio, dio mues­tras de ser más so­cia­ble y de me­jor ca­rác­ter, pues se por­tó co­mo una ver­da­de­ra prin­ce­si­ta al ha­cer una ado­ra­ble re­ve­ren­cia, sa­lu­dar a los cu­rio­sos agi­tan­do la mano y re­ci­bir su pri­mer bou­quet DE FLO­RES Co­mo miem­bro de la ca­sa real.

La pre­sen­cia de la fa­mi­lia de Cam­brid­ge en las na­cio­nes eu­ro­peas no fue un su­ce­so frí­vo­lo, con­si­de­ró la pren­sa ale­ma­na, sino que hu­bo al­go más que ca­sua­li­dad en el he­cho de que ha­ya

Wi­lliam ha­bló en buen ale­mán y po­la­co du­ran­te la vi­si­ta.

“No, es el ma­qui­lla­je”, le con­tes­tó Ka­te a un ale­mán que la lla­mó “be­lla y per­fec­ta”.

coin­ci­di­do con las po­lé­mi­cas con­ver­sa­cio­nes acer­ca del Bre­xit o el re­ti­ro de las is­las bri­tá­ni­cas de la Unión Eu­ro­pea. “Ellos sa­ben me­jor que na­die que su ima­gen en to­do el con­ti­nen­te no es la me­jor en es­te mo­men­to. ¿Qué pue­des ha­cer en es­ta si­tua­ción pa­ra in­di­car­les a tus ve­ci­nos que Gran Bre­ta­ña es una na­ción es­ta­ble? Pues les man­das a la reale­za”, se­ña­ló el pe­rió­di­co Süd­deuts­che Zei­tung, el cual lla­mó a los Cam­brid­ge “el ar­ma se­cre­ta de su ma­jes­tad”, mien­tras que el si­tio web Spie­gel On­li­ne ca­li­fi­có el tour co­mo un “ata­que de en­can­to”. Por su par­te, el dia­rio Die Welt pun­tua­li­zó que la gi­ra fue una es­pe­cie de “mi­sión res­ca­te”, un año des­pués del re­fe­ren­do del Bre­xit. “Wi­lliam y Ka­te es­tán en Ale­ma­nia pa­ra ali­ge­rar el

hu­mor”, se­ña­ló el ro­ta­ti­vo, en alu­sión a lo di­fí­cil que es­tá sien­do es­te pro­ce­so.

Y bue­na on­da fue lo que de­rro­cha­ron el prín­ci­pe Wi­lliam y su es­po­sa en los cin­co días del re­co­rri­do. Ama­sa­ron pret­zels, co­mie­ron los tí­pi­cos pe­rros ca­lien­tes de Ham­bur­go, pro­ba­ron li­co­res con ho­jue­las de oro co­mo el Gold­was­ser de Gdansk, di­ri­gie­ron una or­ques­ta, na­ve­ga­ron por el El­ba y com­pi­tie­ron en una re­ga­ta. Pe­ro tam­bién es­tu­vie­ron a la al­tu­ra de su mi­sión di­plo­má­ti­ca en sus en­cuen­tros con los pre­si­den­tes de Po­lo­nia y Ale­ma­nia y con la can­ci­ller de es­te úl­ti­mo país, An­ge­la Mer­kel, la mu­jer más po­de­ro­sa del mun­do. Con ellos ha­bla­ron de las his­tó­ri­cas re­la­cio­nes que unen a sus na­cio­nes con Gran Bre­ta­ña y de su la­bor so­cial, en­tre otros asun­tos.

Pe­ro si en al­go se no­tó que la be­lle­za, ju­ven­tud y ele­gan­cia de la pareja fue co­mo un bál­sa­mo en me­dio de un ca­pí­tu­lo tan ten­so, fue en la ac­ti­tud de la gen­te que se vol­có por mi­les a las ca­lles a aplau­dir­los. Am­bas na­cio­nes tie­nen un pa­sa­do mo­nár­qui­co y la nos­tal­gia por esas épo­cas se per­ci­bió en mo­men­tos tan elec­tri­zan­tes co­mo el pa­so de los du­ques por el mer­ca­do del puer­to de Gdansk, a ori­llas del Bál­ti­co, co­no­ci­da co­mo la ciu­dad real de Po­lo­nia, cu­yos al­bo­ro­za­dos ha­bi­tan­tes los re­ci­bie­ron con ban­de­ri­nes de la rei­na Isa­bel y las no­tas en vi­vo de una pie­za dig­na del

El nue­vo cor­te de pe­lo de la du­que­sa fue bau­ti­za­do co­mo Kob, es de­cir, un es­ti­lo bob pe­ro a lo Ka­te.

li­na­je real de Wi­lliam: los Him­nos de Co­ro­na­ción que Han­del com­pu­so pa­ra la un­ción de los mo­nar­cas in­gle­ses en 1727, que dicen: “And all the peo­ple re­joi­ced and said: God sa­ve the king! Long li­ve the king!”. (Y que to­do el pue­blo se re­go­ci­je

rey!).• y di­ga: ¡Dios sal­ve al rey! ¡Lar­ga vi­da al

“¿Qué pue­des ha­cer pa­ra in­di­car­les a tus ve­ci­nos que Gran Bre­ta­ña es una na­ción es­ta­ble? Pues les man­das a la reale­za”, di­jo el Süd­deuts­che Zei­tung.

“Ay no, pa­pi, qué pe­re­za”. Geor­ge, quien cum­plió 4 años, es­tu­vo re­nuen­te al pro­to­co­lo, pe­ro sus pa­dres quie­ren que se va­ya re­la­cio­nan­do con su rol co­mo futuro rey de la mo­nar­quía más pres­ti­gio­sa del mun­do.

En cam­bio, Char­lot­te fue to­do sim­pa­tía y es­ta­ba en­can­ta­da con el aro­ma del pri­me­ro de los mu­chos bou­quets que re­ci­bi­rá co­mo prin­ce­sa de Cam­brid­ge.

Geor­ge, prín­ci­pe de Cam­brid­ge, es­ta­ba un po­co som­no­lien­to y de mal hu­mor al co­mien­zo de la vi­si­ta a Ale­ma­nia.

En ho­nor del país an­fi­trión, Ka­te se vis­tió de azu­les que evo­can el aciano, la flor na­cio­nal de Ale­ma­nia. Ba­jo el abri­go de Cat­he­ri­ne Wal­ker & Co. lle­va­ba un vestido de la po­la­ca Go­sia Baczyns­ka.

En el gar­den party por el cum­plea­ños de la rei­na Isa­bel, en el par­que La­zien­ki, en Var­so­via, Ka­te lu­ció un mo­de­lo de cu­rio­sos plie­gues con re­cor­tes de Go­sia Baczyns­ka, la “za­ri­na de la mo­da po­la­ca”.

Da da dada... Su al­te­za real di­ri­gió a la Sin­fó­ni­ca de Ham­bur­go en las no­tas ini­cia­les de la Quin­ta Sinfonía de Beethoven, en una fun­ción di­dác­ti­ca pa­ra ni­ños en la sa­la Elbp­hil­har­mo­nie.

Los du­ques se to­ma­ron la obli­ga­da fo­to en la Puerta de Bran­den­bur­go, sím­bo­lo de la reuni­fi­ca­ción de Ale­ma­nia, en Berlín.

La pren­sa ale­ma­na lla­mó a Ka­te “la nue­va Lady Di”, en evo­ca­ción de su fa­lle­ci­da sue­gra, por ges­tos co­mo es­te con los ni­ños.

Tam­bién to­có sus fi­bras la me­mo­ria de los caí­dos en las pro­tes­tas de 1970, an­te cu­yo mo­nu­men­to en Gdansk de­po­si­ta­ron ro­sas con los co­lo­res de la ban­de­ra po­la­ca.

“Aplas­tan­te”. Así ca­li­fi­ca­ron la vi­si­ta al cam­po de con­cen­tra­ción na­zi de Stutt­hof, don­de oye­ron los tris­tes re­la­tos de los so­bre­vi­vien­tes Zi­gi Ship­per y Man­fred Gold­berg.

“Te­ne­mos que te­ner más be­bés”, bro­meó Ka­te con Wi­lliam, quien fas­ci­nó a los po­la­cos por­que les ha­bló en su idio­ma.

Más de 2.500 per­so­nas re­ci­bie­ron con al­bo­ro­zo a los prín­ci­pes en la Pa­ri­ser Platz de Berlín, que bor­dea la Puerta de Bran­den­bur­go.

Cat­he­ri­ne re­vi­vió sus días de re­ga­tis­ta en la Uni­ver­sity of St. An­drews al par­ti­ci­par en una com­pe­ten­cia en el río Nec­kar, en Hei­del­berg.

“¡Qué lin­da es!”, pa­re­ce de­cir la can­ci­ller ale­ma­na An­ge­la Mer­kel. Los prín­ci­pes fue­ron a Berlín pa­ra sua­vi­zar la ten­sión por el Bre­xit.

La du­que­sa de­rro­chó car­ca­ja­das

en el gar­den party en la ca­sa del em­ba­ja­dor bri­tá­ni­co en Berlín. Lle­va­ba un ma­xi­ves­ti­do de Ale­xan­der Mcqueen, de 1.600 dó­la­res.

“Su real fres­cu­ra”. Ka­te se pu­so una ca­mi­se­ta de Hu­go Boss y te­nis de Su­per­ga pa­ra pa­sear por el mer­ca­do de Hei­del­berg.

¿La cri­sis por el Bre­xit? ¿La sa­lud del abue­lo Fe­li­pe? ¿Los 20 años de la muer­te de su ma­dre Dia­na? Al­go en­som­bre­ció al du­que Wi­lliam en cier­tos mo­men­tos del pe­ri­plo.

“Auf Wie­der­sehen! (¡has­ta la pró­xi­ma!)”. La vi­si­ta a Ale­ma­nia le re­cor­dó a Wi­lliam que su fa­mi­lia pro­vie­ne de allí y que cam­bió su ape­lli­do Sach­sen-co­burg und Got­ha por Wind­sor en 1917 pa­ra con­tra­rres­tar el sen­ti­mien­to an­ti­ger­mano en la Gran Gue­rra.

Char­lot­te ya sa­lu­da co­mo una prin­ce­si­ta, co­mo se vio en el ae­ro­puer­to de Ham­bur­go al par­tir a Lon­dres. Su ma­dre iba ves­ti­da por Emi­lia Wicks­tead.

In­ten­ta­ron ama­sar los tra­di­cio­na­les pret­zels de Hei­del­berg, ciu­dad her­ma­na de Cam­brid­ge, que da nom­bre a su du­ca­do.

Un ai­re cir­cuns­pec­to los in­va­dió en Berlín al re­co­rrer el Mo­nu­men­to al ho­lo­caus­to ju­dío.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.