MA­TA­DOR. SU NUE­VA FAE­NA LI­TE­RA­RIA.

El me­jor ca­ri­ca­tu­ris­ta de Co­lom­bia aca­ba de edi­tar su cuarto li­bro. Es­te mun­do lo­co es una re­co­pi­la­ción que pone de nue­vo en el rue­do na­cio­nal a los políticos que dia­ria­men­te ca­po­tean sus in­te­li­gen­tes em­bes­ti­das en El Tiem­po.

Jet-Set - - CONTENIDO -

El ca­ri­ca­tu­ris­ta aca­ba de edi­tar su li­bro, Es­te mun­do lo­co, una re­co­pi­la­ción de su tra­ba­jo en El Tiem­po en los úl­ti­mos dos años.

Por la plu­ma afi­la­da

de Ma­ta­dor han pa­sa­do los más po­lé­mi­cos políticos de Co­lom­bia. Ju­lio Cé­sar Gon­zá­lez pu­bli­có su pri­me­ra ca­ri­ca­tu­ra en 1984 en el pe­rió­di­co de hu­mor El fue­te,y des­de en­ton­ces ha re­gis­tra­do los gran­des acon­te­ci­mien­tos na­cio­na­les con sus ‘ma­ta­chos’, co­mo él los lla­ma. En su ca­sa en Pe-

reira re­po­san más de 40 to­mos de di­bu­jos ori­gi­na­les que su es­po­sa le or­ga­ni­za des­de que em­pe­zó en El dia­rio del Otún, lue­go en La Tar­de, en Soho y en El Tiem­po, don­de es­tá a pun­to de cum­plir 15 años gra­cias a su men­tor Da­niel Sam­per Pi­zano, quien lo de­fi­ne co­mo el más ta­len­to­so hu­mo­ris­ta grá­fi­co de Co­lom­bia. A su per­so­na­li­dad sar­cás­ti­ca e in­te­li­gen­te, no le ca­ben ni el or­den ni la pa­cien­cia. Por eso cuan­do Intermedio Edi­to­res le pro- pu­so pu­bli­car su cuarto li­bro Es­te mun­do lo­co le asig­na­ron un ex­per­to pa­ra que eli­gie­ra en­tre las más de 1.000 ca­ri­ca­tu­ras po­lí­ti­cas que ha pu­bli­ca­do en los úl­ti­mos dos años en El Tiem­po. El apli­ca­do alumno de Osuna, Ren­dón y Fon­ta­na­rro­sa, re­co­no­ce que su ali­men­to pre­fe­ri­do es la papaya que le dan los políticos y que su prin­ci­pal pro­vee­dor ha si­do Ál­va­ro Uri­be Vé­lez. “Los ca­ri­ca­tu­ris­tas le sa­ca­mos ju­go al pre­si­den­te de turno, pe­ro Uri­be no se ha que­ri­do ir. Siem­pre ha es­ta­do gra­vi­tan­do en el po­der pa­ra man­te­ner­se vi­gen­te. El me­jor ejem­plo de no jo­der y de­jar go­ber­nar a los otros es el de Be­li­sa­rio Be­tan­cur”.

En es­te nue­vo li­bro es­tán los per­so­na­jes más re­pre­sen­ta­ti­vos, in­tere­san­tes y es­can­da­lo­sos: el pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos con su in­se­pa­ra­ble ‘pa­lo­mi­ta’, y el cas­co que Ma­ta­dor no le qui­ta des­de que acom­pa­ñó a las tro­pas del Ejér­ci­to a una

“Los políticos son muy des­ca­ra­dos. Cuan­do me los en­cuen­tro me pi­den que les fir­me el ma­ma­rra­cho don­de los cri­ti­qué”.

ope­ra­ción con­tra la mi­ne­ría ile­gal en Cho­có. Tam­po­co fal­tan An­drés Pas­tra­na, ja­du­ro, Ti­mo­chen­ko y Gus­ta­vo Pe­tro, con su sin­gu­lar ci­ca­triz en la ca­be­za. En sus pá­gi­nas tam­bién les da vi­tri­na a Do­nald Trump, Enrique Pe­ña­lo­sa y Ós­car Iván Zu­lua­ga, a quien él de­fi­ne co­mo el per­so­na­je más pa­re­ci­do a un mu­ñe­co de ven­trí­lo­cuo: “Ese se­ñor es muy feo”, di­ce ja­ta­dor, muer­to de la ri­sa.

ja­ta­dor, quien fue se­lec­cio­na­do por la re­vis­ta Peo­ple co­mo uno de los ca­ri­ca­tu­ris­tas más gua­pos del mun­do, se to­ma la vi­da con hu­mor. “Es la úl­ti­ma trin­che­ra que nos que­da an­te es­ta arre­me­ti­da in­fa­me. El ex­tre­mis­ta no gus­ta del hu­mor, no lo en­tien­de”, co­men­ta. Pe­ro al mis­mo tiem­po re­co­no­ce que no es una mon­ja de la ca­ri­dad, así al­gu­nos de sus ami­gos le di­gan que di­bu­ja a Uri­be con cier­ta ter­nu­ra, “y yo cree­ría que sí, por­que na­die es to­tal­men­te ma­lo”... Ni si­quie­ra él mis­mo, que re­cuer­da que ha­ce exac­ta­men­te dos años lo tra­ta­ron de pa­rri­ci­da cuan­do apo­yó a su padre, Ovi­dio Gon­zá­lez, pa­ra que le per­mi­tie­ran mo­rir dig­na­men­te con la eu­ta­na­sia.

La ofen­sa más gran­de que ha re­ci­bi­do es la de pa­rri­ci­da, cuan­do pro­mo­vió la eu­ta­na­sia pa­ra su padre en­fer­mo de cán­cer. “sim­ple­men­te si­len­cié a los trolls en mis re­des so­cia­les y lo hi­ce por sa­lud men­tal”.

El ca­ri­ca­tu­ris­ta, que le pone su do­sis ácida a la reali­dad na­cio­nal to­dos los días en El Tiem­po, vi­ve en Pe­rei­ra: “Una es­pe­cie de ba­ti­cue­va don­de na­die me co­no­ce”.

Es­te mun­do lo­co es su cuarto li­bro des­pués de Hu­mor Ma­ta­dor, Soho - Políticos al des­nu­do y Ma­tan­do el tiem­po.

La amis­tad de Uri­be y Pas­tra­na es re­gis­tra­da en sus ca­ri­ca­tu­ras des­de su en­cuen­tro con Do­nald Trump en Mar-a-la­go, el pa­raí­so del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos en Palm Beach.

Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas del Ál­va­ro Uri­be de Ma­ta­dor son sus za­pa­tos crocs. “Mu­chos me dicen que lo di­bu­jo muy tierno y de­be ser cier­to”.

Na­die se sal­va de sus re­fern­cias es­ca­to­ló­gi­cas. “Es­ta­mos en una so­cie­dad en la que no se pue­den ha­cer chis­tes de mal gus­to”, bro­mea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.