LU­CHO GAR­ZÓN TEN­DRÁ PRO­GRA­MA EN TE­LE­VI­SIÓN.

El exal­cal­de de Bogotá se­rá una de las es­tre­llas del Ca­nal Uno, que se lan­za­rá al ai­re den­tro de po­cos días. Él se­rá el mo­de­ra­dor de un in­for­ma­ti­vo que abor­da­rá con se­rie­dad y hu­mor te­mas de ac­tua­li­dad y otros más ba­na­les co­mo los ce­los.

Jet-Set - - CONTENIDO -

El exal­cal­de de Bogotá se­rá el mo­de­ra­dor de un in­for­ma­ti­vo en el nue­vo Ca­nal Uno, que se lan­za­rá en po­cos días.

Ver a Lu­cho Gar­zón bai­lan­do reguetón en las re­des so­cia­les es tan cu­rio­so co­mo di­ver­ti­do. Su pau­sa­do mo­vi­mien­to de ca­de­ras ocu­rrió du­ran­te una se­sión de fo­tos pa­ra el lan­za­mien­to del Ca­nal Uno, del que es una de sus fi­gu­ras.

El exal­cal­de de Bogotá mo­de­ra­rá un in­for­ma­ti­vo en di­rec­to que ten­drá des­de te­mas políticos a otros más ba­na­les co­mo qué es lo pri­me­ro que les mi­ran los hom­bres a las mu­je­res. La pro­pues­ta de estar en te­le­vi­sión se la hi­zo ha­ce unos días Ya­mid Amat, quien tie­ne un ojo clí­ni­co pa­ra des­cu­brir ta­len­tos. “Es­toy muy ator­to­la­do. Yo es­ta­ba acos­tum­bra­do a ser en­tre­vis­ta­do pe­ro no a en­tre­vis­tar. Es­ta es una ac­ti­vi­dad pú­bli­ca don­de, apar­te de no pa­re­cer arro­gan­te ni sa­be­lo­to­do, tam­po­co pue­do ser Lu­cho, el pre­gun­tón”.

In­sis­te que no es un pre­sen­ta­dor y que Ya­mid lo es­co­gió pa­ra que, con su na­tu­ra­li­dad, fue­ra él mis­mo an­te los te­le­vi­den­tes. Tie­ne cla­ro que no va a ser ese per­so­na­je en­cor­ba­ta­do que lee un te­le­pron­ter, por­que ade­más no lo sa­be ha­cer, sino un ciu­da­dano co­mún y co­rrien­te que re­fle­xio­na so­bre lo que les in­quie­ta a to­dos. “Quie­ro estar bien in­for­ma­do pe­ro tam­po­co ti­rár­me­las del pro­fe­sor Bus­ti­llo, quie­ro pre­gun­tar sin ser can­són y no quie­ro ser el in­qui­si­dor ma­yor, por­que ya hay mu­chos de esos en Co­lom­bia”, le di­jo a Jet-set.

Lu­cho aún no tie­ne cla­ro el ho­ra­rio ni el nom­bre del pro­gra­ma que con­du­ci­rá, o a lo me­jor se lo re­ser­va pa­ra que la com­pe­ten­cia no le co­ja ven­ta­ja, aun­que se ha di­cho que se­rá en la fran­ja de la ma­ña­na. In­sis­te en que

“Quie­ro pre­gun­tar sin ser can­són o in­qui­si­dor, por­que ya de esos hay mu­chos en Co­lom­bia”.

es­tán pre­pa­ran­do un in­for­ma­ti­vo di­fe­ren­te a los que hay en la pa­rri­lla de te­le­vi­sión, so­bre to­do por­que ellos no en­tra­rán en el mar­co de las con­fron­ta­cio­nes. “Mi len­gua­je y mi ac­ti­tud no co­rres­pon­de al de al­guien que es­ti­mu­la la agre­si­vi­dad pa­ra ha­cer­se no­tar”. Al con­tra­rio, en es­te es­pa­cio quiere re­sal­tar los even­tos po­si­ti­vos que pa­san en Co­lom­bia. “No es Juan Ma­nuel San­tos en el País de las Ma­ra­vi­llas pe­ro tam­po­co Uri­be en el Apo­caly­pse Now”.

Es­ta no es su pri­me­ra ex­pe­rien­cia en me­dios de co­mu­ni­ca­ción pues ya ha­bía tra­ba­ja­do an­tes con Vicky Dá­vi­la en La F.M. y te­nía un pro­gra­ma de en­tre­vis­tas en NTN24. Do­mi­na las cá­ma­ras, las fra­ses que suel­ta siem­pre tie­nen un an­zue­lo pa­ra lle­var­se un ti­tu­lar, es efec­tis­ta y es­pon­tá­neo, lo que lo ale­ja de la ima­gen del tí­pi­co po­lí­ti­co. Pe­ro por en­ci­ma de to­do, es­tá la ca­pa­ci­dad pa­ra con­ver­tir su sen­ti­do del hu­mor en un sím­bo­lo de irre­ve­ren­cia con­tra los po­de­res. “Uno en Co­lom­bia tie­ne que ser di­ver­ti­do sin caer en una co­sa can­tin­fles­ca. Yo con­fío mu­cho en el hu­mor ca­cha­co que tie­ne iro­nía, sar­cas­mo, do­ble sen­ti­do y re­pen­tis­mo, al­go de eso ten­go”.

Bro­mea con que cuan­do le di­je­ron que iban a bai­lar Mi gen­te, pen­só que era una can­ción de Héc­tor La­voe y que iba a po­der “chi­ca­near” con su ta­len­to pa­ra ti­rar pa­so co­mo los gran­des sal­se­ros. Pe­ro em­pe­zó a so­nar la mú­si­ca de J Bal­vin y al ver en el vi­deo to­das las fi­gu­ras que ha­cían que­dó pa­ra­li­za­do. “Yo ha­go por tres mu­je­res de las que apa­re­cen ahí en tér­mi­nos de cin­tu­ra, en­ton­ces lo úni­co que me que­da­ba por mo­ver era el cue­llo. Pe­ro por lo me­nos hi­ce el es­fuer­zo y a la gen­te le que­dó cla­ro que no soy un pro­mo­tor del reguetón”.

Lu­cho di­ce que hay que sos­pe­char de un go­ber­nan­te que no se ría, que no ten­ga sen­ti­do del hu­mor y que no bai­le. Es me­ló­mano y le gus­ta to­do ti­po de mú­si­ca, oye des­de los Vis­con­ti has­ta Guet­ta. “En un mo­men­to de mi vi­da en el que es­ta­ba muy gol­pea­do emo­cio­nal­men­te me de­di­qué a gra­bar 35.000 can­cio­nes, de dé­ca­da por dé­ca­da, eso no lo tie­ne ni itu­nes ni Spo­tify”.

Le gus­ta man­te­ner­se in­for­ma­do de to­dos los te­mas, des­de los más tras­cen­den­ta­les has­ta los más “chis­mo­sos”. Su ma­má fue em­plea­da do­més­ti­ca en la ca­sa de un ale­mán y él lo obli­ga­ba a leer y a te­ner un am­plio ba­ga­je cul­tu­ral.

Aun­que sa­be que el ra­ting es im­por­tan­te no quiere vi­vir pen­dien­te de él por­que le qui­ta au­ten­ti­ci­dad. Tam­bién acla­ra que su afán no va a ser la pe­lea por la chi­va. “Es­toy en el plan de estar tran­qui­lo, no voy a com­pe­tir ni ser je­fe de na­die. He apren­di­do a ser uno, dos, vi­gé­si­mo y tri­gé­si­mo. Uno tie­ne que sa­ber cuán­do es Nai­ro, pe­ro tam­bién hay mo­men­tos en los que hay que reivin­di­car a Urán o sa­ber que hay un se­ñor Ata­pu­ma, que ja­la y, aun­que no lo re­co­noz­can en el po­dio, es fun­da­men­tal”, co­men­ta.

Su pri­mer em­pleo fue co­mo cad­die del Country Club y ter­mi­nó sien­do al­cal­de de Bogotá, en re­pre­sen­ta­ción de la iz­quier­da, y mi­nis­tro de Tra­ba­jo y mi­nis­tro con­se­je­ro pa­ra el diá­lo­go so­cial del go­bierno San­tos. Ase­gu­ra que ya no le in­tere­sa estar en la po­lí­ti­ca y que la te­le­vi­sión no se­rá una pla­ta­for­ma pa­ra vi­si­bi­li­zar­se. “Es im­por­tan­te que lle­guen nue­vas ca­ras con pro­pues­tas e ideas re­no­va­das”.

Es va­ni­do­so pe­ro di­ce que no mo­di­fi­ca­rá su look pa­ra estar en te­le­vi­sión. “Me to­ca­ría ha­cer­me la li­po­suc­ción pa­ra ba­jar ba­rri­ga y esa es in­he­ren­te a mi per­so­na­li­dad. Ade­más yo rei­vin­di­co mis ca­nas, por­que ca­da una re­pre­sen­ta una ex­pe­rien­cia bue­na, regular o ma­la, en mi vi­da”. Y se­gu­ra­men­te estar en el Ca­nal Uno le sa­ca­rá unas cuan­tas más.•

“No va­mos a ha­cer un pro­gra­ma can­tin­fles­co pe­ro tam­po­co uno de aná­li­sis la­dri­llu­dos. Nues­tro es­fuer­zo se­rá ba­jar­le las ten­sio­nes a esa ra­bia que tie­ne Co­lom­bia”.

FO­TOS: ©KA­REN SA­LA­MAN­CA /17 • PRO­DUC­CIÓN: CA­RO­LI­NA ÁLVAREZ TAVERA • VES­TUA­RIO: WHITMAN_CO PA­SEO DE LA CA­BRE­RA LO­CAL 15

“Al­go que es­toy re­cu­pe­ran­do en es­ta eta­pa de mi vi­da es vol­ver a ser Lu­cho, por­que cuan­do uno es­tá en po­lí­ti­ca pa­sa a ser el exal­cal­de o el ex­mi­nis­tro. Aho­ra si no sé al­go lo di­go y no tra­to de ge­ne­rar ima­gi­na­rios que no co­rres­pon­den”.

Leo­nar­do Mo­rán, ga­na­dor del reality Mas­te­rchef y Cris­ti­na Hur­ta­do, quien ha­ce po­co re­nun­ció a No­ti­cias RCN. To­da­vía es un mis­te­rio qué ha­rán, aun­que se ru­mo­ra que se­rán los pre­sen­ta­do­res de un con­cur­so.

Isaac Nes­sim re­gre­sa a la te­le­vi­sión des­pués de mu­chos años pa­ra ha­cer equi­po con Ca­ro­li­na So­to y Car­los Marín. Ya­le­na Já­co­me y Má­bel La­ra, quien re­cien­te­men­te sa­lió de No­ti­cias Ca­ra­col, ha­rán par­te del pull de pre­sen­ta­do­ras y le pon­drán el acen­to re­gio­nal al ter­cer ca­nal.

Lu­cho ase­gu­ra que no usa­rá la te­le­vi­sión co­mo una pla­ta­for­ma pa­ra ha­cer po­lí­ti­ca, pues ya no le in­tere­sa tra­ba­jar en ese cam­po. “Es al­go que ya es­tá chu­lea­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.