JA­VIER SÁN­CHEZ SAN­TOS. RE­CLA­MA LA PA­TER­NI­DAD DE JU­LIO IGLE­SIAS.

Jet-Set - - Contenido -

El su­pues­to hi­jo del can­tan­te es­pa­ñol se reali­zó una prue­ba de ADN con los res­tos de sa­li­va que Igle­sias de­jó en ser­vi­lle­tas, va­sos plás­ti­cos y la­tas de re­fres­cos.

Es­te ex­can­tan­te ra­di­có una de­man­da pa­ra re­cla­mar la pa­ter­ni­dad del artista de ha­bla his­pa­na . El país ibé­ri­co es­tá pe­ga­do a es­ta his­to­ria con tin­tes ci­ne­ma­to­grá­fi­cos des­de que se co­no­ció el re­sul­ta­do de una prue­ba de ADN que se hi­zo con los res­tos de sa­li­va que de­jó el artista du­ran­te sus conciertos.

Va­rios me­lo­dra­mas

do­mi­nan el ra­ting de la te­le­vi­sión española, in­clu­yen­do his­to­rias co­mo Vel­vet, Ella es tu pa­dre, Pa­qui­ta Sa­las y Mer­lí. Pe­ro nin­gu­na su­pera la his­to­ria de la vi­da real de Ja­vier Sán­chez San­tos, el su­pues­to hi­jo del can­tan­te Ju­lio Igle­sias. Sán­chez es la ma­te­ria­li­za­ción de los per­so­na­jes de los fo­lle­ti­nes ro­sa que re­cla­man la pa­ter­ni­dad de un mi­llo­na­rio y que sufren por no go­zar de los pri­vi­le­gios de su fa­mi­lia bio­ló­gi­ca.

Ha­ce unos días, el de­man­dan­te de 40 años aten­dió a la pren­sa de su país. Le hu­bie­ra gus­ta­do ha­blar de mú­si­ca, del in­ten­to fa­lli­do que hi­zo pa­ra con­ver­tir­se en can­tan­te y de la re­la­ción con los que con­si­de­ra sus me­dio her­ma­nos más que­ri­dos: En­ri­que, Chá­be­li y Ju­lio Jo­sé Igle­sias. So­lo que Sán­chez San­tos, quien lle­va el ape­lli­do de su pa­dras­tro, de­bió con­cen­trar­se en las ac­cio­nes le­ga­les que to­mó con­tra el in­tér­pre­te de Me ol­vi­dé de vi­vir. “Ten­go una prue­ba de ADN que sa­lió 99,9 por cien­to po­si­ti­va. Él es mi pa­dre”, ase­gu­ró el hom­bre que li­de­ra la ba­ta­lla ju­rí­di­ca des­de Va­len­cia, Es­pa­ña, don­de vi­ve en­tre los po­pu­lo­sos sec­to­res de Ca­ban­yal y Mal­va-ro­sa.

Allí cre­ció, ali­men­tó la po­si­bi­li­dad de co­no­cer al can­tan­te y lue­go les dio un gi­ro a sus as­pi­ra­cio­nes la­bo­ra­les cuan­do abrió una tien­da de pro­duc­tos na­tu­ris­tas. Los ve­ci­nos se han en­car­ga­do de re­cor­dar­le que vi­vió muy le­jos de los pri­vi­le­gios de los hi­jos de Ju­lio Igle­sias con Isa­bel Preys­ler, y los de su se­gun­do ma­tri­mo­nio con Mi­ran­da Rijns­bur­ger. La de­man­da, ra­di­ca­da en el Juz­ga­do De­cano de Va­len­cia,

fue sus­ten­ta­da por el bu­fe­te de abo­ga­dos de Fer­nan­do Osu­na, quien lle­va 450 ca­sos de per­so­nas que re­cla­man la pa­ter­ni­dad res­pon­sa­ble a em­pre­sa­rios de al­to ni­vel y a unos cuan­tos fa­mo­sos.

Los de­fen­so­res de Ja­vier Sán­chez pre­sen­ta­ron una prue­ba de ADN, pa­ra ellos con­clu­yen­te, que re­sul­tó de un ar­duo tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción e in­te­li­gen­cia co­mo ex­traí­do de un ar­gu­men­to ci­ne­ma­to­grá­fi­co. Pa­ra em­pe­zar con­tra­ta­ron a un de­tec­ti­ve pri­va­do que le hi­zo se­gui­mien­to a Ju­lio Igle­sias du­ran­te unos cuatro me­ses en lu­ga­res pú­bli­cos y even­tos que fre­cuen­tó co­mo conciertos, gi­ras, rue­das de pren­sa y pa­seos en fa­mi­lia. El ob­je­ti­vo: ob­te­ner sus­tan­cias or­gá­ni­cas co­mo su­dor y sa­li­va que lue­go su­mi­nis­tra­ron a un la­bo­ra­to­rio au­to­ri­za­do por la jus­ti­cia española. “Re­co­lec­ta­mos 15 ob­je­tos en­tre ser­vi­lle­tas, va­sos plás­ti­cos y la­tas de re­fres­cos que uti­li­zó el artista. Y to­do pa­ra exi­gir an­te un tri­bu­nal es­pa­ñol que se de­cla­re la con­san­gui­ni­dad en­tre mi clien­te e Igle­sias”, di­jo el le­gis­ta Fer­nan­do Osu­na.

Pe­ro el pro­ce­so es lar­go, si­nuo­so y lleno de ju­ga­das le­ga­les que le per­mi­ti­ría al artista un beneficio de ape­la­ción en ca­so de que se mues­tre re­nuen­te fren­te a la so­lu­ción del po­lé­mi­co ca­so. Por ejem­plo, y se­gún el criterio de la jus­ti­cia de Es­pa­ña, los re­sul­ta­dos de la pri­me­ra prue­ba de ADN no son con­tun­den­tes. Igle­sias y el re­cla­man­te ten­drán que rea­li­zar­se una mues­tra de san­gre an­te la pre­sen­cia de los fun­cio­na­rios de un juz­ga­do y de los abo­ga­dos de am­bas par­tes.

La so­li­ci­tud ten­dría un lar­go trá­mi­te bu­ro­crá­ti­co, pre­ci­sa­men­te por­que el artista vi­ve en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Al cie­rre de es­ta edi­ción no ha­bía re­ci­bi­do la no­ti­fi­ca­ción de par­te de las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las y de ese país. “En ca­so de que el de­man­da­do no acu­da al lu­gar es­ta­ble­ci­do pa­ra una mues­tra más pro­fun­da, los jue­ces en­tre­ga­rán un fa­llo a fa­vor de Sán­chez San­tos. Con se­gu­ri­dad los tri­bu­na­les nos da­rán la razón”, afir­mó Osu­na, quien ad­qui­rió no­to­rie­dad al ga­nar­se un ca­so si­mi­lar: la re­cla­ma­ción de Ma­nuel Díaz con­tra el to­re­ro Ma­nuel Be­ní­tez, El Cor­do­bés.

Mien­tras avan­za la tra­mi­to­lo­gía de la jus­ti­cia, Es­pa­ña bus­ca qui­tar­les el ve­lo a los se­cre­tos de la re­la­ción en­tre Ju­lio Igle­sias y Ma­ría Edi­te San­tos, la ma­dre del re­cla­man­te. El in­tér­pre­te de Con la mis­ma pie­dra y la mu­jer de na­cio­na­li­dad por­tu­gue­sa se ha­brían co­no­ci­do en el des­pun­te de los años se­ten­ta, cuan­do ella in­te­gra­ba una com­pa­ñía de bai­le in­gle­sa que re­co­rría los pue­blos más apar­ta­dos de Es­pa­ña, en­tre es­tos Cos­ta Bra­va, don­de al pa­re­cer sur­gió la fu­gaz re­la­ción. El vo­ca­lis­ta, en pa­la­bras de la pren­sa eu­ro­pea, se la ju­ga­ba a Isa­bel Preys­ler, su pri­me­ra es­po­sa.

Ini­cial­men­te, el em­ba­ra­zo fue co­no­ci­do por sus com­pa­ñe­ras de tra­ba­jo que tra­ta­ron de ayu­dar­la an­te las di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas que la ago­bia­ban. Cuan­do es­ta­ba a pun­to de dar a luz, to­das le per­die­ron el ras­tro has­ta que re­apa­re­ció en pro­gra­mas de fa­rán­du­la co­mo Tóm­bo­la, Sal­sa Ro­sa y Dol­ce Vi­ta, don­de tra­tó de des­en­ma­ra­ñar el epi­so­dio más do­lo­ro­so de su vi­da.

So­lo que Ma­ría Edi­te no es­pe­ra­ba que los ata­ques con­tra Igle­sias se de­vol­vie­ran en su con­tra. Se­gún Va­ni­ta­tis, la es­tre­lla de la ba­la­da his­pa­na ar­ti­cu­ló un tra­ba­jo de des­pres­ti­gio con­tra Ma­ría Edi­te, a quien til­da­ron de una opor­tu­nis­ta que bus­ca­ba fa­ma y un beneficio eco­nó­mi­co. En ca­so de que la de­man­da lo fa­vo­rez­ca, Ja­vier en­tra­ría a la lis­ta de he­re­de­ros del can­tan­te. Aún no ha con­fir­ma­do si apro­pia­rá el ape­lli­do Igle­sias.

Si Ju­lio Igle­sias se rehú­sa a prac­ti­car­se una prue­ba de ADN más pro­fun­da, la jus­ti­cia española da­rá por con­ta­do que es el pa­dre de Ja­vier Sán­chez.

Ma­ría Edi­te San­tos lo pro­mo­vió en el mun­do de la mú­si­ca. Por esos días fue in­vi­ta­da a va­rios pro­gra­mas de te­le­vi­sión pa­ra que con­ta­ra los se­cre­tos de su re­la­ción con el in­tér­pre­te es­pa­ñol.

Ju­lio Igle­sias

Ma­ría Edi­te San­tos, la ma­má de Ja­vier, de­man­dó a Ju­lio Igle­sias a prin­ci­pios de los años no­ven­ta, pe­ro no pros­pe­ró an­te una só­li­da ape­la­ción del artista.

La pren­sa española en­con­tró que Ja­vier Sán­chez, quien lle­va el ape­lli­do de su pa­dras­tro, se pa­re­ce fí­si­ca­men­te a su su­pues­to her­mano, el can­tan­te Ju­lio Igle­sias Jú­nior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.