EN CALI. NUEVA TEM­PO­RA­DA DE NAR­COS.

La exi­to­sa se­rie de Net­flix revive las an­dan­zas de los her­ma­nos Gil­ber­to y Mi­guel Rodríguez Ore­jue­la. La nueva tem­po­ra­da, que re­ve­la los se­cre­tos del car­tel de Cali, trae a las pan­ta­llas nue­vos per­so­na­jes que in­clu­yen al ex­pre­si­den­te Sam­per y don­de ac­tua

Jet-Set - - Contenido -

La exi­to­sa se­rie de Net­flix revive las an­dan­zas de los her­ma­nos Gil­ber­to y Mi­guel Rodríguez Ore­jue­la. Trae nue­vos per­so­na­jes co­mo el ex­pre­si­den­te Sam­per y ade­más ac­túa Gi­na Be­ne­det­ti.

Des­de el es­treno

de la íer­ce­ra íem­po­ra­da de Nar­cos, el po­der del ca­ríel de Cali y los so­bor­nos a fun­cio­na­rios y em­plea­dos del go­bierno han esía­do de nue­vo so­bre la me­sa. Las es­ce­nas de la se­rie más exi­to­sa de Net­flix en las que apa­re­cen el ex­pre­si­de­níe Er­ne­sío Sam­per Pi­zano, Fer­nan­do Boíe­ro y Sa­níia­go Me­di­na son íe­ma de con­ver­sa­ción. Pe­ro el iníe­rés no so­lo se ha que­da­do en la pre­gun­ta de qué tan­to de fic­ción y cuán­to de reali­dad qui­so im­pri­mir­le el guio­nis­ta Ch­ris Bran­ca­to a esía íem­po­ra­da. Una de las no­ve­da­des, me­nos es­ca­bro­sa y mu­cho más di­ve­ríi­da es la apa­ri­ción de Gi­na Be­ne­deííi de Sa­níos en el se­gun­do ca­pí­tu­lo. La ele­gan­te es­po­sa de En­ri­que San­tos Cal­de­rón, quien con­fie­sa la emo­ción que le pro­du­ce apa­re­cer en una se­rie que han vis­to más de 3 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res en el mun­do, es la sue­gra de An­di Baiz, el di­re­cíor co­lom­biano y co­pro­du­cíor de Nar­cos casado con su hi­ja Ma­nue­la. “Pri­me­ro hi­ce unas es­ce­nas en Bo­go­tá y otras en Cali, que fue­ron las que que­da­ron en la edi­ción fi­nal. Ha­go el pa­pel de la ami­ga de Lui­sa, una mu­jer a la que le des­apa­re­cie­ron el ma­ri­do”, cuen­ta Gi­na. En me­dio de ri­sas di­ce que no des­car­ta se­guir en la ac­tua­ción y re­cuer­da que ha­bía he­cho sus pi­nos cuan­do le pi-

dió a otro de sus yer­nos, Ma­no­lo Car­do­na, que la de­ja­ra hacer de ex­tra en El car­tel de los sa­pos.

An­di Baiz, que tu­vo a su car­go 12 ca­pí­tu­los de los 30 que has­ta aho­ra lle­va la se­rie, tie­ne su pro­pia his­to­ria. “Cre­cí en Cali en la épo­ca de los her­ma­nos Rodríguez Ore­jue­la. En mi ado­les­cen­cia vi­ví el te­rro­ris­mo y es­tu­dia­ba con los hi­jos de los nar­co­tra­fi­can­tes, quie­nes siem­pre te­nían una pa­tru­lla de la Po­li­cía cus­to­dián­do­los en la puer­ta de mi co­le­gio”, le con­tó an­tes a Jet set. Pa­ra el ca­le­ño el he­cho de que Nar­cos se fil­me en Co­lom­bia sig­ni­fi­ca un gran pa­so, por­que diez años atrás se­gu­ra­men­te las lo­ca­cio­nes hu­bie­ran si­do en Mé­xi­co o Puer­to Ri­co. Ade­más, nun­ca ima­gi­nó que se­ría el fe­nó­meno del ra­ting, pen­sa­ba que el pú­bli­co es­ta­ba har­to de los te­mas de nar­co­trá­fi­co. “Me equi­vo­qué. La se­rie se sien­te fres­ca, di­ná­mi­ca, com­bi­na ma­te­rial de ar­chi­vo y ade­más es­tá he­cha en in­glés y en es­pa­ñol de ma­ne­ra muy or­gá­ni­ca. Por pri­me­ra vez en Es­ta­dos Uni­dos es­tán le­yen­do sub­tí­tu­los”. En ese ma­te­rial de ar­chi­vo del que ha­bla el di­rec­tor, apa­re­cen al­gu­nas imá­ge­nes del en­ton­ces pre­si­den­te de Co­lom­bia, Ernesto Sam­per, quien fue in­ves­ti­ga­do tras las de­nun­cias de la DEA de que su cam­pa­ña ha­bía si­do fi­nan­cia­da por el car­tel. La his­to­ria del lla­ma­do pro­ce­so 8.000 es tra­ta­da en dos ca­pí­tu­los en los que tam­bién apa­re­cen el ex­mi­nis­tro de De­fen­sa Fer­nan­do Botero y el te­so­re­ro de la cam­pa­ña San­tia­go Me­di­na. “Pen­sar que la in­dus­tria del nar­co­trá­fi­co ter­mi­nó con la muer­te de Es­co­bar es in­fan­til”, di­jo Pe­dro Pas­cal, quien in­ter­pre­ta al agen­te de la DEA Ja­vier Pe­ña, en una entrevista pa­ra la agen­cia EFE. El ac­tor chi­leno re­ve­la que su per­so­na­je cuen­ta

“Es­co­bar cons­tru­yó la in­dus­tria, pe­ro el car­tel de Cali per­fec­cio­nó el jue­go”, di­ce una de las pro­mo­cio­nes de la se­rie.

con la ayu­da de Jor­ge Sal­ce­do, el je­fe de se­gu­ri­dad de los her­ma­nos Rodríguez Ore­jue­la.

El nue­vo pro­ta­go­nis­ta, un ex­ca­pi­tán del Ejér­ci­to Nacional per­so­ni­fi­ca­do por Ma­tías Va­re­la, era un ni­ño bien de la so­cie­dad ca­le­ña que se des­ta­có co­mo uno de los me­jo­res en co­mu­ni­ca­cio­nes, ar­mas y ex­plo­si­vos. Pe­ro a co­mien­zos de los años no­ven­ta se cam­bió de ban­do. Al ser con­tra­ta­do por el car­tel se ha­bía pro­me­ti­do que no ma­ta­ría a na­die y que nun­ca ce­de­ría an­te la co­rrup­ción y la bru­ta­li­dad que lo ro­dea­ba. Por eso la no­che en la que le pu­sie­ron una pis­to­la en su mano con una or­den de eje­cu­ción, pre­fi­rió co­la­bo­rar con la DEA.

Es­ta es una de las li­cen­cias fic­ti­cias que se die­ron los li­bre­tis­tas: en la vi­da real Sal­ce­do no le so­pló na­da a Pe­ña, ya que el agen­te ha­bía re­gre­sa­do a Es­ta­dos Uni­dos en oc­tu­bre de NVV4, un año des­pués de la muer­te de Es­co­bar, y no tu­vo na­da que ver con la ca­ce­ría de los je­fes del te­mi­do car­tel. Pa­ra efec­tos de con­ti­nui­dad, los pro­duc­to­res de­ci­die­ron de­jar el per­so­na­je. El guio­nis­ta Ch­ris Bran­ca­to ha ad­ver­ti­do que al ini­cio de la se­rie siem­pre apa­re­ce una le­yen­da en la que se ex­pli­ca que es fic­ción. “En otras pa­la­bras, se­ría im­po­si­ble po­der re­pli­car con to­tal cer­te­za lo que pa­só, por­que eso va­ría de­pen­dien­do de los ojos que lo vie­ron”, di­ce el es­cri­tor que ba­só gran par­te del ar­gu­men­to de es­ta

La cuar­ta tem­po­ra­da de Nar­cos se es­tre­na­rá en sep­tiem­bre de 2018 y ten­drá co­mo pro­ta­go­nis­tas a los nar­cos me­xi­ca­nos de la dé­ca­da de los ochen­ta.

íem­po­ra­da en el li­bro En la bo­ca del lo­bo, del esía­dou­ni­den­se William Rem­pel.

Mu­chos de los es­pe­cía­do­res, so­bre ío­do los co­lom­bia­nos, se han sor­pren­di­do con la re­ve­la­ción de que Hél­mer ‘Pa­cho’ He­rre­ra, uno de los ca­pos de la dro­ga más in­fa­mes, era ho­mo­se­xual. Iníer­preía­do por el ar­ge­níino Al­be­río Am­mann, el íra­fi­can­te He­rre­ra fue ase­si­na­do en la cár­cel de Pal­mi­ra, tal co­mo se mue­sí­ra en la se­rie. Sin em­bar­go, en la vi­da real no mu­rió en los bra­zos de su ama­níe, sino por seis dis­pa­ros cuan­do ju­ga­ba fúí­bol en uno de los paíios.

Ja­vier Cá­ma­ra, quien en­car­na a Gui­ller­mo Pa­llo­ma­ri, el con­ta­dor ofi­cial de Mi­guel Rodríguez, le con­tó a su com­pa­trio­ta Ia­go Fer­nán­dez del dia­rio El País que el ca­ríel de Cali ma­ne­ja­ba 15 o 20 ve­ces más di­ne­ro que el de Me­de­llín. “Es­te hom­bre se in­ven­tó un sis­te­ma fi­nan­cie­ro con con­ta­bi­li­da­des ocul­tas y ci­fras y nom­bres de las per­so­nas pa­ga­das, en­tre las que fi­gu­ra­ban po­li­cías y po­lí­ti­cos”.

Pa­ra An­di Baiz la se­rie ha­ce una re­fle­xión so­bre la gue­rra con­tra las dro­gas, que pa­ra él ha si­do inú­til. “Uno cor­ta la ca­be­za de la cu­le­bra y cre­cen tres más. La de­man­da nun­ca ha pa­ra­do, los cul­ti­vos si­guen cre­cien­do en el mun­do y ha de­ja­do mi­les de muer­tos”, di­ce. El di­rec­tor ase­gu­ra que Nar­cos es una fran­qui­cia que puede íer­mi­nar en Ru­sia con sus nar­coí­ra-fi­can­tes. Co­mo tie­ne el in­gre­dien­te im­por­tan­te de la DEA, eso lo ha­ce más am­plio. Por aho­ra se sa­be que la cua­ría íem­po­ra­da na­rra­rá las an­dan­zas de los ca­pos me­xi­ca­nos de la dé­ca­da

oche­nía.• de los

Jor­ge Sal­ce­do es in­ter­pre­ta­do por el ac­tor sue­co Ma­tías Va­re­la. El ex­je­fe de se­gu­ri­dad de los her­ma­nos Rodríguez Ore­jue­la lle­va 22 años en el pro­gra­ma de pro­tec­ción de tes­ti­gos en Es­ta­dos Uni­dos y tra­ba­ja co­mo in­ge­nie­ro con otra iden­ti­dad.

A Gil­ber­to Rodríguez Ore­jue­la, alias el ‘Aje­dre­cis­ta’, le da vi­da el me­xi­cano Da­mián Al­cá­zar, quien ya ha­bía tra­ba­ja­do con An­di Baiz en su pe­lí­cu­la Sa­ta­nás. Mi­guel Rodríguez Ore­jue­la es­tá en la piel del ve­ne­zo­lano Fran­cis­co De­nis, quien vi­ve en Co­lom­bia des­de ha­ce dos años, des­de que em­pe­zó la se­rie. “En un li­bro, un pe­rio­dis­ta lo des­cri­be ob­se­sio­na­do con la lim­pie­za, yo le pu­se una ob­se­sión por el or­den”, cuen­ta. En la reali­dad En la se­rie En la reali­dad En la se­rie

Gi­na Be­ne­det­ti de San­tos, sue­gra de An­di Baiz, apa­re­ce en una de las es­ce­nas del se­gun­do ca­pí­tu­lo. “Fue un rol muy cor­to, pe­ro la ex­pe­rien­cia es ma­ra­vi­llo­sa. No soy ac­triz y res­pe­to mu­cho a los ar­tis­tas que tra­ba­jan lar­gas ho­ras con pro­fe­sio­na­lis­mo y pa­cien­cia”, le di­jo a Jet set.

Pe­dro Pas­cal re­gre­sa en es­ta tem­po­ra­da co­mo el agen­te de la DEA Ja­vier Pe­ña. El chi­leno es­tu­vo en con­tac­to con el agen­te re­ti­ra­do, quien par­ti­ci­pó de la se­rie co­mo con­sul­tor.

En la reali­dad En la se­rie En la reali­dad En la se­rie

San­tia­go Me­di­na, el te­so­re­ro de la cam­pa­ña ‘Sam­per Pre­si­den­te’ con­de­na­do a 64 me­ses de cár­cel en 1996, apa­re­ce en unas po­cas es­ce­nas in­ter­pre­ta­do por Gus­ta­vo Án­gel.

El ex­pre­si­den­te Ernesto Sam­per fue per­so­ni­fi­ca­do por el fran­cés Tris­tán Ulloa, re­cor­da­do en Co­lom­bia por la pe­lí­cu­la Lu­cía y el se­xo que co­pro­ta­go­ni­zó con Paz Ve­ga.

El ex­mi­nis­tro de De­fen­sa Fer­nan­do Botero, quien en 2007 acu­só a Ernesto Sam­per Pi­zano de ha­ber­le pe­di­do que re­ci­bie­ra los apor­tes del car­tel de Cali pa­ra fi­nan­ciar la cam­pa­ña, es in­ter­pre­ta­do por el co­lom­biano Luis Me­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.