CLEMENCIA VAR­GAS. VI­VE BAILANDO.

La hi­ja del can­di­da­to pre­si­den­cial Ger­mán Var­gas Lle­ras, quien bai­ló con los Backs­treet Boys e hi­zo un show en el cumpleaños de la hi­ja de Ma­don­na, aca­ba de inau­gu­rar la Aca­de­mia de Vi­ve Bailando, el pro­yec­to so­cial con el que bus­ca que los jó­ve­nes del pa

Jet-Set - - Contenido -

La hi­ja del can­di­da­to pre­si­den­cial Ger­mán Var­gas Lle­ras inau­gu­ró la Aca­de­mia de Vi­ve Bailando, el pro­yec­to so­cial con el que ha im­pac­ta­do a más de 5.000 jó­ve­nes.

La úni­ca hi­ja

del can­di­da­to pre­si­den­cial Ger­mán Var­gas Lle­ras y bis­nie­ta del pre­si­den­te Car­los Lle­ras Res­tre­po rom­pió con la tra­di­ción po­lí­ti­ca de su fa­mi­lia por­que a ella lo que le gus­ta es bai­lar.

A los 6 años, por ame­na­zas con­tra su fa­mi­lia, se fue a vi­vir a Mia­mi con su ma­má, Bea­triz Uma­ña, y en­tró a la es­cue­la Hip Hop Kids. Des­cu­brió en el bai­le un se­gun­do idio­ma pa­ra co­mu­ni­car­se en una ciu­dad aje­na y su­pe­rar pro­ble­mas emo­cio­na­les. A los 12 ya ha­cía gi­ras con la ban­da de pop Backs­treet Boys y ga­na­ba un suel­do im­pen­sa­ble pa­ra una ado­les­cen­te. Les abrió conciertos a Black Eyed Peas, Des­tiny’s Child y ‘N Sync y bai­ló en el cumpleaños de Lour­des Ma­ría, la hi­ja de Ma­don­na.

Vi­ve so­la des­de los 18 años cuan­do se fue a Bos­ton a es­tu­diar Fi­nan­zas y Economía en Bab­son Co­lle­ge. “Cuan­do me gra­dué mis pa­pás me di­je­ron: ‘ya te pa­ga­mos la edu­ca­ción, aho­ra te to­ca de­fen­der­te so­la’, des­de ese día no re­ci­bo un pe­so de ellos”. Con su di­plo­ma en la mano, re­gre­só a Bo­go­tá y tra­ba­jó du­ran­te tres años en De­loit­te and Tou­che, una mul­ti­na­cio­nal fi­nan­cie­ra, pe­ro se sin­tió as­fi­xia­da en­tre cuatro pa­re­des y re­nun­ció. Cam­bió el sas­tre y la pañoleta por una ca­mi­se­ta y unos te­nis y, con sus aho­rros, creó Vi­ve Bailando, un em­pren­di­mien­to so­cial con el que re­co­rre los ba­rrios de Co­lom­bia con­ta­gian­do a jó­ve­nes des­de los 11 has­ta los 25 años, de to­dos los es­tra­tos so­cia­les, de su rit­mo y bue­na no­ta.

Cuan­do llega a Soa­cha, se vuelve la ‘pro­fe’ es­tric­ta que les en­se­ña a los alum­nos un pa­so de hip hop has­ta que sal­ga per­fec­to. Pe­ro por otro la­do ha­ce las ve­ces de ma­má amo­ro­sa que quie­re que to­dos sus hi­jos adop­ti­vos sal­gan ade­lan­te. “Nues­tra mi­sión no es for­mar bai­la­ri­nes, sino lí­de­res con ca­pa­ci­dad de asu­mir una vi­da res­pon­sa­bles y em­pren­de­do­res. So­mos el se­gun­do país en Amé­ri­ca La­ti­na con la ma­yor can­ti­dad de jó­ve­nes que ni es­tu­dian ni tra­ba­jan y eso de­be cam­biar”, di­ce Clemencia, quien ve en el bai­le una po­de­ro­sa he­rra­mien­ta de trans­for­ma­ción so­cial.

Ha lo­gra­do sal­var a mu­chos de las ca­lles, de las fi­las de las Farc y ale­jar­los de las dro­gas. Eso la lle­na de or­gu­llo y le da ga­nas de con­ti­nuar con la idea de hacer em­pre­sa en Co­lom­bia, que no es sen­ci­llo. Cuan­do se acer­ca la hora de pa­gar la nó­mi­na sien­te un nu­do en el es­tó­ma­go, pe­ro al fi­nal to­do sa­le bien. Se fi­nan­cia con apor­tes de la em­pre­sa pri­va­da y coope­ra­ción internacional. Pa­ra Clemencia es muy im­por­tan­te crear un mo­de­lo de ne­go­cio au­to­sos­te­ni­ble y no te­ner que de­pen­der de las do­na­cio­nes. “Vi­ve Bailando no es una fun­da­ción. En 2016 so­lo el 3 por cien­to vino de do­na­cio­nes, el res­to fue fac­tu­ra­ción por los ta­lle­res de li­de­raz­go o los even­tos que ha­ce­mos. Los mo­de­los fi­lan­tró­pi­cos con­ven­cio­na­les es­tán man­da­dos a re­co­ger”.

Lo que ella quie­re hacer es crear una in­dus­tria crea­ti­va al­re­de­dor del bai­le con una lí­nea

La aca­de­mia de­vi­ve Bailando tie­ne el mé­to­do de 2 x 1 que con­sis­te en que quien pa­ga una cla­se de bai­le ayu­da a fi­nan­ciar a la de otra per­so­na de es­tra­to ba­jo.

de mer­chan­di­sing y en un fu­tu­ro cer­cano abrir una se­de pro­pia. Aca­ba de inau­gu­rar la Aca­de­mia Vi­ve Bailando en alian­za con el Spin­ning Cen­ter de la calle 85 en Bo­go­tá. La idea es que cual­quier per­so­na que quie­ra apren­der a bai­lar pa­gue por sus cla­ses y ayu­de a fi­nan­ciar a quie­nes no tie­nen los re­cur­sos. “Pa­ra cons­truir te­rri­to­rios pa­cí­fi­cos ne­ce­si­ta­mos com­par­tir ex­pe­rien­cias, que los jó­ve­nes de Soa­cha va­yan a Ro­sa­les y vi­ce­ver­sa y bai­len jun­tos en un mis­mo es­ce­na­rio”, di­ce.

Vi­ve a un rit­mo fre­né­ti­co: ma­dru­ga a hacer ejer­ci­cio y es tan per­fec­cio­nis­ta e in­ten­sa co­mo su pa­pá, quien no pa­ra de tra­ba­jar ni cuan­do es­tá en­fer­mo. “La gen­te pien­sa que me la pa­so bailando y qué pe­na pe­ro no es así. Es más, des­de ha­ce muy po­co em­pe­cé a ha­cer­lo de nue­vo, por­que te­ne­mos un nue­vo ge­ren­te. Ella, ade­más de en­se­ñar a bai­lar, re­vi­sa los es­ta­dos fi­nan­cie­ros, le ha­ce se­gui­mien­to a la con­ta­bi­li­dad y li­de­ra los equi­pos crea­ti­vos. Em­pe­zó so­la y aho­ra son más de 45 per­so­nas en el equi­po en el que hay so­ció­lo­gos, an­tro­pó­lo­gos, di­se­ña­do­res y, ob­via­men­te, bai­la­ri­nes. “Ellos ha­cen que es­te em­pren­di­mien­to sea exi­to­so. Me en­can­ta una fra­se que di­ce: ‘Team­work ma­kes the dream work’, cuan­do uno tra­ba­ja en equi­po, tus sue­ños funcionan. Yo no hu­bie­ra lle­ga­do has­ta acá sin el apo­yo de ellos y de mi fa­mi­lia”, ase­gu­ra.

Ella es cons­cien­te de que su ape­lli­do le abre puer­tas, pe­ro no le gus­ta apro­ve­char­se de eso. “Tra­to de dar buen ejem­plo y de no abu­sar de nues­tra po­si­ción. No­so­tros no con­tra­ta­mos con el Es­ta­do”.

Apo­ya a Ger­mán en su as­pi­ra­ción pre­si­den­cial pe­ro no es ami­ga de hacer con­je­tu­ras ni de par­ti­ci­par en po­lí­ti­ca, aun­que se lo han pro­pues­to va­rias ve­ces. Lo de ella, re­pi­te una y otra vez, es el ser­vi­cio so­cial, vis­to des­de los ojos de una jo­ven de 2T años, a la que le preo­cu­pa el país y no quie­re que­dar­se con los bra­zos cru­za­dos. “Los jó­ve­nes te­ne­mos una res­pon­sa­bi­li­dad gran­de de cam­biar es­ta so­cie­dad”. Y ella lo ha­ce bailando con mu­cho rit­mo.

A Clemencia le han pro­pues­to va­rias ve­ces par­ti­ci­par en po­lí­ti­ca pe­ro no le gus­ta.ase­gu­ra que nun­ca se ha apro­ve­cha­do de las in­fluen­cias de su fa­mi­lia y que su pro­yec­to de em­pren­di­mien­to so­cial no tie­ne con­tra­tos con el Es­ta­do.

Los ni­ños de Soa­cha si­guen sus pa­sos de hip hop, que apren­dió en una aca­de­mia en Mia­mi. Vi­ve Bailando ha im­pac­ta­do a más de 5.000 jó­ve­nes en el país. Tie­nen pro­yec­tos en Ba­rran­qui­lla, Car­ta­ge­na, Bue­na­ven­tu­ra, Cali, Soa­cha y Mos­que­ra.

An­tes de crear

Vi­ve Bailando tra­ba­ja­ba en una mul­ti­na­cio­nal en el área de fi­nan­zas y ad­qui­si­cio­nes, pe­ro su pa­sión por la mú­si­ca pu­do más y la hi­zo re­nun­ciar.

Su pa­pá Ger­mán Var­gas Lle­ras siem­pre la ha apo­ya­do en su pa­sión por el bai­le. Aún así cuan­do ella le con­tó que iba a cam­biar su tra­ba­jo en una mul­ti­na­cio­nal por Vi­ve Bailando, se preo­cu­pó por­que no se sa­bía de qué iba a vi­vir.

Una de las co­sas que más le gus­ta de su tra­ba­jo es vi­si­tar a las co­mu­ni­da­des y com­par­tir tiempo con los jó­ve­nes y pa­dres de fa­mi­lia.cuan­do llega a Soa­cha bai­la y se to­ma fo­tos con ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.