La ba­ca­nal inolvidable

Con mo­ti­vo de los 40 años del de­but del cen­tro noc­turno más fa­mo­so de to­dos los tiempos, Ian Schra­ger, uno de sus due­ños, evo­ca en un li­bro de fo­tos la erup­ción de or­gías, dro­gas, ce­le­bri­da­des y el le­gen­da­rio gla­mur con que el lu­gar mar­có una era en la Nu

Jet-Set - - Studio 54 -

“To­dos los hom­bres

te­nían el pe­ne afue­ra, las mu­je­res mos­tra­ban los se­nos. To­do el mun­do se es­ta­ba aca­ri­cian­do con to­do el mun­do”. Así re­cuer­da EL PE­RIO­DIS­TA RI­CHARD TURLEY LA “RO­JA FIES­TA SATURNAL” con la que se inau­gu­ró la dis­co­te­ca, pe­ro no en su in­te­rior, sino a la sa­li­da, en la calle R4, adon­de la ce­LE­BRA­CIÓN SE HA­BÍA TRAS­LA­DA­DO POR­QUE LOS REFLECTORES se fun­die­ron, se­gún Ro­lling Sto­ne. “UNO DE LOS fies­te­ros era un doc­tor que es­pe­ra­ba a los de­más con un fras­co gigante de pas­ti­llas de Quaa­lu­de (me­ta­cua­lo­na, un se­dan­te muy de mo­da en aque­llos se­ten­ta)”, con­ti­núa Turley, y ello ex­pli­ca por qué la mul­ti­tud se ha­bía su­mi­do en una ba­ca­nal que se pro­lon­gó por los si­guien­tes 33 me­ses.

“Sa­bía­mos que no es­tá­ba­mos en la inau­gu­ra­ción de una dis­co­te­ca, sino en el co­mien­zo de al­go his­tó­ri­co, que iba a mo­de­lar la ma­ne­ra en que la gen­te vi­vía y se di­ver­tía. Allí no ha­bía re­glas. So­do­ma

“To­dos los hom­bres te­nían el pe­ne afue­ra, las mu­je­res mos­tra­ban los se­nos. To­do el mun­do aca­ri­cia­ba a to­do el mun­do”.

y Go­mo­rra se ha­bían ins­ta­la­do en el corazón de Man­hat­tan”, se­ña­la el re­por­te­ro de en­tre­te­ni­mien­to Ro­bin Leach, quien esa no­che es­col­ta­ba a la ac­triz Broo­ke Shields, de 12 años, la ni­ña más es­can­da­lo­sa de la épo­ca.

Sin los fa­mo­sos que la fre­cuen­ta­ban, Stu­dio 54 no hu­bie­ra si­do lo que fue, en pleno des­per­tar de la cultura de la ce­le­bri­dad, en un pe­rio­do úni­co de li­ber­tad en Es­ta­dos Uni­dos, tras la gue­rra de Viet­nam y an­tes de la cri­sis del si­da, en pa­la­bras de Mail On­li­ne. “Una vez abrió sus puer­tas, el club se con­vir­tió en el lu­gar don­de cual­quie­ra que fue­ra al­guien desea­ba ser vis­to”, apun­tó el por­tal.

En el de­but se vie­ron por allí al en­ton­ces me­dio desconocido Do­nald Trump; a Mar­gaux He­ming­way, nie­ta de Er­nest He­ming­way; y a Bian­ca Jag­ger, a pun­to de di­vor­ciar­se de Mick Jag­ger, quien lue­go iba con la mu­jer por quien la de­jó, Jerry Hall. Es­tu­vie­ron tam­bién Dia­na Vree­land, co­no­ci­da edi­to­ra de Vo­gue, y al mo­dis­to Roy Hals­ton. “Ape­nas en­tré, tu­ve una fuer­te con­vic­ción: aque­llo era el per­fec­to zeit­geist (es­pí­ri­tu de la épo­ca). Una vo­ce­ci­ta me de­cía: en tu vi­da, na­da va a ser co­mo es­to. No te pier­das ni un se­gun­do”.

Ser fa­mo­so no bas­ta­ba pa­ra en­trar y una de las pe­cu­lia­ri­da­des del club era su es­tric­to y mis­te­rio­so có­di­go de ad­mi­sión, que re­ta­ba a mul­ti­tu­des no­che tras no­che a so­bre­pa­sar su re­nom­bra­do cor­dón de ter­cio­pe­lo. “Lle­gó un pun­to en que se ven­dían por la calle ma­pas con la pro­me­sa de que te lle­va­rían al club por los tú­ne­les del me­tro”, re­cor­dó en entrevista pa­ra la BBC el por­te­ro de Stu­dio, Marc Be­nec­ke. “Mu­chos tra­ta­ban de so­bor­nar­me, pe­ro no les fun­cio­na­ba. Les de-

Una me­dia lu­na a pun­to de en­gu­llir una cu­cha­ra­da de co­caí­na, que ador­na­ba el es­ce­na­rio, se vol­vió el sím­bo­lo de la dis­co­te­ca.

Los fa­mo­sos y fa­vo­ri­tos del lu­gar so­lo se re­fe­rían a ‘Stu­dio’. De­cir “va­mos a 54”, se de­ja­ba pa­ra los wan­na­be que tra­ta­ban de co­lar­se.

cía que lo que de­bían hacer era ad­qui­rir la mis­ma cha­que­ta que óo te­nía pues­ta. Se iban en­ton­ces a Bloo­ming­da­le’s ó la com­pra­ban pe­ro aún así no en­tra­ban”, re­la­ta.

Ian Schra­ger ó Ste­ve Ru­bell, sus pro­pie­ta­rios, que­rían un club de éli­te, pe­ro con una mez­cla equi­pa­ra­ble a una ‘en­sa­la­da’. Así, no era ex­tra­ño ver a un cho­fer de li­mu­si­na de­par­tien­do con mi­llo­na­rios, ga­na­do­res del pre­mio Óscar ó per­so­na­jes es­tra­fa­la­rios. “Bus­cá­ba­mos gen­te con ‘high energy’”, con­cluóe el por­te­ro.

Los fun­da­do­res se co­no­cie­ron en la Só­ra­cu­se Uni­ver­si­tó ó es­ta­ble­cie­ron el night club en el an­ti­guo Ga­llo Ope­ra Hou­se, tea­tro de Broad­waó eri­gi­do en 1927 en el 254 West de la calle 54. Ru­bell era más so­cia­ble y fun­gía co­mo an­fi­trión de las ce­le­bri­da­des, enamo­ra­das de la dis­co por­que allí en­con­tra­ban “una por­ción de vi­da real en la que no eran mo­les­ta­dos por los cu­rio­sos, en la que se sen­tían se­gu­ros; ad­mi­ra­dos, pe­ro re­la­ja­dos; có­mo­dos, en me­dio del bri­llo”, es­cri­bió Ant­hony Ha­den-guest en su li­bro The Last Party. Stu­dio 54, Dis­co & the Cul­tu­re of the Night.

A pro­pó­si­to de su cua­dra­gé­si­mo aniver­sa­rio, la dis­co­te­ca vuelve a ser mo­ti­vo de un vo­lu­men, Stu­dio 54, con ca­rác­ter de ‘ofi­cial’ y edi­ta­do por Schra­ger. “So­lo dos per­so­nas en el mun­do sa­ben la real his­to­ria, Ste­ve Ru­bell ó óo. Tris­te­men­te, él óa no es­tá pa­ra con­tar­la (...) Es­toó en­fer­mo de to­das esas fal­sas his­to­rias de leo­nes ó me en­can-

ta sa­car la ver­dad a la luz”, le ex­pli­có el em­pre­sa­rio al New York Post.

Lo que sí no des­mien­te son ex­tra­va­gan­cias co­mo las tea­tra­les llu­vias de pe­lo­tas blan­cas, con­fe­ti o plu­mas que cons­ti­tuían par­te de la ma­gia. En Año Nue­vo, caían cuatro to­ne­la­das de es­car­cha, re­cuer­da Schra­ger en su li­bro. “Te sen­tías co­mo pa­ra­do en una ne­bu­lo­sa. La gen­te te­nía es­car­cha en el pe­lo, en las me­dias. Po­días ver­la en sus ca­sas seis me­ses des­pués y así sa­bías que ha­bía es­ta­do en la fies­ta del 31”.

Si bien nun­ca pa­só un león, co­mo hoy lo acla­ra Schra­ger, sí eran fre­cuen­tes pa­lo­mas y ca­ba­llos. A lo­mo de uno de es­tos úl­ti­mos hi­zo su en­tra­da Bian­ca Jag­ger a su rum­ba de cumpleaños de 1977, me­mo­ra­ble. Ru­bell y sus gua­pos me­se­ros sin ca­mi­sa con­sen­tían los mí­ni­mos ca­pri­chos de los asis­ten­tes, in­clui­das las dro­gas, pa­ra las cua­les ha­bía to­tal to­le­ran­cia.

“El in­te­rior era un país de las ma­ra­vi­llas ar­qui­tec­tó­ni­co don­de el mis­te­rio ace­cha­ba en ca­da es­qui­na. Ha­bía in­nu­me­ra­bles cuartos se­cre­tos, re­co­ve­cos, es­con­dri­jos y al­co­bas es­ti­lo Orient Ex­press, in­ser­tos en in­ter­mi­na­bles co­rre­do­res, me­za­ni­nes, bal­co­nes y una mo­vi­da zo­na VIP”, des­cri­be Ste­ve Cuoz­zo, ve­te­rano cro­nis­ta del New

Tam­bién asis­tie­ron: Frank Si­na­tra, Óscar de la Ren­ta, Oli­via New­ton­john, Ca­ro­li­na He­rre­ra, El­ton John, Betty Ford, Yves Saint Lau­rent, Liz Tay­lor, Ryan O’neal, Don­na Sum­mer y Los Bee Gees.

York Post. Ello in­ciía­ba a en­cue­ní­ros se­xua­les que abar­ca­ban ío­das las ve­ríie­níes del éla­cer.

Ade­más de un fe­nó­meno so­cio­ló­gi­co y un hiTO EN LA CULTURA PO­PU­LAR, STU­DIO FUE UN ÉXI­TO fi­nan­cie­ro. Sus due­ños se ufa­na­ban de que so­lo la MA­FIA HA­CÍA MÁS DI­NE­RO QUE ELLOS E, IRÓ­NI­CA­MEN­TE, ELLO MAR­CÓ SU fin: EN DI­CIEM­BRE DE 1979, EL IRS, deéen­den­cia del Deéa­ría­me­nío del Te­so­roi hi­zo una re­da­da y en­co­ní­ró bol­sas reéleías de bi­lle­TES OCUL­TAS POR TO­DO EL EDI­FI­CIO. EL FA­LLE­CI­DO Ru­bell y Schra­ge­ri hoy un éró­sée­ro emé­re­sa­rio hoTELERO, FUE­RON CON­DE­NA­DOS A 13 ME­SES DE PRI­SIÓN éor la eva­sión de iméue­síos de unos 2IR mi­llo­nes de dó­la­res.

La rum­ba de desée­di­dai ame­ni­za­da éor Dia­NA ROSS, SE CON­SI­DE­RA LA ÚL­TI­MA DEL TRIENIO DO­RA­DO de Síu­dioi aun­que el lu­gar fue re­en­cau­cha­do va­rias ve­ces éor oí­ros due­ños y fun­cio­nó ha­sía los no­ve­níai ée­ro nun­ca con el en­ca­nío con que

77.• ARRAN­CÓ EN LA ME­MO­RA­BLE PRI­MA­VE­RA DEL

“So­lo la ma­fia ha­ce más pla­ta que no­so­tros”, alar­dea­ban los due­ños, quie­nes ter­mi­na­ron en la cár­cel por la eva­sión de im­pues­tos de 2,5 mi­llo­nes de dó­la­res.

Se ubi­ca­ba en un vie­jo tea­tro de Broad­way de los años vein­te, en el 254 West de la calle 54. Su có­di­go de ad­mi­sión era tan exi­gen­te y mis­te­rio­so que no bas­ta­ba con ser fa­mo­so ni ves­tir looks muy ex­tra­va­gan­tes.

El ro­que­ro Mick Jag­ger co­men­zó yen­do con su pri­me­ra es­po­sa Bian­ca Jag­ger y si­guió sien­do gran clien­te de la mano de la se­gun­da, Jerry Hall (en la foto), por quien de­jó a Bian­ca.

Broo­ke Shields,

de 14 años, en la fies­ta de Andy War­hol en no­viem­bre de 1979. Era la ni­ña más es­can­da­lo­sa de la épo­ca por su pa­pel de pros­ti­tu­ta en Pretty Baby y fue al club des­de la no­che inau­gu­ral.

No era di­fí­cil en­con­trar ca­da no­che com­bos co­mo es­te de 1980: Fa­rrah

Faw­cett, gran sím­bo­lo se­xual de los se­ten­ta, el gran ac­tor Cary Grant y Mar­gaux He­ming­way, nie­ta de Er­nest He­ming­way, quien aca­ba­ba de ser ju­ra­do en el Con­cur­so Nacional de Be­lle­za de Car­ta­ge­na. To­dos es­tán muer­tos.

“I’m co­ming out!”. Dia­na

Ross es­ta­ba en el pri­me de su ca­rre­ra co­mo gran di­va de la era del dis­co y fre­cuen­ta­ba mu­cho el si­tio. En 1980 ame­ni­zó la rum­ba de des­pe­di­da de la pri­me­ra eta­pa de Stu­dio.

La pri­me­ra fies­ta de Ha­llo­ween en 1977. La di­si­pa­ción de la rum­ba era com­pa­ra­da con las ba­ca­na­les y las fies­tas sa­tur­na­les de la era pa­ga­na.

Ma­rihua­na, co­caí­na, he­roí­na, me­ta­cua­lo­na y otras dro­gas re­crea­ti­vas te­nían un te­rreno li­be­ra­do en el club.

Cher tam­bién fue fiel a Stu­dio des­de la no­che de su de­but. El club es con­si­de­ra­do co­mo un tó­ni­co de gla­mur y exal­ta­ción pa­ra Nueva York en me­dio de una de sus peo­res cri­sis.

Bian­ca Jag­ger fue la rei­na de Stu­dio 54. Al mes de la inau­gu­ra­ción pro­ta­go­ni­zó uno de sus mo­men­tos más so­na­dos, al en­trar a ca­ba­llo a su fies­ta de cumpleaños.

Ste­ve Ru­bell e Ian Schra­ger, due­ños del lu­gar, en la en­tra­da en 1978. Es­co­gían per­so­nal­men­te a quié­nes en­tra­ban, en­tre de­ce­nas de ávi­dos as­pi­ran­tes.

Gra­ce Jo­nes, chi­ca Bond y otro mi­to de la dé­ca­da, dio allí va­rios re­ci­ta­les y a la vez go­za­ba de la pis­ta.

Ru­bell, a la izquierda, con Mi­chael Jack­son, Ste­ven Ty­ler y la can­tan­te Che­rrie Cu­rrie, en la fies­ta de la Beatle­ma­nía en ma­yo de 1977.

¡Boo­gie Nights! Cun­día una fie­bre de des­ta­pe que tam­bién abra­zó a fes­te­jan­tes del lu­gar co­mo es­ta tra­ves­ti de 1978.

El es­cri­tor Tru­man Ca­po­te tam­bién te­nía su cuar­tel ge­ne­ral de pa­rran­da allí. Una no­che de ju­nio de 1979 in­ter­pre­tó su ver­sión de la dan­za del aba­ni­co.

La re­vo­lu­ción gay, po­co an­tes de la cri­sis del si­da, tam­bién es­ta­ba en su pun­to y ca­si to­do el que lo fue­ra era bien­ve­ni­do, con to­do y sus ex­cén­tri­cos atuen­dos. Al fon­do, Andy War­hol.

Otra muy asi­dua era Li­za Mi­ne­lli, aquí con su en­ton­ces novio, el gran bai­la­rín ru­so Mik­hail Barysh­ni­kov, el 29 de di­ciem­bre de 1979. Las gran­des di­vas acu­dían sú­per ele­gan­tes a las fies­tas.

Rod Ste­wart es­ta­ba pe­ga­dí­si­mo en to­do el pla­ne­ta con el éxi­to Da Ya Think I’m Sexy? en la no­che de 1978 en que acu­dió con Ala­na Ha­mil­ton, con quien se ca­só al año si­guien­te.

Ch­ris­ti­na Onas­sis, hi­ja de Aris­tó­te­les Onas­sis, la jo­ven más ri­ca del mun­do, tam­bién acu­dió muy gla­mu­ro­sa en 1977 jun­to al aris­tó­cra­ta fran­cés Jean de Ytur­be.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.