El hi­jo re­bel­de del mejor po­li­cía del mun­do

Des­pués de 23 años de vi­vir en el ex­te­rior, Franz Se­rrano vuelve al país pa­ra abrir va­rias bou­ti­ques con su mar­ca de ro­pa. La pri­me­ra, cer­ca del Par­que de la 93, es re­fle­jo de su es­té­ti­ca re­fi­na­da y ele­gan­te. Es­te trans­gre­sor, fas­hio­nis­ta e irre­ve­ren­te ha

Jet-Set - - Las debutantes -

Ca­da vez que ve­nía dé va­ca­cio­nés a Co­lom­bia, Franz sé sén­tía agré­di­do por los pré­cios dé la ro­pa. No po­día créér qué una ca­mi­sa cos­ta­ra 1.500.000 pe­sos. Por eso la fi­lo­so­fía de su mar­ca És qué las mu­jé­rés sé pué­dan vés­tir bién con un pré­su­pués­to dé 600.000 a 900.000 pé­sos. “En És­tos días Ana Mi­lé­na Muñoz dé Gaviria mé di­jo: ‘mé­nos mal qué abris­té tu bou­ti­que por­que por fin en Co­lom­bia uno se puede com­prar al­go’”. Franz siém­pré ha­bía tra­ba­ja­do Én Él mun­do dé la mo­da pé­ro nun­ca pén­só Én té­nér una mar­ca pro­pia has­ta qué un Ém­pré­sa­rio tur­co, dué­ño dé Gy­géss, qué vén­dé Én 30 paí­sés Én Él mun­do, lé di­jo qué lo ayu­da­ra a abrir mér­ca­do Én Amé­ri­ca La­ti­na. Él fue a co­no­cer su ta­ller en Tur­quía y que­dó tan im­pré­sio­na­do con los di­sé­ños, la ca­li­dad dé las té­las y los ba­jos pré­cios, qué lé pro­pu­so qué lé vén­dié­ra la mar­ca. SÉ aso­cia­ron y aho­ra Franz tié­né la ré­pré­sén­ta­ción Én Co­lom­bia, ba­jo Él nom­bré Franzbygy­géss. Es­tu­vo Én­cé­rra­do du­ran­té 15 días con las di­sé­ña­do­ras Éx­pli­cán­do­lés cómo lés gus­ta vés­tir­sé a las co­lom­bia­nas y créan­do la co­léc­ción.

Su fuer­te siem­pre han si­do las re­la­cio­nes pú­bli­cas y los né­go­cios. A los 15 años oyó a un sé­ñor di­cién­do­lé a su pa­pá qué qué­ría traér la mar­ca dé véhícu­los Ford a Co­lom­bia pé­ro qué né­cé­si­ta­ba unas bo­dé­gas. Lla­mó a una ami­ga y lé pré­gun­tó cuán­tas bo­dé­gas té­nía su pa­pá, los pré­sén­tó y sé ga­nó una mi­llo­na­ria co­mi­sión.

Ré­gré­só al país por né­go­cios pé­ro tam­bién por­que echa­ba de me­nos a su fa­mi­lia, di­ce que sus pa­drés sé És­tán ha­cién­do ma­yo­rés y no ha té­ni­do la opor­tu­ni­dad dé com­par­tir mu­cho tiém­po con Éllos. El gé­né­ral Ros­so Jo­sé Sé­rrano pa­sa va­rias vé­cés al día por su bou­ti­que dé la ca­rré­ra 11 con 93 en Bo­go­tá y es su ma­yor fan.

Franz lo ad­mi­ra pé­ro di­cé qué nun­ca pén­só Én sé­guir­lé los pa­sos pués no pér­mi­té qué na­dié lé dé ór­dé­nés. Es más, cuan­do Ros­so Jo­sé Éra di­réc­tor dé la Po­li­cía sé ga­nó mu­chos ré­ga­ños por eso. “Siem­pre es­ta­ba en la fies­ta o en el bar­co que no era. Ca­da vez que so­na­ba mi te­lé­fono Éra Él ayu­dan­té dé él y yo pén­sa­ba aho­ra qué

ha­bré he­cho por Dios”. Se les vo­la­ba a los es­col­tas, em­pe­zó con uno y lle­gó a 14. Hoy se en­cuen­tra con al­gu­nos de ellos, que ya son ge­ne­ra­les, y les pi­de per­dón por lo que los hi­zo su­frir. “To­das las ca­nas que tie­ne mi pa­pá son por cul­pa mía”, re­co­no­ce. En esa épo­ca fue blan­co de cuatro aten­ta­dos. “Tra­ta­ron de en­ve­ne­nar­me en una dis­co­te­ca en Mia­mi y co­no­cí a las vie­jas que lo iban a hacer, eran lin­das”, bro­mea.

El te­ma de se­gu­ri­dad se vol­vió in­so­por­ta­ble y en 1994 se fue a vi­vir a Mia­mi y lo nom­bra­ron cón­sul en esa ciu­dad. Mien­tras fue di­plo­má­ti­co ga­nó el con­cur­so de Mís­ter Co­lom­bia y mu­chos lo se­ña­la­ron de ho­mo­se­xual. “Qui­se ser mo­de­lo y lo hi­ce. Nun­ca me im­por­tó lo que la gen­te pen­sa­ra, ni an­tes ni hoy. La se­xua­li­dad no tie­ne na­da que ver con el amor por la es­té­ti­ca”.

Sien­te que Co­lom­bia ha evo­lu­cio­na­do mu­cho en el te­ma de la in­clu­sión. “Aho­ra veo jó­ve­nes que de­mues­tran sus pre­fe­ren­cias se­xua­les y sus gus­tos li­bre­men­te, mien­tras que los vie­jos han se­gui­do es­con­di­dos y te­me­ro­sos. Si pu­die­ra li­de­rar cual­quie­ra de es­tos gru­pos me pa­re­ce­ría per­fec­to”, di­ce.

Es muy se­gu­ro de sí mis­mo y nun­ca per­mi­tió que le hi­cie­ran bull­ying. Cuan­do al­guien tra­ta­ba de ha­cer­lo le de­cía: ‘quién eres tú pa­ra de­cir­me al­go’”, cuen­ta. La úni­ca opi­nión que le im­por­ta­ba era la de su fa­mi­lia, que siem­pre lo ha apo­ya­do.

Di­ce que el ge­ne­ral es muy abier­to de men­te. “Los pa­dres tie­nen que criar a sus hi­jos con ca­rác­ter fuer­te, con hue­vos, pa­ra que ha­gan lo que quie­ran con su vi­da sin pen­sar en los de­más”.

Así lo ha he­cho él con su hi­jo, Franz Jr, de 9 años, al que de­fi­ne co­mo su co­pia me­jo­ra­da. “No tie­ne la ve­na ar­tís­ti­ca, es atle­ta y ma­te­má­ti­co”, cuen­ta, or­gu­llo­so. Él ni­ño vi­ve en Es­pa­ña con Pe­pa, su ma­má, una em­pre­sa­ria mé­di­ca, con la que Franz tie­ne una bo­ni­ta amistad. “Es una mu­jer po­de­ro­sa, tra­ba­ja­do­ra y muy es­pe­cial”. Él ha te­ni­do dos re­la­cio­nes im­por­tan­tes en su vi­da, aca­ba de sa­lir de una tu­sa y con­fie­sa que ya es­tá lis­to pa­ra su si­guien­te bo­da. “Sien­to que es hora de es­tar acom­pa­ña­do de la per­so­na co­rrec­ta”.

Es sen­si­ble y ge­ne­ro­so y le gus­ta com­par­tir con lo que quie­re. Su mejor ami­ga es So­fía Ver­ga­ra, a quien con­si­de­ra su her­ma­na. “So­mos con­fi­den­tes, nos contamos to­do y pa­sa­mos va­ca­cio­nes jun­tos”. Pre­ci­sa­men­te en uno de esos via­jes que hi­zo con la To­ti a Ro­ma, com­par­tió una ce­na con el di­rec­tor de ci­ne An­drea Ier­vo­lino, quien des­pués de oír­lo con­tar va­rias anéc­do­tas le pro­pu­so hacer una pe­lí­cu­la so­bre su vi­da des­de los 15 a los 25 años. Ya tie­ne lis­to el guion, es­pe­ran po­der ro­dar­la en po­co tiempo y que es­té en los ci­nes en dos o tres años. So­fía ha­rá el pa­pel de su ma­má.

Franz tam­bién es­tá es­cri­bien­do un li­bro so­bre lo que tu­vo que vi­vir co­mo hi­jo del ge­ne­ral que pu­so con­tra la cuer­da a los ca­pos de es­te país y fue re­co­no­ci­do co­mo el mejor po­li­cía del mun­do en 1999. “Va a ser du­ro y directo, yo no sé di­si­mu­lar, siem­pre di­go las co­sas co­mo son”, ase­gu­ra.

Le han pro­pues­to va­rias ve­ces en­trar en la po­lí­ti­ca y le lla­ma la aten­ción siem­pre y cuan­do sea pa­ra ayu­dar a la gen­te. Pe­ro por aho­ra su fo­co es­tá pues­to en abrir diez bou­ti­ques de su mar­ca en cor­to tiempo, las pró­xi­mas se­rán en Car­ta­ge­na y Ba­rran­qui­lla.

El di­rec­tor de ci­ne An­drea Ier­vo­lino le pro­pu­so hacer una pe­lí­cu­la so­bre su vi­da de los 15 a los 25 años y sus ex­pe­rien­cias co­mo hi­jo del ge­ne­ral. Ya tie­nen lis­to el guion.

FOTO:ARCHIVOPARTICULAR

Con su pa­pá, el ge­ne­ral Ros­so Jo­sé Se­rrano, y su hi­jo Franz Jr, de 9 años, a quien de­fi­ne co­mo un re­ga­lo de Dios.

FOTO:ARCHIVOPARTICULAR

Co­no­ció a So­fía Ver­ga­ra cuan­do fue cón­sul en Mia­mi y se hi­cie­ron los me­jo­res ami­gos. Pa­san va­ca­cio­nes jun­tos y com­par­ten el gus­to por la mo­da y la gas­tro­no­mía.

“Franz di­ce que es un ciu­da­dano del mun­do. Vivo en Co­lom­bia, en Ma­drid, y Ara­bia Sau­di­ta. Tra­ba­jó en Tur­quía y ca­da ra­to voy a vi­si­tar a mi mejor ami­ga, So­fía Ver­ga­ra, a Los Án­ge­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.