¿Abdicará?

El Daily Mail in­sis­te en que la mo­nar­ca, de 91 años, pla­nea tras­pa­sar­le sus fun­cio­nes a su hi­jo Car­los de Ga­les cuan­do lle­gue a los 95, ba­jo la fi­gu­ra de la re­gen­cia.

Jet-Set - - Las debutantes -

De acuer­do con

Ro­bert Job­son, cro­nis­ta de realeza del Daily Mail, ab­di­ca­ción es una palabra su­cia en el Pa­la­cio de Buc­king­ham des­de la re­nun­cia de Ed­ward VIII en 1936, pe­ro Isa­bel es cons­cien­te de su edad y es­tá to­man­do pre­vi­sio­nes. “He ha­bla­do con va­rios cor­te­sa­nos de al­to ran­go, quie­nes han de­ja­do cla­ro que los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra una tran­si­ción es­tán en mar­cha”, se­ña­ló el pe­rio­dis­ta, quien en 2005 me­re­ció el pre­mio a la pri­mi­cia del año del Lon­don Press Club, por la chi­va del ma­tri­mo­nio de Car­los de Ga­les, he­re­de­ro del trono, con su aman­te de to­da la vi­da, Ca­mi­lla Par­ker-bow­les.

Job­son tam­bién ha cu­bier­to la realeza des­de 1991 pa­ra The Sun, el Daily Ex­press y el Lon­don Eve­ning Stan­dard, y ase­gu­ra que Isa­bel, cu­yo rei­na­do de 65 años es el más lar­go en la his­to­ria de Gran Bre­ta­ña, le ha ma­ni­fes­ta­do a su círcu­lo más cer­cano que si si­gue vi­va a los 95, so­li­ci­ta­rá la apli­ca­ción del Re­gency Act de 1937, o Ley de Re­gen­cia, que le con­ce­de al he­re­de­ro na­tu­ral, en es­te ca­so Car­los, ple­nos po­de­res pa­ra rei­nar “en ca­so de in­ca­pa­ci­dad por en­fer­me­dad del so­be­rano, y pa­ra desem­pe­ñar cier­tas fun­cio­nes reales en su nom­bre o en su re­pre­sen­ta­ción en al­gu­nos mo­men­tos”.

Job­son re­cal­ca que el pro­yec­to es tan se­rio que es ma­te­ria de una dis­cu­sión ca­da vez más abier­ta en la cor­te y has­ta tie­ne nom­bre: Plan Re­gen­cia, “pues la idea de que Car­los to­me las rien­das es, al me­nos, una po­si­bi­li­dad”. En to­do ca­so, al­go gran­de se ve ve­nir en el fu­tu­ro in­me­dia­to de los Wind­sor, co­mo lo su­gie­re otra fuen­te cer­ca­na a la fa­mi­lia real, que le di­jo a Job­son: “La mo­nar­quía vi­ve un mo­men­to fas­ci­nan­te de tran­si­ción con el re­ti­ro del prín­ci­pe Fe­li­pe (es­po­so de Isa­bel) y con ella mis­ma en-

“¿Im­pa­cien­te? ¿Yo? ¡Qué co­sas di­cen! Por su­pues­to que lo es­toy. Se me es­tá aca­ban­do el tiempo. Se­ré ab­sor­bi­do si me des­cui­do”, di­jo Car­los en 2012 so­bre su fu­tu­ro en el trono.

íre­gan­do el éaí­ro­cá­náo de cer­ca de S00 or­ga­ná­za­cáo­nes”k

Oí­ra se­ñal de la gran agáía­cáón que se vá­ve en éa­la­cáo es la des­ban­da­da de veíe­ra­nos fun­cáo­na­rios de al­to per­fil, en es­pe­cial del se­cre­ta­rio de la rei­na, sir Ch­ris­top­her Geidt, el car­go más im­por­tan­te de su ofi­ci­na pri­va­da. Su re­nun­cia, de pa­sa­da, de­jó al des­cu­bier­to que la tran­si­ción no se­rá un va­lle de ro­sas, ya que él se va por­que no pu­do sua­vá­zar la rá­va­lá­dad eníre las dá­fe­re­níes ca­sas de la Co­ro­na: Buc­king­ham, se­de de la rei­na; Cla­ren­ce Hou­se, se­de de Car­los; y el Pa­la­cio de Ken­sing­ton, se­de del prín­ci­pe William, hi­jo de Car­los, su es­po­sa Ka­te y su her­mano Harry. Ca­da cual ma­ne­ja sus asun­tos de pren­sa por apar­te y Ken­sing­ton, por ejem­plo, ha cho­ca­do con Buc­king­ham por el mo­do tan abier­to en que los prín­ci­pes ha­bla­ron de su ma­dre, Dia­na de Ga­les, a pro­pó­si­to del vi­gé­si­mo su aniver­sa­rio de su muer­te. El equi­po de la rei­na anotó que es­tu­vie­ron muy mal ase­so­ra­dos y que así se­rá muy di­fí­cil pro­te­ger su vi­da pri­va­da de aquí en ade­lan­te.

La ca­sa real des­min­tió la no­ti­cia de la re­gen­cia a tra­vés del Sun­day Ti­mes, que se­ña­ló, ba­sa-

“Pri­me­ro el de­ber, pri­me­ro la na­ción, yo siem­pre es­ta­ré ahí”, di­jo la rei­na pa­ra des­men­tir los ru­mo­res de que se apar­ta­rá del trono.

do en tres al­tos em­plea­dos de pa­la­cio: “La rei­na no tie­ne in­ten­ción de dar un pa­so al cos­ta­do en fa­vor de Car­los e in­sis­te: ‘el de­ber pri­me­ro, la na­ción pri­me­ro, siem­pre voy a es­tar ahí”’.

Una de esas fuen­tes le ex­pli­có al pe­rió­di­co: “La rei­na ha si­do vehe­men­te en que nun­ca ha­brá re­gen­cia, a me­nos que ella se en­fer­me al pun­to de no po­der desem­pe­ñar sus de­be­res. Mien­tras que es­té sa­lu­da­ble, sin im­por­tar su edad, no lo veo ve­nir. Sen­ci­lla­men­te, otros miem­bros de su fa­mi­lia pue­den hacer más”.

La pren­sa ha re­cor­da­do uno de los pa­sa­jes me­mo­ra­bles de la vi­da de Isa­bel, ocu­rri­do en abril de 1947, cuan­do lle­gó a los 21 años y aún rei­na­ba su pa­dre, Geor­ge VI. En una alo­cu­ción ra­dial des­de Su­dá­fri­ca, la prin­ce­sa les ha­bló a los ha­bi­tan­tes del en­ton­ces imperio británico, “don­de quie­ra que vi­van, cual­quie­ra que sea su ra­za y sin im­por­tar la len­gua que ha­blen”, y pro­si­guió con un ju­ra­men­to so­lem­ne: “De­cla­ro an­te to­dos us­te­des que mi vi­da, in­de­pen­dien­te­men­te de lo lar­ga o cor­ta que sea, la de­di­ca­ré a ser­vir­les y a ser­vir a la gran fa­mi­lia im­pe­rial a la que per­te­ne­ce­mos”.

Isa­bel II, la mo­nar­ca rei­nan­te vi­vien­te con el rei­na­do más lar­go, no ha ol­vi­da­do la pro­me­sa y es por eso que nun­ca se apar­ta­rá de sus fun­cio­nes co­mo lo han he­cho en los úl­ti­mos años los re­yes Al­bert de Bél­gi­ca y Bea­triz de Ho­lan­da, advierte la pren­sa lo­cal.

Si bien las fuen­tes reales le di­je­ron al Mail que la rei­na tie­ne en es­tos me­ses una agen­da tan ocu­pa­da co­mo de cos­tum­bre, tam­bién lo es que an­tes de que cum­plie­ra los 90 años su staff em­pe­zó a re­du­cir su tra­jín, en es­pe­cial sus com­pro­mi­sos pú­bli­cos, aun­que si­gue en pleno do­mi­nio de sus fun­cio­nes co­mo je­fa de Es­ta­do que son de ca­rác­ter mo­de­ra­dor y ce­re­mo­nial. Así mis­mo, ha sus­pen­di­do sus via­jes al ex­te­rior y los ha en­co­men­da­do a Car­los, William y Harry, con quie­nes tam­bién com­par­te otros ofi­cios. Y mien­tras que el pue­blo aún no asi­mi­la la idea de que al­gún día ve­rá par­tir a la úni­ca mo­nar­ca que la ma­yo­ría ha co­no­ci­do, par­la­men­ta­rios co­mo An­drew Ro­sin­dell ci­tan po­de­ro­sas ra­zo­nes pa­ra que na­da cam­bie por el mo­men­to: “Aho­ra, más que nun­ca, es im­por­tan­te que la rei­na se man­ten­ga co­mo je­fa de Es­ta­do, cuan­do el Reino Uni­do se pre­pa­ra pa­ra de­jar la Unión Eu­ro­pea y se enfrenta a un nue­vo acuer­do li­mí­tro­fe con Ir­lan­da. Per­der­la en es­te pun­to no be­ne­fi­cia­ría al país y se­ría muy im­po­pu­lar”.

El du­que William de Cam­brid­ge, se­gun­do en la lí­nea de su­ce­sión al trono, su es­po­sa Cat­he­ri­ne y el prín­ci­pe Harry, cum­pli­rán más fun­cio­nes en nom­bre de la rei­na, en el obli­ga­do re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal de la Co­ro­na.

Car­los es­col­tó a su ma­dre ha­ce po­co en su tra­di­cio­nal dis­cur­so en el Par­la­men­to. La ca­sa real des­min­tió los ru­mo­res de re­gen­cia a tra­vés de The Ti­mes.

A sus 91 años, Isa­bel ha dis­mi­nui­do su tren de com­pro­mi­sos pú­bli­cos, pe­ro mantiene in­tac­to su rol de je­fa de Es­ta­do, que im­pli­ca re­ci­bir a los dig­na­ta­rios de otros paí­ses, co­mo su­ce­dió ha­ce po­co con los re­yes Fe­li­pe y Le­ti­zia de Es­pa­ña.

Otra se­ñal de la tran­si­ción que vi­ve la Co­ro­na es el re­cien­te re­ti­ro de la vi­da pú­bli­ca de Fe­li­pe de Edim­bur­go, el ma­ri­do de la rei­na, lue­go de cumplir con más de 22.000 com­pro­mi­sos en seis dé­ca­das.

La rei­na ya le ha tras­pa­sa­do a su nieto William fun­cio­nes co­mo la in­ves­ti­du­ra de los nue­vos ca­ba­lle­ros y da­mas del imperio.

La en­ton­ces prin­ce­sa Isa­bel en 1947, el día en que cum­plió 21 años y les pro­me­tió a los súb­di­tos por ra­dio: “Mi vi­da, in­de­pen­dien­te­men­te de lo lar­ga o cor­ta que sea, la de­di­ca­ré a ser­vir­les y a ser­vir a la gran fa­mi­lia im­pe­rial a la que per­te­ne­ce­mos”. Por eso na­die cree que re­nun­cie.

La rei­na y el prín­ci­pe de Ga­les en 1969 en el castillo de Wind­sor. Ella es la mo­nar­ca con el rei­na­do más lar­go de Gran Bre­ta­ña, mien­tras que él es el he­re­de­ro que más ha es­pe­ra­do pa­ra rei­nar: 65 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.