Por el res­ca­te del grafiti

El jo­ven abo­ga­do di­ri­ge un co­lec­ti­vo de ar­tis­tas ur­ba­nos que por su pres­ti­gio fue­ron in­vi­ta­dos a pin­tar va­rios mu­ros en Bruselas y Wyn­wood, en Mia­mi. Aho­ra, ba­jo la guía de es­te ex­per­to, los bo­go­ta­nos y vi­si­tan­tes pue­den co­no­cer va­rias de es­tas obras marg

Jet-Set - - Las debutantes -

El artista anó­ni­mo que pin­tó un gru­po de aves en una de las pa­re­des más vi­si­bles del Cho­rro de Que­ve­do, en Bo­go­tá, se to­mó un par de me­ses pa­ra re­crear la obra que en cues­tión de ho­ras fue bo­rra­da por una cua­dri­lla de cin­co fun­cio­na­rios del IDU y del Ins­ti­tu­to Dis­tri­tal de Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral. Al igual que es­ta pin­tu­ra, otros 150 gra­fi­tis des­apa­re­cie­ron de las fa­cha­das de los in­mue­bles que fue­ron de­cla­ra­dos pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co en el sec­tor his­tó­ri­co de La Can­de­la­ria. “Cree­mos que en los pró­xi­mos días bo­rra­re­mos unos 100 mu­ra­les más”, afir­mó uno de los obre­ros que par­ti­ci­pó en es­ta ope­ra­ción lim­pie­za que des­en­ca­de­nó el en­fren­ta­mien­to en­tre los ha­bi­tan­tes y co­mer­cian­tes de la zo­na con las au­to­ri­da­des de la ca­pi­tal de la Re­pú­bli­ca.

Ga­briel Se­rra­to, due­ño de un al­ma­cén de ar­te­sa­nías que es­tá ubi­ca­do en el co­rre­dor pea­to­nal de la ca­rre­ra se­gun­da, ata­jó con gri­tos y re­pro­ches a los vo­ce­ros de la ini­cia­ti­va gu­ber­na­men­tal que lo tra­ta­ron de con­ven­cer pa­ra que la fa­cha­da de su ne­go­cio fue­ra res­tau­ra­da con los co­lo­res ori­gi­na­les. “Pe­ro no lo per­mi­tí. La gen­te se acer­ca a mi es­ta­ble­ci­mien­to pre­ci­sa­men­te pa­ra con­tem-

plar la pán­tu­ra que na­cáó co­mo una de­cla­ra­to­ráa de amor a má es­po­sa”, dá­jo.

An­te la ten­sa sá­tua­cáón que se vá­ve en las ca­lles de La Can­de­la­ráa mu­chos lle­ga­ron a pen­sar que los días del grafiti es­tán con­ta­dos, pe­ro no es así. Es­ta ex­pre­sáón del ar­te ur­bano to­mó un nue­vo aláen­to en otros es­pa­cáos de la cáu­dad, co­mo el ba­rráo El Con­sue­lo, don­de va­ráos ar­tás­tas del co­lec­ti­vo Vér­ti­go Graf­fi­ti, ba­jo la di­rec­ción de Ca­mi­lo Fi­del y Ale­jan­dro Cár­de­nas Vi­lla, pin­ta­rán el fren­te de unas 640 vá­váen­das.

Con es­te pro­yec­to ha­brá más es­pa­cios pa­ra in­ter­ve­nir y se am­plia­rá el ra­dio de ac­ción de los gra­fi­te­ros que has­ta aho­ra se ha­bían con­cen­tra­do en La Can­de­la­ráa, la Ca­ra­cas, los puen­tes de la calle 26 y al­gu­nos mu­ros de la zo­na de to­le­ran­cáa en San­ta Fe y el cen­tro. “Cual­quáer par­te de la cáu­dad se puede pán­tar sáem­pre y cuan­do no es­té pro­te­gá­da por las me­dá­das de pre­ser­va­cáón hás­tó­rá­ca”, ex­plá­có Ca­má­lo al hacer alu­sáón al de­cre­to 52V de 2015.

Con el tiempo, el grafiti en Bo­go­tá pa­só de la mar­gá­na­lá­dad al re­co­no­cá­máen­to y va­lá­da­cáón en

es­pa­cios con­ven­cio­na­les co­mo fe­rias de ar­te, mu­seos y ga­le­rías. Uno de es­tos ar­tis­tas, co­no­ci­do con el seu­dó­ni­mo de Kas­doz, ex­pu­so en el barrio San Fe­li­pe y en uno de los even­tos de crea­ción ur­ba­na de Art­bo.

Des­pués de es­tos re­co­no­ci­mien­tos en el mer­ca­do tra­di­cio­nal, él y otros ma­gos del spray, en­tre ellos Yu­ri­ka y Ecks, via­ja­rán a Lyon, Fran­cia, don­de mos­tra­rán al­gu­nas de sus crea­cio­nes por in­vi­ta­ción de Idar­tes y la Se­cre­ta­ría de Cultura de Bo­go­tá. Mien­tras al­gu­nos or­ga­nis­mos del Es­ta­do los ata­ca­ron, otros los apo­ya­ron co­mo par­te del pro­ce­so de re­den­ción al grafiti que se afian­zó pa­ra con­quis­tar los mu­ros de res­tau­ran­tes, al­ma­ce­nes y ho­te­les.

El res­pe­to que han ad­qui­ri­do es­tas obras pic­tó­ri­cas ha­ce par­te de un fe­nó­meno mun­dial que tie­ne en­tre sus ex­po­nen­tes a Banksy, cu­yas crea­cio­nes han si­do subas­ta­das has­ta por 400.000 dó­la­res en Nueva York, Lon­dres y Mia­mi. “En Co­lom­bia no te­ne­mos a un Banksy, pe­ro igual nos tie­nen en cuen­ta pa­ra pin­tar mu­ra­les de gran for­ma­to en es­ta­ble­ci­mien­tos pú­bli­cos y pri­va­dos”, afir­mó Ecks, crea­dor de la obra La mi­ra­da de Ga­bo que plas­mó en un con­tai­ner que fue ex­pues­to en la se­de del Par­la­men­to eu­ro­peo du­ran­te los ho­me­na­jes al no­bel. Even­tos co­mo ese han per­mi­ti­do que el grafiti sal­ga de la clan­des­ti­ni­dad.

No obs­tan­te es­tos ar­tis­tas ja­más per­de­rán la mo­ti­va­ción de pin­tar los mu­ros ca­lle­je­ros, y dar su opi­nión so­bre es­te país con­vul­sio­na­do por la vio­len­cia, la de­sigual­dad so­cial, la in­se­gu­ri­dad ur­ba­na, el ra­cis­mo y la ho­mo­fo­bia. “A tra­vés de nues­tras crea­cio­nes en los lu­ga­res más no­to­rios ha­ce­mos co­men­ta­rios po­lí­ti­cos. Ex­pre­sa­mos lo que las per­so­nas de di­fe­ren­tes ciu­da­des quie­ren de­cir”, ase­gu­ró Ca­mi­lo Fi­del, uno de los cu­ra­do­res más re­co­no­ci­dos en los es­ce­na­rios del ar­te ur­bano en Bo­go­tá. Su tra­ba­jo de pro­mo­ción sal­tó las fron­te­ras del país has­ta lle­gar al dis­tri­to de Wyn­wood, en Mia­mi, don­de va­rios jó­ve­nes de su co­lec­ti­vo pin­ta­ron la se­de po­lí­ti­ca de Hi­llary Clin­ton.

El es­pí­ri­tu in­ves­ti­ga­ti­vo de Ca­mi­lo lo lle­vó a es­truc­tu­rar la his­to­ria del grafiti en Co­lom­bia des­de los años se­sen­ta y le per­mi­tió con­ver­tir­se en uno de los guías de los re­co­rri­dos de www.jet­set.com.co, que per­mi­ten co­no­cer las ru­tas se­cre­tas de Bo­go­tá. “De es­ta ma­ne­ra los lec­to­res po­drán ser par­te de las his­to­rias ocul­tas de la ciu­dad. Es­ta ex­pe­rien­cia les per­mi­te te­ner una con­ver­sa­ción con el ar­te ur­bano que ya no es mar­gi­nal. “El grafiti en nues­tros días cuen­ta con el aus­pi­cio de gran­des mar­cas y de or­ga­nis­mos cul­tu­ra­les que les han fa­ci­li­ta­do la in­ter­na­cio­na­li­za­ción”, ex­pli­có el re­pre­sen­tan­te ar­tís­ti­co.

El re­co­rri­do per­mi­te el acer­ca­mien­to a es­te ti­po de ar­te, la ma­yo­ría de ve­ces efí­me­ro co­mo el mu­ral El beso de los in­vi­si­bles que se en­cuen­tra en la 26. Des­pués de cin­co años, la Al­cal­día abrió una con­vo­ca­to­ria pa­ra bo­rrar­lo y cam­biar­lo por otro. La calle tie­ne mu­chos ries­gos. Ni los gra­fi­tis

sal­van.• se

Va­rios ar­tis­tas del co­lec­ti­vo Vér­ti­go Graf­fi­ti via­ja­rán a Lyon, Fran­cia, don­de pin­ta­rán un mu­ral du­ran­te una fe­ria de ar­te ca­lle­je­ro.

En un país mul­ti­cul­tu­ral co­mo Co­lom­bia, el grafiti tie­ne la fun­ción de exal­tar a las mi­no­rías in­dí­ge­nas y ra­cia­les de Cau­ca, Cho­có y Cór­do­ba, en­tre otros de­par­ta­men­tos.

Al­gu­nos pin­to­res aca­dé­mi­cos co­mo

Ale­jan­dro Obre­gón y En­ri­que

Grau son ins­pi­ra­do­res del ar­te ur­bano en Bo­go­tá. Es­ta Ma­ría Mu­la­ta, en el sec­tor de La Can­de­la­ria, tie­ne tra­zos evi­den­tes del ex­pre­sio­nis­mo.

Ca­mi­lo Fi­del, uno de los di­rec­to­res del co­lec­ti­vo de ar­tis­tas ur­ba­nos Vér­ti­go Graf­fi­ti, es el guía de ex­pe­rien­cias. jet­set.com.co que re­co­rre los es­ce­na­rios del mu­ra­lis­mo en Bo­go­tá co­mo la calle 26, la Ca­ra­cas y el cen­tro.

Ca­mi­lo Fi­del apa­dri­na a Kas­doz, un artista ca­lle­je­ro que ex­pu­so en una de las ga­le­rías del barrio San Fe­li­pe, de Bo­go­tá.

Es­ta em­bar­ca­ción que in­ter­vino el co­lec­ti­vo Vér­ti­go Graf­fi­ti es uno de los atrac­ti­vos de Ta­gan­ga, en el de­par­ta­men­to de Mag­da­le­na. in Co­lom­bia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.