Ena­mo­ra­dos del amor

Pa­ra al­gu­nos la vi­da en pa­re­ja si­gue sien­do una bue­na apues­ta. A es­tos per­so­na­jes del acon­te­cer nacional que han pro­ba­do va­rias ve­ces las mie­les del amor, con to­do y ma­tri­mo­nio, coin­ci­den en que es­tar ena­mo­ra­dos siem­pre se­rá el mejor es­ta­do.

Jet-Set - - Enamorados del amor -

Am­pa­ro Pérez El amor se trans­for­ma en ter­nu­ra

Ha­ce mu­chos años Am­pa­ro Pérez, la de­fen­so­ra del te­le­vi­den­te de Ca­ra­col Te­le­vi­sión, se en­con­tró con una es­pe­cie de gu­rú de la vi­da en un avión. La pe­rio­dis­ta apro­ve­chó las lar­gas ho­ras de vue­lo pa­ra cues­tio­nar­lo so­bre el amor. Co­mo res­pues­ta re­ci­bió una pre­gun­ta: “¿Us­ted se ha ama­do al­gu­na vez?”. An­te el si­len­cio y la du­da él con­ti­nuó la char­la, le ex­pli­có que con­tra­rio a lo que ella creía, el amor sig­ni­fi­ca to­tal des­pren­di­mien­to y que pa­ra lo­grar­lo te­nía que em­pe­zar por for­ta­le­cer­se des­de aden­tro. El des­tino de Am­pa­ro ha si­do se­guir uno de sus pro­pios prin­ci­pios: “Amar no es tan­to po­seer co­mo ad­mi­rar”, y ella ad­mi­ra a los hom­bres con quie­nes ha com­par­ti­do el ca­mino. Di­ce que las re­la­cio­nes con sus ex­ma­ri­dos son sa­lu­da­bles. Muy jo­ven se ca­só con el artista y em­pre­sa­rio Leo­nar­do Ál­va­rez, y tu­vo a su pri­mer hi­jo, Leo­nar­do. “Du­ra­mos muy po­co por­que nin­guno te­nía de­fi­ni­do pa­ra dón­de que­ría ir. Yo so­ña­ba con es­tu­diar y él con can­tar y via­jar”, cuen­ta, son­rien­te, por­que de él guar­da los me­jo­res re­cuer­dos. Son tan ami­gos que le sirve de plo­me­ro, pin­tor y has­ta co­ci­ne­ro en su ca­sa, la que hoy com­par­te con su ter­cer es­po­so Luis Al­ber­to Arias y a la que siem­pre re­gre­sa su hi­ja, la ac­triz Jua­ni­ta Arias. Del se­gun­do ma­ri­do, Ya­mid Amat, el di­rec­tor de CM&, ha­bla muy po­co. Pe­ro di­ce que aún lo ad­mi­ra co­mo pro­fe­sio­nal. “No fue una re­la­ción fá­cil. Sin em­bar­go, com­par­ti­mos mu­chas co­sas y me acuer­do de las me­jo­res: era un hom­bre ga­lan­te, siem­pre te­nía un de­ta­lle, una car­ta o unas flo­res”.

Am­pa­ro es una es­pe­cie de ro­mán­ti­ca en ex­tin­ción, di­ce que pre­fie­re la ter­nu­ra a la pa­sión, es de las que les acon­se­ja a sus ami­gas que con­quis­ten con la “mi­ra­da 38”, esa que es mi­rar una so­la vez y no vol­ver a ha­cer­lo. Ese tru­co fe­me­nino le re­sul­tó con su ac­tual ma­ri­do. El em­pre­sa­rio an­tio­que­ño ca­yó ren­di­do el día que la co­no­ció en me­dio de una de las rum­bas de Ra­món An­ti­gua, el bar más fa­mo­so de la Bo­go­tá de los ochen­tas y que aho­ra aca­ban de rei­nau­gu­rar ella y Leo­nar­do co­mo so­cios.

Allí se­gu­ra­men­te ce­le­bra­rá el año en­tran­te los 30 años de ma­tri­mo­nio con Luis Al­ber­to, el enamo­ra­do que des­de que eran no­vios le pu­so ‘Pio­ja’, por­que cuan­do la lle­va­ba a la fin­ca en su mo­to­ci­cle­ta ella se le afe­rra­ba fuer­te a la es­pal­da. Am­pa­ro ya no se afe­rra a na­da ni a na­die, pe­ro re­co­no­ce que dis­fru­ta es­tar en pa­re­ja.

Die­go Trujillo “No me gus­ta ser un con­quis­ta­dor”

El amor lo ha­ce sen­tir vivo. Die­go Trujillo vi­ve enamo­rán­do­se, pe­ro acla­ra que eso no quie­re de­cir que sea el ga­lán de te­le­no­ve­la o el gi­go­ló que mu­chos piensan. “Ha­ber te­ni­do va­rias pa­re­jas se ha pres­ta­do pa­ra que pien­sen que soy un ti­po in­fiel. Na­da más ale­ja­do de la reali­dad, nun­ca tu­ve dos re­la­cio­nes si­mul­tá­neas”.

Ca­ro­li­na Gnec­co, la ma­dre de sus dos hi­jos ma­yo­res, Sil­via y Pa­blo, fue su amor de ju­ven­tud, de la épo­ca en la que ha­cía el rol de pa­dre de fa­mi­lia y exi­to­so ar­qui­tec­to. De eso se har­tó, se di­vor­ció de su es­po­sa, de la Igle­sia Ca­tó­li­ca y de la ar­qui­tec­tu­ra. “Me qui­té de en­ci­ma la creen­cia de que el ma­tri­mo­nio es pa­ra to­da la vi­da y en­ten­dí que las re­la­cio­nes iban por otro la­do”.

Con Sil­via Ama­ya no se ca­só, pe­ro com­par­tie­ron dos años que re­cuer­da con mu­cha paz.

La ac­triz Ta­tia­na Ren­te­ría, a quien amó por cin­co años, tra­jo al mun­do a Si­món. El he­re­de­ro de las ga­nas de es­tar en­no­via­do so­lo tie­ne N2 años y ya ha te­ni­do al­gu­nas no­vias. “Ayer me man­dó una foto con ella. Él em­pe­zó más rá­pi­do, por­que a su edad yo era muy tí­mi­do”.

La ti­mi­dez le vie­ne a Die­go de uno de sus amo­res de hoy: la so­le­dad. Por eso a es­tas al­tu­ras de su vi­da bus­ca a una per­so­na que le dé la li­ber­tad de exis­tir, de es­cri­bir, y de via­jar a las pre­sen­ta­cio­nes que ha­ce por el país con sus tres obras de tea­tro. Al­guien que co­mo él ten­ga la vi­da re­suel­ta, que ha­ya pa­sa­do por la crian­za de los hi­jos o que no quie­ra te­ner­los, y que es­té dis­pues­ta a com­par­tir la par­te ri­ca de la exis­ten­cia.

En es­te ca­pí­tu­lo de su vi­da tie­ne sub­ra­ya­das las pa­la­bras in­de­pen­den­cia y tran­qui­li­dad. Es un enamo­ra­do que no quie­re vol­ver a con­vi­vir con na­die y tam­po­co le in­tere­sa sa­lir de­trás del amor. “Eso no se bus­ca, las pa­re­jas se de­ben en­con­trar de ma­ne­ra for­tui­ta, por­que cuan­do uno se em­pe­ña en con­quis­tar a al­guien siem­pre ter­mi­na en des­ven­ta­ja”.

Die­go cree en el amor a pri­me­ra vis­ta y no des­car­ta en­ve­je­cer bien acom­pa­ña­do. Pe­ro el amor que le tie­ne al amor tam­bién le per­mi­te to­mar­lo con cal­ma. Esa mis­ma se­re­ni­dad que le evo­ca el poe­ma de Darío Ja­ra­mi­llo que di­ce: “Que pri­me­ro y siem­pre es­tá tu so­le­dad y lue­go na­da y des­pués, si ha de lle­gar, es­tá el amor”.

Ju­lio Cé­sar Tur­bay “Ten­go fa­ma in­jus­ta de don­juán”

El eñ­con­tra­lor ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca se de­cla­ra un enamo­ra­do del amor y un cre­yen­te del ma­tri­mo­nio, tan­to que se ha casado tres ve­ces: la pri­me­ra cuan­do te­nía 20 años con Mar­ta Jo­se­fi­na No­gue­ra, con quien tu­vo tres hi­jos; y la se­gun­da con Am­pa­ro Rodríguez, ma­má de sus otros dos hi­jos.

A su ter­ce­ra y ac­tual es­po­sa, Ma­ria­ne­la Man­ri­que, la vio por pri­me­ra vez a la sa­li­da de mi­sa de seis de la tar­de, en la igle­sia de St. Ag­nes en Key Bis­cay­ne, Mia­mi. “Me la pre­sen­ta­ron y que­dé muy en­tu­sias­ma­do pe­ro, co­mo di­cen por ahí, no me pa­ró ni cin­co de bo­las”. Él lo atri­bu­ye a su fa­ma “in­jus­ta” de don­juán. “Es­pe­ro que es­ta entrevista le acla­re a mu­cha gen­te de es­te país que no soy un sin­ver­güen­za. Lo que pa­sa es que mien­tras es­tu­ve se­pa­ra­do ca­da se­ma­na apa­re­cía una foto mía en las re­vis­tas con una mu­jer dis­tin­ta, pe­ro en ese mo­men­to la gen­te no te­nía por qué saber cuál era mi es­ta­do ci­vil. Así co­mo los pe­rio­dis­tas es­cri­ben ex­mi­nis­tro o ex­se­na­dor, de­be­rían po­ner­le a uno RM, en re­ce­sión ma­tri­mo­nial, pa­ra que no lo til­den de in­fiel, por­que eso es muy abu­rri­dor. Si uno es­tá casado tie­ne que res­pe­tar las nor­mas de éti­ca pe­ro cuan­do no, hay to­tal li­ber­tad de co­no­cer per­so­nas”, ase­gu­ra Ju­lio Cé­sar.

Ha si­do muy fe­liz con ca­da una de sus pa­re­jas: “Son mu­je­res ma­ra­vi­llo­sas, pro­fe­sio­na­les y bue­nas ma­más”. De lo que sí se arre­pien­te es de no ha­ber­les de­di­ca­do el tiempo su­fi­cien­te por dar­le prio­ri­dad a su pro­fe­sión. “En­tre mejor po­lí­ti­co sea uno, peor ma­ri­do. Y pa­ra una mu­jer lo más im­por­tan­te es que le den aten­ción y de­di­ca­ción”. Ya pro­bó por sus pro­pios me­dios que si el amor no se ali­men­ta se mue­re.

El ex­se­na­dor ad­mi­te que en­tre uno y otro ma­tri­mo­nio apren­dió de sus erro­res y me­jo­ró, aun­que re­co­no­ce que le fal­ta ser más de­ta­llis­ta y pro­me­te que eso va a cam­biar. Su ar­ma de con­quis­ta es ser au­tén­ti­co, co­que­to y un con­ver­sa­dor amo­ro­so. Es­tá se­gu­ro de que Ma­ria­ne­la es la mu­jer con la que quie­re pa­sar el res­to de su vi­da. “No sé si ella es­té de acuer­do. Ha­brá que pre­gun­tár­se­lo”, bro­mea.

Ser­gio Ca­bre­ra Fi­lo­so­fía de un eterno enamo­ra­do

Al di­rec­tor de Ilo­na llega con la llu­via le gus­tan las his­to­rias de amor en las pe­lí­cu­las y en la vi­da real. Lle­va cuatro re­la­cio­nes es­ta­bles, la ac­tual con Sil­via Jar­dim que es­pe­ra sea la ven­ci­da. Su pri­mer gran amor fue la fran­ce­sa Gi­net­te Mo­rel que aguó la dis­tan­cia. Des­pués si­guió la ac­triz Flo­ri­na Le­mai­tre. “Me ca­sé pen­san­do que iba a ser pa­ra to­da la vi­da, los pri­me­ros 14 años fue­ron ma­ra­vi­llo­sos, tu­vi­mos dos hi­jas, pe­ro la se­pa­ra­ción por los ro­da­jes ter­mi­nó en­frian­do el sen­ti­mien­to.

Des­pués de Ruth García, con quien tu­vo otro hi­jo, ha­bía pen­sa­do que­dar­se so­lo pe­ro cuan­do vio a Sil­via sin­tió un “coup de fou­dre”, “un gol­pe de lo­cu­ra”. A la se­ma­na de es­tar jun­tos, ella le di­jo que que­ría ser ma­má y él que ya ha­bía des­car­ta­do la pa­ter­ni­dad, acep­tó y hoy Ama­lia tie­ne 6 años.

“El amor es la prue­ba de que el mun­do puede ser mejor, es una de­mos­tra­ción de in­te­li­gen­cia”, di­ce Ca­bre­ra. Cuen­ta que ha apren­di­do de los erro­res. “An­tes te­nía una ac­ti­tud co­bar­de pa­ra en­fren­tar los pro­ble­mas. Nun­ca he si­do ce­lo­so ni me he se­pa­ra­do por ter­ce­ras per­so­nas, siem­pre ha si­do por el des­gas­te al no te­ner una bue­na co­mu­ni­ca­ción”. Su teo­ría es que cuan­do una re­la­ción no fun­cio­na es mejor po­ner­le pun­to fi­nal a tiempo y no se­guir por una con­vic­ción re­li­gio­sa o mo­ral, por­que eso ha­ce mu­cho da­ño. “No hay que es­pe­rar a odiar­se o mal­tra­tar­se, que es tan co­mún”. Él mantiene una bue­na amistad con to­das sus exes­po­sas. “Hay que se­pa­rar­se que­rién­do­se y ser jus­tos en lo ma­te­rial y en lo es­pi­ri­tual”, di­ce.

Ade­más de ci­ne, es­tu­dió fi­lo­so­fía y re­co­mien­da leer el li­bro Elo­gio del amor, de Alan Ba­diou, quien plan­tea que hay que ol­vi­dar­se del amor tra­di­cio­nal y rein­ven­tar­lo. “An­tes las pa­re­jas bus­ca­ban uni­dad, aho­ra es muy im­por­tan­te la di­fe­ren­cia”.

Pa­ra él, el se­xo de­be ser pro­ta­gó­ni­co por­que cuan­do se pier­de el de­seo por la pa­re­ja, em­pie­zan los pro­ble­mas.

Ser­gio aca­ba de ter­mi­nar de gra­bar en Co­lom­bia la no­ve­la so­bre la vi­da de Jai­me Gar­zón y via­jó a Ma­drid, don­de di­ri­gi­rá La fu­gi­ti­va, una se­rie de Te­le­vi­sión Española que pro­ta­go­ni­za­rá la ac­triz Paz Ve­ga. Lue­go de eso se en­con­tra­rá con Sil­via pa­ra se­guir es­cri­bien­do su no­ve­la de amor.

Ger­mán Tes­sa­ro­lo Cuatro ma­tri­mo­nios a cues­tas

Des­de el día en que dio el pri­mer beso has­ta hoy han pa­sa­do 60 años y cuatro ma­tri­mo­nios, to­dos de cor­to vue­lo y dis­fun­cio­na­les. “Ten­go 72 y si su­mo el tiempo en que he vi­vi­do en pa­re­ja ape­nas es de una dé­ca­da. He es­ta­do so­lo 60 años de mi vi­da”, di­jo el pin­tor ita­lo-co­lom­biano. En un arran­que de so­le­dad, cuan­do cum­plió 27, se ca­só por lo ca­tó­li­co con la ac­triz Am­pa­ro Gri­sa­les, pe­ro se se­pa­ró ca­si de in­me­dia­to:

“Te­nía un afán de ser fe­liz. A raíz de mi pa­dre cas­ti­ga­dor, mi ni­ño in­te­rior es­ta­ba he­ri­do. Que­ría en­con­trar el equi­li­brio. So­lo que fue di­fí­cil ha­llar­lo a tra­vés del ma­tri­mo­nio”. Lue­go le dio el sí a Clau­dia Cal­de­rón, no obs­tan­te vol­vió a fa­llar en el in­ten­to de ser un es­po­so amo­ro­so y com­pren­si­vo. Más tar­de se ca­só con Or­lís So­lano, pe­ro se se­pa­ró. Aún así co­no­ció a Vanessa Bus­tos y vol­vió al al­tar, otra vez en bus­ca de la fe­li­ci­dad que cre­yó que en­con­tra­ría a tra­vés del ma­tri­mo­nio. “Me arre­pien­to de ser tes­ta­ru­do y egó­la­tra. Soy cul­pa­ble de to­dos es­tos des­en­cuen­tros. Me ha cos­ta­do tra­ba­jo per­do­nar­me”, afir­mó, des­pués de tan­tas ba­ta­llas en el amor. Ac­tual­men­te lle­va una re­la­ción con una ves­tua­ris­ta del ci­ne y dra­ma­ti­za­dos de te­le­vi­sión. “Con ella es­pe­ro pa­sar el res­to de mis días”, di­jo.

Ra­món Ji­meno El amor en la ma­du­rez

Al pe­rio­dis­ta la fa­ma de mu­je­rie­go le sir­vió en la ju­ven­tud pa­ra es­pan­tar a las no­vias que que­rían que­dar­se por siem­pre a su la­do, y aho­ra le ayu­da pa­ra an­dar más fir­me en las li­des del amor. Co­mo el buen ca­ba­lle­ro que es, de esos que no tie­nen me­mo­ria, ha­bla de sus re­la­cio­nes con cau­te­la y sin de­ta­lles. Al hacer su re­cuen­to amo­ro­so re­co­no­ce que han si­do mu­chas mu­je­res, pe­ro que po­cas ve­ces se ha enamo­ra­do real­men­te. De su pri­mer ma­tri­mo­nio, el de la igle­sia, ben­di­ción y to­da la pa­ra­fer­na­lia, le que­dó la pron­ta anu­la­ción y Mar­ga­ri­ta su hi­ja ma­yor que ha­ce ci­ne en Nueva York. Adria­na Cué­llar pa­só de ser su se­gun­da es­po­sa y ma­má de Fe­de­ri­co, a con­ver­tir­se en una ami­ga y el re­cuer­do de la bra­si­le­ra, que co­mo en el va­lle­na­to de Es­ca­lo­na, se le me­tió en el alma. Con ella vi­vió una apa­sio­na­da re­la­ción y les al­can­zó has­ta el ter­cer aniver­sa­rio. Más tar­de lle­gó Mar­ce­la Cal­das, su com­pa­ñe­ra por diez años in­ten­sos con la que com­par­te dos hi­jos, ca­sas, pa­seos fa­mi­lia­res y has­ta obras de ar­te.

De la que­ja fe­me­ni­na de que los hom­bres siem­pre se con­si­guen una pa­re­ja de me­nos años que la an­te­rior, di­ce que en su ca­so es men­ti­ra. Él va­lo­ra a las mu­je­res con ex­pe­rien­cia: “Son mu­cho más in­tere­san­tes, in­clu­so en el se­xo. En el pla­cer de la ca­ma se mul­ti­pli­ca la sen­si­bi­li­dad”, di­ce.

Ra­món hoy es­tá más enamo­ra­do del amor que an­tes, y eso se lo atri­bu­ye a su ac­tual pa­re­ja, la española, ex­mi­nis­tra de Igual­dad, Bi­bia­na Ai­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.