María Paz Ga­vi­ria “Artbo no es eli­tis­ta”

Jet-Set - - FLASH -

La la­bor de lle­var el ar­te fue­ra de las ga­le­rías y mu­seos del país se ha vis­to re­com­pen­sa­da con la asis­ten­cia de más de 150.000 per­so­nas en los úl­ti­mos cin­co años a Artbo. Su di­rec­to­ra ha tra­ta­do de co­nec­tar las ex­pre­sio­nes de vie­jos ar­tis­tas con la nue­va ge­ne­ra­ción de la plás­ti­ca na­cio­nal, in­com­pren­di­da por las téc­ni­cas que rom­pen con la pin­tu­ra tra­di­cio­nal. Es­te año no fue la ex­cep­ción.

En los días que

an­te­ce­den a Artbo, su di­rec­to­ra María Paz Ga­vi­ria to­ma más ca­fé del que su­gie­ren los mé­di­cos y nu­tri­cio­nis­tas. Ja­más ha con­ta­do el nú­me­ro de ta­zas que la man­tie­nen ac­ti­va des­de la ma­dru­ga­da cuan­do des­pier­ta pa­ra co­mu­ni­car­se con los ga­le­ris­tas y co­lec­cio­nis­tas que es­tán en Eu­ro­pa, don­de los re­lo­jes lle­van seis ho­ras más que Co­lom­bia. Sin ex­cep­ción atien­de a to­dos y les plan­tea so­lu­cio­nes a los pro­ble­mas que pre­sen­tan a úl­ti­mo mi­nu­to, por su­pues­to con el apo­yo de de­ce­nas de co­la­bo­ra­do­res que tam­bién se pe­gan el ma­dru­gón. “Es­ta épo­ca es muy du­ra. Nos preo­cu­pa­mos mu­cho, pe­ro fi­nal­men­te las co­sas sa­len bien”, di­jo la eje­cu­ti­va que de ma­ne­ra in­can­sa­ble y ri­sue­ña re­pi­te las ci­fras que mue­ve la fe­ria de ar­te más im­por­tan­te del país.

Es­te año con­vo­có a 355 ar­tis­tas y 75 ga­le­rías de 18 paí­ses del mun­do, pa­ra un to­tal de 3.000 obras sig­ni­fi­ca­ti­vas de las di­ver­sas es­cue­las y co­rrien­tes, in­clu­yen­do el mo­vi­mien­to grá­fi­co na­cio­nal de me­dia­dos del si­glo pa­sa­do y el ar­te con­cep­tual de nues­tros días.

En es­ta edi­ción de la fe­ria, y co­mo era de es­pe­rar­se, sur­gie­ron los desafíos de siem­pre co­mo el in­ten­to de su­pe­rar las ci­fras de asis­ten­cia de otros años y la po­si­bi­li­dad de re­clu­tar un pú­bli­co que vi­ve pre­ve­ni­do fren­te al ar­te, por con­si­de­rar­lo un pri­vi­le­gio de los gru­pos in­te­lec­tua­les y aca­dé­mi­cos. Ga­vi­ria Muñoz ha­bló con Jet-set.

Se cree que es­te ti­po de fe­rias son pa­ra los gran­des co­lec­cio­nis­tas. ¿Có­mo han cau­ti­va­do a com­pra­do­res que vi­ven al de­be por las cuo­tas del carro y la tar­je­ta de cré­di­to? –Una fe­ria que na­ce des­de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Bo­go­tá no es­tá di­ri­gi­da a un mer­ca­do es­pe­cia­li­za­do o de eru­di­tos. Nues­tras iniciativas bus­can am­pliar el nú­me­ro de es­pec­ta­do­res con la rea­li­za­ción de fo­ros, ta­lle­res y sa­lo­nes de ex­po­si­cio­nes pa­ra to­dos los pú­bli­cos. El año pa­sa­do asis­tie­ron 35.000 per­so­nas. La ci­fra se do­bló fren­te a la de ha­ce cin­co años. Mu­cha gen­te en­con­tró obras des­de 500.000 pe­sos.

¿Qué ha­cer pa­ra que el ar­te de­je de ser eli­tis­ta? –Te­ne­mos una sec­ción pa­ra ga­le­rías nue­vas con obras grá­fi­cas y ar­tis­tas emer­gen­tes que son más eco­nó­mi­cas. Artbo es un es­pa­cio en el que se pue­de pre­gun­tar con tran­qui­li­dad y des­pe­jar du­das fren­te a un te­ma que pa­re­ce com­ple­jo.

¿Even­tos co­mo Bar­cú, la Fe­ria del Mi­llón y Odeón, con en­tra­das más eco­nó­mi­cas y obras no tan cos­to­sas, le han ro­ba­do pú­bli­co a Artbo? – La Cá­ma­ra de Co­mer­cio creó nues­tro pro­yec­to cul­tu­ral pa­ra es­ti­mu­lar a to­da la in­dus­tria de las ar­tes plás­ti­cas. Siem­pre pen­sa­mos en el cre­ci­mien­to de la ciu­dad. Aho­ra te­ne­mos un gran aba­ni­co de re­cin­tos de ex­po­si­ción y una am­plia ofer­ta cul­tu­ral. Es­tas fe­rias sa­té­li­tes tam­bién exis­ten al­re­de­dor de Art New York y Art Ba­sel, de Mia­mi.

Ar­tis­tas co­mo el maes­tro Fer­nan­do Bo­te­ro tie­nen una vi­sión muy crí­ti­ca fren­te a es­te ti­po de fe­rias por la ex­plo­sión de obras con­cep­tua­les, las ins­ta­la­cio­nes y el tan­to que di­jo que es­to no es ar­te –No voy a en­trar en la dis­cu­sión de qué es o no es ar­te. Las so­cie­da­des tie­nen de­re­cho a dis­fru­tar­lo. Hay ex­pre­sio­nes y crea­cio­nes pa­ra to­dos. Per­so­nal­men­te creo que de­be­mos echar­le una mi­ra­da a las nue­vas ten­den­cias mun­dia­les. El ar­te no tie­ne que gus­tar­le a la ma­yo­ría de las per­so­nas. Al­gu­nas obras no pro­du­cen pla­ci­dez ni nos in­vi­tan a con­tem­plar al­go be­llo. El ar­te mis­mo a tra­vés de la his­to­ria se ha su­ble­va­do fren­te a las pro­pias co­rrien­tes ar­tís­ti­cas. Hay mu­chos an­ti­aca­dé­mi­cos, con­tes­ta­ta­rios, crí­ti­cos de las so­cie­da­des y del in­di­vi­duo en las fe­rias y ga­le­rías.

Ha­ble­mos de obras co­mo el ori­nal mas­cu­lino fir­ma­do por Mar­cel Du­champ y el ja­rrón de Ai Wei­wei ins­pi­ra­do en la bo­te­lla de Co­ca-co­la. ¿Le gus­ta el fe­nó­meno del ar­te pro­vo­ca­dor y has­ta hu­mo­rís­ti­co? –Es­te ti­po de ar­te me fas­ci­na. Du­champ es im­por­tan­te por­que ha­ce hin­ca­pié en esa pre­gun­ta in­ci­si­va de ¿qué es y qué no es ar­te? Aca­so, ¿un ob­je­to es ar­te por­que lo fir­mó un ar­tis­ta? Ese con­ti­nuo de­ba­te me en­can­ta.

Mu­cha gen­te cues­tio­na la obra ins­pi­ra­da en una ca­ma des­or­de­na­da que hi­zo Tra­cey Emin, y los ti­bu­ro­nes de Da­mien Hirst. Con es­te ti­po de crea­cio­nes las ma­más, las tías y las abue­las ya no en­cuen­tran obras pa­ra de­co­rar la ca­sa. –En el ar­te con­tem­po­rá­neo hay de to­do. Hay mil for­mas de mi­rar­lo. Lo be­llo pa­ra mí no lo es pa­ra los de­más. Las per­so­nas de­be­mos te­ner en las ca­sas aque­llas obras que nos ge­ne­ren go­ce. El ar­te de hoy tie­ne una fun­ción muy crí­ti­ca de la so­cie­dad y el hom­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.