Glo­ria Zea

La da­ma de El ca­ba­lle­ro de la ro­sa.

Jet-Set - - CONTENIDO - Por Eduar­do Hig­gins Arte­ta

Ha­ce dos años, cuan­do de­jó la di­rec­ción del Museo de Ar­te Mo­derno de Bo­go­tá, se di­jo que asu­mi­ría una vi­da más tran­qui­la, le­jos de la ac­ti­vi­dad cul­tu­ral. Pe­ro no fue así, des­de su ca­sa ha se­gui­do con las rien­das de la Fun­da­ción Ópe­ra de Co­lom­bia e im­pul­só el mon­ta­je de su obra fa­vo­ri­ta: El ca­ba­lle­ro de la ro­sa.

Glo­ria Zea vi­ve ro­dea­da de un equi­po de co­la­bo­ra­do­res jó­ve­nes que la tra­ta con re­ve­ren­cia y que en­tien­de, co­mo si fue­ran con­tem­po­rá­neos, to­do su apor­te a la cul­tu­ra co­lom­bia­na. “Es­tá a quin­ce mi­nu­tos del Tea­tro Ma­yor Ju­lio Ma­rio San­to Do­min­go. No de­mo­ra”, di­ce el je­fe de pren­sa que cua­dró la en­tre­vis­ta, con la se­gu­ri­dad de que ni los tran­co­nes de Bo­go­tá ni el mal tiem­po al­te­ra­rían la agen­da tra­za­da por la me­ce­nas de las ar­tes plás­ti­cas y es­cé­ni­cas del país. Al ins­tan­te lle­ga ri­sue­ña, co­mo siem­pre, e im­po­nen­te, co­mo si hu­bie­ra in­terio­ri­za­do la pre­sen­cia es­cé­ni­ca de los per­so­na­jes de la ópe­ra. Con 82 años, si­gue fiel a las pren­das de los ate­liers fran­ce­ses y se ve tan “so­fis­ti­ca­da co­mo un dia­man­te de Tif­fany”, se­gún un ar­tícu­lo de la re­vis­ta Se­ma­na de prin­ci­pios de los años ochen­ta. En es­ta par­te de su vi­da no se per­tur­ba cuan­do re­sal­tan su afi­ni­dad con la mo­da. Atrás de­jó la épo­ca en la que, por cul­pa de su fino ropero, se ga­nó de­ce­nas de de­trac­to­res que tra­ta­ban de so­ca­var los re­sul­ta­dos de su ges­tión cul­tu­ral. “Me de­cían eli­tis­ta. Esa es­tu­pi­dez la es­cu­cha­ba to­dos los días en la pren­sa, en to­dos la­dos. Pe­ro ya no”, di­ce a pun­to de ce­le­brar 42 años en la di­rec­ción de la Fun­da­ción Ópe­ra de Co­lom­bia. Des­pués de cua­tro dé­ca­das, Zea de­jó de apla­zar el mon­ta­je de sus sue­ños: El ca­ba­lle­ro de la ro­sa, la obra más am­bi­cio­sa de Ri­chard Strauss. El pro­yec­to se ro­bó to­da su aten­ción en los dos úl­ti­mos años, tras en­tre­gar­le la di­rec­ción del Museo de Ar­te Mo­derno de Bo­go­tá a Clau­dia Ha­kim. Mu­chos cre­ye­ron que en ese tiem­po por fue­ra de los ra­da­res me­diá­ti­cos se de­di­ca­ría a dis­fru­tar de la pen­sión.

La ópe­ra de Strauss es­tu­vo por dé­ca­das en la lis­ta de sus múl­ti­ples pen­dien­tes an­te la com­ple­ji­dad pa­ra mon­tar es­ta his­to­ria co­ral, que re­quie­re de unos 70 per­so­na­jes en es­ce­na. Co­mo si fue­ra po­co, en la ma­jes­tuo­sa obra hu­mo­rís­ti­ca que gi­ra en torno a la re­la­ción de una ‘asal­ta­cu­nas’ y su no­vio vein­tea­ñe­ro, par­ti­ci­pa una sin­fó­ni­ca de 80 mú­si­cos. Ha­ce unas dos dé­ca­das ha­bría si­do im­pen­sa­ble la pues­ta en es­ce­na de El ca­ba­lle­ro de la ro­sa. En ese en­ton­ces eran es­ca­sos los pro­fe­sio­na­les del can­to lí­ri­co y los tea­tros de gran in­fra­es­truc­tu­ra co­mo el Ju­lio Ma­rio San­to Do­min­go, don­de pre­sen­ta­rán es­ta obra los días 1, 5 y 8 de sep­tiem­bre. Co­mo la ópe­ra nunca ha si­do au­to­sos­te­ni­ble, in­clu­so en ciu­da­des con tra­di­ción ope­rís­ti­ca co­mo Nue­va York y Lon­dres, ‘el ma­tri­mo­nio cul­tu­ral’ de la Fun­da­ción Ópe­ra de Co­lom­bia y la Fun­da­ción Tea­tro Ma­yor Ju­lio Ma­rio San­to Do­min­go bus­ca­ron otro ju­ga­dor re­gio­nal, el Tea­tro Mu­ni­ci­pal de San­tia­go de Chi­le, con una ex­pe­rien­cia de unos 150 años en es­te ti­po de es­pec­tácu­los.

“Pa­ra con­se­guir los re­cur­sos del Mam­bo y de la ópe­ra hi­ce de to­do; fal­tó pros­ti­tuir­me”, di­ce Glo­ria Zea.

El mo­de­lo eco­nó­mi­co pa­ra im­pul­sar la ópe­ra en Co­lom­bia ha si­do el mis­mo des­de los pri­me­ros mon­ta­jes. Nunca ha ha­bi­do su­fi­cien­tes re­cur­sos pa­ra ha­cer­lo, ni cuan­do Glo­ria Zea, co­mo di­rec­to­ra de Col­cul­tu­ra, in­sis­tió en que Mo­zart y Strauss po­dían con­vi­vir con la cum­bia, la gua­bi­na y otras ex­pre­sio­nes fol­cló­ri­cas na­cio­na­les. Aque­llas ex­pe­rien­cias le de­ja­ron va­rias lec­cio­nes, en­tre ellas que ja­más sa­ca­ría pla­ta de su bol­si­llo pa­ra sos­te­ner la cul­tu­ra, y no por mez­qui­na, sino por la obli­ga­ción que de­ben te­ner los go­bier­nos pa­ra pro­mo­ver to­das las ar­tes. “Gra­cias a mi se­gun­do es­po­so, An­drés Uri­be Campuzano, quien di­ri­gía la Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Ca­fe­te­ros, man­tu­vi­mos el Mam­bo du­ran­te ca­tor­ce años. No­so­tros pa­gá­ba­mos to­da la nó­mi­na. Yo no co­bra­ba suel­do”, re­cuer­da Zea. Las dos pri­me­ras pues­tas en es­ce­na, La tra­via­ta y La bohe­mia,a me­dia­dos de los se­ten­ta, con­ta­ron con el aus­pi­cio de Col­cul­tu­ra y de la em­pre­sa pri­va­da, pe­ro po­cos se lo agra­de­cie­ron. El ins­ti­tu­to que es­ta­ba ba­jo su ba­tu­ta sen­tía el im­pac­to de la re­ce­sión eco­nó­mi­ca y vi­vía en la en­cru­ci­ja­da de sal­var con ca­rác­ter ur­gen­te el de­te­rio­ra­do Tea­tro Co­lón y la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal. Glo­ria Zea, se­gún pu­bli­ca­cio­nes de la épo­ca, les hi­zo el qui­te a las crí­ti­cas ses­ga­das cuan­do pre­sen­tó su de­co­ro­sa ges­tión. En un do­cu­men­to es­cri­bió el glo­sa­rio de sus lo­gros, in­clu­yen­do las res­tau­ra­cio­nes del pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co y los pri­me­ros mon­ta­jes de la ópe­ra en Bo­go­tá. La idea de traer es­te ti­po de es­pec­tácu­los sur­gió de su ami­go Al­ber­to Upe­gui, un con­ven­ci­do de que Bo­go­tá de­bía man­te­ner la fa­ma de ‘la Ate­nas su­r­ame­ri­ca­na’ con pa­ra­dig­mas cul­tu­ra­les de Eu­ro­pa. “Yo no sa­bía de ópe­ra. So­lo ha­bía vis­to unas cuan­tas fun­cio­nes del Metropolitan los días en que vi­ví en Nue­va York. Pe­ro la sa­qué ade­lan­te. Lo úni­co que no hi­ce fue pros­ti­tuir­me en la ca­rre­ra Sép­ti­ma pa­ra bus­car los re­cur­sos. Or­ga­ni­za­mos subas­tas, ca­rre­ras de ca­ba­llo y es­tre­nos de pe­lí­cu­las”, afir­ma. La Fun­da­ción Ópe­ra de Co­lom­bia salió al res­ca­te de ta­len­tos co­lom­bia­nos que vi­vían de otras ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas, co­mo Mar­ta Senn, quien tra­ba­ja­ba en un bu­fe­te de abo­ga­dos, y Al­ber­to Arias, de­di­ca­do a la ven­ta de se­gu­ros. Cuan­do Zea de­jó Col­cul­tu­ra los su­ce­so­res aca­ba­ron la ópe­ra. So­lo has­ta 1991 la re­to­mó por su­ge­ren­cia de sus ex­pu­pi­los. Con el mon­ta­je de El ca­ba­lle­ro de la ro­sa se con­so­li­dó la amis­tad en­tre Zea y Ra­mi­ro Oso­rio, di­rec­tor del Tea­tro Ma­yor Ju­lio Ma­rio San­to Do­min­go. Los dos za­res de la cul­tu­ra se co­no­cie­ron en 1984 cuan­do él or­ga­ni­zó un fes­ti­val tea­tral en Ja­la­pa, Mé­xi­co. En­tre los dos se pro­pu­sie­ron que el show de la ópe­ra de­be se­guir. El año en­tran­te lle­va­rán a las ta­blas la obra Nab­bu­co, de Ver­di. Sin con­si­de­rar la po­si­bi­li­dad del re­ti­ro, Glo­ria Zea tie­ne tra­ba­jo pa­ra ra­to. •

Glo­ria Zea es in­can­sa­ble. Des­de ya tra­ba­ja en el mon­ta­je del año en­tran­te, la ópe­ra Nab­bu­co, de­ver­di.

El mon­ta­je de El ca­ba­lle­ro de la ro­sa mo­vi­li­zó a 80 can­tan­tes lí­ri­cos del mun­do en­te­ro, in­clu­yen­do a 30 de Eu­ro­pa.

Jun­to a su ami­go Ra­mi­ro Oso­rio, di­rec­tor del Tea­tro Ma­yor Ju­lio Ma­rio San­to Do­min­go, se le mi­dió a mon­tar la obra más am­bi­cio­sa de Strauss, con más de 160 ar­tis­tas, en­tre mú­si­cos y can­tan­tes.

El ves­tua­rio fue di­se­ña­do por Adán Mar­tí­nez, quien fa­lle­ció ha­ce un año. Su nom­bre es uno de los más im­por­tan­tes en la cos­tu­ra ar­tís­ti­ca del país.

Es­ta obra co­men­za­rá la gi­ra in­ter­na­cio­nal en 2019. Por in­vi­ta­ción del Tea­tro Mu­ni­ci­pal de San­tia­go, pri­me­ro irá a Chi­le, .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.