Alexandre Be­na­lla y Emmanuel Ma­cron

¿Amor prohi­bi­do en el Pa­la­cio del Elí­seo?

Jet-Set - - CONTENIDO -

El chis­me de la homosexualidad del man­da­ta­rio pa­re­cía si­len­cia­do, cuan­do un real es­cán­da­lo de re­pú­bli­ca ba­na­ne­ra, co­mo lo lla­mó la pren­sa lo­cal, vol­vió a ha­cer de su vi­da pri­va­da blan­co de las ma­las len­guas y va­pu­leó su ya dis­mi­nui­da po­pu­la­ri­dad. El de­to­nan­te del epi­so­dio fue un in­ci­den­te ca­lle­je­ro que a sim­ple vis­ta no ten­dría na­da que ver con los gus­tos del pre­si­den­te. En las jor­na­das del pri­me­ro de ma­yo, el gru­po de iz­quier­da Black Bloc pro­ta­go­ni­zó en­car­ni­za­dos dis­tur­bios con­tra la po­lí­ti­ca de Ma­cron. Los re­vol­to­sos rom­pie­ron ventanas e in­cen­dia­ron au­tos y la fuer­za pú­bli­ca usó ga­ses y ca­chi­po­rras pa­ra dis­per­sar­los. En los no­ti­cie­ros, cau­só in­dig­na­ción un vi­deo que mos­tra­ba a un po­li­cía, o al me­nos un in­di­vi­duo ves­ti­do co­mo tal, que to­ma­ba por el cue­llo a un par de ma­ni­fes­tan­tes, los tra­ta­ba a los em­pe­llo­nes, los gol­pea­ba en la ca­be­za y les pi­so­tea­ba el ab­do­men. Fue una tro­pe­lía in­con­ce­bi­ble en un país que se sien­te lla­ma­do, por un im­pe­ra­ti­vo ca­te­gó­ri­co, a dar­le lec­cio­nes de to­le­ran­cia al mun­do. La iden­ti­dad del abu­sa­dor per­ma­ne­ció en el mis­te­rio y el ca­so pa­só a un se­gun­do plano cuan­do la cu­na de Vol­tai­re se su­mió en el jú­bi­lo por la vic­to­ria de su se­lec­ción en el Mun­dial de Fút­bol, en Mos­cú, don­de Ma­cron se hi­zo pre­sen­te. El 18 de ju­lio, el dia­rio Le Mon­de, uno de los más res­pe­ta­dos del pla­ne­ta, sor­pren­dió al re­ve­lar que el au­tor de los bes­tia­les ata­ques no era un po­li­cía, sino Alexandre Be­na­lla, je­fe de se­gu­ri­dad y sub­je­fe del staff de Ma­cron. El pe­rió­di­co in­for­mó que él ha­bía pe­di­do ob­ser­var las ope­ra­cio­nes del pri­me­ro de ma­yo, pe­ro eso no ex­pli­ca­ba có­mo ob­tu­vo la do­ta­ción de agen­te del or­den, al­go re­pro­cha­ble, si se tie­ne en cuen­ta que ves­tir­se de po­li­cía sin ser­lo es un de­li­to en Fran­cia. Aquel era so­lo el abre­bo­cas de un epi­so­dio ca­ta­lo­ga­do tam­bién por la pren­sa co­mo “ver­gon­zo­so” y “pa­té­ti­co en el fon­do y en la for­ma”. Le Mon­de des­ta­pó que el Pa­la­cio del Elí­seo su­po del in­ci­den­te de los dis­tur­bios en su mo­men­to y que Be­na­lla fue sus­pen­di­do dos se­ma­nas, pe­ro no re­ti­ra­do del car­go. Tan sua­ve cas­ti­go irri­tó a la opi­nión, mu­cho más al co­no­cer­se que la pre­si­den­cia tar­dó en in­for­mar a las au­to­ri­da­des ju­di­cia­les so­bre el asun­to. “En­cu­bri­mien­to”, se mur­mu­ró, y sur­gie­ron sos­pe­chas muy se­rias acer­ca de la ver­da­de­ra na­tu­ra­le­za de la re­la­ción en­tre Be­na­lla y el je­fe del Es­ta­do. ¿Es su emi­sa­rio en­cu­bier­to?, ¿qué tan­ta in­for­ma­ción sen­si­ble tie­ne?, eran las pre­gun­tas. El guar­daes­pal­das go­za­ba de pri­vi­le­gios que los cro­nis­tas apre­cia­ron co­mo “prin­ci­pes­cos”, so­lo dig­nos del pro­pio pre­si­den­te. Ga­na­ba 11.600 dó­la­res men­sua­les (unos 34 mi­llo­nes de pe­sos), ci­fra exor­bi­tan­te pa­ra su pues­to, y ha­bía si­do pro­mo­vi­do, mis­te­rio­sa­men­te, a lu­gar­te­nien­te co­ro­nel re­ser­vis­ta. Te­nía ca­rro ofi­cial, pa­sa­por­te di­plo­má­ti­co, per­mi­so pa­ra por­tar ar­mas, un pa­se que le per­mi­tía

cir­cu­lar a su ai­re por la Asam­blea Na­cio­nal y un es­plén­di­do apar­ta­men­to en el Pa­lais de l’al­ma, asig­na­do por el Es­ta­do a los pre­si­den­tes pa­ra ser­vi­cio de sus co­la­bo­ra­do­res pre­di­lec­tos. “La lis­ta es tan lar­ga y re­bo­san­te de pre­rro­ga­ti­vas que es im­po­si­ble no cues­tio­nar su fun­da­men­to”, co­men­tó el por­tal Ago­ra Vox. Re­sul­tó que Be­na­lla “vi­vía in­mer­so en la in­ti­mi­dad del pre­si­den­te y su es­po­sa Bri­git­te”, se­gún L’opi­nion, a tal pun­to que te­nía las lla­ves de su ca­sa de des­can­so en Le Tou­quet, nor­te de Fran­cia, y los acom­pa­ña­ba tan­to en sus via­jes ofi­cia­les co­mo de pla­cer. Pa­ra mos­trar el al­to gra­do de con­fian­za que le pro­fe­sa­ba Ma­cron, el dia­rio ex­pli­có que él so­lo tie­ne diez per­so­nas en las que cree cie­ga­men­te. “De res­to, es su­per­des­con­fia­do, por no de­cir pa­ra­noi­co”, con­clu­yó, y en ese mar­co Be­na­lla re­sal­ta­ba co­mo el más cer­cano en­tre los cer­ca­nos. El si­len­cio del pre­si­den­te a me­di­da que se iban co­no­cien­do los sen­sa­cio­na­les da­tos le dio vi­gor al co­men­ta­rio de que Be­na­lla era su aman­te. La apa­ri­ción de fotos de los dos en una inusual in­ti­mi­dad, a car­ca­ja­das y mon­tan­do en bi­ci­cle­ta ves­ti­dos con to­nos pas­tel le die­ron ma­yor vue­lo a la pi­car­día. Las sos­pe­chas más fuer­tes so­bre el ro­man­ce no tu­vie­ron ori­gen en la pren­sa ni los men­ti­de­ros po­lí­ti­cos, sino en la Po­li­cía. “Si yo hu­bie­ra he­cho lo que Be­na­lla, es­ta­ría en la cár­cel”, le di­jo un agen­te al por­tal Stop­men­son­ges.com. Otro, co­men­tó con sor­na: “¿Qué ne­ce­si­dad tie­ne Ma­cron de Be­na­lla, quien no pro­vie­ne de nin­gu­na fuer­za de éli­te, si lo pro­te­gen de­ce­nas de po­li­cías es­pe­cia­li­za­dos? A no ser que... le brin­de ser­vi­cios par­ti­cu­la­res”.

Fi­nal­men­te, Ma­cron echó a su con­tro­ver­ti­do je­fe de se­gu­ri­dad y ha­bló, pe­ro no pu­do bo­rrar la idea de que ha­bía abu­sa­do del po­der; él, que ha­bía pro­me­ti­do go­ber­nar ba­jo el signo del buen ejem­plo. Asu­mió la cul­pa por “con­fiar en la per­so­na equi­vo­ca­da”, pe­ro no lo­gró jus­ti­fi­car tan­ta de­fe­ren­cia con el es­col­ta. Y cuan­do de­cla­ró: “Alexandre Be­na­lla nunca ha si­do mi aman­te”, en­san­chó el man­to de du­da, opi­nó The New Yor­ker. A fin de cuen­tas, aquel era so­lo un chis­me de pa­rro­quia y no un cues­tio­na­mien­to ofi­cial, por lo que mu­chos di­je­ron pa­ra sus aden­tros: “Ex­pli­ca­ción no pe­di­da, cul­pa ma­ni­fies­ta”.

Ma­cron le dio a Be­na­lla un suel­da­zo de 11.600 dó­la­res, ca­rro ofi­cial, pa­sa­por­te di­plo­má­ti­co y has­ta las lla­ves de su ca­sa de des­can­so.

Be­na­lla, de 26 años, y Ma­cron en Berd’huis, en abril pa­sa­do. El man­da­ta­rio no ha po­di­do ex­pli­car por qué en­cu­brió las fal­tas de su es­col­ta, lo ins­ta­ló en un pa­la­cio y le dio pre­ben­das re­ser­va­das al je­fe del Es­ta­do.

Es­te pa­seo en bi­ci­cle­ta en Le Tou­quet en­cen­dió aún más los chismes del ro­man­ce. El pre­si­den­te so­lo con­fía en diez per­so­nas, pe­ro Be­na­lla lle­gó a ser la nú­me­ro uno.

El guar­dia (en el círcu­lo) sal­tó a la pa­les­tra por las imá­ge­nes en las que gol­pea bru­tal­men­te a un ma­ni­fes­tan­te. Ma­cron so­lo lo sus­pen­dió unos días por la fal­ta y así es­ta­lló el es­cán­da­lo.

El je­fe de se­gu­ri­dad tam­bién era muy cer­cano a la pri­me­ra da­ma, Bri­git­te Ma­cron, lo que reac­ti­vó el ru­mor de que ella se pres­ta pa­ra un ma­tri­mo­nio de fa­cha­da que en­cu­bre la homosexualidad del pre­si­den­te.

El es­cán­da­lo sus­ci­tó ca­ri­ca­tu­ras co­mo es­ta, de Sa­ma­ri­tain, en la que el pre­si­den­te le di­ce a Be­na­lla en la in­ti­mi­dad: “¿Es­ta no­che no usas tu tra­je de po­li­cía?”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.