LU­LÚ BER­NAL: LA MA­DRI­NA DE DU­QUE.

Jet-Set - - CONTENIDO -

La em­pre­sa­ria bo­go­ta­na tie­ne en su lar­ga lis­ta de ahi­ja­dos al hom­bre que ma­ne­ja los des­ti­nos del país. Una anéc­do­ta del bau­ti­zo re­ve­la el ori­gen del nom­bre del pre­si­den­te.

La em­pre­sa­ria ra­dial tie­ne co­mo ahi­ja­do al hom­bre más po­de­ro­so del país, Iván Du­que, el nue­vo pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. Ha­ce 42 años, en pleno bau­ti­zo, el cu­ra su­gi­rió cam­biar­le el nom­bre, pe­ro no pu­do an­te los ar­gu­men­tos de Da­río Echan­día. Es­ta es la his­to­ria.

Por lo ge­ne­ral las reunio­nes de Lu­lú Ber­nal gi­ran al­re­de­dor de sus dos mas­co­tas: Zeus, un shih tzu ju­gue­tón, y un scot­tish te­rrier lla­ma­do Lu­cas que go­zan de gran po­pu­la­ri­dad en­tre los círcu­los so­cia­les y po­lí­ti­cos de Bo­go­tá. Cuan­do al­guien no los co­no­ce, la em­pre­sa­ria ra­dial ha­bla de ellos con emo­ción, co­mo cuan­do re­la­ta la his­to­ria de las dos emisoras de Ra­dio San­ta Fe, que crea­ron sus pa­dres en Bo­go­tá y Pas­to ha­ce más de ochen­ta años. Aho­ra sí se pue­de de­cir li­te­ral­men­te que has­ta el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca co­no­ce a Lu­cas y Zeus, dos pe­rros con gua­ris­mos de fa­vo­ra­bi­li­dad muy al­tos, co­mo los que tie­nen los bue­nos go­ber­nan­tes. Iván Du­que, por ejem­plo, los ha vis­to mu­chas ve­ces. Y es que Lu­lú Ber­nal, una de las me­jo­res ami­gas de su ma­má, Ju­lia­na Már­quez Tono, se con­vir­tió en su ma­dri­na ha­ce 42 años. El bau­ti­zo fue en la Pa­rro­quia In­ma­cu­la­da Con­cep­ción, de los Agus­ti­nos Re­co­le­tos, en el nor­te de Bo­go­tá. “Éra­mos en­tra­ña­bles. Nos con­tá­ba­mos to­do. Nos co­no­ci­mos cuan­do es­tu­diá­ba­mos en la Uni­ver­si­dad de los Andes: ella, An­tro­po­lo­gía y yo, Cien­cias Po­lí­ti­cas”, re­cuer­da Ju­lia­na Már­quez. El pa­drino sa­cra­men­tal fue el exal­cal­de de es­ta ciu­dad, Al­fon­so Pa­la­cio Ru­das, quien a

Su pa­drino, el exal­cal­de de Bo­go­tá Al­fon­so Pa­la­cio Ru­das, fue co­mo un se­gun­do pa­pá. Ca­si siem­pre lo pa­sea­ba por el Museo El Chi­có.

fal­ta de hi­jos ad­qui­rió la res­pon­sa­bi­li­dad pa­ter­na de pa­sear al ni­ño ‘Ivan­ci­to’ por los al­re­de­do­res del par­que El Chi­có. De la ce­re­mo­nia que­dó la anéc­do­ta de un sa­cer­do­te li­tuano que in­sis­tió en cam­biar­le el nom­bre al be­bé por­que ha­cía alu­sión a Iván el Te­rri­ble. El pá­rro­co tra­tó de im­po­ner su opi­nión con el ar­gu­men­to de que en el san­to­ral ca­tó­li­co no ha­bía ‘iva­nes’, no se sa­be si por la ter­que­dad o por­que des­co­no­cía la im­por­tan­cia de San Iván de Bohe­mia, cu­ya fies­ta se ce­le­bra el 24 de ju­nio pa­ra re­cor­dar­lo co­mo el san­to me­dia­dor en la po­lí­ti­ca. Uno de los in­vi­ta­dos, el ex­pre­si­den­te Da­río Echan­día, ami­go de la fa­mi­lia, cul­to e in­for­ma­do co­mo po­cos en esa épo­ca en que no exis­tía Wi­ki­pe­dia, bus­có la so­lu­ción al di­fe­ren­do al con­fir­mar que Iván era si­nó­ni­mo de Juan, en he­breo, y que sig­ni­fi­ca­ba ‘hom­bre ben­de­ci­do por Dios’. Es­te nom­bre, por su­pues­to, mar­ca­ría la vi­da del go­ber­nan­te uri­bis­ta. Des­pués del bau­ti­zo, los asis­ten­tes fes­te­ja­ron en ca­sa de su abue­la ma­ter­na, Es­te­la Már­quez. “Con los años fui in­vi­ta­da a to­dos los even­tos im­por­tan­tes en la vi­da de Iván: su gra­do y el ma­tri­mo­nio. Ca­da vez que nos ve­mos ha­bla­mos de nues­tras vi­das, muy po­cas ve­ces de po­lí­ti­ca”, afir­ma su ma­dri­na. En las dos vuel­tas pre­si­den­cia­les y el día de la po­se­sión pre­si­den­cial, Lu­lú Ber­nal tu­vo un si­tio pri­vi­le­gia­do en­tre los asis­ten­tes. “Nunca lo he vis­to per­tur­ba­do o de­rri­ba­do por una si­tua­ción difícil”, afir­ma Ber­nal, quien tie­ne una lar­ga lis­ta de ahi­ja­dos.

El bau­ti­zo fue ha­ce 42 años en la Pa­rro­quia In­ma­cu­la­da Con­cep­ción de Bo­go­tá. En la fo­to, a la iz­quier­da, Lu­lú Ber­nal, la ma­dri­na; el ex­pre­si­den­te Da­río Echan­día y a la de­re­cha, la ma­dre, Ju­lia­na Már­quez.

El pre­si­den­te Iván Du­que y Lu­lú Ber­nal ce­le­bra­ron la vic­to­ria de la pri­me­ra vuel­ta en el Cu­bo de Col­sub­si­dio, en Bo­go­tá.

El nue­vo man­da­ta­rio de los co­lom­bia­nos fue un be­bé sano y tran­qui­lo. El bau­ti­zo fue a los quin­ce días de na­ci­do y lue­go lo lle­va­ron a la ca­sa de la abue­la ma­ter­na, Es­te­la Tono de Már­quez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.