HAR­VEY WEINS­TEIN: ¿RE­SUL­TÓ INOCEN­TE?

In­creí­ble: los ro­mán­ti­cos e-mails que re­ci­bió de una de sus acu­sa­do­ras po­drían li­be­rar al mons­truo se­xual de Holly­wood de un car­ce­la­zo por vio­la­ción.

Jet-Set - - CONTENIDO - Por Ar­nol­do Mu­tis Gar­cía

La pre­gun­ta co­bra fuer­za des­pués de que la de­fen­sa del pro­duc­tor de Holly­wood re­co­pi­ló cien­tos de co­rreos elec­tró­ni­cos que po­drían sal­var­lo de una con­de­na por los de­li­tos de abu­so se­xual y vio­la­ción.

Uno de los hom­bres más des­pre­cia­dos del ci­ne se lla­ma Har­vey Weins­tein, el otro­ra rey de Holly­wood. Su fino ol­fa­to pa­ra las pe­lí­cu­las ta­qui­lle­ras y a la vez de ca­li­dad le dio es­plen­dor a la in­dus­tria, co­mo lo ates­ti­guan éxi­tos de la ta­lla de Pulp Fic­tion, El car­te­ro, Sha­kes­pea­re enamo­ra­do o Re­gre­so a Cold Moun­tain. Era, ade­más, un ave­za­do im­pul­sor de cam­pa­ñas por el co­di­cia­do Ós­car, lo que le va­lió unas 80 es­ta­tui­llas y 300 pos­tu­la­cio­nes. “So­lo lo su­pe­ra­ban Spiel­berg y Dios”, anotó un ob­ser­va­dor, pe­ro to­do eso se des­mo­ro­nó co­mo un cas­ti­llo de nai­pes a fi­na­les del año pa­sa­do, cuan­do una ola in­con­te­ni­ble de mu­je­res, for­ma­da por es­tre­llas tan ful­gu­ran­tes co­mo An­ge­li­na Jo­lie o mo­des­tas asis­ten­tes de sus em­pre­sas –Mi­ra­max y The Weins­tein Com­pany–, de­nun­cia­ron que él las aco­só se­xual­men­te. El es­cán­da­lo fue es­truen­do­so, ya que se ma­ni­fes­ta­ron cer­ca de no­ven­ta pre­sun­tas víc­ti­mas, pe­ro tam­bién sa­lu­da­ble, pues le dio vi­da al mo­vi­mien­to #Metoo, que le ha da­do un nue­vo ai­re a la con­ver­sa­ción so­bre es­tas ofen­sas con­tra el gé­ne­ro fe­me­nino en to­do el pla­ne­ta. Los re­la­tos de ar­tis­tas co­mo Gwy­neth Pal­trow, Sal­ma Ha­yek y Lu­pi­ta Nyong’o, o de se­cre­ta­rias que la­bo­ra­ron pa­ra él, per­mi­ten de­du­cir que Weins­tein se­guía un pa­trón: so­lía in­vi­tar­las a su ha­bi­ta­ción en un ho­tel pa­ra ha­blar de tra­ba­jo, pe­ro ter­mi­na­ba pi­dién­do­les que le die­ran ma­sa­jes o lo vie­ran du­char­se o mas­tur­bar­se. Tam­bién las to­ca­ba en sus par­tes ín­ti­mas y les pro­me­tía que si ac­ce­dían a sus de­seos las ayu­da­ría a cons­truir ex­ce­len­tes ca­rre­ras, lo cual no era un dis­pa­ra­te, pues era efec­ti­va­men­te el más po­de­ro­so del sép­ti­mo ar­te. En ge­ne­ral, los ale­ga­tos de quie­nes en al­gún mo­men­to fue­ron ase­dia­das por Weins­tein son cier­tos, co­mo lo es que to­das esas con­duc­tas pue­den ser ta­cha­das co­mo vul­ga­res e in­de­cen­tes, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te co­mo de­li­tos. Pa­ra que así sea es pre­ci­so de­mos­trar cier­tas con­di­cio­nes que cai­gan en la ca­te­go­ría de lo pe­nal. Eso no es con­tun­den­te en to­dos es­tos ca­sos y he ahí una de las ra­zo­nes por las que so­lo tres, en­tre las do­ce­nas de de­nun­cian­tes con­tra el pro­duc­tor, lo tie­nen hoy en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos, en li­ber­tad

ba­jo fian­za y en ries­go de una con­de­na de diez años a ca­de­na per­pe­tua en la cár­cel. Uno de los jui­cios, que se desa­rro­llan en cor­tes neo­yor­qui­nas, ven­ti­la las acu­sa­cio­nes de la ac­triz Lu­cia Evans, quien sos­tie­ne que Weins­tein la for­zó a prac­ti­car­le se­xo oral en 2004. La otra que­re­llan­te es Mi­mi Ha­le­yi, exem­plea­da de The Weins­tein Com­pany, quien tam­bién ase­gu­ra que el pro­duc­tor la obli­gó a te­ner se­xo oral con él de un mo­do bru­tal. El ter­cer li­ti­gio es el de una mu­jer cu­ya iden­ti­dad no ha si­do re­ve­la­da y que lo cul­pa de ha­ber­la vio­la­do ha­ce cin­co años en su ofi­ci­na de vi­drios trans­pa­ren­tes y a po­cos pa­sos de otros em­plea­dos, en Nue­va York. Es­te úl­ti­mo pro­ce­so es el más avan­za­do y ha sor­pren­di­do a los cro­nis­tas ju­di­cia­les por el inusi­ta­do gi­ró que co­bró. To­do de­bi­do a que el abo­ga­do de Weins­tein, Ben­ja­min Braf­man, dio a co­no­cer cer­ca de cua­ren­ta e-mails que se con­vir­tie­ron en una bom­ba y en no­ti­cia mun­dial, ade­más de pro­vo­car la in­dig­na­ción en­tre los pro­mo­to­res del #Metoo, pues es pro­ba­ble que gra­cias a es­ta evi­den­cia el pro­duc­tor le ga­ne el pul­so a la jus­ti­cia. Braf­man le pi­dió al tri­bu­nal que des­es­ti­me el ca­so por­que con­si­de­ra que los men­sa­jes que la

de­man­dan­te le en­vió a Weins­tein, en­tre 2013 y 2017, de­ja­rían cla­ro que te­nía una re­la­ción lar­ga, con­sen­sual e ín­ti­ma con su clien­te, lo cual no se com­pa­de­ce con lo que ella de­la­ta. La su­pues­ta vio­la­ción ha­bría ocu­rri­do el 18 de mar­zo de 2013, pe­ro po­co des­pués, el 11 de abril, ella le es­cri­bía: “Es­pe­ro ver­te más pron­to que tar­de”, en tan­to que al día siguiente agre­ga­ba: “Apre­cio to­do lo que ha­ces por mí”. El 15, pro­se­guía: “Se­ría ma­ra­vi­llo­so ver­te otra vez y po­ner­nos al día”. El con­tac­to con­ti­nua­ba en agos­to del mis­mo año, cuan­do ella se co­mu­ni­có pa­ra dar­le su nue­vo nú­me­ro de te­lé­fono: “So­lo que­ría que lo tu­vie­ras. Es­pe­ro que es­tés bien y que me lla­mes en cual­quier mo­men­to, siem­pre es bueno oír­te”. Y el 11 de sep­tiem­bre le ex­pre­sa­ba: “Te ex­tra­ño, mi buen chi­co”. Así mis­mo, se leen otras fra­ses co­que­tas de la de­man­dan­te co­mo: “Te me cru­zas­te hoy por la men­te”, del 26 de ju­lio de 2014, cu­ya res­pues­ta de Har­vey fue: “Amo cru­zar­me por tu men­te. Es mi ejer­ci­cio fa­vo­ri­to”. La mu­jer tam­bién le pi­de en sus men­sa­jes al mag­na­te que la ayu­de a ser acep­ta­da en Soho Hou­se, club al que so­lo ac­ce­de lo más gra­na­do del es­pec­tácu­lo, y has­ta le ma­ni­fies­ta su de­seo de pre­sen­tar­le a su ma­dre. Pe­ro la fra­se que hi­zo ti­tu­la­res de pri­me­ra pla­na fue del 8 de fe­bre­ro de es­te año y en ella le de­cla­ra a su pre­sun­to abu­sa­dor: “Te amo, pe­ro odio sen­tir que soy la mu­jer a quien so­lo lla­mas pa­ra te­ner se­xo”.

Fra­ses co­mo es­ta de­to­na­ron una bom­ba: “Te amo, pe­ro odio sen­tir que soy la mu­jer a quien so­lo lla­mas pa­ra te­ner se­xo”.

Unas no­ven­ta mu­je­res acu­san a Weins­tein por ofen­sas se­xua­les, pe­ro so­lo tres han lo­gra­do lle­var­lo a jui­cio. Pa­sa­ría el res­to de su vi­da pre­so si re­sul­ta cul­pa­ble en so­lo uno de los ca­sos.

FO­TO: GETTY IMAGES

La ac­triz Lu­cia Evans es una de las tres mu­je­res que tie­nen a Weins­tein ba­jo jui­cio. Ase­gu­ra que él la for­zó a prac­ti­car­le se­xo oral en su ofi­ci­na en 2004. En ma­yo fue de­te­ni­do y lle­va­do a la Cor­te Cri­mi­nal de Man­hat­tan, que le si­gue tres jui­cios por crí­me­nes se­xua­les. Se de­cla­ró inocen­te y salió li­bre tras pa­gar una fian­za de un mi­llón de dó­la­res.

El pro­duc­tor tam­bién es pro­ce­sa­do por­que su exem­plea­da Mi­mi Ha­le­yi, aquí en rue­da de pren­sa, ase­gu­ra que la obli­gó a ac­tos se­xua­les con mé­to­dos vio­len­tos.

En los Ós­car de 2014, Weins­tein al­ter­nó con tres ac­tri­ces que ase­gu­ran que él las aco­só: Lu­pi­ta Nyong’o, An­ge­li­na Jo­lie y Jes­si­ca Chas­tain. En la ima­gen tam­bién apa­re­cen Kevin Spa­cey, Mi­chael Fass­ben­der, John Tra­vol­ta, Be­ne­dict Cum­ber­batch y Brad Pitt, en­tre otros.

De ve­ra­neo ha­ce cua­tro años con su es­po­sa, la di­se­ña­do­ra Geor­gi­na Chap­man, y Das­hiell, uno de sus dos hi­jos. Ella se di­vor­ció de él cuan­do es­ta­lló el es­cán­da­lo se­xual, en 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.