CAR­MEN JU­LIA­NA GAR­CÍA DE­JÓ TO­DO POR LA DE­CO­RA­CIÓN.

Jet-Set - - CONTENIDO -

La her­mo­sa va­lle­na­ta re­nun­ció a su tra­ba­jo en el sec­tor ins­ti­tu­cio­nal pa­ra de­di­car­se a la gran pa­sión de su vi­da.

Una de las mu­je­res más be­llas de la Cos­ta Atlán­ti­ca, quien en 1996 re­pre­sen­tó al Ce­sar en el Con­cur­so Na­cio­nal de Be­lle­za, re­nun­ció a vein­te años de tra­ba­jo en el sec­tor cor­po­ra­ti­vo pa­ra de­bu­tar co­mo in­terio­ris­ta. En 2017 com­pró el al­ma­cén So­le­ro, uno de los más ex­clu­si­vos de Bo­go­tá.

Ha­ce un año, las ci­fras de la eco­no­mía na­cio­nal arro­ja­ban un sal­do en ro­jo. En el país se ha­bla­ba del co­le­ta­zo de la cri­sis fi­nan­cie­ra glo­bal y del con­se­cuen­te mal tiem­po pa­ra abrir ne­go­cios an­te la es­tre­pi­to­sa caí­da del con­su­mo de pro­duc­tos de pri­me­ra ne­ce­si­dad. En to­dos los es­ta­men­tos ha­bía cau­te­la y de­s­es­pe­ran­za, sal­vo unos cuan­tos va­lien­tes que creían en el em­pren­di­mien­to aun­que so­bre ellos se po­sa­ran los nu­ba­rro­nes eco­nó­mi­cos. En el re­dil de los op­ti­mis­tas es­ta­ba la va­lle­na­ta Car­men Ju­lia­na Gar­cía, quien com­pró el al­ma­cén So­le­ro, uno de los más só­li­dos en el mun­do de la de­co­ra­ción en Bo­go­tá, con diez años de pre­sen­cia en un mer­ca­do en el que las tien­das ex­clu­si­vas se en­fren­ta­ron a ne­go­cios que com­pi­ten con di­se­ño y pre­cios ba­jos. La ce­sa­ren­se to­mó la de­ci­sión de ha­cer em­pre­sa des­pués de vein­te años en el sec­tor cor­po­ra­ti­vo, pri­me­ro co­mo vi­ce­pre­si­den­ta fi­nan­cie­ra de Ca­ra­col Ra­dio y más tar­de de Ex­pe­rian, la fir­ma in­gle­sa que asu­mió el con­trol de Da­ta­cré­di­to. El ne­go­cio de es­te al­ma­cén no le era ajeno, no so­lo por­que ha­cía par­te de sus clien­tas más fie­les, sino por la vo­ca­ción de in­terio­ris­ta que so­lo po­nía en prác­ti­ca en su pro­pia ca­sa y en las de sus ami­gos: “An­tes de ad­qui­rir So­le­ro tu­ve que en­fren­tar­me al mie­do. Pe­ro lo ven­cí y me lan­cé al agua en el mun­do de la de­co­ra­ción. Des­pués de dar­le vuel­tas al asun­to, de­jé de tra­ba­jar pa­ra otros y me con­ver­tí en mi pro­pia je­fe”. Car­men Ju­lia­na le re­cla­ma­ba a la vi­da más tiem­po con el fin de aten­der la ga­na­de­ría de la fa­mi­lia, el de­par­ta­men­to del Ce­sar y la ad­mi­nis­tra­ción de por­ta­fo­lios de in­ver­sio­nes pa­ra par­ti­cu­la­res. En es­ta eta­pa de So­le­ro, su nue­va due­ña re­no­vó la ima­gen cor­po­ra­ti­va de la mar­ca y am­plió el por­ta­fo­lio con una se­rie de pro­duc­tos ‘ma­de in Co­lom­bia’, co­mo las ve­las de L’aro­me, fa­bri­ca­das por Jua­ni­ta Santos y Án­ge­la Gu­tié­rrez; y los mue­bles y ob­je­tos de Tu­cu­rin­ca, un co­lec­ti­vo mag­da­le­nen­se que in­cor­po­ró los te­ji­dos de plá­tano en sus in­no­va­do­res di­se­ños. So­le­ro tam­bién fue

Car­men Ju­lia­na Gar­cía pro­yec­ta la aper­tu­ra de va­rias su­cur­sa­les de So­le­ro en su na­tal­va­lle­du­par, Car­ta­ge­na y Bu­ca­ra­man­ga.

es­co­gi­do co­mo uno de los dis­tri­bui­do­res de las tra­di­cio­na­les va­ji­llas Vis­ta Ale­gre, con una lar­ga his­to­ria que se em­pe­zó a es­cri­bir en 1824. “No que­re­mos ser una fir­ma apa­lan­ca­da por crea­cio­nes im­por­ta­das co­mo era an­tes. Que­re­mos apro­ve­char el ta­len­to co­lom­biano, pon­de­ra­do en fe­rias del mun­do en­te­ro”, ex­pli­ca la in­ver­sio­nis­ta y de­co­ra­do­ra. El es­ti­lo ecléc­ti­co de So­le­ro no ha va­ria­do. To­da­vía es el es­ce­na­rio en el que se mez­clan co­ji­nes ob­je­to de di­se­ño re­car­ga­do con otros de for­mas de­pu­ra­das co­mo los can­de­la­bros geo­mé­tri­cos y uten­si­lios de ma­de­ra sin in­ter­ve­nir. La lle­ga­da de Car­men Ju­lia­na Gar­cía a es­te al­ma­cén im­pli­có otro nú­me­ro con­si­de­ra­ble de re­tos, in­clu­yen­do el diá­lo­go con los seg­men­tos de los con­su­mi­do­res más jó­ve­nes pa­ra en­ten­der sus gus­tos y há­bi­tos de con­su­mo. Den­tro de po­co abri­rá en el mis­mo al­ma­cén un es­pa­cio de­di­ca­do al di­se­ño mo­derno, con fo­co en el mer­ca­do de las per­so­nas in­de­pen­dien­tes y en las pa­re­jas re­cién ca­sa­das. En­tre sus nue­vas apues­tas, y en aras del ma­yor cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, es­ta­rá la aper­tu­ra de la tien­da vir­tual www.so­le­ro.co, con los mis­mos ob­je­tos, pro­duc­tos y ser­vi­cios que se en­cuen­tran en su se­de ubi­ca­da en la Ca­lle de los An­ti­cua­rios. En es­ta nue­va eta­pa, la va­lle­na­ta tam­bién es ase­so­ra en de­co­ra­ción de es­pa­cios. “Es­toy fe­liz por­que me de­di­co a una ac­ti­vi­dad que me gus­ta al cien­to por cien­to”, afir­ma jus­to cuan­do pien­sa en ex­pan­dir la mar­ca en mer­ca­dos del país con po­ca tra­di­ción en el di­se­ño de in­te­rio­res. Aho­ra que es­ta ac­ti­vi­dad le ro­ba to­do su tiem­po, asis­ti­rá a va­rias de las fe­rias de di­se­ño más in­flu­yen­tes de Eu­ro­pa co­mo la Ho­mi Mi­lano, de Ita­lia. La de­co­ra­ción vi­ve en con­ti­nuo cam­bio y ella, que has­ta ha­ce un año la­bo­ra­ba con ho­ra­rios de ofi­ci­na, es­tá lis­ta pa­ra tra­ba­jar más ho­ras con tal de es­tar a la van­guar­dia del mun­do.

El tra­ba­jo de Car­men Ju­lia­na Gar­cía es co­no­ci­do por la mez­cla de ob­je­tos an­ti­guos, ét­ni­cos, rús­ti­cos y mo­der­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.