RI­CAR­DO SAN­TA­MA­RÍA ABRE SU CO­RA­ZÓN.

Jet-Set - - CONTENIDO - Por Clau­dia Lu­cía Gon­zá­lez Oso­rio

Des­pués de una ci­ru­gía de co­ra­zón, el pe­rio­dis­ta es­cri­bió el li­bro Re­na­cer con al­gu­nas claves pa­ra ser fe­liz y no mo­rir en el in­ten­to.

Lue­go de una lar­ga ca­rre­ra en car­gos pú­bli­cos y co­mo di­rec­tor de im­por­tan­tes me­dios de co­mu­ni­ca­ción, el ex­di­rec­tor de la cor­po­ra­ción Re­con­ci­lia­ción Co­lom­bia le dio un vuel­co a su vi­da. La ex­pe­rien­cia de una ci­ru­gía a co­ra­zón abier­to lo hi­zo re­na­cer y le dio tí­tu­lo y ma­te­rial pa­ra es­cri­bir su se­gun­do li­bro.

Él ha­bla de mi­la­gros y no le im­por­ta que crean que an­da me­dio lo­co. A los 56 años, Ri­car­do San­ta­ma­ría re­na­ció en la Uni­dad de Cui­da­do In­ten­si­vo de la Fun­da­ción Car­dioin­fan­til, en Bo­go­tá, lue­go de una ci­ru­gía de co­ra­zón abier­to que du­ró más de tres ho­ras. El mé­di­co le sa­có del ven­trícu­lo iz­quier­do una ma­sa que no de­ja­ba que la san­gre le flu­ye­ra nor­mal­men­te al co­ra­zón. Juan Pa­blo Uma­ña, di­rec­tor cien­tí­fi­co de Me­di­ci­na Car­dio­vas­cu­lar y de Al­ta Com­ple­ji­dad, le di­jo que su­fría de una mio­car­dio­pa­tía hi­per­tró­fi­ca con obs­truc­ción. Ri­car­do le en­con­tró una ex­pli­ca­ción me­nos cien­tí­fi­ca y más es­pi­ri­tual a su afec­ción: “Por años, por mie­do al aban­dono, blo­queé mis emo­cio­nes y fui te­me­ro­so de dar amor pa­ra que no me las­ti­ma­ran”. Se pre­gun­tó qué fue lo que hi­zo en su vi­da pa­ra que le tu­vie­ran que abrir el co­ra­zón con un bis­tu­rí. La res­pues­ta fue que es­ta­ba ce­rra­do al amor, que ha­bía si­do un po­co egoís­ta. Te­nía el co­ra­zón las­ti­ma­do y du­ro. Por eso, una dé­ca­da an­tes de ese 21 de no­viem­bre de 2017, ya ha­bía ini­cia­do su ca­mino ha­cia la sa­ni­dad es­pi­ri­tual. Un lu­nes, des­pués de pa­rran­dear, se mi­ró al es­pe­jo y no se re­co­no­ció. No sa­bía quién era, se vio feo, gor­do y tris­te. “Fue muy fuer­te por­que es­ta­ba to­man­do mu­cho tra­go, an­da­ba ale­ja­do de mí mis­mo, no sa­bía real­men­te qué que­ría ni quién era. Más allá de los tra­ba­jos y de las re­la­cio­nes, me sen­tía in­fe­liz”. En ese mo­men­to era so­cio de una exi­to­sa em­pre­sa y ha­cía lo que le gus­ta­ba: es­tra­te­gias de co­mu­ni­ca­ción y ma­ne­jo de cri­sis. Creía que la fe­li­ci­dad era al­go ex­terno, pe­ro se sen­tía va­cío por den­tro. Ma­ne­ja­ba las cri­sis ins­ti­tu­cio­na­les y em­pre­sa­ria­les de otros, pe­ro no la su­ya, la de sus pro­fun­di­da­des. Ne­ce­si­ta­ba en­con­trar el equi­li­brio en­tre su vi­da ma­te­rial y su al­ma, su ser in­te­rior, su esen­cia. “No creo que el ca­mino es­pi­ri­tual sea pa­ra ale­jar­se y ves­tir­se con tú­ni­ca; res­pe­to a quie­nes lo ha­cen. Yo que­ría se­guir vi­vien­do mi vi­da, pe­ro con un pro­pó­si­to, con sen­ti­do”. Es­cri­bió su pri­mer li­bro, Un ca­mino ha­cia la li­ber­tad in­te­rior, y en

“Re­na­ce­mos ca­da vez que so­mos ca­pa­ces de trans­for­mar­nos.es vol­ver a em­pe­zar con bríos nue­vos. Es una nue­va es­pe­ran­za de vi­vir me­jor, una sen­sa­ción di­vi­na, es un mi­la­gro”.

el pró­lo­go su ami­go San­tia­go Ro­jas re­sal­tó: “De jó­ve­nes mos­tra­mos in­te­li­gen­cia cuan­do que­re­mos cam­biar el mun­do ex­terno; sin em­bar­go, de ma­yo­res lo­gra­mos la sa­bi­du­ría si cam­bia­mos en reali­dad el mun­do pro­pio”. Y así fue­ron los co­mien­zos de es­te po­li­tó­lo­go de la Uni­ver­si­dad de los Andes: qui­so cam­biar a Co­lom­bia des­de la Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te de 1991, fue con­se­je­ro pre­si­den­cial pa­ra la paz, ase­sor de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, coor­di­na­dor del Gru­po de Ma­ne­jo de Cri­sis de la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca y em­ba­ja­dor en Cu­ba. Sus do­tes de es­cri­tor y pe­rio­dis­ta se vie­ron re­fle­ja­das des­de su si­lla de di­rec­tor en El Es­pec­ta­dor, el no­ti­cie­ro de te­le­vi­sión CM& y la re­vis­ta Di­ners, así co­mo ase­sor edi­to­rial de la re­vis­ta Se­ma­na. En 2015 apro­ve­chó su co­lum­na en Por­ta­fo­lio pa­ra opi­nar so­bre la paz de Co­lom­bia, que des­cri­bió en cua­tro ideas bá­si­cas: re­co­no­ci­mien­to y re­sar­ci­mien­to de las víc­ti­mas del con­flic­to, ver­dad de lo ocu­rri­do, per­dón y ejer­ci­cio de la po­lí­ti­ca sin ar­mas. Na­da es ca­sua­li­dad. Su pro­pia paz le lle­ga por las mis­mas vías. Aho­ra se mi­ra en el es­pe­jo y se re­co­no­ce. Aun­que si­gue en el pro­ce­so de re­sar­cir su vi­da, ya no se vic­ti­mi­za ni cul­pa a na­die de sus de­rro­tas per­so­na­les y ha­bla de sus tres di­vor­cios co­mo apren­di­za­jes. Se da la opor­tu­ni­dad de re­en­con­trar­se con lo que lla­ma sus ver­da­des eter­nas, ora, me­di­ta y ha­ce de Dios su me­jor so­cio. Se per­do­na y per­do­nó a su pa­dre, quien mu­rió ha­ce más de 20 años. “Re­nun­cié a en­con­trar res­pues­tas y acep­té to­do lo que pa­só con una sen­ci­lla pe­ro po­de­ro­sa pre­mi­sa: él y yo hi­ci­mos lo que pu­di­mos con lo que éra­mos en ese mo­men­to”. Aho­ra, Ri­car­do ejer­ce su po­lí­ti­ca de vi­da to­tal­men­te des­ar­ma­do del pa­sa­do. Su sen­sa­ción pre­sen­te es de agra­de­ci­mien­to. Pri­me­ro por es­tar vi­vo y, ade­más, por te­ner la ins­pi­ra­ción y el mo­men­to opor­tuno pa­ra es­cri­bir su li­bro Re­na­cer. “Es una sen­sa­ción de que­rer apor­tar y ser­vir”. El su­yo no pre­ten­de ser un ma­nual de con­se­jos pa­ra ser fe­liz. Al ex­pro­fe­sor en la Fa­cul­tad de Pe­rio­dis­mo de la Uni­ver­si­dad Ex­ter­na­do de Co­lom­bia y re­cién ele­gi­do rec­tor de la Fun­da­ción Uni­ver­si­ta­ria Los Libertadores no le gus­ta dar cá­te­dra en ma­te­ria de vi­da. “En cues­tión de emo­cio­nes o sen­ti­mien­tos ca­da ex­pe­rien­cia es di­fe­ren­te, pe­ro el pro­ce­so de mi­rar pa­ra aden­tro y de per­do­nar­se pue­de ser si­mi­lar”, di­ce. A él le lle­gó por la vía de la ne­ce­si­dad de ser fe­liz, de dar­le pro­pó­si­to y sen­ti­do a su vi­da, más allá de una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. Es­te hom­bre, que hoy aco­ge al ni­ño que so­ñó con la aven­tu­ra, con ser na­ve­gan­te, se arries­gó a re­co­rrer el ca­mino más si­nuo­so pe­ro, a la vez, más gra­ti­fi­can­te: el de sus pro­pias grie­tas, ma­reas y pe­ñas­cos, pe­ro tam­bién el de sus cum­bres, ama­ne­ce­res y co­se­chas. Aho­ra, Ri­car­do le ha­ce ho­nor a su nom­bre y de­ja al des­cu­bier­to su co­ra­zón gue­rre­ro. Hoy, que son­ríe más que an­tes, la son­ri­sa es pa­ra él “una ex­pe­rien­cia igual a la de res­pi­rar”, le da sen­ti­do al jue­go de le­tras con el que ha­ce años, sin sa­ber­lo, for­mó su co­rreo elec­tró­ni­co: ri­sa­sa1960@gmail.com. La ri­sa de Ri­car­do San­ta­ma­ría re­fle­ja que aque­llo que lle­va por den­tro de­jó de ser una pro­ce­sión.

“Es­te li­bro es un tes­ti­mo­nio de vi­da, la con­ti­nua­ción del via­je pa­ra ser li­bres in­te­rior­men­te. Es­cri­bir es una for­ma de ex­pre­sión que me uni­fi­ca y me da ale­gría”.

No le gus­ta dic­tar cá­te­dra so­bre la vi­da. El nue­vo rec­tor de la Fun­da­ción Uni­ver­si­ta­ria Los Libertadores an­tes fue pro­fe­sor en la Fa­cul­tad de Pe­rio­dis­mo del Ex­ter­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.