LOS DIDZIULIS WILLS, UN AMOR AL NA­TU­RAL.

Jet-Set - - CONTENIDO -

El chef An­drius Didziulis y la pu­bli­cis­ta Eleo­no­ra Wills po­sa­ron con su pri­mo­gé­ni­ta: la her­mo­sa Do­mi­ni­ca.

Una de las pa­re­jas más atrac­ti­vas del jet set na­cio­nal,an­drius Didziulis, chef del res­tau­ran­te ca­pi­ta­lino Ca­fé Bar Uni­ver­sal, y su es­po­sa, la pu­bli­cis­ta Eleo­no­ra Wills, abrió las puertas de su ca­sa fa­mi­liar en las afue­ras de Bo­go­tá. El mo­ti­vo y la me­jor no­ti­cia: el na­ci­mien­to de su pri­me­ra hi­ja, Do­mi­ni­ca, quien cre­ce en­tre los jar­di­nes de Su­ba­cho­que y la aje­trea­da Bo­go­tá.

Eleo­no­ra Wills lo vio llo­rar y di­ce que se enamo­ró sie­te ve­ces más de él. So­lo ha­bía pa­sa­do la pri­me­ra me­dia ho­ra del 3 de abril de 2018 cuan­do na­ció su pri­me­ra hi­ja, Do­mi­ni­ca. A las 12:30, una en­fer­me­ra de la Clí­ni­ca de la Mu­jer la pu­so en los bra­zos de su pa­dre; An­drius Didziulis no con­tu­vo la emo­ción. La es­pe­ra que em­pe­zó el día en que se sen­ta­ron jun­tos fren­te al mar de San­ta Mar­ta a pla­near su fu­tu­ro co­mo fa­mi­lia ha­bía lle­ga­do a buen fin. La pa­ter­ni­dad los to­mó por sor­pre­sa, de la mis­ma ma­ne­ra que los en­con­tró el amor. Su re­la­ción no es muy lar­ga: lle­van dos años, pe­ro des­de el mo­men­to en que se co­no­cie­ron no se han se­pa­ra­do. Se en­con­tra­ron por pri­me­ra vez en una ca­sa con más de cien años de his­to­ria en el ba­rrio Quin­ta Ca­ma­cho de Bo­go­tá. Fue en Ca­fé Bar Uni­ver­sal, el bis­tró tro­pi­cal que él, un economista con al­ma de co­ci­ne­ro, aca­ba­ba de inau­gu­rar. Era no­viem­bre de 2016 y se acer­ca­ba la fe­cha pa­ra el via­je que ella lle­va­ba tiem­po pre­pa­ran­do. Se fue­ron jun­tos. Se arries­ga­ron pa­ra com­pro­bar si era ver­dad que esa es la me­jor ma­ne­ra de co­no­cer a al­guien. Des­pués de un par de se­ma­nas con­clu­ye­ron que es­ta­ban par­ti­cu­lar­men­te co­nec­ta­dos. Flu­yen. Su pa­la­bra pre­fe­ri­da es “na­tu­ral” y la usan pa­ra des­cri­bir su re­la­ción, su nue­va fa­mi­lia, sus tra­ba­jos. Eleo­no­ra es una pu­bli­cis­ta que se de­di­có al fas­hion sty­ling en Mo­tuk, una re­co­no­ci­da pro­duc­to­ra de ves­tua­rio pa­ra ci­ne, te­le­vi­sión, pu­bli­ci­dad, vi­deo­clips, fotos y tea­tro. Tra­ba­jó has­ta el úl­ti­mo día de su em­ba­ra­zo; cuan­do fue a una con­sul­ta de con­trol te­nía dos cen­tí­me­tros de di­la­ta­ción y le di­je­ron: “Us­ted se que­da”. An­drius es­ta­ba en pleno ser­vi­cio... “Ve alis­tán­do­te mi vi­da, por­que hoy na­ce Do­mi­ni­ca”, es­cu­chó la voz cal­ma­da de su es­po­sa por te­lé­fono. Fue un par­to rá­pi­do y na­tu­ral. “Bien­ve­ni­da a la fa­mi­lia Mow­gli. Bai­la­rás al rit­mo de los sa­bo­res”, bro­meó él. “Bien­ve­ni­da al mun­do, mi cie­lo”, le di­jo ella.

Eleo­no­ra ha­ce par­te de una fa­mi­lia de ar­tis­tas, en­tre las que se des­ta­can la ac­triz Ana­wills y la cu­ra­do­ra Ma­ría­wills.

La pe­que­ña lle­gó con nom­bre li­tuano, co­mo los an­ces­tros de su pa­pá. En prin­ci­pio cre­ye­ron que ten­drían un ni­ño y pen­sa­ron en lla­mar­lo Do­mi­ni­cas. “Sue­na per­fec­to con los ape­lli­dos Didziulis Wills. Es un nom­bre úni­co y con ca­rác­ter, co­mo el de sus pa­dres”, di­cen. Él tie­ne 34 y ella 29. Ca­da no­che, cuan­do An­drius re­gre­sa a ca­sa de­ja atrás el tem­pe­ra­men­to que ne­ce­si­ta pa­ra que su ne­go­cio ande, ese que con­ci­bió du­ran­te sie­te años en Eu­ro­pa mien­tras apren­día en res­tau­ran­tes re­co­no­ci­dos con es­tre­llas Mi­che­lin, co­mo The Led­bury y The Squa­re, en Lon­dres; el Spring de Pa­rís y el Gent en Bél­gi­ca. Al vol­ver se re­la­ja, es otra per­so­na. Mue­re de amor por sus mu­je­res y de tan­to be­sar a la be-

An­drius siem­pre le sa­ca tiem­po a la pa­ter­ni­dad,aun­que su agen­da la­bo­ral es ca­da vez más exi­to­sa y apre­ta­da: se­rá el nue­vo chef del Ho­tel B.O.G.

bé le de­ja las me­ji­llas ro­jas. La úni­ca que “su­fre” es Eleo­no­ra, a Do­mi­ni­ca le di­vier­te y le ha­la la bar­ba. La nue­va ma­dre es un po­co más fuer­te y eso ha­ce el equi­li­brio. “Hay que pen­sar muy bien con quién se va a te­ner un be­bé”, di­ce, y re­cuer­da la ale­gría con la que An­drius les con­tó la no­ti­cia a sus pa­pás, Mart­ha Pra­di­lla y Al­gi­man­tas Didziulis. La ma­má de Eleo­no­ra, la ‘Mi­mia’ Te­re Briceño, ya te­nía tres nie­tos y Do­mi­ni­ca la tie­ne enamorada por­que ade­más es la ni­ña de su hi­ja me­nor. Un be­bé siem­pre se­rá mo­ti­vo de fe­li­ci­dad, pe­ro la nos­tal­gia se aso­ma cuan­do re­cuer­dan a Al­fre­do Wills: “Mi pa­dre que­ri­do que ex­tra­ña­re­mos siem­pre. Se­gu­ra­men­te es­tá fe­liz vien­do a su fa­mi­lia cre­cer”, con­clu­ye Eleo­no­ra.

FOTOS: ©JUAN MOO­RE • PRO­DUC­CIÓN: SAN­TIA­GO HERRERA URI­BE • MA­QUI­LLA­JE: DA­NIE­LA BAS­TI­DAS • VES­TUA­RIO: MA­RÍA ELE­NA VILLAMIL, SOLOIO • AC­CE­SO­RIOS: MER­CE­DES SA­LA­ZAR

Cuan­do Do­mi­ni­ca na­ció era “hi­ja de su pa­dre”, tan­to que a Eleo­no­ra le da­ba un po­co de ce­los. Se pre­gun­ta­ba: “¿Y de mí, qué tie­ne?”. Han pa­sa­do cin­co me­ses y las dos se mi­ran con sus ojos de mar.

“¡Fe­liz pri­mer Día del Pa­dre al más amo­ro­so! Do­mi­ni­ca y yo nos mo­ri­mos por ti”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.