EL ES­TI­LO DE...

La O (Cúcuta) - - Portada -

An­drea Sil­va

fal­ta­ba al­go: yo que­ría ser cam­peo­na na­cio­nal, de mi país, po­der de­cir que de dón­de ven­go, de don­de sue­na el himno ca­da vez que yo co­rro afue­ra, de ahí soy cam­peo­na. Po­der de­cir “soy cam­peo­na de Co­lom­bia” fue muy emo­cio­nan­te, me pre­pa­ré mu­cho y lo afron­té como si fue­ran unos jue­gos olím­pi­cos.

¿Qué com­pe­ten­cia le fal­ta por ga­nar?

Ten­go mu­chos re­tos. Quie­ro vol­ver a ga­nar otro ci­clo olím­pi­co, afron­tar más ca­rre­ras, quie­ro ga­nar to­das las ron­das eu­ro­peas y ser cam­peo­na ge­ne­ral de las ron­das eu­ro­peas. Des­pués, cuan­do ten­ga más tiem­po quie­ro ha­cer al­go en Asía. Por aho­ra, lo que pue­de ga­nar un bi­ci­cro­sis­ta ya lo ob­tu­ve y quie­ro vol­ver a re­pe­tir­lo.

¿En qué país la sor­pren­dió la pre­sen­cia de co­lom­bia­nos alen­tán­do­la?

Es in­creí­ble que a don­de va­ya­mos, sin im­por­tar don­de es­te­mos, siem­pre hay co­lom­bia­nos. Pe­ro me im­pre­sio­nó mu­cho en una co­pa mundo el año pa­sa­do en Rock Hill, Es­ta­dos Uni­dos. Ha­bían he­cho mu­cha pu­bli­ci­dad del even­to, pe­ro cuan­do subí al par­ti­dor, me sor­pren­dió de­ma­sia­do ver tan­to ama­ri­llo. No po­día creer que fue­ran co­lom­bia­nos. Cuan­do em­pe­za­ron a ha­cer la pre­sen­ta­ción de ca­da de­por­tis­ta en la fi­nal de la co­pa mundo, pasan todos los paí­ses, men­cio­na­ron a Es­ta­dos Uni­dos y hu­bo mu­cho rui­do, pe­ro cuan­do di­je­ron mi nom­bre fue im­pres­sio­nan­te, pa­re­cía que es­tu­vie­ra co­rrien­do en Co­lom­bia. Cuan­do ga­né y pu­sie­ron el himno, me sen­tía en ca­sa. Eso me im­pre­sio­nó y emo­cio­nó mu­cho.

Un de­por­tis­ta siem­pre ha­bla de cum­plir­le al país, pe­ro ¿qué re­to si­gue pa­ra cum­plir­se a sí mis­ma?

La ver­dad pri­me­ro pien­so en lo que pue­do y soy ca­paz de lo­grar, y en lo mu­cho que he lu­cha­do pa­ra mí, pa­ra mi fa­mi­lia, y ob­via­men­te po­der­le traer eso al país. Pri­me­ro lo cum­plo pa­ra mí y des­pués se lo re­ga­lo al país, por­que yo soy la que lu­cha, la que en­tre­na todos los días, la que afron­ta re­tos, le­sio­nes, la que llo­ra y la que des­pués ríe. Yo cum­plo pri­me­ro con­mi­go y lue­go le re­ga­lo eso al país.

Todos sue­ñan en al­gún mo­men­to con ser un or­gu­llo pa­ra su fa­mi­lia. En su ca­so, se con­vir­tió en un or­gu­llo pa­ra el país ¿qué se sien­te ser par­te de la ale­gría y el or­gu­llo de ca­da co­lom­biano?

Pa­ra mí es una res­pon­sa­bi­li­dad enor­me, un or­gu­llo gran­dí­si­mo y una mo­ti­va­ción pa­ra ser la me­jor, pa­ra le­van­tar­me y se­guir lu­chan­do por lo que quie­ro. Soy la más afortunada de ha­ber na­ci­do en es­ta tie­rra y de po­der­le traer me­da­llas a es­te país que lo ne­ce­si­ta, ne­ce­si­ta­mos llo­rar de ale­gría, ne­ce­si­ta­mos sen­tir­nos or­gu­llo­sos, es­ta tie­rra es her­mo­sa, con gen­te in­creí­ble con mu­chas co­sas bue­nas. Me sien­to or­gu­llo­sa de po­der lle­var la tri­co­lor y can­tar el himno en to­das par­tes, de po­der ver la ban­de­ra en lo más al­to del pó­dium. Eso pa­ra mí es enor­me.

¿Cuál es el me­jor le­ga­do?

El me­jor le­ga­do que pue­do de­jar­le al país no es so­la­men­te una me­da­lla, es un ejem­plo de mo­ti­va­ción, de pen­sa­mien­tos po­si­ti­vos, de de­mos­trar que las co­sas se pue­den lo­grar. Yo en­treno con en­tre­na­do­res co­lom­bia­nos, con mar­cas lo­ca­les, y en pis­tas co­lom­bia­nas y no me iré de acá. Yo pue­do de­cir que des­de aquí se pue­de lo­grar cual­quier co­sa si de ver­dad se quie­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.