Per­so­na­li­zar pro­duc­tos de be­lle­za es po­si­ble en Cú­cu­ta

La O (Cucuta) - - Belleza -

Cre­mas, per­fu­mes, acei­tes y tra­ta­mien­tos con­cen­tra­dos ha­cen par­te del ri­tual que a dia­rio las mu­je­res po­nen en prác­ti­ca pa­ra ate­nuar las arru­gas, di­si­mu­lar las man­chas y me­jo­rar el as­pec­to de la piel.

Por eso, el área de la cos­mé­ti­ca se es­tá rein­ven­tan­do pa­ra sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des par­ti­cu­la­res del pú­bli­co fe­me­nino que, por es­tos días, bus­ca re­sal­tar una be­lle­za na­tu­ral sin tan­tas com­pli­ca­cio­nes.

De allí na­ce la idea de per­so­na­li­zar cre­mas, per­fu­mes y ja­bo­nes, tres pro­duc­tos que son fa­bri­ca­dos de acuer­do al ti­po de piel o el gus­to de ca­da per­so­na.

Aquí le pre­sen­ta­mos las op­cio­nes que se es­tán po­pu­la­ri­zan­do en el mer­ca­do cu­cu­te­ño:

Cre­ma hi­dra­tan­te

La tec­no­lo­gía ha­ce par­te de es­te nue­vo pro­duc­to co­no­ci­do co­mo AGELOC Me o can­da­do de la edad. Fue crea­do con el fin de dis­mi­nuir las con­se­cuen­cias del en­ve­je­ci­mien­to ce­lu­lar, ha­cien­do que la piel re­cu­pe­re su elas­ti­ci­dad y dis­mi­nu­yen­do la apa­rien­cia de las arru­gas.

El pro­ce­so, que se desa­rro­lla a tra­vés de una apli­ca­ción que se ins­ta­la en el te­lé­fono ce­lu­lar, con­sis­te en res­pon­der una se­rie de pre­gun­tas so­bre su edad, tiem­po de ex­po­si­ción al sol o a los quí­mi­cos, cli­ma en el que vi­ve y ti­po de piel, en­tre otros, pa­ra de­ter­mi­nar así las ne­ce­si­da­des pun­tua­les en la piel del usua­rio y ele­gir, en­tre las dos mil combinaciones po­si­bles, la que más se ajus­te.

De acuer­do a sus res­pues­tas la apli­ca­ción le da­rá un código en el que re­ser­va la can­ti­dad ne­ce­sa­ria de blo­quea­dor so­lar, hi­dra­tan­te, an­ti­man­chas, an­ti-arru­gas, en­tre otros in­gre­dien­tes, los cua­les dis­pen­sa una má­qui­na en el que se re­gis­tra el nú­me­ro en­tre­ga­do; tam­bién le da op­cio­nes pa­ra el uso de cre­ma de día, no­che o tra­ta­mien­tos de sue­ro con­cen­tra­do pa­ra la pig­men­ta­ción y la re­no­va­ción ce­lu­lar.

“El efec­to no se re­vier­te, es acu­mu­la­ti­vo, ya que fun­cio­na con la ge­né­ti­ca. Des­pués de usar el sé­rum la piel se ve re­ju­ve­ne­ci­da, con me­nos lí­neas de ex­pre­sión y más elas­ti­ci­dad , ex­pli­ca Ca­ta­li­na Gar­cía, ex­per­ta en tec­no­lo­gía an­ti­en­ve­je­ci­mien­to.

Per­fu­me­ría y aro­mas pa­ra el ho­gar

Los aro­mas se aso­cian a di­fe­ren­tes eta­pas de la vi­da, mo­men­tos y per­so­nas; ade­más, el ol­fa­to es el sen­ti­do más co­nec­ta­do a los sen­ti­mien­tos y emo­cio­nes y, por tal ra­zón, te­ner un aro­ma es­pe­cí­fi­co en la piel o en el ho­gar pue­de re­fle­jar la per­so­na­li­dad de un in­di­vi­duo.

Pa­ra Sandra Gon­zá­lez, ex­per­ta en mar­ke­ting ol­fa­ti­vo y di­se­ña­do­ra de fra­gan­cias, la ven­ta­ja de te­ner un aro­ma ex­clu­si­vo, sea en el ho­gar o co­mo per­fu­me, es crear re­cor­da­ción.

Pa­ra crear un aro­ma es ne­ce­sa­rio pre­ci­sar a de­ta­lle la per­so­na­li­dad y el ob­je­ti­vo; por ejem­plo, pa­ra crear un ai­re de se­duc­ción se de­be op­tar por un per­fu­me de co­lor do­ra­do en el que se des­ta­quen los olo­res de vai­ni­lla o pi­can­tes co­mo la ca­ne­la.

Si quie­re com­ple­men­tar su es­ti­lo elegante de­be­rá bus­car una fra­gan­cia flo­ral en la que des­ta­quen los to­ques de or­quí­deas, ro­sas o mar­ga­ri­tas. Es­to, sin du­da, le ayu­da­rá a pro­yec­tar una ima­gen de se­rie­dad y se­gu­ri­dad.

Pa­ra una mu­jer de­por­tis­ta e in­for­mal se pue­den com­bi­nar no­tas fres­cas, acuá­ti­cas o fru­ta­les.

Pe­ro, si quie­re crear una fra­gan­cia que sea so­lo su aro­ma, pue­de re­cu­rrir a tien­das co­mo Zoey, don­de le da­rán el to­que per­fec­to y ori­gi­nal pa­ra mar­car la di­fe­ren­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.