LISS PE­REI­RA:

‘MI COMEDIA ES UNI­SEX’

La O (Cucuta) - - Personaje - Por Cel­mi­ra Fi­gue­roa

Du­ran­te seis años, la cu­cu­te­ña Liss Pe­rei­ra ha he­cho reír a mi­les de co­lom­bia­nos con sus mo­nó­lo­gos car­ga­dos de hu­mor, en los que ha­bla de la sol­te­ría, la en­vi­dia men­tal, las re­la­cio­nes de pa­re­ja, el au­to­es­ti­ma y la im­por­tan­cia de lu­char por el amor.

A lo lar­go de es­te tiem­po, su con­di­ción de mu­jer nun­ca ha si­do un obs­tácu­lo pa­ra pre­sen­tar con éxi­to sus “stands up” o lo que en es­pa­ñol se co­no­ce co­mo co­me­dias en vi­vo.

Es­to se de­be a que Liss siem­pre ha asu­mi­do su rol co­mo una co­me­dian­te co­lom­bia­na, sin an­te­po­ner el gé­ne­ro.

“No soy una mu­jer co­me­dian­te, me asu- mo co­mo un ser hu­mano co­me­dian­te.

Cla­ra­men­te mi pun­to de vis­ta es fe­me­nino por­que soy mu­jer, pe­ro mi comedia es uni­sex, bi­se­xual, por­que los hom­bres tam­bién la pa­san muy bueno en ca­da uno de mis shows, ex­pli­ca la ar­tis­ta, que el pa­sa­do 22 de abril pre­sen­tó en Cú­cu­ta su show “Ven­ga que sí es pa’ eso”.

Es­ta for­ma de ver la pro­fe­sión, Liss se la atri­bu­ye a su crian­za. La ar­tis­ta, que tam­bién se des­ta­ca co­mo lo­cu­to­ra e imi­ta­do­ra de vo­ces, re­cuer­da que “mi pa­pá crió a 4 mu­je­res en la fa­mi­lia co­mo si fué­ra­mos igua­les a los hom­bres. To­das sa­be­mos de me­cá­ni­ca, in­clu­so te­ne­mos nues­tra ca­ja de he­rra­mien­tas”.

Su pri­mer en­cuen­tro con Sha­ki­ra fue en “El Oasis”. Allí la ha­bían in­vi­ta­do a pro­ta­go­ni­zar la te­le­no­ve­la pro­du­ci­da por Cen­pro TV en 1994. Sin em­bar­go, re­ci­bió la ma­la no­ti­cia cuan­do se pre­pa­ra­ba pa­ra ac­tuar: “te re­em­pla­za­rá la ba­rran­qui­lle­ra Sha­ki­ra, por­que se ne­ce­si­ta una pro­ta­go­nis­ta que can­te, pe­ro en­car­na­rás a su her­ma­na Brí­gi­da”.

Xi­le­na, que en reali­dad se lla­ma My­riam Xi­le­na Vanegas Ay­car­di, se en­con­tra­ba sin tra­ba­jo y llo­ra­ba re­zan­do la no­ve­na de la san­ta Brí­gi­da que le re­ga­ló en ese en­ton­ces su no­vio. ¿Fue coin­ci­den­cia lo del nom­bre? Aho­ra lo re­cuer­da co­mo una anéc­do­ta.

Des­de ahí em­pe­zó la amis­tad con la hoy pa­re­ja del de­fen­sa cen­tral del Bar­ce­lo­na, Ge­rard Pi­qué. Ese la­zo se hi­zo más fuer­te por­que Sha­ki­ra ha­bía es­tu­dia­do con su her­ma­na Joha­na en el co­le­gio La Enseñanza, pe­ro acla­ra que “pri­me­ro me hi­ce más ami­ga de su ma­má Ni­dia (del Car­men Ri­poll de Me­ba­rak)”.

Siem­pre que Sha­ki­ra vie­ne a Co­lom­bia tra­ta de ver­la. Aun­que su tra­ba­jo de gra­ba­ción le ha im­pe­di­do mo­vi­li­zar­se a Car­ta­ge­na o Ba­rran­qui­lla a don­de lle­ga la afa­ma­da can­tan­te. La úl­ti­ma vez que se reunió con ella fue el 4 de di­ciem­bre de 2011 cuan­do su pa­pá vino al lan­za­mien­to del li­bro. De res­to se man­tie­ne co­nec­ta­da por what­sapp o lla­ma­das te­le­fó­ni­cas.

Sha­ki­ra se des­pi­dió de la ac­tua­ción y se de­di­có a la mú­si­ca; en cam­bio Xi­le­na Ay­car­di se en­tre­gó de cuer­po y al­ma a la te­le­vi­sión, al tea­tro. Eso era lo que le gus­ta­ba des­de los cua­tro años de edad.

Xi­le­na es­tu­dió en la aca­de­mia Char­lot y se hi­zo ami­ga de Juan Car­los Var­gas, quien la ani­mó a “ja­lar­se” un cas­ting pa­ra pre­sen­tar­la an­te un di­rec­tor de te­le­vi­sión. “Que­ría tra­ba­jar, pe­ro no era ru­bia ni te­nía los ojos azu­les y veía esa me­ta muy le­ja­na”. Sin em­bar­go, se im­pu­so su ta­len­to y em­pe­zó en la no­ve­la “Al­ma, co­ra­zón y vi­da”, al la­do de Da­ni­lo San­tos, Rebeca Ló­pez y Ho­ra­cio Ta­ve­ra, en­tre otros. Y así, con so­lo 20 años, em­pe­zó a ser con­tra­ta­da pa­ra la ava­lan­cha de se­ries televisivas.

En Cú­cu­ta es­tu­vo con el gru­po de In-fie­les que se pre­sen­tó en el Tea­tro Zu­li­ma en pro de obras so­cia­les pa­ra los ni­ños con cán­cer que se en­cuen­tran en el Hos­pi­tal Erasmo Meoz.

En en­tre­vis­ta con La Ó hi­zo un re­co­rri­do por las pro­duc­cio­nes en las que ha par­ti­ci­pa­do y así res­pon­dió so­bre las en­se­ñan­zas que han de­ja­do pa­ra su vi­da.

¿Qué enseñanza le de­jó Jua­na Manny?

Esa con­cien­cia de aho­rrar en es­te tra­ba­jo que es ines­ta­ble. Una ma­du­rez, por­que yo era la ma­yor de “Las Jua­nas”, pe­ro las otras eran las ate­rri­za­das. Y me di­je: ¿qué es­toy ha­cien­do? Ne­ce­si­to pro­yec­tar­me tam­bién y lo apli­que en mi vi­da.

¿Al­gu­na pa­sión en la la­gu­na?

No. So­lo re­cuer­do el agua he­la­da de la La­gu­na de Fú­que­ne don­de se gra­bó la no­ve­la.

¿Por quién da­ría esa al­ma, co­ra­zón y vi­da?

Por mi hi­jo Sa­muel, quien tie­ne 16 años.

¿Se con­si­de­ra una Se­ño­ra Bo­ni­ta?

Sí, en to­dos los sen­ti­dos. Me gus­ta cul­ti­var­me más por den­tro que por fue­ra. Siem­pre tra­ba­jo mi in­te­rior. Le­van­tar­me y sen­tir­me me­jor per­so­na.

¿Su ma­yor re­be­lión?

La de las ra­tas (ri­sas). Me he re­be­la­do tar­de, co­mo a los 40 años. He si­do de­ma­sia­do obe­dien­te, de eso me he da­do cuen­ta aho­ra, a los 48 años.

¿Se con­si­de­ra una mu­jer eje­cu­ti­va?

No, pa­ra na­da.

¿Qué res­ca­ta de So­fía en la “Rei­na de Queens”?

To­do. Era una mu­jer muy éti­ca, muy jus­ta, equi­ta­ti­va. To­da­vía hay gen­te así. No to­do el mun­do ca­lla por co­rrup­ción.

¿Al­gún re­tra­to que ha­ya mar­ca­do su vi­da?

Ado­ré esa pro­duc­ción. Sen­tí que la mu­jer co­lom­bia­na te­nía mu­cho de Pau­li­na. Que quie­re lu­char por su ma­tri­mo­nio. Es el me­jor re­tra­to de es­tos úl­ti­mos tiem­pos.

¿Qué piensa fren­te a un es­pe­jo?

Soy nar­ci­sis­ta des­de chi­qui­ta. Pe­ro una co­sa es ser nar­ci­sis­ta y otra ego­cen­tris­ta.

¿Cuál ha si­do el me­jor bai­le de su vi­da?

To­dos los días bai­lo des­de que me le­van­to, cuan­do ha­go ofi­cio bai­lo has­ta con mi hi­jo.

¿Se cree una Do­ña Be­lla?

Quí­ta­me el Do­ña, pe­ro sí be­lla.

¿Se sien­te trai­cio­ne­ra?

No, sú­per leal. A ve­ces soy im­pru­den­te por ser tan sin­ce­ra.

¿Y dón­de ca­ra­jos es­ta­ba Umaña?

Ese per­so­na­je fue fan­tás­ti­co se apar­ta cuan­do ve que ese ma­tri­mo­nio fun­cio­na­ba de ma­ra­vi­llas.

¿Ra­fael Oroz­co fue su ído­lo?

No, no fue mi ído­lo. Fue Dio­me­des Díaz.

¿Ha co­no­ci­do de cer­ca a al­gún alias El Me­xi­cano?

Ja­más en la vi­da. No ten­go ni el per­fil ni ja­más me han to­ca­do esa cla­se de per­so­na­jes.

¿Su Se­lec­ción pre­fe­ri­da?

La de Co­lom­bia, cla­ro. La de ‘El Pi­be’ Val­de­rra­ma.

¿Ha te­ni­do al­gu­na má­gi­ca aven­tu­ra con al­gún Óscar?

No, no soy de aven­tu­ras. En­tro por la puer­ta gran­de y sal­go por la puer­ta gran­de.

¿Qué tie­ne de maga?

Mu­cho. Pre­di­je que la nie­ve se iba a aca­bar y eso es­tá pa­san­do. La Sie­rra Ne­va­da en 20 años no va a te­ner nie­ve.

¿Cuál fue su úl­ti­mo ma­cho? Juan Pablo Ga­ra­vi­to. ¿In­fiel? ¿Cuán­tas ve­ces?

Sí, con­mi­go mis­ma, y su­fro mu­cho por eso. He pe­ca­do con el pen­sa­mien­to y tra­to de evi­tar las ten­ta­cio­nes.

¿Tie­ne al­go de Ca­ci­ca?

No, no me considero lí­der. Me gus­ta tra­ba­jar en equi­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.