Mi­guel Mo­ra­les

Ka­leth fue un hom­bre co­rrec­to y obe­dien­te:

La O (Cúcuta) - - Pers Naje -

El can­tan­te Mi­guel Mo­ra­les ha­bía an­he­la­do pa­ra sus hi­jos Ka­leth, Kan­ner y Key­ner un fu­tu­ro le­jos de la mú­si­ca. El lla­ma­do ‘La voz’ de Co­lom­bia so­ña­ba con te­ner un mé­di­co, un abo­ga­do y un ar­qui­tec­to en su fa­mi­lia.

Es­pe­ra­ba que nin­guno de sus hi­jos vi­vie­ra en­tre los ex­ce­sos que ro­dea­ban a los ar­tis­tas va­lle­na­tos. “Siem­pre lo he di­cho, yo no que­ría que mis hi­jos fue­ran can­tan­tes por el me­dio que se vi­vía en esa épo­ca: al­cohol, dro­gas y mu­chas co­sas”, ad­mi­tió el in­tér­pre­te de te­mas co­mo ‘Si­re­na en­can­ta­da’ y ‘ Que me pue­das amar’.

Aún así, no pu­do evi­tar que su hi­jo ma­yor, Ka­leth fue­ra el pri­me­ro en sen­tir ese mis­mo amor por el fol­clor va­lle­na­to, pa­sión que co­men­zó en 1996, cuan­do can­tó con su pa­pá el te­ma ‘Tu for­ma de amar’.

Des­de ese mo­men­to, es­cri­bir can­cio­nes y to­car la gui­ta­rra fue­ron los nue­vos pa­sa­tiem­pos de Ka­leth. Po­cos años des­pués, y en con­tra de la vo­lun­tad de Mi­guel, co­men­zó a can­tar a es­con­di­das.

Mo­ra­les re­cuer­da que Ka­leth fue can­tan­te de sal­sa, can­tan­te ro­mán­ti­co y has­ta lí­der en una or­ques­ta. “Yo des­co­no­cía to­do eso por­que lo ha­cía sin que yo me die­ra cuen­ta”, ad­mi­te el ar­tis­ta.

Pe­ro en el 2005, cuan­do Mi­guel es­cu­chó el te­ma ‘Vi­vo en el lim­bo’ en el ta­xi don­de iba por las ca­lles de Car­ta­ge­na, (lue­go de re­gre­sar de una gi­ra en Es­ta­dos Uni­dos), le pre­gun­tó al con­duc­tor quién era ese can­tan­te de la ra­dio. Su sor­pre­sa fue ins­tan­tá­nea cuan­do es­cu­chó el nom­bre de su hi­jo.

“Mi pri­me­ra reac­ción fue de­cir­le que eso no era va­lle­na­to ni cham­pe­ta. Es­ta­ba es­cép­ti­co so­bre el rum­bo mu­si­cal de su ca­rre­ra”, re­cor­dó. Sin em­bar­go, en ese mo­men­to com­pren­dió que la mú­si­ca no era nin­gún ca­pri­cho pa­ra Ka­leth, quien ade­más es­ta­ba a pun­to de cum­plir el sue­ño de su pa­dre: ob­te­ner su tí­tu­lo co­mo mé­di­co.

“Él me pi­dió que lo de­ja­ra can­tar, que ya es­ta­ba ter­mi­nan­do la me­di­ci­na. Ahí su­pe que no ha­bía na­da que ha­cer, de­bía apo­yar­lo”, re­fle­xio­nó el in­tér­pre­te ro­mán­ti­co re­cien­te­men­te, du­ran­te el lan­za­mien­to de la no­ve­la ‘Los Mo­ra­les’, pro­duc­ción del ca­nal Ca­ra­col que enal­te­ce la di­nas­tía mu­si­cal de su fa­mi­lia.

In­fan­cia fe­liz

Ka­leth tu­vo una in­fan­cia ale­gre y fe­liz. “Cuan­do él es­ta­ba pe­que­ño, mi ca­rre­ra mu­si­cal ape­nas arran­ca­ba. Con la ayu­da de Dios me­jo­ra­ron los tiem­pos y lue­go Ka­leth tu­vo su pro­pia ca­ma y ju­gue­tes”, re­cor­dó el in­tér­pre­te, na­ci­do en Va­lle­du­par.

Ase­gu­ró que su pri­mo­gé­ni­to fue un ni­ño ejem­plar, que vi­vía siem­pre con una son­ri­sa en los la­bios. “Él te­nía una chis­pa, una ener­gía in­com­pa­ra­ble. Fue un hom­bre co­rrec­to, obe­dien­te y muy ma­du­ro, a ve­ces le pe­día al­guno que otro con­se­jo”.

Tras la ines­pe­ra­da muer­te de Ka­leth, el 24 de agos­to de 2005, Mi­guel di­men­sio­nó el fe­nó­meno mu­si­cal en el que se con­vir­tió su hi­jo. El lla­ma­do ‘Rey de la Nue­va Ola Va­lle­na­ta’, a de­cir de Mo­ra­les, “en­ri­que­ció el va­lle­na­to de una ma­ne­ra di­fe­ren­te a lo que Dio­me­des Díaz, ‘Pon­cho’

Zu­le­ta, Jor­ge Oña­te y mu­chos otros ve­nía­mos ha­cien­do. Lo­gró com­pe­ne­trar­se con ca­da ge­ne­ra­ción”.

Al par­tir Ka­leth, de­jó una puer­ta abier­ta de ejem­plo. “He­re­dó una me­lo­día ri­ca y una gran sa­bi­du­ría al com­po­ner, ya que es­cri­bía con amor”, con­fe­só su pa­pá.

Hoy, Mi­guel se sien­te sa­tis­fe­cho con la ca­rre­ra que la fa­mi­lia ha co­se­cha­do. “La ca­rre­ra mía y la de mis hi­jos son un ejem­plo más pa­ra avan­zar, pa­ra que la Di­nas­tía Mo­ra­les con­ti­núe co­mo lo ve­ni­mos ha­cien­do. Pron­to co­men­za­rá a can­tar Sa­muel Mi­guel, el hi­jo de Ka­leth, y ese es nues­tro me­jor re­ga­lo, por­que la ver­dad lo que se he­re­da, se can­ta”.

Mi­guel acom­pa­ña­do de sus hi­jos Kan­ner y Key­ner Mo­ra­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.