NO EXIS­TE EL HOM­BRE IDEAL: ISA­BE­LLA SAN­TO­DO­MIN­GO

La O (Cucuta) - - Pers Naje -

L ibre­tis­ta, ac­triz, es­cri­to­ra y comediante, son cua­tro fa­ce­tas que se com­bi­nan per­fec­ta­men­te en el ta­len­to que mues­tra Isa­be­lla San­to Do­min­go en ca­da una de sus apa­ri­cio­nes.

Por eso, no sor­pren­de que en cual­quier lu­gar al que va con­ti­núe lle­nan­do tea­tros con el mo­nó­lo­go ‘Los Ca­ba­lle­ros las Pre­fie­ren Bru­tas’, un show que por la es­pon­ta­nei­dad y des­par­pa­jo que ma­ne­ja en el es­ce­na­rio ha pues­to a pen­sar a más de un asis­ten­te.

No cual­quie­ra pen­sa­ría que es tran­qui­la co­mo ella se des­cri­be, sino to­do lo con­tra­rio. Una mu­jer in­quie­ta en lo pro­fe­sio­nal, re­fle­xi­va, ale­gre y que con­si­de­ra que ha­cer reír a las per­so­nas es una de las co­sas que más le lle­na el al­ma.

En en­tre­vis­ta con La Ó ha­bló del éxi­to de sus li­bros, del mo­nó­lo­go que la tie­ne dan­do la vuel­ta al mun­do, de su hi­ja y de las re­la­cio­nes amo­ro­sas. ¿Por qué los hom­bres las pre­fie­ren bru­tas?

No soy quien pa­ra res­pon­der esa pre­gun­ta, eso ha­bría que pre­gun­tár­se­lo a ellos. Es sim­ple­men­te un he­cho que los hom­bres pa­ra ca­sar­se las pre­fie­ren un po­co más ca­se­ras y me­nos in­de­pen­dien­tes. En mi mo­nó­lo­go no son real­men­te bru­tas, es que son tan as­tu­tas que fin­gen que lo son. ¿La his­to­ria que se ve en el es­ce­na­rio es per­so­nal?

Es­to es una com­pi­la­ción de si­tua­cio­nes que vi­vi­mos to­dos los que al­gu­na vez nos he­mos enamo­ra­do y des­ena­mo­ra­do. Es una his­to­ria pa­ra en­ten­der que no de­be­mos to­mar na­da tan per­so­nal por­que nin­gu­na re­la­ción es per­fec­ta y, la ver­dad, qué abu­rri­da se­ría la vi­da sin una piz­ca de dra­ma y al­tas do­sis de pa­sión. En­ton­ces, ¿cuá­les son los erro­res que co­me­ten las mu­je­res? Los ce­los. La bru­ta­li­dad no es sen­tir­los sino de­mos­trar­los. ¿Y los de los hom­bres?

No es­cu­char­nos. Eso nos des­equi­li­bra, nos vuel­ve in­se­gu­ras, re­pe­ti­ti­vas y can­ta­le­tu­das. Y si ellos no quie­ren una mu­jer así en ca­sa, la cla­ve es ba­jar el con­trol del te­le­vi­sor de vez en cuan­do y te­ner con­ver­sa­cio­nes de ver­dad con sus pa­re­jas. ¿Có­mo es­tá su co­ra­zón? Mi co­ra­zón es­tá pleno y tran­qui­lo. ¿Có­mo su­peró su úl­ti­ma tu­sa y qué apren­di­za­je que­dó de esa si­tua­ción?

Du­ran­te mi úl­ti­ma tu­sa es­cri­bí un li­bro: ‘De la Rup­tu­ra a la Su­tu­ra’. Com­par­tir mi ex­pe­rien­cia me ayu­dó a mi mis­ma a su­pe­rar­la más rá­pi­da­men­te por­que en­ten­dí en qué ha­bía fa­lla­do yo y en qué ha­bía fa­lla­do él. ¿Có­mo de­be ser el hom­bre ideal?

No exis­te el hom­bre ideal, tam­po­co la mu­jer ideal. To­dos es­ta­mos im­pro­vi­san­do y cru­zan­do los de­dos pa­ra que nues­tras pa­re­jas quie­ran lo mis­mo que no­so­tros y es­tén dis­pues­tas a dar lo me­jor de sí mis­mos pa­ra que fun­cio­ne. ¿Có­mo se­ría la re­la­ción per­fec­ta pa­ra us­ted?

Con un hom­bre ma­du­ro, se­gu­ro de sí mis­mo, ho­nes­to y con buen sen­ti­do del hu­mor. Pre­fie­ro es­tar so­la que jun­to a al­guien a quien no le gus­te real­men­te co­mo soy. No tie­ne sen­ti­do la pa­re­ja co­mo com­pa­ñía o co­mo si­nó­ni­mo de re­pre­sen­ta­ción; quie­ro a al­guien a quien no le de mie­do ser él mis­mo. ¿Qué pro­yec­tos vie­nen?

Se­gui­ré de gi­ra en Co­lom­bia y en otros paí­ses con mi mo­nó­lo­go y con­fío en que a fi­na­les de año ter­mi­na­ré de es­cri­bir es­te nue­vo li­bro. Qui­sie­ra es­cri­bir so­bre quié­nes y có­mo so­mos las mu­je­res des­pués de los cua­ren­ta años y al­go so­bre la ma­ter­ni­dad en tiem­pos mo­der­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.