¿In­ter­net,

Es­to ocu­rre de­bi­do a que es­tán en cons­tan­te bom­bar­deo de ‘re­pre­sen­ta­cio­nes idea­li­za­das de per­so­nas, -cer­ca­nas o des­co­no­ci­das-que con sus pu­bli­ca­cio­nes, es­ti­mu­lan los sen­ti­mien­tos de en­vi­dia y la creen­cia dis­tor­sio­na­da de que otros tie­nen vi­das más fe­li­ces

La O (Cucuta) - - Tecn Logía -

L as re­des so­cia­les han he­cho que la so­cie­dad va­ya cam­bian­do su for­ma de co­mu­ni­car­se y re­la­cio­nar­se. Ac­tual­men­te, más de mil mi­llo­nes de per­so­nas es­tán re­gis­tra­das en al­gu­na pla­ta­for­ma di­gi­tal de in­ter­ac­ción.

Fa­ce­book lle­va la de­lan­te­ra con más de 1500 mi­llo­nes de usua­rios. Twit­ter e Ins­ta­gram re­gis­tran nú­me­ros si­mi­la­res de per­fi­les: al­re­de­dor de 400 mi­llo­nes. En la lis­ta de las pla­ta­for­mas más usa­das tam­bién des­ta­ca Snap­chat, You­tu­be, Lin­ke­din y Goo­gle+ y Tumblr.

En pro­me­dio, una per­so­na pa­sa 2 ho­ras dia­rias, se­gún un es­tu­dio de la agen­cia Glo­bal­we­bin­dex a ni­vel mun­dial. Es de­cir, un usua­rio de­di­ca un mes al año a es­tar co­nec­ta­do en In­ter­net.

De­seos de fi­gu­rar

Sin em­bar­go, mu­chos usua­rios -prin­ci­pal­men­te jó­ve­nes- em­plean las re­des so­cia­les co­mo úni­ca vía pa­ra so­cia­li­zar con su en­torno cer­cano: fa­mi­lia, ami­gos y com­pa­ñe­ros de es­tu­dios y/o tra­ba­jo, lo que pue­de de­ri­var, en pa­la­bras de la psi­có­lo­ga cu­cu­te­ña Nar­da Pa­rra, en tras­tor­nos men­ta­les co­mo an­sie­dad y de­pre­sión.

La ex­per­ta sub­ra­ya que hay una cre­cien­te ma­nía de fi­gu­rar en las re­des so­cia­les, que se pue­de in­ter­pre­tar co­mo un de­seo de fa­ma vir­tual, ‘ya que mu­chos bus­can ga­nar po­pu­la­ri­dad y trans­for­mar­se en una es­pe­cie de ídolo o mo­de­lo pa­ra su gru­po de se­gui­do­res’.

Asi­mis­mo, exa­ge­ran su pro­pia reali­dad pa­ra es­tar a la par de las per­so­nas que lo si­guen y dar esa sen­sa­ción de que en su vi­da to­do mar­cha ex­ce­len­te.

¿Qué di­ce la cien­cia?

Se­gún in­ves­ti­ga­cio­nes de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ca­li­for­nia, el uso des­me­di­do de las re­des so­cia­les y el ex­ce­so de cual­quier va­rian­te del sel­fie, re­fle­ja sig­nos nar­ci­sis­tas co­mo: ex­tre­ma preo­cu­pa­ción por sí mis­mo, egoís­mo e in­ca­pa­ci­dad pa­ra re­ci­bir cual­quier ti­po de crí­ti­cas.

El do­cu­men­to re­ve­ló que el es­ta­do de áni­mo de una per- so­na adic­ta a las re­des so­cia­les pue­de va­riar de acuer­do con el nú­me­ro de vi­si­tas, men­sa­jes ac­tua­li­za­dos y “me gus­tas” que re­ci­ba en al­guno de sus per­fi­les. Así mis­mo, con la can­ti­dad de fo­tos de per­so­nas fe­li­ces que, en apa­rien­cia, tie­nen una vi­da per­fec­ta.

Otra in­ves­ti­ga­ción, es­ta vez rea­li­za­da por la Uni­ver­si­dad de Pit­ts­burgh, en Es­ta­dos Uni­dos, en­con­tró aso­cia­cio­nes im­por­tan­tes en­tre las re­des so­cia­les y la de­pre­sión, tan­to por la fre­cuen­cia de vi­si­tas co­mo el tiem­po to­tal en ca­da una de es­tas pla­ta­for­mas di­gi­ta­les.

Los cues­tio­na­rios pre­gun­ta­ban so­bre las re­des so­cia­les más po­pu­la­res, en­tre las que fi­gu­ra­ban Fa­ce­book, You­tu­be, Twit­ter e Ins­ta­gram. Los nú­me­ros arro­ja­dos fue­ron los si­guien­tes: aque­llos que re­vi­sa­ban más fre­cuen­te­men­te las re­des so­cia­les te­nían 2.7 más pro­ba­bi­li­dad de te­ner de­pre­sión. Tam­bién, aque­llos que pa­sa­ban me­nos tiem­po en las re­des so­cia­les te­nían 1.7 me­nos ries­go de de­pre­sión.

In­clu­si­ve, un en­sa­yo rea­li­za­do por los psi­có­lo­gos co­lom­bia­nos Adria­na Ro­drí­guez y An­to­nio Pa­rra en un co­le­gio de Bo­go­tá, arro­jó que los es­tu­dian­tes que pa­sa­ban un ele­va­do tiem­po de uso de las re­des so­cia­les, eran ma­yo­res los pro­ble­mas de con­duc­ta agre­si­va, rup­tu­ra de re­glas, al­te­ra­cio­nes en el es­ta­do del áni­mo y pro­ble­mas de aten­ción.

¡Evi­te caer en el jue­go!

Re­cuer­de que las ha­bi­li­da­des so­cia­les de­ben po­ner­se en prác­ti­ca ca­ra a ca­ra; por eso es re­co­men­da­ble que pa­se tiem­po con las per­so­nas que quie­re, fue­ra de cual­quier en­torno vir­tual.

Si es su hi­jo o pa­rien­te el que mues­tra sig­nos de de­pre­sión o an­sie­dad y pa­sa tiem­po in­de­fi­ni­do en in­ter­net, ha­ble con él o bus­que ayu­da de un orien­ta­dor o psi­có­lo­go. Po­dría tra­tar­se de un tras­torno de­ri­va­do a la adic­ción de las re­des so­cia­les.

un mun­do de do­ble vi­da?

Me gus­ta Re­vis­ta La Ó

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.