Su la­do hu­mano

La O (Cucuta) - - Un Café C N... -

¿En qué cree?

Creo en Dios, pe­ro el Dios de Es­pi­no­za (re­fi­rién­do­se al Dios des­cri­to por el fi­ló­so­fo neer­lan­dés Ba­ruch Es­pi­no­za) que es un Dios de amor, que no cas­ti­ga ni juz­ga. Un Dios que me dio la li­ber­tad de de­ci­dir quién quie­ro ser, que no se ri­ge en esos es­tán­da­res de in­fierno y pa­raí­so.

¿A qué le te­me?

A que lean mis pen­sa­mien­tos, por­que la apa­rien­cia y lo que uno ha­bla se pue­de ver, pe­ro lo que na­die pue­de sa­ber es lo que uno pien­sa, que es lo más ín­ti­mo de uno, lo que nos ha­ce úni­cos.

¿Có­mo es su vi­da fa­mi­liar?

Es­toy ca­sa­do y ten­go dos hi­jos: Juan Sebastián, de 6 años, y Leiah, de 2 años. Mi es­po­sa es de Hui­la, Nei­va. En mi fa­ce­ta co­mo pa­pá, es­toy re­pli­can­do la edu­ca­ción de mis pa­dres, ba­sa­da en los bue­nos mo­da­les y en la ex­plo­ra­ción de los co­no­ci­mien­tos. Soy un pa­pá muy re­la­ja­do. ¿Cuál es la ma­yor en­se­ñan­za que desea de­jar­le a sus hi­jos?

Que apren­dan to­do lo que pue­dan apren­der, por­que así es que se for­man co­mo per­so­nas.

¿Có­mo ima­gi­na su re­ti­ro?

Me lo ima­gino en Co­lom­bia, en una fin­ca, ro­dea­do con ár­bo­les de fru­tas y mu­chos ani­ma­les, des­per­tan­do con un ca­fé, mien­tras con­tem­plo la na­tu­ra­le­za y leo al­gún pe­rió­di­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.