María Lau­ra Quin­te­ro

Na­cí en una ca­ji­ta de ar­te:

La O (Cucuta) - - En Privado -

Ale­gre, ta­len­to­sa y ser­vi­cial, así es María Lau­ra Quin­te­ro, la jo­ven va­lle­na­ta que hoy acom­pa­ña a los co­lom­bia­nos en la pro­duc­ción ‘Los Morales’, don­de in­ter­pre­ta a Ne­vis Tro­ya, es­po­sa de Mi­guel Morales y ma­má del fa­lle­ci­do can­tan­te Ka­leth Morales.

La mayor par­te de su ni­ñez trans­cu­rrió en un es­tu­dio de te­le­vi­sión; su fa­mi­lia pro­du­cía un no­ti­cie­ro pa­ra Te­le­ca­ri­be en el que su ma­má era la pro­duc­to­ra por lo que siem­pre su plan fa­vo­ri­to era acom­pa­ñar­la. Sin em­bar­go, fue has­ta los 14 años cuan­do em­pe­zó a pre­sen­tar.

“Mi ma­má di­ri­gía ese no­ti­cie­ro y pa­ra mí era mi me­jor pa­sa­tiem­po. Sa­lía del co­le­gio di­rec­to a ma­ra­vi­llar­me con to­da la ma­gia de la te­le­vi­sión”

En el 2007 dio ini­cio a su ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria, Go­bierno y Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les, y en el 2011 creó la Fun­da­ción Es­cue­la de Ar­tes Ca­sa Bar­co, en don­de ni­ños de es­ca­sos re­cur­sos nu­tren a dia­rio su ve­na ar­tís­ti­ca pues reciben cla­ses de tea­tro, dan­za, mú­si­ca y pin­tu­ra.

Ese mis­mo año par­ti­ci­pó en el Con­cur­so Na­cio­nal de Be­lle­za, re­pre­sen­tan­do al de­par­ta­men­to del Ce­sar, sien­do es­ta la puer­ta pa­ra dar ini­cio a su ver­da­de­ra vo­ca­ción: la ac­tua­ción.

En 2012 fue em­ba­ja­do­ra y an­fi­trio­na del Fes­ti­val de La Le­yen­da Va­lle­na­ta, jus­to en ese mo­men­to el ca­nal Ca­ra­col la con­tac­tó pa­ra que tan­to ella co­mo los ar­tis­tas de su Fun­da­ción pre­sen­ta­ran un cas­ting pa­ra la pro­duc­ción ‘Ra­fael Orozco, El Ído­lo’, su pri­me­ra no­ve­la.

De ahí, si­guie­ron sus apa­ri­cio­nes en pro­duc­cio­nes co­mo ‘La Ca­ci­ca’ y ‘Pam­be­lé’.

En en­tre­vis­ta con La Ó se re­fi­rió a su fa­mi­lia, su vi­da y sus pro­yec­tos.

En su fa­mi­lia hay com­po­si­to­res, ca­te­drá­ti­cos, mé­di­cos, ga­na­de­ros y al­go­do­ne­ros, ¿a quién le he­re­dó la ve­na ar­tís­ti­ca?

A mi pa­pá y a mi ma­má. Mi pa­pá es pin­tor, ar­qui­tec­to, ges­tor cul­tu­ral y com­po­si­tor; mi ma­má es pe­rio­dis­ta, es­cri­to­ra de ma­ra­vi­llo­sas cró­ni­cas y poe­sías.

Des­de ni­ña sa­bía lo que que­ría, ¿có­mo lo em­pie­za a ma­te­ria­li­zar sus sue­ños?

Siem­pre lo su­pe en el fon­do de mi co­ra­zón, pe­ro es­ta­ba lle­na de mie­dos, du­ré mu­chos años tra­tan­do de com­pla­cer a los de­más has­ta que me di cuen­ta del pro­pó­si­to que te­nía Dios con­mi­go y me dio la opor­tu­ni­dad de es­tar en una pro­duc­ción co­mo la de ‘Ra­fael Orozco, El Ído­lo’. ¿Por qué de­ci­de crear la Fun­da­ción Es­cue­la de Ar­tes Ca­sa Bar­co?

Doy ini­cio a es­te pro­yec­to por­que he­re­dé de mis abue­los ese al­truis­mo, el va­lor de ser­vir a los de­más sin re­ci­bir na­da a

cam­bio, de ex­ten­der ayu­da a to­do aquel que lo ne­ce­si­te. Y pues qué me­jor ma­ne­ra que ha­cer­lo que a tra­vés del ar­te, mi gran pa­sión. Hoy cuen­ta con 73 ni­ños for­mán­do­se en tea­tro, dan­za, mú­si­ca y ar­tes plás­ti­cas.

¿Có­mo ini­cia en la te­le­vi­sión?

Dios me re­ga­ló la for­tu­na de na­cer en una ca­ji­ta de ar­te. Mi ma­má me dio la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar a mis 14 años co­mo pre­sen­ta­do­ra de una sec­ción de en­tre­te­ni­mien­to pa­ra jó­ve­nes en un no­ti­cie­ro su­bre­gio­nal pa­ra Te­le­ca­ri­be.

En ‘Los Morales’ ha pa­sa­do por va­rias eta­pas: jo­ven, ma­dre y adul­ta, ¿fue un re­to pre­pa­rar su per­so­na­je?

Un re­to dar­le vi­da y ha­cer cre­cer a Ne­vis. Te­nien­do en cuen­ta que eran 3 eta­pas, la ni­ña de 16 que lle­ga­ba a la gran ciu­dad; la ma­dre de 4 ni­ños muy in­quie­tos y con ma­ri­do au­sen­te, y la ter­ce­ra, una Ne­vis ma­du­ra con ca­rác­ter fuer­te. Pa­ra es­to op­té por di­fe­ren­ciar es­tás tres eta­pas con tono de voz, ma­ne­jo cor­po­ral y de acuer­do a lo que iba vi­vien­do.

¿Es se­gui­do­ra de la mú­si­ca de ‘Los Morales’?

¡Mu­cho! Fan nú­me­ro uno de Ka­leth. Iba a sus con­cier­tos, esa era la mú­si­ca que es­cu­cha­ba con mis ami­gos una y otra vez. Cuan­do fa­lle­ce, to­da esa ad­mi­ra­ción la he­re­da­ron sus her­ma­nos Kan­ner y Key­ner. Y por su­pues­to Mi­guel, me re­cuer­da mi ni­ñez, siem­pre me acom­pa­ña­ban sus can­cio­nes mien­tras al­mor­za­ba y ha­cia las ta­reas.

¿Y aho­ra qué pro­yec­tos vie­nen pa­ra su vi­da?

Va­rios pe­ro to­da­vía no les pue­do con­tar… Aquí y en el ex­te­rior. En­ton­ces pen­dien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.