Ru­bén Da­río Gal­vis, un de­fen­sor de la na­tu­ra­le­za

Un de­fen­sor de la na­tu­ra­le­za

La O (Cúcuta) - - News -

En el pri­mer ca­jón de su es­cri­to­rio, Ru­bén Da­río Gal­vis con­ser­va el se­llo que es­tam­pó en el pri­mer do­cu­men­to que au­ten­ti­có cuan­do se con­vir­tió en no­ta­rio pú­bli­co. Fue el 19 de agos­to de 1994. Ese día el abo­ga­do es­pe­cia­lis­ta en de­re­cho de fa­mi­lia inau­gu­ró la No­ta­ría Sex­ta de Cú­cu­ta, en una ca­so­na de la Ca­lle 14, en­tre Ave­ni­das 3 y 4, en el cen­tro de la ciu­dad.

Un par de años des­pués pa­só a ser no­ta­rio cuar­to: su lu­gar de tra­ba­jo si­guió sien­do la mis­ma ca­sa am­plia de fron­do­sos jar­di­nes, pe­ro lo­gró com­pa­gi­nar su me­jor pa­sa­tiem­po: la jar­di­ne­ría.

Por eso, en sus momentos de des­can­so pre­fie­re re­gar las plan­tas y es­par­cir se­mi­llas pa­ra que las aves que vue­lan al­re­de­dor del lu­gar se acer­quen a co­mer.

“Con es­tas pe­que­ñas ac­cio­nes tra­to de re­gre­sar­le al­go a la ma­dre na­tu­ra­le­za de lo mu­cho que nos ha da­do”, co­men­ta el no­ta­rio, que es­te vier­nes 14 de ju­lio, ce­le­bra 65 años de vi­da.

En la ofi­ci­na que ha ocu­pa­do por más de 25 años, un acua­rio les da la bien­ve­ni­da a los usua­rios con va­rie­dad de pe­ces en­tre los que se en­cuen­tran bai­la­ri­nas, do­ra­dos y te­les­co­pios. “A ve­ces me le­van­to, los ob­ser­vo y me deses­tre­so”, cuen­ta el fun­cio­na­rio pú­bli­co.

Su ca­sa tam­bién es un templo ver­de: cas­ca­das de he­le­chos y ve­ra­ne­ras; al­gu­nas es­pe­cies de flo­res sil­ves­tres y ma­ce­tas ar­te­sa­na­les con se­mi­llas a pun­to de ger­mi­nar, ador­nan el ho­gar de Ru­bén Da­río y su es­po­sa Luz Ste­lla Pra­da.

No hay un es­pa­cio de su ca­sa que no ten­ga un pe­que­ño be­be­de­ro, ca­si­tas de pa­ja con fru­tas o se­mi­llas pa­ra que las aves que se pa­sean por el lu­gar se de­ten­gan a co­mer; de he­cho, pa­re­ce que quie­nes ha­bi­tan la ca­sa sir­ven so­lo de ma­yor­do­mos pa­ra que la na­tu­ra­le­za des­can­se en to­do el es­plen­dor de es­te am­plio es­pa­cio.

En me­dio de ri­sas, re­co­no­ce, que la na­tu­ra­le­za es tan agra­de­ci­da que le per­mi­te ver de cer­ca el na­ci­mien­to de di­fe­ren­tes es­pe- cies de pá­ja­ros: va­rios ador­nos sir­ven co­mo ni­dos pa­ra de­po­si­tar los hue­vos.

Su co­ra­zón con­ser­va­cio­nis­ta lo ha mo­ti­va­do a con­ver­tir vie­jos en­va­ses de plás­ti­co en ma­ce­te­ros, que lue­go de sem­brar, abo­nar y re­gar por un par de se­ma­nas, los ob­se­quia a fa­mi­lia­res y ami­gos, quie­nes si­guen de cer­ca es­ta pa­sión por las plan­tas has­ta el pun­to de en­car­gar­le la siem­bra de di­fe­ren­tes es­pe­cies.

“Re­ga­lar vi­da siem­pre se­rá el me­jor pre­sen­te que le pue­des dar a un ser que­ri­do”, re­fle­xio­na Gal­vis, mien­tras cor­ta las ho­jas mar­chi­tas de su jar­dín con una pe­que­ña ti­je­ra po­da­do­ra.

En en­tre­vis­ta con La Ó ha­bló de su vi­da, su gus­to por la na­tu­ra­le­za y su pro­fe­sión. Tie­ne 22 años co­mo no­ta­rio pú­bli­co, ¿qué va­lo­res les ha in­cul­ca­do a sus fun­cio­na­rios?

La ho­nes­ti­dad y la éti­ca, por­que no­so­tros aquí pres­ta­mos lo que se lla­ma la fe pú­bli­ca, la fe no­ta­rial. Si un fun­cio­na­rio se de­ja so­bor­nar pa­ra rea­li­zar al­gún trá­mi­te, eso es fal­se­dad. Gra­cias a Dios eso ha dis­mi­nui­do por­que ya exis­te el sis­te­ma bio­mé­tri­co, que obli­ga a los usua­rios a de­jar su hue­lla re­gis­tra­da y to­mar­se una fo­to. Pe­ro an­tes era el pan de ca­da día, era muy di­fí­cil de con­tro­lar.

Lue­go de con­ver­tir­se en abo­ga­do, ¿pen­só en ir­se de Cú­cu­ta?

Nun­ca. Yo amo Cú­cu­ta, con su ca­lor y con su gen­te, a pe­sar de to­dos los pro­ble­mas que te­ne­mos, que son mu­chos y se han mag­ni­fi­ca­do, ya que úl­ti­ma­men­te nues­tros al­cal­des no han si­do los me­jo­res, pe­ro ahí va­mos.

Si pu­die­ra cam­biar al­go en la ciu­dad, ¿qué se­ría?

Le in­cul­ca­ría a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes el va­lor de sem­brar ár­bo­les, les en­se­ña­ría a no ta­lar­los. Los cu­cu­te­ños nos que­ja­mos del ca­lor y lo pri­me­ro que ha­ce­mos es cor­tar un ár­bol.

¿De dón­de sur­gió ese amor por la na­tu­ra­le­za?

Des­de que era ni­ño. Re­cuer­do que an­tes las ca­sas te­nían so­la­res y la gen­te sem­bra­ba el gua­ná­bano, el ma­món, el anón. En­ton­ces era ha­bi­tual ver a los pa­dres re­gan­do las ma­tas, ha­bía fres­cu­ra, so­pla­ba la bri­sa, pe­ro hoy día eso ha des­apa­re­ci­do.

En la no­ta­ría tie­ne va­rios es­pa­cios ver­des, ¿usted mis­mo los cui­da?

Sí. Des­de que lle­ga­mos a es­ta ca­sa, ha­ce unos 26 años, de­ci­di­mos con­ser­var­la con sus es­pa­cios ver­des, por­que uno se va a una ofi­ci­na y que­da en­ce­rra­do, guar­da­do. Aquí hay va­rias cla­ses de plan­tas co­mo jaz­mín, ve­ra­ne­ra, llu­via de oro, cho­co­la­ta y un mir­to cos­te­ño; tam­bién te­ne­mos va­rias ca­si­tas col­ga­das en don­de le co­lo­ca­mos agua y se­mi­llas a los pá­ja­ros. To­dos los días lle­gan co­li­bríes.

¿Có­mo es su vi­da fa­mi­liar?

Pro­ven­go de una fa­mi­lia gran­de, de sie­te her­ma­nos, y to­dos so­mos cor­ta­dos por la mis­ma ti­je­ra: per­so­nas tra­ba­ja­do­ras, ho­nes­tas y éti­cas. Es­toy ca­sa­do con Luz Ste­lla Pra­da y ten­go dos hi­jos, Sil­via Pao­la y Ru­bén Da­río; ten­go la ben­di­ción de tra­ba­jar con mi hi­ja, que es psi­có­lo­ga y que me con­vir­tió en abue­lo ha­ce cin­co años, cuan­do dio a luz a Emi­lia.

¿Có­mo es esa fa­ce­ta co­mo abue­lo?

Es to­tal­men­te di­fe­ren­te a la de ser pa­dre. Con Emi­lia me sien­to a ju­gar y acos­tum­bra­mos a ir a la pis­ci­na; ser abue­lo es dis­fru­tar la in­fan­cia de ellos sin la res­pon­sa­bi­li­dad de es­tar dis­ci­pli­nan­do por­que pa­ra eso es­tán los pa­pás. Por eso dicen que so­mos al­cahue­tas y sin­ver­güen­zas, por­que uno siem­pre tra­ta de in­ter­ve­nir a fa­vor de ellos.

Usted tam­bién fue pre­si­den­te de la Li­ga de Na­ta­ción de Nor­te de San­tan­der, ¿có­mo ve a la li­ga en la ac­tua­li­dad?

La épo­ca do­ra­da con íco­nos co­mo Freddy Cla­vi­jo, mi her­ma­na Patricia Gal­vis o Ja­vier Blan­co Sul­ba­rán, ya pa­só. Hay bue­nos pros­pec­tos, pe­ro co­mo hoy día hay tan­ta dis­trac­ción, mu­chos no tie­nen la dis­ci­pli­na pa­ra tra­zar­se me­tas im­por­tan­tes, por­que, a di­fe­ren­cia de otros de­por­tes co­mo el ba­lon­ces­to o el fút­bol, que se jue­gan en equi­po, en el na­do es­tás so­lo tú y tu men­te, na­da más.

¿Si­gue na­dan­do?

Sí. A mí me en­can­ta la na­ta­ción, ge­ne­ral­men­te na­do de 6:00 a 7:00 de la ma­ña­na. En ese tiem­po uno ana­li­za su vi­da, pien­so en qué hay que ha­cer y có­mo he he­cho las co­sas. Em­pie­zo a re­ca­pi­tu­lar, a re­bo­bi­nar.

¿En ese ejer­ci­cio men­tal se ha arre­pen­ti­do de al­go?

No, por­que en el pa­sa­do he co­me­ti­do equi­vo­ca­cio­nes, pe­ro de eso he apren­di­do. Uno no se pue­de arre­pen­tir, por­que eso que hi­ci­mos mal nos sir­vió pa­ra no co­me­ter el mis­mo error, sir­vió pa­ra en­men­dar, pa­ra cam­biar.

¿Qué más le gus­ta ha­cer en su tiem­po libre?

La lec­tu­ra es mi otra pa­sión. En el pa­sa­do fui un lec­tor inago­ta­ble; aho­ra, de­bi­do a mi tra­ba­jo, de­bo leer mu­chas es­cri­tu­ras, le­yes y có­di­gos. Me gus­tan los li­bros re­la­cio­na­dos con la épo­ca del im­pe­rio ro­mano, de la con­quis­ta, de los egip­cios, me en­can­ta to­do lo re­fe­ren­te a la Edad Me­dia.

¿Có­mo ima­gi­na su re­ti­ro?

Te­nien­do un po­co de tiem­po pa­ra mí co­mo per­so­na, pa­ra de­di­car­me a la fa­mi­lia, es­tar con mis nie­tos. Aún ten­go la ben­di­ción de te­ner vi­va a mi ma­má María Li­gia Gar­cía de Gal­vis, tie­ne 87 años, y hay que dis­fru­tar­la.

¿Le fal­ta al­go por ha­cer?

Si, via­jar. No co­noz­co Eu­ro­pa. De­bo ha­cer­lo an­tes de que el tiem­po me lo im­pi­da, en dos o tres años, cuan­do me re­ti­re.

Sí­ga­nos @Re­vis­ta­lao

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.