7 MI­TOS QUE DE­BE SA­BER SO­BRE LA MI­GRA­ÑA

7 mi­tos que de­be sa­ber

La O (Cucuta) - - News -

Dolor in­ten­so en un lado de la ca­be­za, hi­per­sen­si­bi­li­dad a la luz y fuer­tes re­tum­bos en el ce­re­bro son al­gu­nos de los sín­to­mas más fre­cuen­tes de la mi­gra­ña. Por ello, el neu­ró­lo­go Joe Fer­nan­do Mu­ñoz, pre­si­den­te del Ca­pí­tu­lo de Dolor de Ca­be­za de la Aso­cia­ción Co­lom­bia­na de Neu­ro­lo­gía (ACN), ex­pli­ca cuá­les son los prin­ci­pa­les fac­to­res que pue­den des­en­ca­de­nar es­te ti­po de ce­fa­leas, en­tre ellos el es­trés, el ham­bre, la fal­ta de sue­ño y la ex­po­si­ción cons­tan­te a la luz. Pa­ra ge­ne­rar mayor co­no­ci­mien­to so­bre es­ta do­len­cia, que es una de las prin­ci­pa­les cau­sas de vi­si­ta al mé­di­co, y romper con va­rios mi­tos, el es­pe­cia­lis­ta ex­pli­ca cuá­les son los mi­tos y reali­da­des al­re­de­dor de la mi­gra­ña.

Hay una ci­ru­gía que qui­ta la mi­gra­ña.

Fal­so. Aun­que hay una ci­ru­gía que ha si­do muy pu­bli­ci­ta­da en Es­pa­ña, y al­gu­nos pa­cien­tes en Co­lom­bia han pre­gun­ta­do por ella, la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Neu­ro­lo­gía ad­vir­tió que es­ta no es una téc­ni­ca re­co­men­da­da co­mo op­ción te­ra­péu­ti­ca por nin­gún or­ga­nis­mo re­gu­la­dor en los di­fe­ren­tes paí­ses del mun­do.

Es una en­fer­me­dad de mu­je­res his­té­ri­cas.

Fal­so. Aun­que los ras­gos de personalidad pue­den in­fluir, es­te no es un he­cho de­ter­mi­nan­te. Si un pa­cien­te es una per­so­na de­pre­si­va, an­sio­sa u ob­se­si­va, pue­de des­en­ca­de­nar en una mi­gra­ña o fa­ci­li­tar su apa­ri­ción.

La per­so­na con mi­gra­ña pue­de se­guir con sus ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas.

Fal­so. Lo me­jor fren­te a un ata­que de mi­gra­ña es re­po­sar en si­len­cio y en un am­bien­te de luz te­nue. La ac­ti­vi­dad fí­si­ca tien­de a au­men­tar los sín­to­mas, de igual ma­ne­ra am­bien­tes rui­do­sos o muy ilu­mi­na­dos ha­cen que el dolor se tor­ne más fuer­te.

La mi­gra­ña es un dolor de ca­be­za muy fuer­te.

Fal­so. El dolor de ca­be­za pul­sá­til es tan so­lo uno de los sín­to­mas de la mi­gra­ña. Aun­que es­tos va­rían se­gún el pa­cien­te, hay quie­nes pa­de­cen do­len­cias tan fuer­tes co­mo ador­me­ci­mien­to en las manos, in­ca­pa­ci­dad pa­ra so­por­tar la luz, vi­sión bo­rro­sa, di­fi­cul­tad pa­ra en­con­trar las pa­la­bras pre­ci­sas pa­ra ex­pre­sar­se, en­tre otras. Es­to se de­no­mi­na au­ra. Des­pués lle­ga el dolor de ca­be­za pul­sá­til y fi­nal­men­te el ma­les­tar que que­da de to­do el pro­ce­so.

La mi­gra­ña so­lo afec­ta a las mu­je­res.

Fal­so. Aun­que la mi­gra­ña tie­ne mayor in­ci­den­cia en las mu­je­res (en Co­lom­bia afec­ta a ca­tor­ce de ca­da 100 mu­je­res y cin­co de ca­da 100 hom­bres), los hom­bres tam­bién la pa­de­cen. Es ma­yor­men­te fe­me­ni­na de­bi­do a la car­ga hor­mo­nal de su or­ga­nis­mo, lo que fa­ci­li­ta la ac­ti­va­ción de al­gu­nas neu­ro­nas y la ge­ne­ra­ción del dolor. Por otro lado, los ni­ños y an­cia­nos no sue­len pa­de­cer de mi­gra­ña, son más pro­pen­sas las per­so­nas en edad me­dia.

El es­trés cau­sa mi­gra­ña.

Cier­to. El es­trés pue­de ser uno de los de­to­nan­tes de la mi­gra­ña, tam­bién lo pue­de ser el caos de las ciu­da­des gran­des y com­ple­jas. Los tras­tor­nos de sue­ño, tras­tor­nos afec­ti­vos, la an­sie­dad y al­gu­nas be­bi­das tam­bién pue­den cau­sar mi­gra­ña.

El ca­fé ac­ti­va la mi­gra­ña.

Cier­to. Aun­que ca­da pa­cien­te de­be iden­ti­fi­car si la ca­feí­na le ge­ne­ra más dolor o lo mi­ni­mi­za, el con­su­mo ex­ce­si­vo de ca­fé pue­de au­men­tar la fre­cuen­cia de la mi­gra­ña. Tam­bién lo pue­den ha­cer al­gu­nas be­bi­das al­cohó­li­cas, en es­pe­cial el vino tin­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.