Death Cof­fee

cuan­do se ha­bla de la muer­te en un ca­fé

La O (Cucuta) - - Lo Nuestro -

Romper los es­tig­mas que ro­dean la muer­te pa­ra co­men­zar a ha­blar so­bre ella de una for­ma abier­ta y na­tu­ral, es el prin­ci­pal ob­je­ti­vo de los ‘Death Ca­fe’, o lo que en es­pa­ñol se co­no­ce co­mo Ca­fés de la Muer­te.

Es­ta ten­den­cia so­cial, que se ori­gi­nó en paí­ses eu­ro­peos co­mo In­gla­te­rra y Es­pa­ña, lle­gó a Cú­cu­ta de la mano del in­ten­si­vis­ta Arturo Arias, di­rec­tor de la Fun­da­ción Hu­ma­ni­zan­do la Uni­dad de Cui­da­dos In­ten­si­vos (FHUCI), pa­ra sen­si­bi­li­zar a la co­mu­ni­dad so­bre có­mo afron­tar la pér­di­da de un ser que­ri­do.

La ini­cia­ti­va, que ya se ha re­pli­ca­do en Bo­go­tá, Me­de­llín y Ca­li, bus­ca afron­tar la muer­te co­mo par­te del ci­clo de la vi­da de una ma­ne­ra in­for­mal, di­fe­ren­te y po­si­ti­va, pa­ra que de­je de ser un ta­bú en la so­cie­dad ac­tual.

“Que­re­mos es que la gen­te se ex­pre­se li­bre­men­te so­bre có­mo ima­gi­na mo­rir y que se abra un es­pa­cio pa­ra en­ten­der que mo­rir es tan na­tu­ral co­mo na­cer”, ex­pli­có el es­pe­cia­lis­ta, quien se desem­pe­ña co­mo in­ten­si­vis­ta anes­te­sió­lo­go de la Clí­ni­ca Nor­te. In­te­rro­gan­tes co­mo: ‘¿hay al­go más des­pués de la muer­te?’, ‘¿quie­res ser do­nan­te?’, ‘¿te gus­ta­ría mo­rir en el hos­pi­tal o en ca­sa?’ o ‘¿qué te que­da por ha­cer an­tes de mo­rir?’ son mo­ti­vo de diá­lo­go en es­tas char­las.

“El ca­fé de muer­te te en­se­ña a que de­bes vi­vir tu vi­da ple­na­men­te, a ser me­nos agre­si­vo, a te­ner más he­rra­mien­tas hu­ma­nas, a ser aser­ti­vo en lo que se ha­ce”, agre­gó Arturo Arias, acla­ran­do que en es­tos es­pa­cios no se pre­ten­de ge­ne­rar una dis­cu­sión teo­ló­gi­ca o cien­tí­fi­ca de la muer­te.

Tam­po­co bus­ca un con­sen­so de de­fi­ni­cio­nes ni sa­car con­clu-

sio­nes, sino dar­le la pa­la­bra a la gen­te, pa­ra que ha­blen de su ex­pe­rien­cia, de sus mie­dos y an­gus­tias en torno a es­ta eta­pa fi­nal de la vi­da.

Pri­mer ca­fé

A me­dia­dos de ju­nio se desa­rro­lló el pri­mer ‘Ca­fé de la Muer­te’ en Cú­cu­ta. En Mo­lino’s Ca­fé se reunie­ron 25 per­so­nas, en­tre los que des­ta­ca­ron re­pre­sen­tan­tes de di­fe­ren­tes cen­tros de sa­lud de Cú­cu­ta co­mo las clí­ni­cas Nor­te, San­ta Ana y San José.

Ade­más, se su­ma­ron fa­mi­lia­res de pa­cien­tes fa­lle­ci­dos y otras per­so­nas guia­das por su cu­rio­si­dad, pa­ra ha­blar li­bre­men­te so­bre la muer­te, mien­tras to­ma­ban tin­to y co­mían un tro­zo de pon­qué.

Por ser una di­ná­mi­ca in­for­mal, no exis­te la fi­gu­ra del mo­de­ra­dor que lanza pre­gun­tas. Sim­ple­men­te, es una ter­tu­lia so­bre có­mo se sien­ten, pien­san y vi­ven su pro­pia mor­ta­li­dad los asis­ten­tes.

La tra­ba­ja­do­ra so­cial de la Clí­ni­ca Nor­te, Do­rey­ni Ro­zo, quien ha­ce par­te de la fun­da­ción HUCI, ex­pli­có que es­te pri­mer en­cuen­tro “sir­vió co­mo so­por­te pa­ra las fa­mi­lias que es­tán vi­vien­do una si­tua­ción de fin de vi­da o que es­tán atra­ve­san­do un mo­men­to de­vas­ta­dor de­bi­do a la muer­te trau­má­ti­ca de un pa­rien­te”.

Fue un es­pa­cio en el que se es­cu­cha­ron mu- chas ex­pe­rien­cias, en el que se sol­ta­ron mie­dos y se es­ta­ble­ció un la­zo más cer­cano en­tre la co­mu­ni­dad mé­di­ca y ciu­da­da­nos que es­tán vi­vien­do un due­lo por la par­ti­da de un ser que­ri­do o que tie­nen a al­gún pa­rien­te in­ter­na­do en una UCI.

Es­te mo­vi­mien­to tam­bién sir­vió pa­ra sen­si­bi­li­zar a la po­bla­ción mé­di­ca que tra­ba­ja en uni­da­des de cui­da­dos in­ten­si­vos y ex­hor­tar­los a ser más em­pá­ti­cos y bon­da­do­sos con los pa­cien­tes crí­ti­cos y sus fa­mi­lia­res.

Fue tal el éxi­to, que tan­to Arturo Arias co­mo Do­rey­ni Ro­zo, es­pe­ran re­pe­tir la ex­pe­rien­cia una vez al mes en Cú­cu­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.