ALEX FE­RRÉ, UN TA­LEN­TO DE EX­POR­TA­CIÓN

La O (Cúcuta) - - Sociales -

Ac­ci­den­te o vo­ca­ción, aún no tie­ne cla­ri­dad so­bre lo que real­men­te su­ce­dió con los pro­yec­tos que te­nía so­bre su fu­tu­ro; ter­mi­nó gra­duán­do­se co­mo di­se­ña­dor y pa­tro­na­dor in­dus­trial de la Uni­ver­si­dad de San­tan­der (Udes) cuan­do lo que real­men­te que­ría era es­tu­diar ar­tes plás­ti­cas.

Con su tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio lle­gó a Bogotá, arren­dó una ca­sa en el sec­tor de Cha­pi­ne­ro y pu­so un ma­ni­quí pa­ra mos- trar uno de sus di­se­ños. Era inex­per­to, pe­ro aún así tu­vo la for­tu­na de que Ar­tu­ro Te­ja­da se in­tere­sa­ra en esas pri­me­ras crea­cio­nes que ex­po­nía en la vi­tri­na de aque­lla ca­sa.

De ahí se abrió un mun­do de po­si­bi­li­da­des pa­ra Alex Fe­rré, un cu­cu­te­ño que ter­mi­nó sien­do pro­ta­go­nis­ta en las pri­me­ras pa­sa­re­las del Bogotá Fas­hion Week, un even­to que hoy en día se ha po­si­cio­na­do al mos­trar lo me­jor del di­se­ño na­cio­nal y las nue­vas pro­me­sas del mun­do de la mo­da.

“Creo que en ese mo­men­to se abrió la puer­ta pa­ra to­do lo que em­pe­zó a su­ce­der”.

Re­gre­só a Cú­cu­ta des­pués de seis años pa­ra se­guir cum­plien­do sus sue­ños, pe­ro con otras prio­ri­da­des: su fa­mi­lia, sus ami­gos, sen­tir su tie­rra y crear­le una iden­ti­dad que pu­die­se mos­trar en otros paí­ses.

“Sien­to que sa­ber crear, aun­que pa­rez­ca ton­to o va­cío, le per­mi­te a una per­so­na sen­tir­se bien con­si­go mis­ma y pro­yec­tar­se al mun­do por­que co­mo te sientes, te ves; ha­cer un buen uso de la mo­da per­mi­te apor­tar al li­bre desa­rro­llo de la per­so­na­li­dad de

ca­da in­di­vi­duo”.

Por eso, su es­ti­lo de di­se­ño con­cep­tual y per­so­na­li­za­do lo ha lle­va­do a par­ti­ci­par en pa­sa­re­las co­mo Ecua­dor Fas­hion Week 2016, en Gua­ya­quil (Ecua­dor); Fas­hion Of The Ame­ri­cas a Cul­tu­ral Experience 2016, en Washington (Es­ta­dos Uni­dos); Fas­hion Night on Bric­kell 2017, en Mia­mi (Es­ta­dos Uni­dos), y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na Fas­hion Week 2017, en San­to Do­min­go, don­de ha to­ma­do gran re­le­van­cia y dan­do a co­no­cer su ta­len­to con la con­sig­na #de­cú­cu­ta­pa­ra­el­mun­do.

Tan­to así que aho­ra cuen­ta con el apo­yo del ma­na­ger Pie­rre Du­lan­to, el mis­mo que es­tá de­trás de la ima­gen de Agat­ha Ruíz de la Pra­da y Cus­to Bar­ce­lo­na, en­tre otros re­co­no­ci­dos di­se­ña­do­res.

Hoy, al ha­cer un breve re­co­rri­do por lo que ha si­do su vida pro­fe­sio­nal, ase­gu­ra que des­de el pri­me­ro has­ta el úl­ti­mo ves­ti­do que ha di­se­ña­do per­ma­ne­cen en su men­te por­que ha­cen par­te de un pro­ce­so de cre­ci­mien­to.

Por aho­ra, su si­guien­te me­ta es­tá en­fo­ca­da en el ‘New York Fas­hion Week’, uno de los prin­ci­pa­les even­tos de mo­da que se ha cons­ti­tui­do en el mun­do y don­de se reúne lo más se­lec­to de la in­dus­tria.

En en­tre­vis­ta con La Ó ha­bló de sus pro­yec­tos, de su vida y su pro­fe­sión.

Sus co­lec­cio­nes siem­pre tie­nen una his­to­ria que con­tar, ¿de dón­de na­ce esa par­ti­cu­lar for­ma de crear? Ba­rí, su úl­ti­ma co­lec­ción fue una ex­plo­sión de co­lor que des­ta­có es­ta cultura in­dí­ge­na, ¿por qué apos­tar­le a la tra­di­ción?

Siem­pre qui­se ha­cer Ba­rí por­que que­ría ren­dir­le tributo a es­ta tri­bu. No­so­tros ol­vi­da­mos nues­tra iden­ti­dad y lo que nos re­pre­sen­ta. Te­ne­mos ri­que­za cul­tu­ral; por ejem­plo, pa­ra nues­tros in­dí­ge­nas no­so­tros sa­li­mos de una pi­ña, es muy lo­co, pe­ro esa es su creen­cia, de ahí to­mé el ama­ri­llo de la co­lec­ción, la par­te del Ca­ta­tum­bo es­tá muy de mo­da por el con­flic­to, pe­ro tam­bién es

Es im­por­tan­te sa­ber de his­to­ria e his­to­ria de la mo­da. To­do es­tá he­cho, pe­ro hay que sa­ber pro­po­ner ba­jo la vi­sión de ca­da di­se­ña­dor. No es de­cir que hi­ce las co­sas por­que qui­se, sino por­que es­ta­ba pen­sa­do en con­tar al­go a tra­vés del ves­ti­do; una co­lec­ción de­be te­ner un hilo con­duc­tor, des­de el pri­mer ves­ti­do has­ta el úl­ti­mo, con­tan­do esa his­to­ria que que­re­mos. una sel­va con una ri­ca bio­di­ver­si­dad y eso se re­pre­sen­ta en el ver­de, el azul es del dios Sa­ba­se­ba que vino del cie­lo y el ne­gro re­pre­sen­ta la tie­rra. To­do tie­ne una ra­zón de ser y ahí ra­di­ca el éxi­to.

Us­ted es la prue­ba de que cuan­do se quie­re, sin du­da, se pue­de, ¿có­mo pue­de al­guien te­ner dal­to­nis­mo y a su vez ma­ne­jar tan­tos co­lo­res pa­ra crear?

(Ri­sas) Ten­go un dal­to­nis­mo, pe­ro no el clá­si­co de ver­de y ro­jo, sino en la es­ca­la de los ver­des con los ma­rro­nes y los azu­les con los mo­ra­dos. Así que siem­pre pre­gun­to. Fui muy buen es­tu­dian­te en teo­ría del co­lor aun­que en la prác­ti­ca me pe­ga­ba unas per­di­das te­rri­bles. Ge­ne­ral­men­te yo di­se­ño, pa­trono y a ve­ces co­so, así que una vez me pu­se ha­cer un ves­ti­do azul rey que era pa­ra la ma­má de una no­via. Di­je “yo mis­mo lo co­so”, pe­ro cuan­do fue­ron a plan­char­lo re­sul­tó que el ves­ti­do es­ta­ba to­tal­men­te co­si­do con hilo mo­ra­do. Y aun vién­do­lo yo de­cía que era del mis­mo co­lor, pues a úl­ti-

ma ho­ra to­có des­ba­ra­tar to­do el ves­ti­do y vol­ver­lo a co­ser. Yo soy bien ter­co, pe­ro cuan­do es de co­lo­res ya no pe­leo.

Di­cen que los di­se­ña­do­res tam­bién es­tán en cri­sis, ¿có­mo se so­bre­vi­ve en es­ta in­dus­tria?

Es­ta­mos en cri­sis; sin em­bar­go, uno tra­ta de man­te­ner su ne­go­cio con ves­ti­dos no tan ela­bo­ra­dos que se pue­dan usar a dia­rio. Ade­más, en los even­tos de mo­da siem­pre se pre­sen­tan bou­ti­ques o em­pre­sas de mo­da que bus­can ha­cer con­tac­tos co­mer­cia­les; las pro­pues­tas es­tán he­chas, es cues­tión de ma­du­rar las ideas y po­si­ble­men­te ha­ga pre­sen­cia co­mo lí­nea co­mer­cial en otras ciu­da­des con el fin de cre­cer co­mo em­pre­sa.

¿En qué ciu­da­des ya lu­cen un ves­ti­do de Alex Fe­rré?

He te­ni­do la for­tu­na de que en los even­tos que he es­ta­do, han asis­ti­do las es­po­sas de re­co­no­ci­dos di­plo­má­ti­cos, pre­sen­ta­do­ras, rei­nas y mu­cha gen­te de un es­tra­to me­dio-al­to, que se han in­tere­sa­do. Así que ya lu­cen un tra­je Alex Fe­rré en Washington, Ecua­dor, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Mia­mi, en­tre otras ciu­da­des.

Su si­guien­te pa­ra­da: Nueva York en la Se­ma­na de la Mo­da, ¿ya hu­bo un pri­mer acer­ca­mien­to?

(Ri­sas) Aún no se pue­de con­tar mu­cho, pe­ro sí fue un gran sue­ño que ya den­tro de po­co se nos pue­de cum­plir. Ya hu­bo un pri­mer acer­ca­mien­to, fui­mos in­vi­ta­dos, pe­ro por tiem­po no al­can­za­mos a pre­sen­tar­nos. Por­que es­te even­to, sin du­da, me­re­ce to­do el es­plen­dor de Alex Fe­rré.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.