Ju­lián Col­me­na­res: del golf pro­fe­sio­nal a la vi­da em­pre­sa­rial

del golf pro­fe­sio­nal a la vi­da em­pre­sa­rial

La O (Cúcuta) - - News -

Te­nía cin­co años cuan­do des­per­tó su pa­sión por el golf, un par­ti­cu­lar de­por­te de pre­ci­sión, con­cen­tra­ción y mu­cha dis­ci­pli­na.

A su cor­ta edad dis­fru­ta­ba ver co­mo un am­plio cam­po, re­ple­to de na­tu­ra­le­za, era el es­ce­na­rio pa­ra po­ner en prác­ti­ca un de­por­te que, aun­que se veía fá­cil, le to­ma­ría mu­chas ho­ras de en­tre­na­mien­to pa­ra apren­der­lo con to­da la pre­ci­sión del ca­so.

Con su talento lle­gó a ocu­par los prin­ci­pa­les titulares de­por­ti­vos al ser ca­ta­lo­ga­do co­mo una de las nue­vas pro­me­sas del golf; fue Cam­peón Na­cio­nal In­fan­til, en la ca­te­go­ría de los 12 a 14 años, en 1999 y Cam­peón Na­cio­nal Ju­ve­nil, ca­te­go­ría 14 a 16 años, en 2000 y 2001.

Ese so­lo se­ría el co­mien­zo del re­co­rri­do de­por­ti­vo de Ju­lián Col­me­na­res quien, en­tre tí­tu­los y lo­gros, pro­yec­ta­ba una só­li­da ca­rre­ra en el golf pro­fe­sio­nal; allí se for­mó co­mo de­por­tis­ta de al­to ren­di­mien­to.

Lle­gó, en el 2000, a ser ter­ce­ro en el Ju­nior Word de San Die­go, Ca­li­for­nia (Es­ta­dos Uni­dos); en 2003, cam­peón sud­ame­ri­cano ju­ve­nil por equi­pos y sub­cam­peón in­di­vi­dual en el cer­ta­men que se reali­zó en Uru­guay, en­tre otros.

Su brillante as­cen­so de­por­ti­vo le dio la po­si­bi­li­dad de es- tu­diar be­ca­do en la Uni­ver­si­dad Jack­son­vi­lle, en Ala­ba­ma (Es­ta­dos Uni­dos), una opor­tu­ni­dad que le dio la prác­ti­ca de es­te de­por­te.

Se gra­duó en 2008 en ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas con én­fa­sis en fi­nan­zas, pe­ro siem­pre tu­vo cla­ro que sus es­fuer­zos es­ta­rían en­ca­mi­na­dos a se­guir los pa­sos de su gran ído­lo, Ti­ger Woods.

Sin em­bar­go, una le­sión en el hom­bro, en 2009, lo man­tu­vo inac­ti­vo por cua­tro me­ses, tiem­po que de­di­có a su re­cu­pe­ra­ción con te­ra­pias y te­mas de si­co­lo­gía de­por­ti­va.

A fi­na­les de ese mis­mo año se re­in­te­gró a los tor­neos, pe­ro lle­gó una nue­va prue­ba con una le­sión de su mu­ñe­ca, en 2011; es­to lo lle­vó a re­plan­tear su ca­mino pa­ra en­fo­car­se en su pro­fe­sión y vin­cu­lar­se a la em­pre­sa Vi­vien­das y Va­lo­res en la gerencia co­mer­cial.

“Fue duro re­nun­ciar al de­por­te pro­fe­sio­nal por­que mi vi­da fue de for­ma­ción de­por­ti­va; siem­pre me gus­tó el te­ma de es­tu­dio, leer, ca­pa­ci­tar­me y for­mar­me, pe­ro es­tu­ve cua­tro años en un te­ma di­fe­ren­te del que re­quie­re el mun­do la­bo­ral o una em­pre­sa. No obs­tan­te, en es­te mo­men­to no me cam­bio por na­die, es­toy fe­liz con lo que ha­go”.

Hoy agra­de­ce el apo­yo de sus pa­dres, su es­po­sa y su fa­mi­lia, quie­nes fue­ron in­con­di­cio­na­les en esa tran­si­ción de su ca­rre­ra.

“Fue duro re­nun­ciar al de­por­te pro­fe­sio­nal por­que mi vi­da fue de for­ma­ción de­por­ti­va”

En en­tre­vis­ta con La Ó ha­bló de su vi­da, su fa­ce­ta co­mo pa­dre, es­po­so y los re­tos laborales que en­fren­ta.

¿Siem­pre tu­vo cla­ro que que­ría lle­gar a ser un gol­fis­ta pro­fe­sio­nal?

Sí, des­de pe­que­ño sen­tí esa pa­sión; aun­que hu­bo al­ti­ba­jos en los que de­cía “no vuel­vo a ju­gar golf” y me iba por de­por­tes co­mo el te­nis, fút­bol o pa­ti­na­je. Fi­nal­men­te, me di cuen­ta que te­nía un talento o unas ven­ta­jas, así que eso me em­pie­za a en­tu­sias­mar en que sí po­día ser un gol­fis­ta muy bueno.

¿Có­mo em­pie­za a ser un de­por­tis­ta de al­to ren­di­mien­to?

En esa bús­que­da de for­ma­ción lle­gué a Bu­ca­ra­man­ga, don­de em­pe­cé a for­mar­me. Via­ja­ba a prac­ti­car con una exi­gen­cia ma­yor; en ho­ra­rios de 8:00 a 12:00 y de 2:00 a 6:00, eran cam­pa­men­tos de prác­ti­ca in­ten­sa, pe­ro tam­bién de ami­gos.

En una cre­cien­te ca­rre­ra de­por­ti­va, ¿fue di­fí­cil acep­tar el re­ti­ro?

Al prin­ci­pio fue una in­cer­ti­dum­bre, pe­ro aho­ra es muy cla­ro a dón­de quie­ro lle­gar. Ob­via­men­te vuel­ve el te­ma del apo­yo fa­mi­liar por­que in­dis­cu­ti­ble­men­te se ne­ce­si­ta esa con­fian­za pa­ra po­der ha­cer las co­sas.

¿Có­mo ve el cre­ci­mien­to del de­por­te en Cú­cu­ta?

Cú­cu­ta ha ido cre­cien­do en el ni­vel de­por­ti­vo; en el golf ya hay mu­chos más afi­lia­dos que en mi épo­ca, in­clu­si­ve el cam­po de golf co­mo tal es mu­cho me­jor. Creo que eso se lo de­be­mos a Ca­mi­lo Vi­lle­gas, ese lí­der al que to­dos le apos­ta­mos por­que lo­gró lle­gar al PGA Tour muy rá­pi­da­men­te.

¿A qué nue­vo talento le apos­ta­ría en las gran­des li­gas del golf?

A Ri­car­do Ramírez Saad.

¿Có­mo ha si­do aho­ra esa nue­va fa­ce­ta la­bo­ral en Vi­vien­das y Va­lo­res?

Es muy ché­ve­re. Es­toy en la par­te co­mer­cial, mi her­mano desa­rro­lla más la téc­ni­ca, la cons­truc­ción, di­se­ño y gerencia de pro­yec­tos. Ob­via­men­te mi pa­dre en la ca­be­za de la or­ga­ni­za­ción. Los tres, jun­to con Mar­le­ne Ma­fla de Ara­rat, es­ta­mos apor­tan­do di­fe­ren­tes co­sas.

Di­cen que el alumno su­pera al maes­tro, en su ca­so, ¿ha lo­gra­do su­pe­rar a su pa­dre, Raúl Col­me­na­res, en el te­ma em­pre­sa­rial?

(Ri­sas) No, apren­der de él y de su ca­rre­ra em­pre­sa­rial me ha­ce sen­tir ad­mi­ra­ción to­tal por­que ha si­do un gran em­pren­de­dor, un gran vi­sio­na­rio y un gran em­pre­sa­rio de es­ta re­gión. Es mi me­jor ído­lo y a quien le de­bo mu­chas co­sas en la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.