MA­RÍA ELI­SA, la mu­jer que ‘re­vi­vió’ a Pa­tri­cia Tehe­rán

la mu­jer que ‘re­vi­vió’ a Pa­tri­cia Tehe­rán

La O (Cúcuta) - - News -

Es­tu­dia­ba ter­cer se­mes­tre de eco­no­mía en la Uni­ver­si­dad de los An­des cuan­do de­ci­dió pre­sen­tar­se en un reality de can­to, en 2005, el mis­mo en que se die­ron a co­no­cer las vo­ces de Fa­ri­na y Ju­lio Me­za.

En ese mo­men­to, aban­do­nó sus es­tu­dios e ini­ció su for­ma­ción en una ca­rre­ra ac­to­ral que la lle­vó a Mé­xi­co con las pro­duc­cio­nes ‘ Ve­rano de amor’, ‘Has­ta que el di­ne­ro nos se­pa­re’ y ‘Flor sal­va­je.

Su si­guien­te meta fue Es­ta­dos Uni­dos, don­de sus apa­ri­cio­nes en se­ries co­mo ‘Por­que el amor man­da’, ‘En otra piel’ y ‘Ba­jo el mis­mo cie­lo’, le otor­ga­ron un con­tra­to de ex­clu­si­vi­dad con la ca­de­na Te­le­mun­do, que se en­cuen­tra aún vi­gen­te.

Por eso, Ma­ría Eli­sa Ca- mar­go lle­gó en ca­li­dad de prés­ta­mo a Co­lom­bia pa­ra in­ter­pre­tar a la fa­mo­sa Pa­tri­cia Tehe­rán, la can­tan­te va­lle­na­ta que rom­pió los pa­ra­dig­mas con su voz y su talento.

En la pro­duc­ción de ‘ La Dio­sa del Va­lle­na­to’ no hay can­cio­nes gra­ba­das, no hay do­bla­je ni hay ter­ce­ras vo­ces que re­em­pla­cen a Ma­ría Eli­sa, quien in­ter­pre­ta to­dos los va­lle­na­tos en vi­vo acom­pa­ña­da de la ca­ja, la gua­cha­ra­ca y el acor­deón.

“Nun­ca me ha­bía to­ca­do un per­so­na­je real, es de­cir, que ya exis­tía, ni tam­po­co que con­ta­ra con tanta ad­mi­ra­ción. En el mo­men­to en que em­pe­cé a es­tu­diar so­bre su vi­da me sen­tí tan iden­ti­fi­ca­da por­que fue im­pre­sio­nan­te có­mo rom­pió tan­tos es­que­mas con su per­so­na­li­dad tran­qui­la, se­re­na y se­duc­to­ra”.

“Nun­ca me ha­bía to­ca­do un per­so­na­je real, que con­ta­ra con tanta ad­mi­ra­ción”

Al igual que la can­tan­te car­ta­ge­ne­ra, ase­gu­ra, tam­bién rom­pió los pa­ra­dig­mas so­cia­les y fa­mi­lia­res de una épo­ca en la que “el ma­yor éxi­to de una mu­jer lo de­ter­mi­na­ba en qué tanta pla­ta te­nía el ma­ri­do que se con­si­guie­ra”.

Por eso, a sus 17 años de­ci­dió de­jar a sus pa­dres en su na­tal Gua­ya­quil (Ecua­dor) pa­ra ha­cer su his­to­ria en Co­lom­bia, con su pro­pio di­ne­ro y sus pro­pios sue­ños.

“De he­cho, mis pa­pás no que­rían que fue­ra la hi­ja úni­ca con­sen­ti­da que la pa­sa­ba de­ba­jo de sus bra­zos y me im­pul­sa­ron a rom­per los es­que­mas; por eso, em­pe­cé a lu­char­la has­ta que lo­gré es­ta ca­rre­ra y ha si­do muy li­be­ra­dor pa­ra mí por­que me he co­no­ci­do: soy muy hip­pie y muy al­ma li­bre”.

Hoy, con la ad­mi­ra­ción que le ge­ne­ra re­pre­sen­tar un ícono de la mú­si­ca va­lle­na­ta, y sien­do la due­ña del ra­ting en las no­ches de la te­le­vi­sión co­lom­bia­na, dis­fru­ta de es­ta eta­pa de su vi­da; ade­más, se pre­pa­ra pa­ra re­gre­sar a Los Án­ge­les (Es­ta­dos Uni­dos) pa­ra ini­ciar sus cla­ses de in­glés y re­to­mar sus pro­yec­tos ac­to­ra­les.

En en­tre­vis­ta con La Ó ha­bló de su vi­da, la mú­si­ca y lo que sig­ni­fi­có re­gre­sar a Co­lom­bia.

Fotos cortesía Por Mó­ni­ca Mel­ga­re­jo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.