Soy co­lom­bia­na, a di­fe­ren­cia de lo que to­do mun­do pien­sa

La O (Cúcuta) - - En Privado -

Na­ci­da en Gua­ya­quil (Ecua­dor), ¿qué de­cir a quie­nes cri­ti­can su in­ter­pre­ta­ción por con­si­de­rar que una ex­tran­je­ra no de­bía ser Pa­tri­cia Tehe­rán?

Soy co­lom­bia­na, a di­fe­ren­cia de lo que to­do mun­do pien­sa; mis pa­dres son de aquí: ten­go raí­ces san­tan­de­rea­nas y bo­ya­cen­ses. Te­nía tres años sin ve­nir, pe­ro es­toy muy fe­liz de es­tar nue­va­men­te aquí por­que fue en Co­lom­bia don­de pu­de con­so­li­dar fi­nal­men­te mi ca­rre­ra.

¿Qué sig­ni­fi­ca­do tie­ne re­vi­vir a Pa­tri­cia Tehe­rán?

Sig­ni­fi­ca una res­pon­sa­bi­li­dad muy gran­de. Esa vie­ja era una te­sa por­que rom­pió con tan­tos es­que­mas. Fue una mu­jer ade­lan­ta­da en to­dos los sen­ti­dos, de men­te abier­ta y que ha­bla­ba de la li­ber­tad, de no cen­trar­se en un pa­pel, de no que­dar­se en un ma­tri­mo­nio mi­se­ra­ble pa­ra siem­pre. Ella em­pe­zó a con­tar his­to­rias de ese ti­po y por eso tu­vo tan­to éxi­to.

La re­vi­ve tam­bién pa­ra su hi­jo, Ale­xan­der Tehe­rán, quien no la co­no­ció, ¿có­mo es esa re­la­ción de­trás de cá­ma­ras?

Es la co­sa más lo­ca so­bre la faz de la tie­rra. Él ob­via­men­te no pue­de apor­tar de­ta­lles de la vi­da de su ma­dre, pe­ro es bo­ni­to te­ner su ener­gía, es lin­do po­der con­tar con su hi­jo que es fi­nal­men­te el amor de su vi­da, su cen­tro. Eso ener­gé­ti­ca­men­te ayu­da.

¿Có­mo ha si­do in­ter­pre­tar a una mu­jer en una épo­ca en que aún pre­do­mi­na­ba el te­ma del ma­chis­mo?

En es­te ca­so el te­ma del gé­ne­ro te­nía que ver con lo que la so­cie­dad es­pe­ra­ba de la mu­jer; por eso, esa va­len­tía de Pa­tri­cia Tehe­rán to­mó tanta re­le­van­cia, por­que en esa épo­ca to­do se da­ba pa­ra que la mu­jer es­tu­vie­ra en la ca­sa o lim­pian­do ba­ños. Pre­do­mi­na­ba el mie­do del ‘qué di­rán’.

¿Lle­gó a te­ner mie­do de ese ‘qué di­rán’?

Real­men­te sien­to que he lo­gra­do su­pe­rar eso. Tal vez en la ado­les­cen­cia uno es­ta­ba pen­dien­te del qué di­rán, pe­ro lle­gó un mo­men­to en el que di­je: ‘voy a ha­cer lo que se me dé la ga­na con mi vi­da’, me­nos mal el apo­yo de mi fa­mi­lia siem­pre lo he te­ni­do.

¿En qué mo­men­to sien­te que rom­pió con los pa­ra­dig­mas so­cia­les?

De pron­to cuan­do qui­se des­viar mi ca­mino con el ar­te sa­bien­do que es una ca­rre­ra com­pli­ca­da, y que mu­chas ve­ces no lo aso­cian co­mo al­go se­rio. Sien­to que rom­po mu­chos pa­ra­dig­mas del en­torno que me ro­dea so­bre te­mas co­mo que la mo­no­ga­mia no exis­te o el he­cho de que la mu­jer sea in­de­pen­dien­te.

Le­jos de las cá­ma­ras, ¿có­mo le va con el va­lle­na­to?

Sien­to que mi voz es­tá di­se­ña­da pa­ra el fol­clor; siem­pre lo he sen­ti­do. Cuan­do hay un pro­yec­to per­so­nal bus­co que sea fol­cló­ri­co. Oja­lá apro­ve­chan­do es­to pue­da ha­cer un va­lle­na­to, pe­ro co­mu­ni­cán­do­lo de otra ma­ne­ra con vai­nas que en­tren a pú­bli­cos más jó­ve­nes, al­go más mo­derno.

¿En el amor tam­bién le ha ido mal?

No ha si­do tan di­fí­cil el amor. Mi pa­pá me crió co­mo si fue­ra un hom­bre por­que mien­tras las ni­ñas ha­cían ba­llet yo ha­cía ka­ra­te; me en­se­ñó a te­ner el co­ra­zón co­mo una ro­ca, me de­cía ‘no se enamo­re’, ‘no mues­tre na­da’, así que he si­do muy pre­ve­ni­da y en ese sen­ti­do me han las­ti­ma­do me­nos.

¿Y ac­tual­men­te es­tá enamo­ra­da? (Ri­sas) Es­toy en la eta­pa don­de me quie­ro bo­tar por la ven­ta­na y asu­mir las consecuencias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.