SA­NAR CI­CA­TRI­CES

Portafolio - - 360 GRADOS -

CRU­ZAR el puen­te de Los Sus­pi­ros en To­cai­ma fue por más de 90 años la tra­ve­sía se­gu­ra ha­cia el aban­dono. Es­pe­cial­men­te pa­ra quie­nes pa­de­cían el Mal de Han­sen, mun­dial­men­te co­no­ci­do co­mo le­pra, la en­fer­me­dad que hi­zo tris­te­men­te cé­le­bre al pue­blo de Agua de Dios. Las me­di­das ex­ce­si­vas im­pues­tas pa­ra con­cen­trar y con­tro­lar a la po­bla­ción de afec­ta­dos por le­pra se fue­ron ate­nuan­do con el tiem­po, y has­ta 1963 las au­to­ri­da­des mé­di­cas mun­dia­les co­mu­ni­ca­ron una no­ti­cia de al­to im­pac­to: la le­pra no se tras­mi­te por con­tac­to. So­lo así el li­bre trán­si­to fue per­mi­ti­do en el puen­te e ini­ció el prin­ci­pio del fin de la te­rri­ble dis­cri­mi­na­ción ge­ne­ra­li­za­da que em­peo­ra­ba el pa­de­ci­mien­to de la po­bla­ción con­cen­tra­da en ese mu­ni­ci­pio del sur de Cun­di­na­mar­ca. Hoy en ese pun­to so­bre el río hay un puen­te en cons­truc­ción y el an­ti­guo, de­cla­ra­do pa­tri­mo­nio cul­tu­ral, si­gue pres­tan­do ser­vi­cios pa­ra pa­sar al otro la­do del río Bo­go­tá y lle­gar a Agua de Dios, don­de las ci­ca­tri­ces de la le­pra y del al­ma aún son vi­si­bles o se per­ci­ben en­tre al­gu­nos po­bla­do­res. Po­cos pro­fe­sio­na­les tie­nen tan cla­ras las se­cue­las que pro­du­cen las dos cla­ses de ci­ca­tri­ces, co­mo la doc­to­ra en Der­ma­to­lo­gía Hil­da He­rre­ra. Na­ci­da en Ca­li con una vo­ca­ción tem­pra­na por la Medicina, se tras­la­dó a Bo­go­tá pa­ra es­tu­diar en la Uni­ver­si­dad de la Sa­ba­na y le co­rres­pon­dió ha­cer el ru­ral en el Hos­pi­tal Agua de Dios. Pos­te­rior­men­te rea­li­za­ría su in­ter­na­do en el Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Mi­guel Ser­vet, en Za­ra­go­za, Es­pa­ña, an­tes de es­pe­cia­li­zar­se en la uni­ver­si­dad don­de ini­ció sus es­tu­dios su­pe­rio­res. En el tra­yec­to de ese re­co­rri­do aca­dé­mi­co fue de­can­tan­do la es­pe­cia­li­dad mé­di­ca a la que se de­di­ca­ría, y so­bre to­do, dan­do for­ma a una pro­pues­ta pro­fe­sio­nal es­pe­cia­li­za­da, sa­na­do­ra y ami­ga­ble con el pa­cien­te co­mo di­fe­ren­cia­dor. Los nue­vos ade­lan­tos e in­ves­ti­ga­cio­nes de la der­ma­to­ló­gi­ca clí­ni­ca la in­cli­na­ron por ro­bus­te­cer el ser­vi­cio a pres­tar con un al­to com­po­nen­te de tec­no­lo­gía de pun­ta. Des­de en­ton­ces asu­mió una ta­rea te­ra­péu­ti­ca pa­ra sa­nar las afec­cio­nes de la piel con un tra­ta­mien­to que in­vo­lu­cra las se­cue­las que de­jan en la psi­quis de ca­da pa­cien­te. GUE­RRA CON­TRA EL AC­NÉ Ade­más de tra­tar las hue­llas de la le­pra, la doc­to­ra He­rre­ra des­ta­ca el ac­né co­mo una en­fer­me­dad que fas­ti­dia la co­ti­dia­ni­dad de las per­so­nas, es­pe­cial­men­te los jó­ve­nes. “Sea se­ve­ro o tres gra­nos. El bull­ying alien­ta la de­ser­ción es­co­lar, ha­ce que pier­dan las ga­nas de es­tu­diar. La doc­to­ra He­rre­ra ex­pli­car las mu­chas ci­ca­tri­ces, emo­cio­na­les y or­gá­ni­cas que de­ja es­te mal. “Aun­que la gen­te cree que es na­tu­ral, no lo es. El ac­né es una en­fer­me­dad cró­ni­ca de la piel que ge­ne­ral­men­te ini­cia en la ado­les­cen­cia, pe­ro pue­de apa­re­cer en va­rias eta­pas de la vi­da. El ob­je­ti­vo es con­tro­lar­lo y de­te­ner sus se­cue­las. A su con­sul­ta en L’es­sen­ce Cli­ni­que acu­den mu­chos pa­cien­tes ado­les­cen­tes, más mu­je­res que hombres, a “re­cu­pe­rar­se del ac­né”. Otros tan­tos so­li­ci­tan diag­nós­ti­co so­bre las man­chas cu­tá­neas que ven apa­re­cer, preo­cu­pa­dos por los efec­tos del sol, o di­rec­ta­men­te por sus te­mo­res al cán­cer de piel. A tra­vés de la doc­to­ra He­rre­ra apren­den que en la piel de al­gu­nas mu­je­res se pro­du­cen man­chas por los an­ti­con­cep­ti­vos; que hay per­so­nas de am­bos se­xos con ba­ja to­le­ran­cia a cier­tos com­po­nen­tes pre­sen­tes en ge­les, lo­cio­nes y cre­mas. Con com­pro­ba­do co­no­ci­mien­to de cau­sa ci­ta a la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) al afir­mar que los efec­tos no­ci­vos del sol en la piel ocu­rren a par­tir de los pri­me­ros 20 años de edad y no du­da en re­co­men­dar la uti­li­za­ción des­de los seis me­ses de edad de pro­tec­tor so­lar pa­ra pro­te­ger­se de los ra­yos ul­tra­vio­le­ta.

-Lim­pie­za de la piel: la­va­do de la ca­ra. -Des­ma­qui­llar­se pa­ra las mu­je­res. -Pro­tec­ción con­tra las ra­dia­cio­nes del sol. -Hi­dra­ta­ción, mi­ne­ra­les, vi­ta­mi­nas, an­ti­oxi­dan­tes y áci­do hia­lu­ró­ni­co.

Cor­te­sía L’es­sen­ce Cli­ni­que

El ac­né es una en­fer­me­dad cró­ni­ca de la piel que ge­ne­ral­men­te ini­cia en la ado­les­cen­cia, pe­ro pue­de apa­re­cer en va­rias eta­pas de la vi­da.

Cor­te­sía L’es­sen­ce Cli­ni­que

Hil­da He­rre­ra, mé­di­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.