‘En la sa­lud, los pa­cien­tes de­be­rían pa­gar por re­sul­ta­dos’

Pa­ra Mar­tin Koeh­ring, edi­tor de la uni­dad de in­ves­ti­ga­ción de ‘The Eco­no­mist’, el sis­te­ma de sa­lud es­tá cam­bian­do de pa­ra­dig­ma y eso im­pli­ca que, por un la­do, se pres­te ma­yor aten­ción a las en­fer­me­da­des cró­ni­cas, y que por el otro, se di­se­ñen po­lí­ti­cas in

Portafolio - - OPINIÓN -

La ex­pec­ta­ti­va de vi­da de las per­so­nas es ca­da vez ma­yor y eso re­pre­sen­ta un reto pa­ra el sis­te­ma de sa­lud al­re­de­dor del mun­do, en­tre otras co­sas, por­que la po­bla­ción aho­ra con­vi­ve con di­ver­sas en­fer­me­da­des al mis­mo tiem­po, se­gún Mar­tin Koeh­ring, edi­tor de sa­lud de la uni­dad de in­ves­ti­ga­ción de ‘The Eco­no­mist’, quien dia­lo­gó con Por­ta­fo­lio.

¿Cuá­les son las no­ve­da­des del sis­te­ma de sa­lud en el mun­do?

La sa­lud an­tes se ba­sa­ba en el vo­lu­men, aho­ra la ten­den­cia es que se fun­da­men­te en el va­lor. Es­to quie­re de­cir que lo que se de­be bus­car es ob­te­ner el me­jor re­sul­ta­do po­si­ble al me­nor cos­to, pe­ro siem­pre en­fo­cán­do­se en el pa­cien­te, en mi­rar có­mo lo­grar que al pa­cien­te le va­ya me­jor.

¿Cuál es el diag­nós­ti­co pa­ra el sis­te­ma de sa­lud en Co­lom­bia?

No­so­tros hi­ci­mos un es­tu­dio pa­ra ver qué tan ali­nea­da es­tá Co­lom­bia con el mo­de­lo del sis­te­ma de sa­lud ba­sa­do en el va­lor, y vi­mos que el país tu­vo una bue­na ca­li­fi­ca­ción en el cui­da­do in­te­gral del pa­cien­te, por­que des­de el diag­nós­ti­co, el tra­ta­mien­to, has­ta el post tra­ta­mien­to, se ha­ce una bue­na la­bor. Por otro la­do, el país ob­tu­vo una ca­li­fi­ca­ción mo­de­ra­da res­pec­to a las po­lí­ti­cas. Se han he­cho co­sas in­tere­san­tes co­mo la crea­ción de une re­for­ma en el 2012 con la que se bus­ca me­jo­rar la re­co­lec­ción de da­tos de los pa­cien­tes. No obs­tan­te, es­ta aún no es­tá im­ple­men­ta­da al 100% co­mo se es­pe­ra­ría. En ter­cer lu­gar, Co­lom­bia ob­tu­vo una ca­li­fi­ca­ción ba­ja en dos as­pec­tos, una, en que ca­da institución tie­ne su pro­pio sis­te­ma de re­co­lec­ción de da­tos y eso im­pi­de que se le ha­ga se­gui­mien­to a los pa­cien­tes de ma­ne­ra efec­ti­va, y dos, que no hay un buen sis­te­ma de pa­gos por re­sul­ta­dos, que es co­mo de­be­ría fun­cio­nar la medicina. Hoy en día se pa­ga de acuer­do a otros fac­to­res co­mo el tiem­po que le de­di­ca el doctor al pa­cien­te. Fi­nal­men­te hay que te­ner en cuen­ta que en el 2050 en el país van a ha­ber 55 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, con ma­yor ex­pec­ta­ti­va de vi­da, es de­cir más gen­te vie­ja, lo que quie­re de­cir que el sis­te­ma de sa­lud se va a vol­ver más cos­to­so y es­to hay que em­pe­zar a ma­ne­jar­lo des­de aho­ra.

¿Có­mo se po­drían me­dir los re­sul­ta­dos, so­bre to­do en en­fer­me­da­des in­cu­ra­bles?

Lo pri­me­ro es di­se­ñar unas guías téc­ni­cas a par­tir de las cua­les se pue­da ca­li­fi­car la ca­li­dad del tra­ta­mien­to en to­dos sus ma­ti­ces. Y un fac­tor pri­mor­dial es en­ten­der que es­to no sig­ni­fi­ca ne­ce­sa­ria­men­te que el pa­cien­te se cu­re, por­que hay ca­sos de en­fer­me­da­des en las que eso no se pue­de lo­grar, sino ver qué tan­to el tra­ta­mien­to pue­de con­tri­buir a que el pa­cien­te ten­ga una me­jor ca­li­dad de vi­da.

En sus con­fe­ren­cias di­ce que hay que en­fo­car­se en las en­fer­me­da­des cró­ni­cas, ¿es­to có­mo fun­cio­na?

Te­nien­do en cuen­ta el au­men­to en la ex­pec­ta­ti­va de vi­da, eso quie­re de­cir que va­mos a te­ner más gen­te en­ve­je­ci­da pe­ro al mis­mo tiem­po en­fer­ma, en­ton­ces em­pie­zan a pre­sen­tar en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, co­les­te­rol, dia­be­tes, obe­si­dad y otras en­fer­me­da­des de ma­ne­ra si­mul­tá­nea. Lo que pa­sa­ba an­tes era que por ejem­plo una per­so­na a la que le des­cu­brían cán­cer se mo­ría, pe­ro aho­ra pue­de con­vi­vir con su en­fer­me­dad du­ran­te más tiem­po y su vez con otra en­fer­me­dad, en­ton­ces lle­ga­mos a un pun­to en el que una mis­ma per­so­na pue­de te­ner múl­ti­ples en­fer­me­da­des cró­ni­cas. Ahí es­tá la im­por­tan­cia de po­ner­les aten­ción y de que los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud es­tén ca­pa­ci­ta­dos pa­ra tra­tar­las. Lo que su­ce­de hoy es que unos ni­ve­les muy al­tos de es­pe­cia­li­za­ción pe­ro lo que se re­quie­re en la prác­ti­ca, pa­ra el pa­cien­te, es un diag­nós­ti­co y un tra­ta­mien­to ho­lís­ti­co. Y, de he­cho, quie­nes de­be­rían es­tar más ca­pa­ci­ta­dos son quie­nes ha­cen la aten­ción pri­ma­ria, pe­ro ellos no tie­nen el mis­mo co­no­ci­mien­to de un es­pe­cia­lis­ta.

Co­no­cien­do los pro­ble­mas de sa­lud pú­bli­ca, ¿có­mo de­be­ría fun­cio­nar el sis­te­ma?

En pri­mer lu­gar, se le de­be dar más in­for­ma­ción al pa­cien­te pa­ra que es­te ten­ga más po­der y eso ayu­da a qui­tar­le car­ga al sis­te­ma y ayu­da a las per­so­nas. En el Reino Uni­do por ejem­plo, una de ca­da cin­co con­sul­tas se po­dría re­sol­ver a par­tir de un au­to­tra­ta­mien­to, de co­sas sen­ci­llas con una tos. Y esos re­cur­sos que se in­vier­ten des­de el sis­te­ma se po­drían in­ver­tir en las en­fer­me­da­des cró­ni­cas. Por otro la­do, hay pro­ble­mas de sa­lud que no es­tán aso­cia­dos di­rec­ta­men­te con es­te sis­te­ma. Me ex­pli­co: si bien la ma­yo­ría de per­so­nas con cán­cer de pul­món se en­fer­man a cau­sa del ci­ga­rri­llo, un ter­cio de ellos no. Es­tas úl­ti­mas per­so­nas se pu­die­ron ha­ber en­fer­ma­do por con­ta­mi­na­ción en el ai­re o en el agua por ejem­plo. En­ton­ces la ma­ne­ra de pre­ve­nir que se en­fer­men es­tá aso­cia­da con las po­lí­ti­cas pú­bli­cas que le con­cier­nen tam­bién a otros sec­to­res. Las po­lí­ti­cas pú­bli­cas de­ben ser in­ter­sec­to­ria­les y to­dos los mi­nis­te­rios de­be­rían siem­pre te­ner en men­te qué ti­po de im­pac­to van a te­ner sus pro­gra­mas en la sa­lud de la po­bla­ción. Por lo que en con­clu­sión, el sis­te­ma de sa­lud se en­car­ga de tra­tar las en­fer­me­da­des pe­ro no las cau­sas.

¿En su opi­nión el sis­te­ma de sa­lud de­be­ría ser pú­bli­co o pri­va­do?

Es ca­si im­po­si­ble pen­sar en un sis­te­ma de sa­lud to­tal­men­te pú­bli­co, por­que co­mo sa­be­mos, la co­ber­tu­ra por es­te la­do no es su­fi­cien­te, y de he­cho el ele­men­to pri­va­do ha­ce que ha­ya com­pe­ten­cia. No obs­tan­te, el sis­te­ma de sa­lud no de­be­ría ser en su to­ta­li­dad pri­va­do por­que la sa­lud es un de­re­cho.

El sis­te­ma de sa­lud se en­car­ga de tra­tar las en­fer­me­da­des pe­ro no las cau­sas. Eso le co­rres­pon­de a to­dos los sec­to­res pú­bli­cos”.

Cor­te­sía.

Mar­tin Koeh­ring, edi­tor de sa­lud de la uni­dad de in­ves­ti­ga­ción de ‘The Eco­no­mist’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.