El can­to del cis­ne ne­gro

Portafolio - - PORTADA - Ri­car­do Avi­la Pin­to ri­ca­vi@por­ta­fo­lio.co Twit­ter:@ra­vi­la­pin­to

Los ex­per­tos acon­se­jan no per­der de vis­ta los ries­gos de­vas­ta­do­res, im­pre­de­ci­bles y que no son ase­gu­ra­bles, en la pers­pec­ti­va del país.

Des­pués de que el co­mien­zo de la tem­po­ra­da in­ver­nal en Co­lom­bia lle­ga­ra con su pri­mer sal­do de víc­ti­mas mor­ta­les en la po­bla­ción cal­den­se de Mar­que­ta­lia, vuel­ven a co­brar re­le­van­cia las ad­ver­ten­cias en cuan­to a la pre­sen­cia de cis­nes ne­gros en el ho­ri­zon­te. El tér­mino en cues­tión ha­ce re­fe­ren­cia a ries­gos de­vas­ta­do­res, im­pre­de­ci­bles y no ase­gu­ra­bles, al­go en lo cual el país cuen­ta con ex­pe­rien­cia de so­bra. Los ejem­plos más co­mu­nes en es­te fren­te son los re­la­cio­na­dos con la fu­ria de la na­tu­ra­le­za. En Amé­ri­ca La­ti­na, to­da­vía se re­cuer­dan las te­rri­bles con­se­cuen­cias del te­rre­mo­to que aso­ló a Hai­tí en el 2010. Un even­to más re­cien­te es la se­quía que de­pri­mió la pro­duc­ción agrí­co­la de Ar­gen­ti­na es­te año y que tie­ne una ele­va­da cuo­ta de res­pon­sa­bi­li­dad en la ma­la ho­ra por la que pa­sa la eco­no­mía de la na­ción aus­tral. A sa­bien­das de que en el te­rri­to­rio co­lom­biano ha­ce pre­sen­cia no so­lo el lla­ma­do cin­tu­rón de fue­go, sino que hay una his­to­ria de sis­mi­ci­dad, es cla­ve man­te­ner la guar­dia en al­to. El ca­len­ta­mien­to glo­bal nos ha­ce más vul­ne­ra­bles a los even­tos cli­má­ti­cos ex­tre­mos, al­go que se ex­pre­sa en fal­ta o ex­ce­so de llu­vias, su­je­tas a los ca­pri­chos del fe­nó­meno de ‘El Ni­ño’. Ade­más, la zo­na cos­te­ra se ex­po­ne al au­men­to en el ni­vel de los océa­nos y a even­tua­les hu­ra­ca­nes. Un do­cu­men­to re­cien­te del Ban­co Mun­dial mues­tra que, a pe­sar de lo com­ple­jo que pue­de ser el ejer­ci­cio de pre­de­cir el cli­ma, hay avan­ces y ex­pe­rien­cias que me­re­cen ser imi­ta­das. No se tra­ta de evi­tar sucesos que van más allá del con­trol de la hu­ma­ni­dad, sino de mi­ti­gar sus efec­tos. El co­no­ci­do re­frán se­gún el cual ‘va­le más pre­ve­nir que la­men­tar’ es el pun­to cen­tral de cual­quier es­tra­te­gia. Una men­ción par­ti­cu­lar me­re­cen los avan­ces ins­ti­tu­cio­na­les lo­gra­dos en el mar­co de la Alian­za del Pa­cí­fi­co. El bono ca­tas­tró­fi­co lan­za­do unos me­ses atrás per­mi­ti­rá cu­brir va­cíos en ma­te­ria de se­gu­ros, jus­to en mo­men­tos en los cua­les el sec­tor ana­li­za con más cui­da­do las con­tin­gen­cias de­ri­va­das de pro­te­ger zo­nas geo­grá­fi­cas más pro­pen­sas a los si­nies­tros que otras. No obs­tan­te, a la ho­ra de ha­blar de cis­nes ne­gros hay que referirse a es­ce­na­rios que, así sean in­de­sea­bles, mues­tran al­gu­na pro­ba­bi­li­dad de ocu­rren­cia. Una con­fron­ta­ción mi­li­tar con Ve­ne­zue­la en­tra en esa ca­te­go­ría. Pa­ra co­men­zar, una ca­rre­ra ar­ma­men­tis­ta des­ti­na­da a for­ta­le­cer la ca­pa­ci­dad ofen­si­va ahon­da­ría las pre­sio­nes fis­ca­les y lle­va­ría a res­trin­gir el mon­to pa­ra pro­gra­mas so­cia­les o de in­fra­es­truc­tu­ra. Peor, to­da­vía, se­ría la even­tua­li­dad de una con­fla­gra­ción. Más allá del nom­bre del ga­na­dor, los da­ños se­rían de tal mag­ni­tud que al fi­nal no ha­bría ven­ce­do­res en nin­gún la­do de la fron­te­ra, sino años de desa­rro­llo per­di­dos, apar­te del cos­to en vi­das hu­ma­nas. Otro ries­go que va­le la pe­na te­ner en cuen­ta es el po­lí­ti­co. Has­ta la fe­cha, y a pe­sar de sus fa­llas, el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co ha ser­vi­do pa­ra con­so­li­dar avan­ces que se ex­pre­san en me­no­res ta­sas de po­bre­za, ma­yor es­pe­ran­za de vi­da y una co­ber­tu­ra más ele­va­da de edu­ca­ción. Sin em­bar­go, en Amé­ri­ca La­ti­na hay ejem­plos de re­gí­me­nes que le die­ron un gi­ro per­ni­cio­so al ejer­ci­cio del de­re­cho de ele­gir y ser ele­gi­do. En­tre los pe­li­gros que apa­re­cen en la lis­ta es obli­ga­to­rio in­cluir la lle­ga­da de go­bier­nos de cor­te po­pu­lis­ta que to­man de­ci­sio­nes irres­pon­sa­bles y aban­do­nan el buen ma­ne­jo de los asun­tos pú­bli­cos. Peor aún se­ría un cau­di­llo que tra­te de se­guir los pa­sos que se han vis­to en Ve­ne­zue­la, Ni­ca­ra­gua o Bo­li­via. Es fá­cil creer que la sen­sa­tez pri­ma­rá en los vo­tan­tes, pe­ro ejem­plos co­mo el de Bra­sil no de­jan es­pa­cio pa­ra la es­pe­ran­za. Por tal mo­ti­vo, va­le la pe­na pen­sar a ve­ces en lo im­pen­sa­ble. La po­si­bi­li­dad de que un cis­ne ne­gro na­de en aguas co­lom­bia­nas es ba­ja, pe­ro exis­te. Y no so­lo por cuen­ta de los desas­tres cau­sa­dos por la na­tu­ra­le­za, sino por las per­so­nas.

Los ex­per­tos acon­se­jan no per­der de vis­ta los ries­gos de­vas­ta­do­res, im­pre­de­ci­bles y que no son ase­gu­ra­bles, en la pers­pec­ti­va del país”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.