El co­lap­so de la in­dus­tria co­lom­bia­na del eta­nol

No se con­ci­be que an­te una agroin­dus­tria ávi­da de re­cur­sos de in­ver­sión, el Go­bierno en­víe con­tun­den­tes se­ña­les de ines­ta­bi­li­dad nor­ma­ti­va que des­es­ti­mu­lan a los in­ver­sio­nis­tas po­ten­cia­les.

Portafolio - - ECONOMÍA - Iván Da­río Arro­ya­ve* Ex­pre­si­den­te de la Bol­sa Mer­can­til de Co­lom­bia

du­da de que la in­ver­sión pri­va­da en la agroin­dus­tria ha de ser un im­pul­sor fun­da­men­tal del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co del país. El ver­ti­gi­no­so in­cre­men­to glo­bal de la de­man­da de ali­men­tos y bio­com­bus­ti­bles plan­tea in­men­sas opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio que per­mi­ti­rían apro­ve­char la am­plia can­ti­dad de tie­rras ap­tas y dis­po­ni­bles pa­ra la ge­ne­ra­ción de las res­pec­ti­vas ma­te­rias pri­mas. La ten­den­cia de au­men­to en el uso de bio­com­bus­ti­bles en el mun­do, mues­tra una pro­me­te­do­ra in­dus­tria en la que los paí­ses le apues­tan, no so­lo por ra­zo­nes eco­nó­mi­cas, sino tam­bién por as­pec­tos de se­gu­ri­dad ambiental. En esa di­rec­ción, los com­bus­ti­bles re­no­va­bles ac­tual­men­te re­pre­sen­tan el 4% del con­su­mo mun­dial y se pro­yec­ta en un 14% pa­ra 2040. Pa­ra res­pon­der a es­ta de­man­da mun­dial en asen­so re­sul­tan per­ti­nen­tes las zo­nas de vo­ca­ción agroin­dus­trial que cuen­tan con la ca­pa­ci­dad de pro­du­cir eta­nol usan­do ve­ge­ta­les co­mo ca­ña de azú­car, pal­ma, re­mo­la­cha y maíz. Es así co­mo, en va­rios paí­ses se ha ve­ni­do desa­rro­llan­do el mer­ca­do in­terno del eta­nol so­bre la ba­se de po­lí­ti­cas pú­bli­cas que pro­pen­den por el ade­cua­do abas­te­ci­mien­to in­terno, la equidad de mer­ca­do y el for­ta­le­ci­mien­to de la in­dus­tria. Fru­to de un pro­gra­ma de re­no­va­ción de com­bus­ti­bles ini­cia­do en 1975, ac­tual­men­te la ga­so­li­na con­su­mi­da en Bra­sil tie­ne un 27.5% de eta­nol ori­gi­na­do de la ca­ña de azú­car. Igual­men­te, cuen­ta con una re­gu­la­ción de mer­ca­do que ce­lo­sa­men­te pro­te­ge el desa­rro­llo de la in­dus­tria na­cio­nal a par­tir de aran­ce­les. Es­ta mis­ma cla­se de me­di­das pro­tec­cio­nis­tas han si­do to­ma­das por Chi­na y los paí­ses de la Unión Eu­ro­pea, prio­ri­zán­do­se de esa ma­ne­ra, el sos­te­ni­mien­to de una in­dus­tria na­cio­nal que man­ten­ga la pro­vee­du­ría del eta­nol en el lar­go pla­zo. Es­ta­dos Uni­dos tie­ne un pro­gra­ma de re­no­va­ción de com­bus­ti­bles en que el eta­nol re­ci­be 30% de sub­si­dios, se­gún cálcu­los de un es­tu­dio rea­li­za­do por Ernst & Young, rea­li­za­do pa­ra la CREG. En 2001 Co­lom­bia se ali­neó a es­ta ten­den­cia in­ter­na­cio­nal de im­pul­sar el desa­rro­llo de la in­dus­tria del abas­te­ci­mien­to na­cio­nal de eta­nol. En ese año se apro­bó la Ley 693 que cons­ti­tu­ye el mar­co re­gu­la­to­rio y de es­tí­mu­los pa­ra la pro­duc­ción, co­mer­cia­li­za­ción y con­su­mo de al­coho­les car­bu­ran­tes. De esa for­ma na­ció el mer­ca­do de eta­nol na­cio­nal pro­ce­den­te de la ca­ña de azú­car y pro­du­ci­do por sie­te des­ti­la­do­ras nue­vas, que con cer­te­za se lan­za­ron a esa aven­tu­ra de in­ver­sión con ex­pec­ta­ti­vas de par­ti­ci­par en un mer­ca­do sen­sa­ta­men­te re­gu­la­do y con las ga­ran­tías mí­ni­mas de es­ta­bi­li­dad nor­ma­ti­va. En el gru­po de es­tas em­pre­sas es­tá la des­ti­la­do­ra Bio­nergy en que Eco­pe­trol in­vir­tió 750 mi­llo­nes de Dó­la­res. Des­de su ini­cio el mer­ca­do del eta­nol tu­vo una cur­va de ma­du­ra­ción im­por­tan­te, lo­grán­do­se en la mar­cha pre­ci­sar as­pec­tos re­gu­la­to­rios

Co­lom­bia im­por­ta de los Es­ta­dos Uni­dos el 31% del eta­nol y en cues­tión de días se­ría el 100% si no hay re­gu­la­ción de pre­cios”.

co­mo la de­fi­ni­ción de los es­tán­da­res de ca­li­dad del pro­duc­to y la fórmula pa­ra el cálcu­lo del pre­cio, así mis­mo, el por­cen­ta­je del eta­nol adicionado a la ga­so­li­na en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal, pa­só del 8% al 10%. En esa di­ná­mi­ca evo­lu­ti­va del mer­ca­do, en 2013 se abrió la po­si­bi­li­dad de im­por­tar las can­ti­da­des eta­nol que com­pen­sa­ran cual­quier dé­fi­cit en el que la pro­duc­ción na­cio­nal fue­ra in­fe­rior a la de­man­da es­ti­ma­da por el Mi­nis­te­rio de Mi­nas y Ener­gía. Ba­jo es­te es­que­ma re­gu­la­do, las im­por­ta­cio­nes anua­les nun­ca su­pe­raron el 4% del con­su­mo na­cio­nal, evi­den­cián­do­se así que la in­dus­tria tie­ne la ca­pa­ci­dad de pro­du­cir 670 mi­llo­nes de li­tros por año coin­ci­dien­do lo cual coin­ci­de con las ac­tua­les pro­yec­cio­nes de con­su­mo. En esas con­di­cio­nes las des­ti­le­rías crio­llas se­guían re­ci­bien­do los flu­jos de ca­ja que per­mi­tían su per­ma­nen­cia. Sin em­bar­go, en 2016 el Mi­nis­te­rio de Mi­nas y Ener­gía emi­tió una re­so­lu­ción con que se li­be­ra­ron las im­por­ta­cio­nes a par­tir de ma­yo de 2017. El Go­bierno no di­men­sio­nó que es­ta me­di­da im­pli­ca­ría el in­mi­nen­te y rá­pi­do co­lap­so de la in­dus­tria na­cio­nal del eta­nol. Se Ig­no­ró que en es­ta es­truc­tu­ra de mer­ca­do re­gu­la­do era con­tra­pro­du­cen­te abrir el es­pa­cio a unos im­por­ta­do­res no re­gu­la­dos que tie­nen la po­si­bi­li­dad de traer eta­nol de maíz des­de Es­ta­dos Uni­dos a pre­cios ava­sa­lla­do­ra­men­te ba­jos; en los cua­les se re­fle­ja el 30% de sub­si­dio otor­ga­do a los pro­duc­to­res ame­ri­ca­nos. Aun­que en Co­lom­bia, el pre­cio ofi­cial del eta­nol lo es­ti­ma men­sual­men­te el Mi­nis­te­rio de Mi­nas y Ener­gía a par­tir de una fórmula, en di­cho cálcu­lo, la ma­yor pon­de­ra­ción la tie­nen los cos­tos di­rec­tos y de opor­tu­ni­dad de las des­ti­le­rías na­cio­na­les y es so­bre esa ba­se que se fi­ja un pre­cio úni­co. Los dis­tri­bui­do­res ma­yo­ris­tas au­to­ri­za­dos pa­ra ad­qui­rir el eta­nol, lo de­ben com­prar a las des­ti­le­rías na­cio­na­les a ese pre­cio ofi­cial, pe­ro tam­bién la po­si­bi­li­dad de con­se­guir­lo a un pre­cio mu­cho más ba­jo de los im­por­ta­do­res de eta­nol de Es­ta­dos Uni­dos. La li­be­ra­ción de im­por­ta­cio­nes re­sul­ta ser un in­cen­ti­vo per­ver­so y una me­di­da inequi­ta­ti­va, pues po­ne a com­pe­tir a los pro­duc­to­res re­gu­la­dos con im­por­ta­do­res no re­gu­la­dos que ofre­cen el eta­nol mu­cho más ba­ra­to, con el agra­van­te de que ese ahorro transac­cio­nal por el di­fe­ren­cial de pre­cios, se que­da en las ar­cas de los dis­tri­bui­do­res y no es tras­la­da­do al con­su­mi­dor del com­bus­ti­ble por­que los pre­cios de la ga­so­li­na son fi­ja­dos con fór­mu­las fi­jas que con­si­de­ran es­tric­ta­men­te el pre­cio ofi­cial del eta­nol. En con­se­cuen­cia, ac­tual­men­te se im­por­ta de Es­ta­dos Uni­dos el 31% del eta­nol y es cues­tión de días pa­ra que lle­gue al 100% si no se re­tor­na a la sa­na re­gu­la­ción de pre­cios. Es in­só­li­to que una li­ge­re­za nor­ma­ti­va ten­ga la ca­pa­ci­dad de des­truir un pro­gra­ma es­tra­té­gi­co de au­to­abas­te­ci­mien­to ener­gé­ti­co del país y de im­pul­so a la agroin­dus­tria, con su res­pec­ti­va ge­ne­ra­ción de em­pleo y otros di­vi­den­dos so­cia­les, am­bien­ta­les y eco­nó­mi­cos. Es­te des­pro­pó­si­to se da ha­cien­do ca­so omi­so a la ma­ni­fes­ta­ción de la Su­pe­rin­ten­de­cia de In­dus­tria y Co­mer­cio, que al res­pec­to, se­ña­ló: “li­be­rar el mer­ca­do re­sul­ta in­con­sis­ten­te con las po­lí­ti­cas pú­bli­cas per­se­gui­das por el Go­bierno Na­cio­nal y las con­di­cio­nes asi­mé­tri­cas en la com­pe­ten­cia en­tre los pro­duc­tos im­por­ta­dos y na­cio­na­les po­nen en ries­go di­chas po­lí­ti­cas”. No se con­ci­be que an­te una agroin­dus­tria ávi­da de re­cur­sos de in­ver­sión pri­va­da, el Go­bierno en­víe con­tun­den­tes se­ña­les de ines­ta­bi­li­dad nor­ma­ti­va que fá­cil­men­te des­es­ti­mu­lan a los in­ver­sio­nis­tas po­ten­cia­les.

Ar­chi­vo

La li­be­ra­ción de im­por­ta­cio­nes es per­ver­sa y una me­di­da inequi­ta­ti­va, pues po­ne a com­pe­tir a los pro­duc­to­res re­gu­la­dos con im­por­ta­do­res no re­gu­la­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.