¿QUIÉN LE TE­ME AL PATRIARCADO?

Publimetro Barranquilla - - OPINIÓN - VIR­GI­NIA MA­YER

Ca­da vez que las fe­mi­nis­tas se re­fie­ren a la opre­sión del patriarcado, me da ri­sa. Yo no le te­mo al patriarcado, y lo en­fren­to, aun­que con ha­cer­lo sal­ga per­dien­do. Siem­pre abro la bo­ca an­te la in­jus­ti­cia y la in­fa­mia. Y es por eso que me ga­né la repu­tación de “re­sen­ti­da”. Di­gan lo que quie­ran, yo no me que­do ca­lla­da.

Mien­tras tra­ba­jé en el ver­gon­zo­so pas­quín que es Kieny­ke (con so­lo es­cri­bir el nom­bre sien­to que me en­te­co, qué por­que­ría…) co­no­cí al im­pre­sen­ta­ble Éd­gar Ar­tun­dua­ga, que en­ton­ces es­cri­bía una co­lum­na chis­mo­sa y mez­qui­na, fiel a su es­ti­lo per­so­nal. Cuan­do Adria­na Ber­nal (la due­ña del pas­quín) le dio la or­den a Ig­na­cio Greif­fens­tein (su tí­te­re) de que me echa­ra por ha­ber es­cri­to una cró­ni­ca que “no era bien vis­ta en una mu­jer” (un día en­te­ro con el ac­tor porno Na­cho Vidal), Ar­tun­dua­ga me con­tra­tó en ese pro­gra­mu­cho que te­nía en To­de­lar. Al­gu­nos di­rán que soy ma­la­gra­de­ci­da, al fin y al ca­bo me dio tra­ba­jo cuan­do lo ne­ce­si­ta­ba, pe­ro lo cier­to es que am­bos nos be­ne­fi­cia­mos. Bien pue­dan ce­rrar la je­ta.

Yo era res­pon­sa­ble de en­tre­te­ni­mien­to y me da­ba el lu­jo de ha­blar de los te­mas ba­na­les que más me apa­sio­nan. A ex­cep­ción de la ma­dru­ga­da, era muy di­ver­ti­do. In­clu­so te­nía la opor­tu­ni­dad de ha­cer pre­gun­tas a los per­so­na­jes más si­nies­tros de la po­lí­ti­ca co­lom­bia­na, pre­gun­tas que Ar­tun­dua­ga no ha­cía por­que era uri­bis­ta, por ejem­plo. De la su­pues­ta ob­je­ti­vi­dad del pe­rio­dis­mo, ni un cu­lo. Muy pron­to fue evi­den­te su ho­mo­fo­bia, racismo, mi­so­gi­nia y ma­chis­mo, su la­ten­te ig­no­ran­cia, su pé­si­mo gus­to y su ab­so­lu­ta fal­ta de cla­se.

Ca­da opor­tu­ni­dad que te­nía, in­si­nua­ba –al ai­re- que Us­chi y yo te­nía­mos una re­la­ción lés­bi­ca. Us­chi es una cantante y pe­rio­dis­ta ar­gen­ti­na ra­di­ca­da en Colombia que cu­bría las no­ti­cias in­ter­na­cio­na­les y que muy pron­to se vol­vió mi ami­ga. Y ca­da vez que es­te en­fer­mo ha­cía un co­men­ta­rio des­ubi­ca­do y de pé­si­mo gus­to, yo le de­cía –al ai­re- que era un vie­jo ver­de, un ma­chis­ta, y que me cau­sa­ba ver­güen­za aje­na con lo que de­cía. Y eso mis­mo hi­ce con ca­da co­men­ta­rio tan po­co pro­fe­sio­nal que ha­cía re­fi­rién­do­se a mi se­xua­li­dad (yo no soy he­te­ro­se­xual).

Una ma­ña­na la no­ti­cia era que la Al­cal­día ha­bía pues­to a unas ofi­cia­les de la Po­li­cía en un Trans­mi­le­nio pa­ra pre­ten­der ser ci­vi­les y así atra­par a los en­fer­mos que ma­no­sea­ban mu­je­res. Más temprano, mien­tras me co­mía una ba­na­na, Ar­tun­dua­ga de­di­có unos diez mi­nu­tos al ai­re a des­cri­bir có­mo lo ha­cía, ha­cien­do un pa­ra­le­lo con una ver­ga en mi bo­ca. Y otra vez –al ai­re- lo pu­se en su si­tio. Lue­go, cuan­do se ha­bló de la no­ti­cia del día, yo me re­fe­rí a una fo­to en que se veía a las ofi­cia­les de la Po­li­cía de es­pal­das, to­das con jean sin bol­si­llos, con la in­ten­ción de pro­vo­car con el ra­bo. Era la es­tra­te­gia. Pues Ar­tun­dua­ga me re­ga­ñó al ai­re, y ar­gu­men­tó que yo pro­vo­ca­ba a los oyen­tes con mi len­gua­je soez. Yo le res­pon­dí que no com­pren­día có­mo era que con la pa­la­bra ra­bo in­co­mo­da­ba a los oyen­tes, y no lo ha­cía él al in­si­nuar que yo le ha­cía se­xo oral a una ba­na­na.

Cuan­do sa­li­mos del ai­re el pa­ya­so me re­ga­ñó, in­dig­na­do y evi­den­te­men­te hu­mi­lla­do, y me di­jo que si no estaba con­ten­ta, po­día ir­me. En­ton­ces apa­gué el compu­tador, guar­dé mis co­sas y me lar­gué. Y es por eso que no le te­mo al su­pues­to “patriarcado”, y aun­que ten­ga mu­cho que per­der, pues en ese mo­men­to no te­nía ni aho­rros, no me iba a que­dar ba­jo el yu­go de su ego. Yo ten­go muy cla­ro que el ego es in­ver­sa­men­te pro­por­cio­nal a la au­to­es­ti­ma. No iba a per­mi­tir que vol­vie­ra a re­ga­ñar­me so­bre al­go tan in­cohe­ren­te, así no tu­vie­ra pa­ra el arrien­do. No es la pri­me­ra vez que un hom­bre ha pre­ten­di­do hu­mi­llar­me en un es­pa­cio la­bo­ral, y siem­pre los en­fren­to. Por eso me da ri­sa que el fe­mi­nis­mo se re­fie­ra a la opre­sión del patriarcado, po­nién­do­se en el lu­gar de la víc­ti­ma. Se­ño­ras fe­mi­nis­tas, yo no he si­do ni soy una víc­ti­ma. Y en­tre los hom­bres si­go ha­cien­do lo que se me da la ga­na, por­que no veo de­seme­jan­zas. Yo sí sé de­fen­der­me, sin im­por­tar el ries­go que co­rra. De­jen us­te­des de que­jar­se tan­to y más bien co­jan pe­so en esas te­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.