ZETA BOSIO, MÁS ALLÁ DE SO­DA STEREO

‘Sép7i­mo Día’: el le­ga­do de So­da Stereo

Publimetro Barranquilla - - PORTADA - CA­TA­LI­NA FORERO

Des­pués de una lar­ga es­pe­ra, el es­pec­tácu­lo del Cir­que Du So­leil en ho­me­na­je a la icó­ni­ca ban­da argentina por fin lle­ga a sue­lo co­lom­biano. PU­BLI­ME­TRO ha­bló con el his­tó­ri­co ba­jis­ta de So­da Stereo so­bre el show, el emo­ti­vo pro­ce­so crea­ti­vo, Gus­ta­vo Ce­ra­ti y Charly Al­ber­ti, su nue­vo li­bro y mu­cho más

Lue­go de 20 años de ha­ber­se se­pa­ra­do y 10 de ha­ber gi­ra­do jun­tos por úl­ti­ma vez, ¿qué sig­ni­fi­ca ver la mag­ni­tud que ha al­can­za­do So­da Stereo, al ser exal­ta­do por un es­pec­tácu­lo co­mo el Cir­que du So­leil, que ade­más de us­te­des, so­lo ha he­cho es­to con Mi­chael Jack­son, The Beatles y El­vis Pres­ley?

Es una de las co­sas ma­ra­vi­llo­sas que pa­san con es­ta obra, ade­más de cum­plir de al­gu­na ma­ne­ra la pro­me­sa de que íba­mos a vol­ver ca­da 10 años. Es una for­ma, creo yo, de te­ner un es­pec­tácu­lo del ni­vel que plan­teá­ba­mos con So­da y lo que que­ría­mos lle­var siem­pre a ca­bo. Por eso de­ci­mos que aun­que Gus­ta­vo es­tu­vie­se, qui­zás es­te pro­yec­to hu­bie­se exis­ti­do igual. Es co­mo otra vi­sión, una re­vi­sión de nues­tra mú­si­ca, pero des­de otro la­do y con com­bi­na­ción de dos escuelas: la del cir­co y la del rock.

¿Có­mo es­tá plas­ma­do Gus­ta­vo Ce­ra­ti y su le­ga­do en Sép7i­mo Día?

Él es el gran au­sen­te, lo ex­tra­ña­mos mu­cho y lo tu­vi­mos en cuen­ta to­do el tiem­po, su fi­gu­ra y su le­ga­do es­tu­vie­ron muy pre­sen­tes en es­te pro­yec­to. De he­cho, fue muy im­por­tan­te pa­ra no­so­tros que la fa­mi­lia Ce­ra­ti nos hu­bie­ra apo­ya­do co­mo par­te de es­ta his­to­ria, re­pre­sen­tan­do a la fi­gu­ra de Gus­ta­vo, y que ellos tam­bién es­tu­vie­ran en­tu­sias­ma­dos con la po­si­bi­li­dad de hacer es­to, y ver a dón­de nos lle­va­ba la mú­si­ca de So­da Stereo.

¿Hay nos­tal­gia?

Por los mu­chí­si­mos años de amis­tad que com­par­ti­mos con Gus­ta­vo, des­de la uni­ver­si­dad, des­de que éra­mos prác­ti­ca­men­te ni­ños des­co­no­ci­dos que so­ñá­ba­mos con un fu­tu­ro den­tro de la mú­si­ca y jun­tos fui­mos ga­nan­do se­gu­ri­dad y afian­zan­do nues­tros sue­ños, así que, ima­gí­na­te, es una her­man­dad, co­mo la que ten­go con Charly, ese cohe­te que se lla­mó So­da nos lle­vó a otros mun­dos don­de es­tu­vi­mos los tres jun­tos, muy jun­tos, y nos hi­zo te­ner esa re­la­ción de her­man­dad que na­ció de ha­ber cre­ci­do jun­tos en la vi­da... de ha­ber com­par­ti­do ex­pe­rien­cias fuer­tes, via­jes, mu­chí­si­mas ho­ras… de he­cho, creo que nues­tro har­taz­go vino a par­tir de la so­bre­ex­po­si­ción que tu­vi­mos por el éxi­to de la ban­da, al­go que de al­gu­na for­ma re­per­cu­tió en nues­tra re­la­ción.

En lo mu­si­cal y en lo emo­cio­nal, ¿có­mo fue ese pro­ce­so de vol­ver a tra­ba­jar con Charly de la mano en la crea­ción de Sép7i­mo Día, re­to­mar la mú­si­ca, trans­for­mar­la y adap­tar­la pa­ra un es­pec­tácu­lo co­mo es­te?

Fue co­mo vi­vir un sue­ño, fue ma­ra­vi­llo­so es­tar nue­va­men­te en un es­tu­dio jun­tos, co­mo tan­tas ve­ces en nues­tras vi­das, vi­vien­do tan­tos mo­men­tos lin­dos que ge­ne­ra­ron dis­cos his­tó­ri­cos. Vol­ver a es­tar en un es­tu­dio, en­ce­rra­dos, tra­ba­jan­do con las mul­ti­pis­tas, con las cin­tas di­gi­ta­li­za­das, pero to­das separadas, al­go que ha­cía­mos so­lo pa­ra ca­da dis­co y esas cin­tas no las veía­mos nun­ca más. Hu­bo una pri­me­ra eta­pa de in­ves­ti­ga­ción, de bús­que­da, lue­go di­gi­ta­li­za­ción, eso fue to­do un te­ma por­que las cin­tas es­ta­ban tan vie­jas que la pri­me­ra vez que las pa­sá­ba­mos te­nía­mos que es­tar gra­ban­do por­que en mu­chos ca­sos la cin­ta se de­gra­da­ba y no se po­día oír una se­gun­da vez.

Uní­sono, el es­tu­dio de Gus­ta­vo Ce­ra­ti, lo re­abrie­ron pa­ra es­to, ¿qué sig­ni­fi­có pa­ra us­te­des?

De­ci­di­mos que fue­ra en el es­tu­dio de Gus­ta­vo, don­de pre­pa­ra­mos la gi­ra de Me ve­rás vol­ver, por­que tenía un au­ra y una ener­gía muy especial pa­ra no­so­tros. Ha­bía estado ce­rra­do du­ran­te to­dos es­tos años y vol­vi­mos a dar­le vi­da. En reali­dad fue un sue­ño que du­ró ca­si to­do el año y nos sir­vió pa­ra ma­du­rar mu­cho el due­lo de ex­tra­ñar­lo… el he­cho de es­tar den­tro del es­tu­dio fue al­go nostálgico, fuer­te; des­pués apren­di­mos a con­vi­vir con eso y em­pe­zó jun­to a (Adrián) Ta­ver­na una eta­pa de tra­ba­jo en la que ha­bía que cum­plir y ha­bía que re­sol­ver­lo, y en­con­tra­mos la ma­ne­ra. Con Charly ar­ma­mos una du­pla, y un trío con Adrián, mag­ní­fi­co, y lo­gra­mos la ban­da de Sép7i­mo Día, que la gen­te pue­de es­cu­char en dis­co y en pla­ta­for­mas di­gi­ta­les, pero que den­tro de la obra tie­ne un efec­to muy má­gi­co.

Aho­ra que no es­tá la ban­da, sen­tir la emo­ción de un pú­bli­co que pen­só que nun­ca más iba a po­der vi­vir la ener­gía de So­da Stereo en un es­pec­tácu­lo de gran­des mag­ni­tu­des de­be ser al­go in­creí­ble, ¿có­mo han si­do los es­tre­nos en La­ti­noa­mé­ri­ca?

¡Ca­da vez me­jo­res! La ver­dad es que es­toy dis­fru­tan­do mu­chí­si­mo po­der es­tar jun­to con la gen­te y no so­bre el es­ce­na­rio. Si bien es in­com­pa­ra­ble,

un show de So­da es al­go que la­men­ta­ble­men­te ya no va a vol­ver a ocu­rrir, So­da ya es par­te del pa­sa­do, al no es­tar Gus­ta­vo con no­so­tros es al­go que no se pue­de ni so­ñar. Pero, te­nien­do en cuen­ta eso, es­ta ex­pe­rien­cia es lo más pa­re­ci­do que hay (ri­sas). La gen­te se com­por­ta co­mo en un con­cier­to, a los más fa­ná­ti­cos se los ve llo­rar y emo­cio­na­dos has­ta el pun­to de las lá­gri­mas al es­tar vi­vien­do es­te mo­men­to his­tó­ri­co, por­que es­to es al­go que lo hi­zo la ban­da, lo hi­ci­mos no­so­tros a par­tir de nues­tro ‘co­lec­ti­vo ar­tís­ti­co’ So­da Stereo, to­dos los que la­bu­rá­ba­mos ahí y ge­ne­rá­ba­mos esas co­sas jun­to con Gus­ta­vo, el gran ca­pi­tán. Hoy nos falta el ca­pi­tán, pero la­bu­ra­mos el do­ble pa­ra po­der con­se­guir que el re­sul­ta­do es­tu­vie­ra a la al­tu­ra.

Siem­pre ha ha­bi­do una co­ne­xión especial del pú­bli­co co­lom­biano con us­te­des; aho­ra, ¿qué le pue­de de­cir a es­te pú­bli­co, a los fa­ná­ti­cos de to­da la vi­da, que es­tán es­pe­ran­do Sép7i­mo Día?

Us­te­des, los co­lom­bia­nos, nos han he­cho sen­tir siem­pre muy es­pe­cia­les y eso los con­vir­tió tam­bién en un pú­bli­co muy especial e im­por­tan­te pa­ra no­so­tros, te­ne­mos re­cuer­dos im­bo­rra­bles de mu­chí­si­mas si­tua­cio­nes y ex­pe­rien­cias que ocu­rrie­ron allí; ten­go ami­gos to­da­vía, que ca­da tan­to los veo. La ver­dad es que no voy muy se­gui­do y eso lo ex­tra­ño mu­cho. Me en­can­ta­ría que sea uno de los paí­ses que vi­si­to más se­gui­do, pero con mis pro­yec­tos nue­vos he lo­gra­do fas­ci­nar­los muy po­co (ri­sas). Pero ya pron­to ire­mos y es­pe­ro po­der dis­fru­tar de su tie­rra, en la que pa­so mo­men­tos in­creí­bles y, apar­te, es­tá ca­da vez más her­mo­sa.

No pue­do aca­bar es­ta en­tre­vis­ta sin pre­gun­tar­le por el li­bro, aun­que hay bio­gra­fías de la his­to­ria de So­da, Yo co­noz­co ese lu­gar, nos ha­bla a los fa­ná­ti­cos des­de aden­tro y eso es al­go que nun­ca ha­bía­mos te­ni­do...

El li­bro es al­go de lo que es­toy muy or­gu­llo­so por la his­to­ria y por la de­vo­lu­ción que me da la gen­te, y me ale­gra ha­ber­les po­di­do abrir un po­co la puer­ta de la tras­tien­da, de lo que era pa­ra no­so­tros vi­vir den­tro de un fe­nó­meno co­mo So­da y có­mo iban cam­bian­do nues­tras vi­das des­de an­tes de So­da has­ta des­pués. Creo que es un re­ga­lo pa­ra el fanático, es al­go ma­ra­vi­llo­so, que creo que tie­ne una lar­ga vi­da por de­lan­te.

“Oja­lá po­da­mos se­guir ha­cien­do co­sas, sor­pren­der a la gen­te y te­ner ins­pi­ra­ción pa­ra crear es­pec­tácu­los que si­gan pro­vo­can­do ma­gia, te­nien­do a So­da Stereo co­mo pro­ta­go­nis­ta”

Zeta Bosio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.