Cre­ce la hi­pó­te­sis de que te­rro­ris­ta de Nue­va York ha­bría ac­tua­do so­lo

Au­to­ri­da­des le si­guen la pis­ta al pa­sa­do del te­rro­ris­ta y sus po­si­bles con­tac­tos

Publimetro Barranquilla - - MUNDO -

Say­fu­llo Sai­pov, de 29 años, lle­gó a Es­ta­dos Uni­dos en mar­zo de 2010. Ayer, por pri­me­ra vez en su es­ta­día en el país nor­te­ame­ri­cano ama­ne­ció en una cel­da de Nue­va York, des­pués de ser da­do de al­ta el miér­co­les por la he­ri­da de ba­la en el ab­do­men que su­frió cuan­do fue de­te­ni­do.

El je­fe de la lu­cha an­ti­te­rro­ris­ta de la Po­li­cía de Nue­va York, John Mi­ller, se­ña­ló que las au­to­ri­da­des creen que Sai­pov ac­tuó en so­li­ta­rio, ins­pi­ra­do por to­da la pro­pa­gan­da del Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI) que te­nía en su po­der.

“Por lo que sa­be­mos, y es­to po­dría cam­biar, se ra­di­ca­li­zó des­pués de lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos”, agre­gó Mi­ller en una en­tre­vis­ta con la ca­de­na CBS.

Esa hi­pó­te­sis es la que se ha man­te­ni­do des­de el miér­co­les, a pe­sar de que lle­gó a emi­tir­se una or­den de cap­tu­ra con­tra un ami­go de Sai­pov, Muk­ham­mad­zoir Ka­di­rov, tam­bién uz­be­ko, aun­que aho­ra se ha des­car­ta­do su vin­cu­la­ción con el aten­ta­do.

El 15 de no­viem­bre se­rá la se­gun­da vi­si­ta ju­di­cial de Sai­pov, en ella se es­pe­ra que le ha­gan la acu­sa­ción for­mal, lue­go de que le le­ye­ran los car­gos an­te el tri­bu­nal que lle­va la cau­sa.

De mo­men­to, han si­do in­te­rro­ga­dos tan­to Ka­di­rov co­mo la es­po­sa de Sai­pov, No­zi­ma Odi­lo­va, pe­ro se­gún fuen­tes po­li­cia­les ci­ta­das por me­dios lo­ca­les, la in­for- ma­ción ob­te­ni­da in­di­ca que se tra­ta, una vez más, de un “lo­bo so­li­ta­rio” ra­di­ca­li­za­do por el EI.

Apar­te de los ocho fa­lle­ci­dos, cin­co de ellos ar­gen­ti­nos, el atro­pe­lla­mien­to múl­ti­ple cau­só do­ce he­ri­dos, al­gu­nos con le­sio­nes gra­ves.

Res­pec­to a las víc­ti­mas mor­ta­les ar­gen­ti­nas, las au­to­ri­da­des con­su­la­res di­je­ron que los pa­rien­tes de los fa­lle­ci­dos es­tán co­men­zan­do a lle­gar a la ciu­dad pa­ra iden­ti­fi­car a las víc­ti­mas y pre­pa­rar la re­pa­tria­ción de sus cuer­pos.

“Se­gui­mos en con­tac­to te­le­fó­ni­co con to­das las fa­mi­lias y es­ta­mos tra­ba­jan­do en to­do el ope­ra­ti­vo con la mor­gue y con las au­to­ri­da­des ju­di­cia­les pa­ra es­ta­ble­cer las con­di­cio­nes, la for­ma y el re­par­to de los cuer­pos en los pró­xi­mos días”, afir­mó el vi­ce­cón­sul ge­ne­ral ar­gen­tino, Eduar­do Al­mi­ran­te­are­na.

Ade­más de los fa­lle­ci­dos hu­bo otro ar­gen­tino del mis­mo gru­po que re­sul­tó he­ri­do, pe­ro su es­ta­do de sa­lud es es­ta­ble, di­jo el vi­ce­cón­sul.

De otro la­do, las au­to­ri­da­des de la ciu­dad han co­men­za­do a co­lo­car bo­lar­dos de ce-

men­to pa­ra im­pe­dir el ac­ce­so de vehícu­los en el ca­rril pa­ra bi­ci­cle­tas don­de irrum­pió el te­rro­ris­ta con­du­cien­do una ca­mio­ne­ta a gran ve­lo­ci­dad.

En la zo­na de Man­hat­tan don­de se pro­du­jo el ata­que ha ha­bi­do una dis­cre­ta vi­gi­lan­cia po­li­cial, al­gu­nas per­so­nas de­ja­ron ra­mos de flo­res y men­sa­jes de pé­sa­me, ade­más de banderas ar­gen­ti­nas y la tra­di­cio­nal bi­ci­cle­ta blan­ca que se pin­ta cuan­do un bi­ciu­sua­rio pier­de la vi­da. Ayer un jo­ven es­cri­bió con ti­za en el sue­lo: “So­mos más fuer­tes”.

|EFE

En el si­tio del aten­ta­do ha ha­bi­do una dis­cre­ta vi­gi­lan­cia po­li­cial y men­sa­jes de pé­sa­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.