Gor­don Ram­say: ‘No soy un rocks­tar’

Ha­ce 25 años, el chef es­ta­ba en el MIP­COM de Can­nes, en un ya­te del di­fun­to mag­na­te aus­tra­liano, Reg Grundy, quien lo ha­bía con­tra­ta­do pa­ra que le co­ci­na­ra. Se­gún cuen­ta, en esa épo­ca “¡no te­nía de­re­cho de po­ner los pies en el Pa­lais des Fes­ti­vals!”, pe­ro

Publimetro Barranquilla - - GASTRONOMÍA - NA­TA­LIA WYSOCKA

El ‘ más­ter chef ’ tie­ne una extraña repu­tación. De apa­sio­na­do a ex­tre­mo, en­tra en có­le­ra cuan­do per­ci­be una on­za de des­cui­do. Y es­to pa­sa, tan­to en sus co­ci­nas, co­mo en­tre los par­ti­ci­pan­tes de los reali­ties en los que es pro­ta­go­nis­ta (re­cor­de­mos to­dos esos pro­pie­ta­rios de res­tau­ran­tes in­com­pe­ten­tes a los que re­ga­ñó en Kit­chen Night­ma­res o de la se­ño­ra a la que man­dó a com­prar in­gre­dien­tes, mi­nu­tos an­tes de co­ci­nar los pla­tos or­de­na­dos por sus clien­tes, y que se­gu­ra­men­te to­da­vía tie­ne pe­sa­di­llas).

En el MIP­COM, en Can­nes, Gor­don Ram­say lo con­fir­mó: la pe­re­za ma­ta. Tan­to en ma­te­ria de pla­tos co­mo en te­le­vi­sión. “¡Si es­to no es bas­tan­te bueno, los clien­tes van a cam­biar de res­tau­ran­te! ¡Y si es­to no es bas­tan­te bueno, los te­le­vi­den­tes van a cam­biar de ca­nal!”.

Dos ho­ras des­pués del gran pa­nel, Gor­don Ram­say to­ma su pues­to en la me­sa re­don­da ( cua­dra­da), or­ga­ni­za­da por All3me­dia In­ter­na­tio­nal, con el fin de ha­blar de su com­pa­ñía de pro­duc­ción, Stu­dio Ram­say. Y con esa son­ri­sa, se lan­za a los seis pe­rio­dis­tas pre­sen­tes: “¡Us­te­des pue­den lle­gar a jo­der mu­cho, pe­ro aún así los amo!”.

Sí, el que es­ta­ba des­ti­na­do a una ca­rre­ra de ju­ga­dor de fút­bol, an­tes de que sus sue­ños se vie­ran trun­ca­dos por una le­sión, sa­be có­mo en­can­tar a su pú­bli­co. Co­mien­za ca­da una de sus res­pues­tas to­man­do ai­re, en­si­mis­ma­do y di­cien­do aten­ta­men­te: “Esa es una ex­ce­len­te pre­gun­ta”, in­clu­so cuan­do no tie­ne na­da que ver con él.

Su ca­ra se trans­for­ma cuan­do se usa, ca­si por cos­tum­bre, la ex­pre­sión ce­le­brity chef. Se po­ne se­rio cuan­do un pe­rio­dis­ta de Sin­ga­pur le pre­gun­ta por qué co­ci­na tan po­cos pla­tos asiá­ti­cos. “No me es­toy que­jan­do ¿pe­ro no se­ría in­tere­san­te ofre­cer­le al­go a su pú­bli­co de es­te la­do del mun­do?”. Al­re­de­dor de la me­sa se oye un “Oh”. Con su ca­ra de pó­ker, Gor­don res­pon­de con su “esa es una ex­ce­len­te pre­gun­ta” y lue­go, enu­me­ra to­dos los paí­ses que vi­si­tó en el mar­co de su Great Es­ca­pe Sout­heast Asia, y to­das las in­fluen­cias que sa­có de es­ta co­ci­na.

Ter­mi­na su res­pues­ta men­cio­nan­do la fuer­za de uno de sus man­tras pre­fe­ri­dos: “Po­de­mos apren­der tan­to de las bue­nas co­mo de las ma­las ex­pe­rien­cias”.

Gor­don tam­bién afir­ma, “cuan­do me equi­vo­que, quie­ro que me lo di­gan”, in­di­can­do que el in­te­rés por la co­ci­na no ha­bía si­do tan gran­de co­mo has­ta hoy. “¡Los afi­cio­na­dos que par­ti­ci­pan en nues­tras com­pe­ten­cias cu­li­na­rias te­le­vi­sa­das tie­nen un ni­vel ab­so­lu­ta­men­te in­creí­ble! ¡Ellos tie­nen tan­to ta­len­to y es­tán muy in­tere­sa­dos en co­ci­nar! Sin im­por­tar que sean po­li­cías, ban­que­ros o pe­rio­dis­tas”.

Al­guien le pi­dió un con­se­jo pa­ra los as­pi­ran­tes a chef: “Cuan­do los jó­ve­nes me di­cen que quie­ren vol­ver­se fa­mo­sos en te­le­vi­sión, siem­pre les di­go que eso to­ma mu­chí­si­mo tra­ba­jo. Es la ‘te­le’ la que de­be ve­nir ha­cia us­ted… us­ted no de­be ir ha­cia ella”.

“La imagen del co­ci­ne­ro rocks­tar es una men­ti­ra”

En 2003, Gor­don Ram­say per­dió, en un ac­ci­den­te, a su se­gun­do al man­do, David Dem­psey. “¡Mi se­gun­do! ¡Mi mano de­re­cha! Te­nía 31 años y dos ni­ños”. El jo­ven chef fa­lle­ció cuan­do ca­yó por una ven­ta­na du­ran­te una fies­ta, ha­bía con­su­mi­do mu­cho al­cohol y co­caí­na.

“Es te­rri­ble cuan­do la mor­gue lo lla­ma a uno pa­ra ir a iden­ti­fi­car un cuer­po”, se­ña­la Ram­say, an­tes de en­trar en un mo­men­to de si­len­cio.

“A me­nu­do me pre­gun­tan có­mo es que no me di cuen­ta de lo que es­ta­ba pa­san­do. Lo ten­dría que ha­ber he­cho. Aún me sien­to res­pon­sa­ble. En mi de­seo de con­ti­nuar con mi per­fec­ción, per­fec­ción, per­fec­ción, no me di cuen­ta de la can­ti­dad de sus­tan­cias que David ne­ce­si­ta­ba pa­ra se­guir­me...”, di­ce el chef.

Con Gor­don Ram­say on Co­cai­ne, do­cu­men­tal que tie­ne dos par­tes y cu­ya pri­me­ra ya se trans­mi­tió en el Reino Uni­do en la ca­de­na ITV, el chef se­ña­la las fuen­tes de fa­bri­ca­ción de la dro­ga, in­di­can­do que “es ne­ce­sa­rio co­no­cer to­dos los de­ta­lles que hay en torno a es­te pro­ble­ma”. “Co­mo con una re­ce­ta, qui­se com­pren­der, co­no­cer los in­gre­dien­tes, con la es­pe­ran­za de que, si la gen­te ve to­da esa mier­da que se le agre­ga a las ho­jas de co­ca (pol­vo de ce­men­to y áci­do sul­fú­ri­co) es­ta­rán me­nos ten­ta­dos a con­su­mir”.

La cues­tión ha to­ca­do a su her­mano, quien es­tá pe­lean­do des­de ha­ce años con­tra su de­pen­den­cia a la he­roí­na. “¡Me po­ne fu­rio­so cuan­do di­cen que los chefs tie­nen imagen de rocks­tars!”, in­di­ca, an­tes de aña­dir que la gen­te le pre­gun­ta a me­nu­do: “‘¿Por qué Gor­don siem­pre apa­re­ce tan enér­gi­co? ¡ De­be ha­ber con­su­mi­do al­go!’. Tra­ba­jé mu­cho y tu­ve mu­chas fies­tas. Lue­go, un día, co­men­cé a ha­cer triatlón y es­to, li­te­ral­men­te, me sal­vó la vi­da”.

Con­fie­sa que cua­tro ve­ces al año de­be ha­cer­se un con­trol an­ti­do­pa­je, el quin­cua­ge­na­rio es­pe­ra que su emi­sión ten­ga un im­pac­to po­si­ti­vo en sus com­pa­ñe­ros: “Quie­ro mos­trar que no es ne­ce­sa­rio be­ber o dro­gar­se cuan­do se tra­ba­ja en la co­ci­na”.

Trans­mi­ti­do en 2014, en la ca­de­na Té­lé-qué­bec, el ex­ce­len­te do­cu­men­tal Sous pres­sion, de Ma­rie Car­pen­tier, abor­da jus­ta­men­te esa lo­ca ten­sión en la que es­tán in­mer­sos los chefs. ¿El te­ma del con­su­mo en los res­tau­ran­tes si­gue sien­do un ta­bú? Se­gún Ram­say: “¡Es­to no es un se­cre­to, es un ele­fan­te en la ha­bi­ta­ción!”.

“Mien­tras que en Lon­dres, to­dos los pa­dres les com­pra­ban ta­ble­tas y con­so­las a sus hi­jos, mi mu­jer y yo com­prá­ba­mos in­gre­dien­tes a los nues­tros. ¡Us­te­des apren­de­rán a pre­pa­rar un pavo!” Gor­don Ram­say, chef aus­tra­liano

|MIP­COM

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.