La reali­dad a tra­vés de los ojos de una con­su­mi­do­ra de crys­tal meth

Es­ta es la ex­pe­rien­cia de una mu­jer en un cen­tro de tra­ta­mien­to de adic­cio­nes en Ba­ja Ca­li­for­nia, un es­ta­do de Mé­xi­co don­de ope­ran di­ver­sos car­te­les de dro­ga

Publimetro Barranquilla - - MUNDO -

Es­ta­mos en el se­gun­do pi­so de La Lla­ve 2 AC, uno de los 168 cen­tros es­pe­cia­li­za­dos en el tra­ta­mien­to de adic­cio­nes que ope­ran ba­jo el con­trol de la Se­cre­ta­ría de Sa­lud en Ba­ja Ca­li­for­nia, Mé­xi­co. En es­ta en­ti­dad ope­ran los car­te­les de Si­na­loa y Ja­lis­co Nue­va Ge­ne­ra­ción, res­pon­sa­bles de inun­dar de me­tan­fe­ta­mi­na a Es­ta­dos Uni­dos.

Da­tos de la Ad­mi­nis­tra­ción para el Con­trol de Dro­gas (DEA) y la Ofi­ci­na de Adua­nas y Pro­tec­ción Fron­te­ri­za de Es­ta­dos Uni­dos (CBP), arro­jan que en­tre 2014 y 2016, en el ve­cino es­ta­do de Ca­li­for­nia au­men­ta­ron 73% los de­co­mi­sos de me­tan­fe­ta­mi­na, al tiem­po que se rea­li­za­ron las ma­yo­res in­cau­ta­cio­nes de la mis­ma (1758 kilos), en con­tras­te con el res­to de los es­ta­dos fron­te­ri­zos nor­te­ame­ri­ca­nos. Ha­cien­do eco de lo an­te­rior, en el por­tal de la Se­cre­ta­ría de la De­fen­sa Na­cio­nal (Se­de­na) se in­for­ma que la me­tan­fe­ta­mi­na fue la dro­ga que más cre­ció du­ran­te el pre­sen­te se­xe­nio pre­si­den­cial: de 185 kilos con­fis­ca­dos en 2012, se pa­só a 61.827 kilos en­tre 2015 y sep­tiem­bre de 2017.

Es­ta es la ex­pe­rien­cia de una usua­ria de me­tan­fe­ta­mi­na (he­cha con efe­dri­na, áci­do de acu­mu­la­dor au­to­mo­triz, gas re­fri­ge­ran­te, ve­neno para ra­tas y so­da cáus­ti­ca), co­no­ci­da po­pu­lar­men­te en las calles co­mo ice, hie­lo o cris­tal, sus­tan­cia que, ex­pli­can: “cris­pa los ner­vios y ace­le­ra tan­to el co­ra­zón que dan ga­nas de es­cu­pir­la”.

Ma­ría Gua­da­lu­pe, 25 años

“El ice te ex­plo­ta to­dos los sen­ti­dos, los traes a flor de piel, ¿has pro­ba­do al­gu­na dro­ga?, ¿la mota? ¡Ah! pos’ haz de cuen­ta que es lo con­tra­rio. Es­ta dro­ga te da para arri­ba. Si cae una plu­ma al pi­so la es­cu­chas in­ten­sa­men­te. Lo com­pa­ro con mu­chos días sin dor­mir y ya no po­der ha­blar bien y que te em­pie­ce a tro­nar la men­te y que veas co­sas don­de no es­tán y to­do ese des­ma­dre. Co­men­cé a dro­gar­me por pla­cer, pe­ro des­pués se me hi­zo una for­ma de vi­da y ya no pu­de sa­lir de ella. Aga­rré el vi­cio a los 19 años, sien­do ma­dre de dos hi­jos. Re­cuer­do có­mo em­pe­cé a con­su­mir: es­ta­ba con mis pri­mos to­man­do cer­ve­za y me di­je­ron: “no te va­yas a dro­gar”, y fue lo que hi­ce, fu­mar del fo­co. Pri­me­ro sen­tí que se me qui­ta­ba lo ebria y pen­sé que era to­do el efec­to, has­ta que ya ha­bían pa­sa­do tres días sin sa­lir del cuar­to en don­de es­tá­ba­mos. An­da­ba to­da pa­ni­quea­da, to­da on­dea­da.

En mis ini­cios fu­ma­ba cris­tal ca­da 15 días por­que, la ver­dad, me en­can­tó. Me sen­tía co­mo una adic­ta, pe­ro so­cia­ble. Ese año tra­ba­ja­ba co­mo ca­je­ra en un mer­ca­do y la mi­tad de mi suel­do iba para mi vi­cio y la otra para mi fa­mi­lia. Al prin­ci­pio fu­mas con el pre­tex­to de que da ener­gía para tra­ba­jar y pen­san­do que la pue­des con­tro­lar, pe­ro lo pien­sas solo un tiem­po, por­que ja­más ten­drás a la dro­ga aga­rra­da de la mano, ella te tie­ne aga­rra­da del cue­llo.

Des­pués, cuan­do el vi­cio ya era más gran­de, en­con­tré un yon­go (ca­sa aban­do­na­da para con­su­mir dro­gas) a unas calles y me iba para allá. Lue­go ya me­jor le co­ci­na­ba a mis hi­jos y me me­tía a fu­mar al ba­ño de la ca­sa. Ellos co­mían y yo me po­nía a alu­ci­nar en la sa­la del can­tón (ca­sa).

Des­de que fu­mo, mi cuer­po cam­bió to­tal­men­te. An­tes era gor­di­ta y con los años me hi­ce muy vie­ja, adel­ga­cé has­ta ‘fon­diar’ (to­car fon­do), has­ta ser ca­si ta­lla ce­ro. An­tes de dro­gar­me ya ha­cía co­sas ver­gon­zo­sas: me pros­ti­tuía. Te di­go que ten­go dos hi­jos y de vez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.