CH­RIS­TIAN MEIER, PERFUMERO Y ‘GE­NE­RAL DE LAS MIL BA­TA­LLAS’

La es­tre­lla pe­rua­na nos ha­bló de sus nue­vos pro­yec­tos y del lan­za­mien­to de su pri­mer per­fu­me fe­me­nino

Publimetro Barranquilla - - PORTADA - MO­NI­CA GAR­ZÓN mo­ni­ca.gar­zon@publimetro.co

El ac­tor peruano Ch­ris­tian Meier, que ha triun­fa­do en el mun­do de las te­le­no­ve­las, en el mo­de­la­je y has­ta co­mo can­tan­te, siem­pre ha si­do so­bre­sa­lien­te en su vi­da pro­fe­sio­nal. Es­te hom­bre es mu­cho más que la ima­gen que pro­yec­ta en su tra­ba­jo en el que, por exi­gen­cias del guion, siem­pre se le ve co­mo el gua­po per­fec­to y, aun­que lo es, tam­bién es un se­duc­tor y al­go se­rio.

Aho­ra Meier pre­sen­ta Vi­bran­za, su nue­va fra­gan­cia, es­ta vez di­ri­gi­da al pú­bli­co fe­me­nino. En en­tre­vis­ta con PUBLIMETRO el ac­tor nos con­tó so­bre el con­cep­to de­trás del per­fu­me: una mu­jer con gran con­fian­za en sí mis­ma, que ins­pi­ra a otras a ser quie­nes to­men la úl­ti­ma pa­la­bra.

¿De qué se tra­ta Vi­bran­za?

Es­toy pre­sen­tan­do mi nue­va fra­gan­cia, que es un per­fu­me en el que he es­ta­do tra­ba­jan­do en el úl­ti­mo año. Tie­ne un to­que de se­duc­ción, jue­go, com­pli­ci­dad, de esa co­ne­xión que exis­te cuan­do un hom­bre pro­vo­ca ese pa­so pa­ra lle­gar a lo prohi­bi­do y quie­ro que es­ta fra­gan­cia re­pre­sen­te a la mu­jer que es la que da ese pri­mer pa­so. Ade­más, es­tá com­pues­ta de las esen­cias de la or­quí­dea, de vai­ni­lla y flor de ca­fé. Es dul­ce, flo­ral y muy adic­ti­va.

¿Por qué de­ci­de crear un per­fu­me pa­ra mu­jer?

Des­de ha­ce va­rios años te­nía en men­te la idea, pe­ro des­afor­tu­na­da­men­te no ha­bía­mos po­di­do lle­var­la a ca­bo por com­pro­mi­sos la­bo­ra­les. Sin em­bar­go, 2017 fue el año: tu­ve el tiem­po su­fi­cien­te, allí desa­rro­lla­mos el pro­yec­to y fi­nal­men­te es­te año lan­za­mos la fra­gan­cia. Es el pri­mer per­fu­me de mu­jer que ha­ce­mos con Ési­ka, creo que se lo me­re­cen por­que las mu­je­res son las que sa­ben más que no­so­tros del mer­ca­do.

Per­fu­mis­ta, ac­tor, in­clu­so di­rec­tor, ¿por qué la ver­sa­ti­li­dad?

No voy a ne­gar que soy muy in­quie­to y cu­rio­so, po­dría de­cir que son co­sas que me fue­ron lle­van­do de una a la otra. La ac­tua­ción, des­de siem­pre. De allí pa­sé a la di­rec­ción y, al ser una mar­ca co­no­ci­da, con­si­de­ré que ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de ex­plo­tar mi nom­bre en otros pro­yec­tos que pu­die­ran apor­tar a los hom­bres. Así lle­gó mi unión con la com­pa­ñía, con la que he te­ni­do co­lec­cio­nes de fra­gan­cias, re­lo­jes y has­ta ga­fas de sol.

¿En qué otros pro­yec­tos tra­ba­ja­rá a cor­to pla­zo?

Pron­to em­pe­za­ré a fil­mar una se­rie, así que en abril re­gre­sa­ré al país pa­ra em­pe­zar con la gra­ba­ción de El ge­ne­ral, que va a re­tra­tar la vi­da del ac­tual vi­ce­pre­si­den­te de Co­lom­bia, Ós­car Naranjo. Allí re­pre­sen­ta­ré su la­bor al man­do, ba­sa­do en el li­bro de Ju­lio Sán­chez Cris­to, El ge­ne­ral de las mil ba­ta­llas.

A sus 47 años si­gue sien­do un sím­bo­lo se­xual: gra­ba co­mer­cia­les y lo si­guen lla­man­do pa­ra cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias, ¿a qué se de­be?

Me lla­man pa­ra cam­pa­ñas, pe­ro siem­pre con ro­pa (ri­sas). Lo que pa­sa es que si­go tra­ba­jan­do, de­be ser eso, pues mien­tras uno es­té vi­gen­te siem­pre exis­te la po­si­bi­li­dad de ha­cer pu­bli­ci­da­des, pe­ro lo que más de­be in­tere­sar­me es se­guir tra­ba­jan­do co­mo per­so­na.

¿Có­mo pue­de de­fi­nir su es­ti­lo?

De­fi­ni­ti­va­men­te muy clá­si­co, ves­tir­me así es lo que siem­pre me ha he­cho sen­tir me­jor. Si se tra­ta de ro­pa, pro­cu­ro que sea al­go clá­si­co, sin mu­chos es­tam­pa­dos. Y creo que cuan­do uno se sien­te có­mo­do con lo que lle­va pues­to, es fi­nal­men­te al­go que se pue­de lla­mar es­ti­lo.

¿Có­mo se cuida fí­si­ca­men­te?

Ha­go ejer­ci­cio cuan­do no es­toy tra­ba­jan­do, tra­to siem­pre de sa­car­le tiem­po a es­te tema, así sea una ho­ra al día. No ha­go ejer­ci­cio pa­ra ver­me bien, tam­bién a es­ta edad ha­go ejer­ci­cio pa­ra sen­tir­me bien.

¿Qué ejer­ci­cio prac­ti­ca?

Ha­go mu­cho car­dio por­que no pue­do ha­cer pe­so y ade­más no me gus­ta. Tra­to de ha­cer ba­rras y la­gar­ti­jas.

¿Se cuida en la ali­men­ta­ción?

Mi ali­men­ta­ción es co­mer de to­do, pe­ro me­di­do, lo úni­co que pue­do de­cir que no co­mo es pe­re­jil ni jen­gi­bre. Pe­ro to­do lo de­más lo co­mo

y no me pri­vo de na­da. Sin em­bar­go, hay un mo­men­to en el que uno ya co­mien­za a pre­ver las con­se­cuen­cias de la glo­to­ne­ría, en­ton­ces cuan­do sien­to la ba­rri­ga lle­na, pa­ro de co­mer.

¿Có­mo lo con­quis­tan?

No hay na­da más se­xi y atrac­ti­vo que la in­te­li­gen­cia de una mu­jer. Es lo pri­mor­dial pa­ra mí. Me gus­ta que las mu­je­res sean di­fí­ci­les, que de­jen por sen­ta­do que son las que toman la ini­cia­ti­va.

“No hay na­da más se­xi y atrac­ti­vo que la in­te­li­gen­cia de una mu­jer. Es lo pri­mor­dial pa­ra mí. Me gus­ta que sean di­fí­ci­les” Ch­ris­tian Meier

|COR­TE­SÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.